Tribet

Lesiones y récords de la Semana 6

Lun 19 Oct, 2020 - 21:02hs
Aaron Rodgers es capturado por Ndamukong Suh. Rodgers tuvo uno de los peores partidos de su carrera y no pudo hacer nada frente a una formidable defensa de Tampa Bay. / Foto: Kim Klement - USA TODAY Sports

Con la semana 6 casi finalizada (resta jugarse el partido entre Arizona y Dallas), desde No Huddle te traemos el resumen de las lesiones más importantes y los datos y récords más curiosos que nos dejó esta pasada fecha.

Lesiones

• Los Titans sufrieron una baja de importancia: el tackle ofensivo Taylor Lewan se rompió los ligamentos durante el partido contra Houston. Lewan se perderá lo que queda de la temporada. Idéntica lesión sufrió el linebacker de los Steelers, Devin Bush, una de las piezas clave de la defensa. Ambos equipos se enfrentarán en la semana 7.

• Este informe de lesiones no sería tal sin hacer un repaso por las bajas semanales de Philadelphia: Malik Jackson (cuádriceps), Miles Sanders (rodilla) y Jack Driscoll (tobillo) se perderán entre uno y dos partidos, mientras que Zach Ertz quedará marginado por entre tres a cuatro semanas, con una lesión de tobillo. K’Von Wallace también debió salir del partido contra Baltimore con una dolencia en el hombro. Por el lado de los Ravens, Mark Ingram tuvo un esguince de tobillo que lo obligó a abandonar el juego. Jim Harbaugh señaló que Ingram podría estar de vuelta para el partido contra Pittsburgh en la semana 8. Anthony Averett se fracturó el hombro y ya ha sido puesto en IR. Se estima que se perderá unas cinco o seis semanas.

• El tackle ofensivo de los Packers, David Bakhtiari, tuvo que salir del partido contra Tampa Bay con una lesión en el pecho. Matt LaFleur ya dijo que no creía que se tratara de algo grave. También se lastimó Darnell Savage, tocado en el cuádriceps.

Los Niners siguen sufriendo bajas de peso: se espera que tanto Raheem Mostert (esguince de tobillo) y Ben Garland (pantorrilla) sean puestos en IR, con lo que se perderían por lo menos tres semanas.

• El tackle ofensivo de los Patriots, Jermaine Eluemunor tuvo que dejar el campo contra Denver con una lesión de tobillo. Su compañero, Adam Butler, también se lastimó en el codo. Por el lado de los Broncos, Josh Watson (tendón de la corva), y Dalton Risner y Diontae Spencer (hombro), tuvieron que salir. Vic Fangio no dio precisiones sobre las lesiones de Risner y Spencer, y dijo que podían o no llegar a perderse algún partido.

• Pese a la holgada victoria sobre los Jets, los Dolphins no pudieron evitar tener jugadores tocados: DeVante Parker sufrió una lesión en la ingle, Andrew Van Ginkel debió abandonar el juego con una conmoción, y Kamu Grugier-Hill se rompió el dedo en medio del partido, pero, una vez que se lo colocaron de vuelta en su lugar, pudo regresar.

• Para finalizar, Washington tuvo a varios novatos lesionados: el liniero ofensivo Saahdiq Charles se dislocó la rótula, y será baja por al menos dos o tres semanas. A su vez, los receptores Antonio Gandy-Golden e Isaiah Wright se lesionaron en el tendón de la corva y hombro, respectivamente, y aún no se conoce la gravedad de sus situaciones.

Récords

• New England sufrió una sorpresiva derrota como local ante Denver. Ahora tienen un récord de 2-3, y es la primera vez que consiguen dicha marca a lo largo de cinco partidos desde 2001. Además, fue la primera derrota para Belichick como HC de los Pats en un partido en donde el equipo no anotó touchdowns. Su marca estaba en 39-0. Y, sumando su paso por Cleveland, Belichick estaba 45-1 (la única derrota fue el 27 de septiembre de 1992 por 12-0… frente a los Broncos). Por su parte, Drew Lock es ahora el mariscal más joven en ganar un partido en el Gillette Stadium, y es el segundo mariscal que vence a los Patriots de Belichick pese a tirar múltiples intercepciones (Kurt Warner lo logró en la semana 10 de 2001, en medio de su temporada de MVP).

• Houston y Tennessee nos ofrecieron un espectáculo ofensivo, y al final los Titans prevalecieron en tiempo extra. La victoria del equipo de Mike Vrabel se debió en gran parte a Ryan Tannehill y a Derrick Henry: gracias a ellos, Tennessee es el primer equipo en la historia en tener a un pasador de al menos 350 yardas y un corredor de al menos 200 yardas en un mismo partido. Además, Tannehill y Henry son la segunda dupla en la historia en tener al menos 300 yardas aéreas y cuatro anotaciones, por un lado, y 200 yardas terrestres y dos touchdowns, por el otro. La otra dupla fue la de Doug Williams (340 yardas, cuatro touchdowns) y Timmy Smith (204 yardas terrestres, dos anotaciones), en el Super Bowl XXII. Henry tiene ya dos juegos de 200 yardas terrestres, y es el cuarto jugador en la historia en conseguirlo. Afortunadamente está en buena compañía: los otros corredores con esos números son los HOFers Jim Brown, Barry Sanders y LaDainian Tomlinson. Por último, Henry es el primer Titan con al menos 250 yardas de scrimmage desde Chris Johnson en 2009, y el cuarto en la historia de la franquicia (los otros jugadores son Billy Cannon y Charley Hennigan).

