Torneo de Primavera: Semana 5

13 de Octubre de 2021
Legionarios derrotó a Osos Polares en un partido poco vistoso. / Foto: ig @zekaguilar.ph

El sábado 9 de Octubre se realizó la quinta jornada del Torneo de Primavera. En el primer turno, Legionarios le ganó 8-0 a Osos Polares, en un cotejo donde hubo supremacía defensiva por sobre los ataques. Mientras que en la segunda tanda, Corsarios derrotó por la mínima a Cruzados en un juego definido en los últimos segundos.

Legionarios 8 - 0 Osos Polares

Lo mejor del partido lo vimos en el comienzo. Sin Agustín Sánchez en cancha, quien tomó las riendas del ataque de Legionarios fue Enzo Patetta y su inicio fue más que auspicioso, pero se fue apagando con el tiempo. El 7 blanco tiene una velocidad fuera de lo normal y una capacidad para cortar sin desacelerar que lo hace totalmente impredecible y peligroso. Es más, con dos fugas suyas tempraneras, Legionarios recorrió 40 yardas y llego a la zona prometida para poner el 6-0 inicial. El punto extra fue positivo de una manera totalmente impensada y fortuita. La línea de Osos Polares le bloqueó la patada a Franco Franceschetti, pero con tanta mala suerte para ellos y buena fortuna para el equipo pateador, que el ovoide le volvió a quedar en las manos a Franceschetti y con su velocidad recorrió las dos yardas para poner el 8-0 parcial y que a la postre fue final.

La mala racha continuó en los dirigidos por Hugo Ferreyra. En la jugada siguiente al punto extra, Lucas Valenzuela, en su intento de devolver la patada de comienzo, perdió el balón que fue recuperado por Franceschetti. Nuevos acarreos de Pateta y de Adrián Sofía provocaron que los dirigidos de Ignacie Sincich se encuentren a tiro de un nuevo TD. Pero increíblemente, en ese momento de la serie dejaron de correr y buscaron por aire y tuvo como consecuencia que no generen más puntos en su haber.

Recién en el segundo cuarto fue la primera marcha ofensiva de Osos. Buscaron correr con Mathias Crespi pero con Fermín Merlo, DT de Legionarios, manejando las trincheras, no pudieron hacer demasiado y estuvieron obligados a despejar el balón. En ese cuarto, Legión tuvo la mala decisión de abandonar el juego por tierra que tantos dividendos le había generado al inicio del partido. El fruto de esa resolución fue tres intentos y despejar. Hay que destacar la actuación del LB de la manada polar, Christian Brangold, quien fue una pesadilla para línea blanca. Realizó tres capturas en todo el juego y toda jugada que pasaba por su sector era frenada velozmente.

La segunda mitad fue mediocre tirando a mala. Ningún ataque podía generar inercia. Había poco volumen de juego y las defensas sometían a los ataques. Tal es así, que solamente hubo un pase completo en todo el juego, y fue un lanzamiento de menos de 6 yardas que no ocasionó riesgo alguno. Osos Polares intentaba correr con Crespi y Lucas Fontao pero se topaba una y otra vez con la línea defensiva integrada por Guillermo Funes, Fermín Merlos, y Adrian Sofia. El equipo ganador, en esta mitad, intentó remontar la senda de ataque terrestre de Patetta y Sofia, pero ya en este momento del juego, no eran efectivos como al principio del partido y era bien controlados por la férrea y buena defensa azul, cuyos estandartes fueron Gonzalo Siragusa el ya mencionado Christian Brangold.

Con la conquista del sábado, Legionarios se localiza en la cima de la tabla de posiciones con dos triunfos, una derrota y un empate. Osos Polares, por su parte, sumó su tercera derrota consecutiva en igual cantidad de juegos que lo deja en el último escalón de la tabla.

Corsarios 7- 6 Cruzados

En un partido de trámite muy parejo, Corsarios logró salir triunfador del clásico del fútbol americano equipado. Tranquilamente el desenlace pudo haber sido otro, pero la indisciplina en el campo de juego hace estragos y esta vez quien lo sufrió fue Cruzados, ya que en los últimos segundos, estando en la yarda 5 rival, entregaron 20 yardas por faltas y con eso le concedieron el triunfo al equipo pirata.

El inicio del juego mostró a un Corsarios mucho mejor que su rival en el aspecto ofensivo. En su primera serie, una bomba de 40 yardas de Mike Lopez Guadiero a su WR novato Agustin Favelukes los depositó a solo 10 yardas de lograr la anotación. Lamentablemente para los dirigidos por César Liatti, hasta ahí llegaron ya que la defensa verde clausuró todas puertas aéreas y terrestres. Asimismo, la tristeza fue doble, debido a que en una de esas jugadas su receptor principal, Tomas Kouba, sufrió una lesión muscular que lo marginó del partido y, casi con seguridad, de las próximas dos fechas.

