Tribet

Power Rankings: Semana 7

Mie 28 Oct, 2020 - 17:32hs

Estamos llegando a mediados de temporada y empiezan a marcarse grandes diferencias entre aquellas franquicias que de seguro veremos en playoffs y las que pelearán por un pick alto del próximo draft. Por lo pronto, te acercamos los Power Rankings de esta semana 7 de la NFL.

Friendly reminder: no odiamos a tu equipo. Solo queremos hacerte enojar.

Patrick Mahomes seguramente debe haber disfrutado de su semana de descanso… bueno, es solo un decir. Sin embargo, los Chiefs no lo necesitaron en absoluto en este partido. Impresionante trabajo colectivo del equipo de Andy Reid. El ataque titular (sí, están leyendo bien) fue responsable de apenas 14 puntos. La defensa de Kansas City no le tuvo piedad a Denver: tres capturas, dos fumbles, dos intercepciones y hasta un pick-six. En equipos especiales, Byron Pringle contribuyó con una anotación de 102 yardas. Y cuando el partido se acababa, Chad Henne (¿acaso volvimos a 2009 y nadie nos avisó?) se sumó a la fiesta y convirtió un touchdown por tierra. Se viene otro partido que tranquilamente puede ser otra semana de descanso para Mahomes, ahora frente a los Jets.

Pittsburgh sigue prendido fuego y es el único equipo que queda invicto en la temporada. Los de Tomlin sufrieron sobre el final del encuentro pero aun así se hicieron con la victoria y se alzan en lo alto de su división. La defensiva contuvo a Derrick Henry a tan solo 80 yardas y aguantó cuando más se la necesitó. Del lado ofensivo aún hay mucho por corregir pero Big Ben dispone de un sinfín de armas a su alrededor. De mantenerse sanos, los Steelers son de temer.

Semana de descanso en Baltimore. Si bien no tuvieron grandes sobresaltos en los últimos encuentros, es cierto que tampoco tuvieron su mejor nivel. Por lo tanto, John Harbaugh deberá ajustar sobre todo del lado ofensivo que es el que más inconsistente se mostró en estas primeras semanas. Lamar tiene que entrar en sintonía con sus receptores, todos ellos, no sólo Mark Andrews. Para colmo, la próxima parada no es nada fácil: reciben en casa al actual líder divisional y único invicto de la liga.

Luego de las dudas que dejó el partido frente a los Buccaneers, los Packers se encargaron de despejarlas por completo con una actuación soberbia frente a un equipo sencillamente malo. DaVante Adams volvió en todo su esplendor y cuando él está sano, es un WR top-5 en la liga. Además de todo su talento, el brazo privilegiado de su QB, Aaron Rodgers, contribuye enormemente a que éste se luzca. No descubrimos nada cuando decimos que Rodgers es de lo mejor de esta liga, pero pica en punta como serio candidato a ganar el MVP. Sorprendentemente, el reinado de la división aún está en juego con los Bears.

Derrota dura saliendo del bye frente a un rival divisional. Este partido demuestra a las claras las fortalezas y debilidades de esta franquicia. Del lado de las fortalezas Russel Wilson sigue brillando, aunque en ocasiones comete errores que nos dejan pensando qué intentó, esta vez los Cardinals supieron capitalizarlo con 3 intercepciones, y la última le costaría el partido. La segunda fortaleza es el cuerpo de receptores, y cuando Metcalf no aparece, Lockett tiene un partido por 200 yardas y 3 anotaciones, una locura. Del lado de las debilidades está la defensa, que logra detenciones importantes, pero que da demasiado tiempo, falla en tackles clave, y la secundaria queda expuesta. Esta derrota deberá servir de motivación y para no relajarse, porque al final del día los Seahawks se encuentran en la división más competitiva de la liga.

Cuando un equipo se enfrenta a un rival invicto en casa no se puede dar el lujo de llegar una mitad tarde al partido. Comenzando la segunda mitad los Titans se encontraban 7-24 abajo en el marcador, y terminaron 24-27 con un gol de campo errado en el final por Gostkowski que los hubiera llevado a tiempo extra, y por como venía la mano, posiblemente a la victoria. La defensa de Tennessee demostró que puede estar a la altura de un equipo campeón, y logró detenciones clave en tercera oportunidad además de las tres intercepciones a Big Ben. En ataque Tannehill siguió mostrando su consistencia y habilidad para operar la ofensiva, quizás Derrick Henry podría haber hecho más, aunque 75 yardas y una anotación dejan poco lugar al reproche. Está claro que este equipo tiene condiciones para llegar lejos, aunque deberá entrar más concentrado.

