Tribet

Necesidades de cara al Draft 2020: Los Angeles Chargers

Vie 17 Abr, 2020 - 21:55hs
Justin Herbert, QB de Oregon. El mariscal es una de las opciones disponibles con la sexta selección para cubrir la posición, tras la ida de Philip Rivers, firmado por Indianapolis. (Foto: Mark J. Rebilas - USA SPORTS Today)

 

La tercera temporada de los Chargers en Los Ángeles terminó siendo una gran decepción. El equipo pasó de un récord de 12-4 y un comodín en 2018 a uno de 5-11 en 2019. Indudablemente cometieron errores, pero lo que llama la atención es que, de los 16 partidos, 11 se decidieron por no más de 7 puntos. De esos 11 partidos, el equipo del HC Anthony Lynn ganó solo 2. Ello demuestra que los Chargers no son un mal equipo, sino que simplemente les falta dar ese esfuerzo final para ganar o cerrar los partidos. De todos modos, y como las demás franquicias, tienen huecos para cubrir. Y un condimento extra: hay algunos cambios importantes para este 2020…

Se busca mariscal franquicia: QB

Con la agencia libre se consumó el movimiento que todo el mundo ya conocía de antemano: Philip Rivers no será más un Charger. El mariscal dejó la franquicia tras 15 temporadas, en las que alternó actuaciones excelentes con regulares. Si bien podía criticársele, y con cierta razón, por sus rachas negativas, sin dudas Anthony Lynn extrañará tener un mariscal capaz de poner buenos números cuando se lo propone.

Los Chargers intentaron ir a la carga por Tom Brady, sólo para ver sus esfuerzos naufragar ante los cañones certeros de los Buccaneers de Tampa Bay. Todavía tienen la posibilidad de buscar algún mariscal en la agencia libre, como Cam Newton y Jameis Winston. Sin embargo, el hecho de que únicamente Tyrod Taylor, secundado por Easton Stick (selección de quinta ronda en 2019), se encuentren cubriendo la posición, hacen imperiosa una movida para el HC y el general manager, Tom Telesco.

Si Telesco decide buscar temprano un mariscal en el Draft, haciendo uso de su sexta selección, dos nombres que figuran en el radar son los de Justin Herbert (Oregon) y Jordan Love (Utah State). Otra posibilidad que se ha barajado, aunque menos factible, es hacer un trade con Miami y subir una posición para conseguir a Tua Tagovailoa (Alabama), de quien persisten aún dudas sobre su salud a largo plazo.

El puesto de corredor, también en la mira: RB

Melvin Gordon, titular entre 2015 y 2019. El corredor actualmente se encuentra en Denver, tras haber protagonizado un holdout para conseguir, sin éxito, un nuevo contrato. (Foto: Lynne Sladky - Associated Press)

Otra posición que los Chargers deben reforzar inmediatamente es la de sus corredores. Finalmente, y tras una fricción con su equipo por no poder conseguir un contrato a largo plazo, Melvin Gordon firmó por dos años y $16 millones con los Broncos de Denver. Mucho se ha discutido sobre la performance de Gordon, pero es indiscutible que es un buen corredor, en la medida en que se le provea de una buena línea ofensiva.

Indudablemente, uno de los puntos brillantes de la temporada fue el ascenso de Austin Ekeler: consiguió apenas 557 yardas terrestres (con tres touchdowns), pero se quedó a sólo siete yardas aéreas de llegar a las 1000 (a los que se suman ocho recepciones de touchdown). Su buena temporada fue coronada con una extensión de contrato de cuatro años y $24,5 millones.

Sin embargo, detrás de Ekeler solamente está Justin Jackson. El jugador de séptima ronda de 2018, tercero en el depth chart (por debajo de Gordon y Ekeler), apenas pudo conseguir 222 yardas totales en un tiempo de juego limitado. Sin dudas se le pedirá que contribuya una mayor parte de la carga, pero sería una buena movida para los angelinos el buscar al menos un corredor en el Draft (aunque a partir de las rondas medias) para nutrir sus establos.

Línea ofensiva, siempre línea ofensiva: OL

Otra posición de necesidad que podría haber elegido es la de linebacker, en donde los Chargers están algo débiles. Sin embargo, es bien sabido que los partidos se ganan (y se pierden) en las trincheras, y la línea ofensiva es una posición en la que el equipo se ha desempeñado consistentemente mal. Para ilustrar este punto, basta señalar que no consiguen superar el puesto 26 entre las demás líneas de toda la liga desde ¡2014!

La verdad sea dicha, Telesco ha estado activo en la agencia libre para resolver los problemas en la posición. Ha firmado a Bryan Bulaga por tres años y $30 millones y ha conseguido a Trai Turner, quien jugara en Carolina durante los últimos cinco años, y a buen nivel. Sin embargo, el precio de dicha adquisición es el cambio de Russell Okung, uno de los jugadores más veteranos en la posición. Asimismo, renovó a Trent Scott, quien suplió a Okung por lesión en 2019, aunque su performance no ha sido satisfactoria.

Según varios mock drafts, una posibilidad sería que los Chargers elijan a Mekhi Becton (Louisville), considerado el mejor liniero ofensivo del Draft. No obstante, hay dos cuestiones que podrían complicar esta opción: otros equipos, como los Giants (con la cuarta selección) y los Dolphins (con la quinta selección), podrían considerar draftearlo antes. Y aun si Becton estuviera disponible, los Chargers priorizarían la selección de un mariscal franquicia con su sexto pick.

En suma, los Chargers están en una situación interesante: su núcleo de jugadores es capaz de llevarlos a un buen récord, y posiblemente incluso de nuevo a playoffs, pero tienen la desventaja de estar en una división que promete ser difícil. El resultado del Draft influirá, sin duda alguna, en el buen o mal desempeño del equipo en la temporada que se viene.


Nicolás Pérez

Nicolás Pérez

Desde hace algunos años me podés encontrar en NFL Argentina en Twitter comentando partidos, y ahora me sumo a No Huddle para aportar mi granito de arena y ayudar a convertirlo en el medio líder en el deporte. Me volví aficionado al fútbol americano por casualidad, cuando me topé con el Super Bowl XLVI mientras hacía zapping una noche de verano. Tras aquel partido, comencé a seguir a los Patriots, a quienes les tuve simpatía porque perdieron en esa oportunidad. Pensé que era una buena opción, hasta que poco después me enteré que eran los más ganadores del momento... terminó siendo una gran decisión.


Tribet