Durante el primer cuarto y gran parte del segundo, el ataque verde no podía hilvanar una jugada positiva. Pablo Scarnato y Martin Luna por afuera, y Nicolás Sanchez y Nicolás Gonzalez por dentro, dominaban las trincheras y le metían muchísima presión a Luciano Benites. Producto de estas cargas y para evitar ser capturado, el QB verde forzó un pase que fue interceptado por Tomás Fernández. Esta pérdida de balón fue aprovechada por el equipo negro, que rápidamente con un pase a Gabriel Roldán colocó el primer touchdown del match. Con la conversión del punto extra, el partido estaba 7-0 a favor de Corsarios.

Cruzados continuaba sin ideas, hasta que una jugada muy arriesgada los puso nuevamente en partido. Dentro de su propia yarda 10 y con un 4 y muy largo, Pedro Urzúa, en su posición de punter, amagó con despejar el ovoide y corrió hasta renovar las cadenas. A partir de ahí tuvieron un ataque muy efectivo que culminó en anotación. El autor del TD fue Urzúa tras recibir un pase de Benites. Ósea, el mismo que comenzó esta remontada con un escape fue quien la definió. Vale agregar que el año que viene teniendo el WR de Cruzados es espectacular. Es factor en todos los juegos y es el líder del equipo en yardas por aire. El punto extra intentado por Gianluca Salatino fue bloqueado y por esa razón no pudieron empatar el juego e irse al descanse 6-7 abajo.

El clásico fue para Corsarios por la diferencia minima. / Foto: ig @zekaguilar.ph

La segunda mitad exhibió a un Cruzados muchísimo mejor que Corsarios, pero esa ventaja dentro del campo no la podían reflejar en el tanteador. En varias ocasiones, incluida la mencionada sobre el final del cotejo, se encontraron con posibilidades de anotar, pero por errores propios, buenas coberturas de los CBs rivales e indisciplina no pudieron agregar puntos a su score. Si bien el ataque terrestre de Alejo Abruzzini no fue positivo en toda la tarde, Urzúa y Steinborn por aire llevaban mucho peligro a la defensiva coordinada por Facundo Mazzini. Fue gracias a ellos y a su química con su QB, que con varios pases llegaron a solo 5 yardas de anotar, pero como se dijo anteriormente, la indisciplina y el excesivo rigorismo de los jueces hizo que se vayan a sus casas con manos vacias.

Por el lado de Corsarios, el objetivo de esta segunda mitad, era defender esta diferencia mínima a capa y espada. La ofensiva nunca estuvo cómoda en estos dos cuartos. Si bien pudieron mover las cadenas con acarreos de Claudio Rumbola, las chances de agregar más puntos eran muy lejanas. En un solo momento, y gracias a una tremenda atrapada de Favelukes, podrían haber estado a tiro de anotar, pero una interferencia ofensiva prácticamente invisible hizo que retrocedan para atrás, y con eso las aspiraciones de estirar diferencias. En defensiva, con muchos novatos dentro del campo, pudieron aguantar los embates del rival de gran forma. Si bien permitieron muchas yardas, a la hora de frenar al rival y evitar que estos consigan puntos, se transformaban en una muralla y gracias a eso se llevaron una importante victoria.

Para Corsarios, este triunfo los coloca en la segunda posición en la tabla de posiciones, con dos partidos ganados y uno perdido, mientras que para Cruzados, haber caído en el clásico, los deja en la quinta ubicación con un solo éxito, dos derrotas y un empate.

Semana 6

La próxima fecha se disputará el 16 de octubre. En el primer turno (13:00 hs.), Corsarios se mirará las caras con Jabalíes que tranquilamente podría ser la antesala final de la competencia. Y el segundo turno (15.30 hs.), se enfrentarán los dos equipos más antiguos del deporte, Osos Polares y Tiburones. Legionarios y Cruzados quedarán libres esta fecha. Recordemos que el torneo se realiza íntegramente en el anexo del Club Champagnat, situada en General Pacheco, provincia de Buenos Aires.


Christian Torres

Christian Torres

Miro NFL hace más de 25 años. En No Huddle puedo aportar experiencia tanto fuera como dentro del emparrillado, ya que practiqué el deporte por 15 años. Me encanta hablar y escribir de la actualidad de los equipos y sobre lo que podrían mejorar para que eleven su nivel de juego. En la NFL no gana el jugador más talentoso, sino el más inteligente. Amante de las ofensivas largas y de las defensivas dominantes.