Categórica victoria de los Bucs frente a unos Raiders que ofrecieron resistencia durante buena parte del partido antes de sucumbir en el último cuarto frente a la eficiencia ofensiva del equipo de Bruce Arians. Y nuevamente la figura fue Tom Brady (33/45, 369 yardas y cinco touchdowns combinados), que cada vez se asienta más y ya empieza a hacer ruido en la conversación por el MVP. En defensa, Devin White tuvo un tremendo partido, con 11 tackles, uno para pérdida y las tres capturas de su equipo. A Tampa Bay ahora le espera un juego contra los Giants el lunes por la noche, aunque deberán jugar sin Chris Godwin, quien se fracturó el dedo índice de su mano izquierda tras atrapar su touchdown contra Las Vegas. Pero que no panda el cúnico, que en esta ofensiva cualquiera puede tener un muy buen desempeño, y ni hablemos de la llegada de Antonio Brown...

Una victoria de visitante y frente a un rival divisional, no es poco lo que lograron los Bills, pero lo cierto es que se vieron deslucidos, sobre todo en ataque, frente a la que posiblemente sea la franquicia más débil de la NFL. Allen, a pesar de lanzar por más de 300 yardas, volvió a tener un partido regular, y ya encadena varios en forma consecutiva, a tal punto que en esta oportunidad no pudo anotar y tuvo problemas con la seguridad del balón dentro de la zona roja. La segunda luz de alarma es el ataque por tierra que sigue sin funcionar, y de hecho fue el propio mariscal con 11 acarreos que lideró el equipo. La defensa empezó lenta, pero luego demostró todo su nivel y consiguió dos intercepciones. Buffalo debe volver a encontrar el secreto de las primeras semanas, porque aunque consiga el título de la AFC Este, las expectativas serán bajas en partidos de play-off.

Parecía que a Nueva Orleans se le complicaban aún más las cosas con la baja de Emmanuel Sanders, ausente por coronavirus. Sin embargo, Drew Brees dio un paso al frente y cargó con el equipo hacia una victoria peleada contra Carolina. El mariscal fue responsable de 21 de los 27 puntos de su equipo, no tuvo muchos inconvenientes para mover la pelota y fue prácticamente perfecto (salvo por el fumble recuperado por Marquis Haynes tras la captura de Brian Burns). La defensa, por su parte, también merece algo de crédito: tras haber permitido 21 puntos en la primera mitad, se cerró casi por completo y limitó a los Panthers a apenas tres. No fue una victoria muy linda para Sean Payton, pero fue una victoria al fin. Ahora les espera un duelo difícil frente a los Bears, que vienen de ser derrotados por los Rams.

Victoria contundente frente a unos Bears que no imponían miedo pero que llegaban con un récord ganador de 5-1, además fue la primera victoria por fuera de un equipo de la NFC Este, en un calendario accesible en este inicio de temporada. La defensa fue sin dudas el punto alto, y limitó a un débil ataque de Chicago a únicamente tres puntos, forzando cuatro capturas, cinco tackles detrás de la línea de golpeo y dos intercepciones. A esto último se sumó el partido MVP que tuvo el pateador Hekker, que obligó a Chicago a comenzar todas las series dentro de su propia yarda 20. El ataque no fue espectacular, pero la habilidad de los Rams de correr el balón desde formaciones condensadas y utilizando los motions es formidable, 161 yardas por tierra con Henderson liderando el camino.

Enorme victoria en overtime. Los Cardinals se quedaron con el duelo divisional ante los Seahawks que llegaban invictos y su QB jugando en nivel MVP. El final del encuentro fue de película y para fortuna de Arizona, terminaron con una sonrisa. Kyler Murray estuvo intratable por tierra y por aire. La defensiva permitió algunos pases clutch pero se hizo fuerte cuando más se la necesitó e incluso tuvo 3 INT en el encuentro. Kliff Kingsbury deberá revisar su manejo del reloj, tiempos fuera y la toma de decisiones de cara a los demás partidos ya que en esta ocasión salió airoso pero no siempre contará con esta cuota de suerte. La división está más que abierta.

Grandísima victoria para Cleveland que se quedó con el duelo interestatal (Ohio) frente a su par de Cincinnati. Los de Stefanski venían de dejar una actuación muy pobre, también ante otro rival divisional. Sin embargo, luego de un inicio un tanto accidentado con la lesión de OBJ luego de la INT de Baker Mayfield, los Browns se hicieron con la victoria sobre el final del encuentro en un partido que hace algunos años, hubiesen perdido. Baker Mayfield tuvo sólo seis pases incompletos, de los cuales cinco fueron los primeros cinco envíos del QB que supo ajustar a tiempo y tuvo un gran partido. Para finalizar, el stat semanal del candidato a DPOY, Myles Garrett: sack y strip-sack. Dudo que haya un tackle capaz de blanquear semejante ¿humano?.

