Necesidades de cara al Draft 2021: Houston Texans

15 de Abril de 2021
Nick Caserio (GM) y David Culley (HC), las nuevas caras del front office Texan./Fuente: The Texans Wire

Entramos en el mes de abril y se acerca una de las fechas clave en el calendario de la NFL: el draft. En No Huddle vamos a analizar las necesidades primarias que tendrán cada una de las franquicias de cara al jueves 29. En este caso, Houston Texans.

Este Houston totalmente renovado no parece salir del centro de la escena en cuanto a la offseason. A algunas malas decisiones tomadas en los últimos años que provocaron el descontento de muchos jugadores, y la salida de una eminencia en la franquicia como J.J. Watt, ahora se le suman los casos de abuso sexual en los que se involucra al quarterback Deshaun Watson, quien que ya había manifestado en reiteradas ocasiones su deseo de salir del equipo.

En medio de todo esto, asumieron un nuevo entrenador (David Culley) y un nuevo general manager (Nick Caserio), quienes tendrán la difícil tarea de intentar unir a una franquicia cuyo horizonte no parece ser prometedor. El front office ha intentado comenzar esa transformación realizando más de 20 incorporaciones en la agencia libre, con jugadores cuya longevidad de contrato no supera el año. Debemos considerar que Houston no tendrá picks de primera o segunda ronda, por lo que el draft no parece ser una vía muy confiable para reforzar al equipo.

Un poco de protección: OL

Si bien hoy no se sabe quién será el mariscal que iniciará la temporada para el equipo texano, lo cierto es que hay consenso en que la línea ofensiva viene siendo un problema, ya no solo de este año, si no desde un largo tiempo atrás. Sea que se llame Watson, Taylor o quien sea, va a necesitar una unidad que lo proteja para encontrar a sus receptores y resguarde su integridad física.

En ese sector del campo particularmente, este draft cuenta con una buena profundidad, razón por la cual tomar un liniero en el segundo día sería una opción muy factible. Si cae un buen tackle al pick 67 (el primero para Houston), podría ser una opción interesante para quedarse con jugadores que puedan ser titulares desde el día uno, tales como Brady Christensen (BYU), Dillion Radunz (North Dakota State) o Liam Eichenberg (Notre Dame).

Dillion Radunz viene de la segunda división del fútbol colegial. Sin embargo, parece un prospecto muy prolífico./Fuente: gobison.com 

Cuidar el patio trasero: DB

La defensa de Houston viene de ser la número 24 contra el pase, y ya hace varios años tiene problemas en el sector profundo. Poco a poco, la unidad fue desmantelada al punto de perder jugadores como Kareem Jackson, Tyrann Mathieu, Jonathan Joseph, entre varios otros. El único bastión que queda es el de Jordan Reid, quien este año tendrá que probar que merece un nuevo contrato en la franquicia.

Frente a este escenario, aparece como viable la opción de incorporar talento fresco (y seguramente a desarrollar) tanto en el puesto de cornerback como de safety. Con el capital de picks que tienen, seguramente sea difícil que puedan asegurar un jugador con carácter para iniciar en esas posiciones. Pero específicamente esta clase proporciona una gran cantidad de defensive backs que se destacan por su versatilidad, algo que puede ser muy fructífero en un prospecto joven.

Nombres como los de Benjamin St. Juste (Minnesota), Tyson Campbell (Georgia) o Shaun Wade (Ohio State) en el puesto de esquinero, o los de Andre Cisco (Syracuse), Hamsa Nasirildeen (Florida State) o Ar´Darius Washington (TCU) pueden aparecer como convenientes si caen al tercer día.

Tiro al pichón: QB

A la ya conocida situación de Deshaun Watson, primero con su descontento con la franquicia y luego con el surgimiento de varios problemas legales relacionados con casos de abuso sexual, se le suma la llegada de Tyrod Taylor, un jugador que suele ser confiable como mariscal puente pero que no constituye un aseguro en el largo plazo.

Con este panorama, no suena tan descabellado buscar un mariscal con intenciones y posibilidades de aprender en el nivel profesional. Las rondas bajas pueden ser lugares seguros para la aparición de QBs como Jamie Newman (Georgia), quien con un desarrollo adecuado y la confianza necesaria podría convertirse en un futuro titular. Teniendo la experiencia de Tom Brady como horizonte, casi cualquier cosa es posible en esta posición.

Siendo este el segundo año consecutivo en el que Houston no cuenta con pick de primera ronda, y con la poca participación que han tenido los novatos la última temporada (ninguno de los drafteados en 2020 han superado el 25% de los snaps jugados), parece que el draft no suele brindarle buenos recursos al equipo. Sin embargo, con un front office renovado, la esperanza de mejoría está depositada en los nuevos nombres, que no pueden darse el lujo de defraudar otra vez a la afición.


Gonzalo Fabbri

Gonzalo Fabbri

Empecé a conocer el fútbol americano en el año 2015, en un partido de jueves por la noche entre Packers y Lions que terminó con un hail mary de Rodgers. No entendía nada del deporte, pero igual terminé gritando en la cocina a la 1 de la mañana. Soy redactor de la web, seguidor de los Houston Texans y tertuliano en Desde el Pocket y Redshirt Podcast.