• El partido entre Green Bay y Tampa Bay prometía mucho, en buena medida gracias a las presencias de Aaron Rodgers y Tom Brady, dos de los mejores mariscales de la historia. Sin embargo, tras un inicio auspicioso para los Packers, que llegaron a tener una ventaja de 10-0, Tampa Bay procedió a anotar 38 puntos sin respuesta y a blanquear al equipo de Matt LaFleur durante el resto del juego. Esos 38 puntos son la mayor cantidad permitida por Green Bay, sumando temporada regular y postemporada, en la era Rodgers. En el lado ofensivo, Aaron Rodgers tuvo una de las peores marcas estadísticas de su carrera (16/35, 160 yardas, dos intercepciones). Es la primera vez desde 2014 que tiene un partido con cero touchdowns y dos intercepciones, y la primera vez desde 2017 que tiene un juego con múltiples intercepciones. Su passer rating de 35.4 es el tercero peor que ha sufrido. Además, el pick-six propinado por Jamel Dean es apenas el tercero de su carrera. En comparación, Drew Brees tiene 27, Philip Rivers tiene 25, y Brady y Ben Roethlisberger tienen 16 cada uno.

• Atlanta despidió a Dan Quinn y a Tom Dimitroff, nombró a Raheem Morris como HC interino y consiguió su primera victoria en la temporada. Sumada al triunfo de los Giants sobre Washington, los Jets son ahora el único equipo sin ganar en lo que va del año. El equipo de Adam Gase siempre encuentra formas curiosas de perder: ayer se convirtió en el primer equipo desde 2011, y el quinto desde 1990, en perder por al menos 24 puntos de diferencia, pese a tener más jugadas que su rival, dominar el tiempo de posesión y ganar la batalla de turnovers. Y acá otro dato lamentable: desde el inicio de la temporada de 2019, los Jets han sido blanqueados en 38 cuartos, la mayor cantidad entre todos los equipos de la liga. Por el lado de Miami, que sorpresivamente se encuentra en segundo lugar en la AFC Este, con récord de 3-3, es la primera vez en la historia que consiguen tener ventajas de 20 puntos en el descanso en partidos consecutivos.

• Victoria categórica de Pittsburgh frente a Cleveland. Baker Mayfield fue víctima de la implacable defensa de los Steelers, quien lo interceptó en dos ocasiones. Desde que debutó en la liga, Mayfield ya tiene 11 partidos con múltiples intercepciones; solo Jameis Winston (13) y Philip Rivers (12) lo superan en dicho período de tiempo. Pittsburgh enhebró su quinto partido al hilo con al menos tres capturas y una intercepción, y se sumó a los Giants de 1985 como los únicos equipos en lograrlo en los primeros cinco partidos de una temporada. James Conner tiene ya touchdowns en cuatro juegos consecutivos, y se convirtió en el tercer corredor de la franquicia (los otros son Jerome Bettis y Le’Veon Bell) en lograrlo en las últimas 20 temporadas.

• Récords de novatos: Joe Burrow es ahora el quinto novato en la historia en tener 1500 yardas aéreas y múltiples touchdowns terrestres en sus primeros seis inicios (los otros mariscales son Cam Newton, Andrew Luck, Patrick Mahomes y Kyler Murray). Por su parte, D’Andre Swift se convirtió en el primer Lion en tener un juego de 100 yardas y dos anotaciones por tierra desde Kevin Smith en 2011. Es apenas el quinto jugador de Detroit en llegar a la marca desde el retiro de Barry Sanders, y es el primer novato de la franquicia en conseguirlo desde el mismísimo Sanders. Y, por último, Justin Jefferson sigue haciendo historia. Es el cuarto receptor en la historia en tener tres partidos de 100 yardas en sus primeros seis inicios (junto a Byron Williams, Julio Jones y Amari Cooper), y es el cuarto jugador en los últimos 35 años en tener un juego de 150 yardas y dos touchdowns en sus primeros seis inicios (los otros receptores son Randy Moss, Anquan Boldin y Torrey Smith).

• Impresionante victoria para los Colts, que remontaron un déficit de 21 puntos para superar a los Bengals. Es la segunda remontada más grande en la historia de la franquicia. Y no solo eso: esta temporada tiene ya un récord de 6 semanas consecutivas con remontadas de al menos 16 puntos.

• Para cerrar, Lamar Jackson consiguió ayer su séptimo partido con 100 yardas terrestres. Le tomó apenas 37 intentos para conseguirlo. Es la segunda mayor cantidad para un mariscal. El único que lo supera ahora es Michael Vick, con 10 en 143 juegos. Jackson está ahora 21-0 en partidos en donde Baltimore lideró por al menos 10 puntos al finalizar el primer cuarto. Y la franquicia consiguió su vigésimo noveno partido consecutivo con al menos 20 puntos, rompiendo el empate que tenía con los Rams de 1999-00. En la próxima fecha podrán igualar el récord de 30 partidos, establecida por los Broncos de Peyton Manning (2012-14).

La información estadística fue extraída de NFL Research, Elias Sports Bureau, ESPN Stats & Info, Pro Football Reference y CBS Sports.


Nicolás Pérez

Nicolás Pérez

Desde hace algunos años me podés encontrar en NFL Argentina en Twitter comentando partidos, y ahora me sumo a No Huddle para aportar mi granito de arena y ayudar a convertirlo en el medio líder en el deporte. Me volví aficionado al fútbol americano por casualidad, cuando me topé con el Super Bowl XLVI mientras hacía zapping una noche de verano. Tras aquel partido, comencé a seguir a los Patriots, a quienes les tuve simpatía porque perdieron en esa oportunidad. Pensé que era una buena opción, hasta que poco después me enteré que eran los más ganadores del momento... terminó siendo una gran decisión.


Tribet