Tremenda victoria del equipo de la bahía de visitante en la casa de los siempre difíciles Patriots, que además les permite volver a récord ganador y pelear por un lugar de play-off. Así como con Dolphins todo salió mal, en este partido casi que todo salió bien. Quizás las dos intercepciones de Garoppolo sean el punto para corregir, pero está claro que no fueron determinantes ni pusieron en riesgo la victoria. ¿La defensa?, cuatro intercepciones, tres de ellas a Cam Newton que lo dejaron luego sentado en la banca, y una adicional a Stidham, que nunca logró entrar en partido. El ataque por tierra brilló una vez más, aunque una nueva lesión arruina un poco el festejo, y el rookie Aiyuk tuvo un día fenomenal con más de 100 yardas, aunque no pudo completar con anotación. San Francisco está vivo, y deberá ocuparse de los rivales divisionales para tener una chance.

Resulta muy difícil analizar a este equipo de Chicago, que pareciera que semana a semana busca la manera de probarnos que estamos equivocados. Justo cuando creemos que los Bears son de verdad y pueden ganar más partidos, nos sorprenden con una actuación muy floja como la del último MNF frente a los Rams. Como si esto fuera poco, el mismo Nick Foles salió a declarar que las jugadas que manda su HC Matt Naggy, “no tienen posibilidad de funcionar”. Con unos Packers cada vez más fuertes en la división, me cuesta creer que vayan a tener éxito. La defensiva sigue jugando a un nivel alto e incluso anota pero no puede cargarse por completo al equipo. Si la ofensiva no es capaz de al menos poner algunos puntos en el marcador, se hace cuesta arriba. A la vista están los Saints, otro duelo para nada fácil.

 

Los Colts salen del Bye y deberán enfrentar a Detroit de visitante, que además acaba de conseguir una victoria impresionante en el último segundo frente a Atlanta. La buena noticia es que los Titans perdieron su partido y la sur de la americana no parece tan lejana, aunque Rivers y compañía deberán levantar el nivel de su ofensiva si quieren mantenerse competitivos. Hasta ahora los Colts dejaron más preguntas que respuestas, quizás vuelvan inspirados a la recta final del torneo.

Miami fue noticia la última semana ya que el coach Flores confirmó que Tua Tagovailoa, el novato surgido de Alabama, será el mariscal titular cuando los Dolphins reciban a los Rams. Hay mucha expectativa por el debut, sobre todo porque Burrow y Herbert están rindiendo en un gran nivel, ¿podrá Tua conseguir su primera victoria como titular? Del otro lado del balón Aaron Donald y Jalen Ramsey intentarán arruinarle la fiesta. Flores intentará mantener al equipo en el más alto nivel para seguir compitiendo por un lugar en play-off. En esta oportunidad deberá enfrentar a McVay, a quien supo limitar la última vez que se encontraron, nada menos que en el Super Bowl entre Rams y Pats.

Luego de una semana accidentada en Las Vegas, en la cual su OL prácticamente no entrenó, los resultados se vieron en el partido que terminaron perdiendo frente a los Buccaneers. La línea permitió tres capturas y el juego terrestre se vio limitado a solo 76 yardas. La fórmula en cada una de las victorias fue estableciendo la carrera y producto de esto, se abrían los huecos para que Derek Carr jalara el gatillo. No fue el caso esta semana. Como si esto fuera poco, la defensiva se enfrentó a un Tom Brady que está jugando a un nivel altísimo y se adueñó por completo del partido. Los Raiders no tienen el talento suficiente para hacer frente a semejante producción ofensiva que les tocó enfrentar.

¡Los Chargers ganaron! Por fin pudieron cerrar el partido y evitar otro colapso defensivo en la segunda mitad, algo a lo que trístemente nos tienen acostumbrados. Justin Herbert está jugando a niveles realmente históricos: fue responsable de más del 85% de las yardas ofensivas y de 28 de los 39 puntos de su equipo. Cuando Jacksonville logró tener series para anotar puntos, el novato se cargó al equipo al hombro y respondió. La defensa limitó a Gardner Minshew durante buena parte de la primera mitad (aunque le dejó tener un partidazo a James Robinson), y pudo eventualmente evitar que convirtiera más puntos desde aquél último touchdown en el tercer cuarto. Esta victoria es importante porque pone al equipo de Anthony Lynn en el buen camino. Si los Chargers consiguen vencer a Denver en el siguiente juego, estarán de vuelta en la dura pelea por los playoffs

Derrota dolorosa para los Panthers, que se quedaron a un gol de 65 yardas de Joey Slye de empatar el partido. Nada que reprocharle al pateador, por supuesto. El equipo de Matt Rhule simplemente no pudo evitar que Drew Brees y los Saints consumieran lentamente el reloj. En una segunda mitad trabadísima, ganó el equipo que mejor ejecutó. Debe ser la primera vez en semanas que Carolina extrañó con todo a Christian McCaffrey, ya que Mike Davis directamente no fue factor en el juego. Teddy Bridgewater tuvo estadísticamente un gran partido, pero le faltó un plus para poder llevárselo. Sin embargo, hay esperanzas de que McCaffrey vuelva a jugar el próximo jueves por la noche, cuando los Panthers se enfrenten a los Falcons.

Importante victoria para los Eagles, que volvieron a subirse a la punta de la NFC Este a raíz de la derrota de Dallas frente a Washington. Si no hay sufrimiento, no es un partido de Philadelphia, y ciertamente el juego cumplió con esas expectativas. Después de un trámite bastante deslucido de ambas partes, los Giants se pusieron arriba por 10 puntos en el último cuarto y estuvieron a nada de llevárselo. Sin embargo, apareció Carson Wentz que, pese a sus inconsistencias y a jugar sin armas, siempre se las arregla para producir: anotó dos touchdowns en poco más de 5 minutos. El último, en una gran jugada para Boston Scott (reemplazante de Miles Sanders) fue con apenas 40 segundos en el reloj. El equipo de Doug Pederson ahora tiene una chance de solidificar su liderato de división con un duelo frente a los Cowboys (2-5) el domingo por la noche. Un dato totalmente insólito que muestra lo increíble que es este deporte: hasta el momento los Eagles están invictos en la temporada cuando juegan en prime time.

Paliza histórica para New England, que semana a semana ve como se esfuma aquella ilusión inicial de poder darle pelea a los pesos pesados de la AFC sin Tom Brady. El ataque estuvo en un nivel totalmente paupérrimo, y Cam Newton tuvo uno de sus peores partidos como profesional, lanzando tres intercepciones (a las que se sumó una más de Jarrett Stidham). La defensa hizo lo que pudo, pero se vio ampliamente superada por el esquema ofensivo de Kyle Shanahan. Belichick ya dijo que Newton seguirá siendo el mariscal titular (porque honestamente no tiene un mejor reemplazo), pero definitivamente no es el mismo de antes de caer contagiado de coronavirus. Le urge al HC encontrar respuestas inmediatas si aún aspira a salvar esta temporada.

Sin palabras, quizás una de las victorias más improbables que vimos en lo que va de la temporada. Atlanta tenía el partido ganado, sólo le quedaba consumir el reloj, pero con poca lucidez Todd Gurley corrió hasta la zona de anotación para poner 4 puntos de ventaja y darle la oportunidad a los Lions de ganar el partido, y eso fue efectivamente lo que hicieron. Con casi un minuto y sin tiempos fuera los de Detroit movieron el balón con un atrapadón de Golloday de por medio, y con el doble cero en el reloj Stafford escapó del sack y conectó con su ala cerrada, el pateador convirtió el punto extra y la victoria se la llevó el visitante. Difícil analizar el juego con un final tan vibrante, lo cierto es que los Lions suman dos victorias luego del bye y se ilusionan, por qué no, con dar pelea por el segundo lugar en la norte.

Dallas continúa cayendo en el ranking. Poco se puede agregar a todo lo que venimos diciendo de los Cowboys. Los coaches y los jugadores parecen no ajustar ninguno del sinfín de errores que tienen semana a semana. La defensiva es un total colador al punto tal que incluso permitió que la ofensiva de Washington luciera competente. Incluso, en las últimas horas se conoció un trade de Everson Griffen a los Lions por un pick condicional del próximo draft, y Dontari Poe y Daryl Worley fueron informados que de no conseguir un trade-partner, serían liberados. Del lado ofensivo las noticias tampoco son prometedoras. Luego de la lesión de Dak Prescott parece que esta unidad no termina de engranar, las lesiones se apoderaron por completo de la misma y esta semana, en una situación que la liga trabaja incansablemente en prevenirla, le tocó al QB Andy Dalton, que producto del golpe se encuentra en protocolo de conmoción y difícilmente juegue frente a los Eagles en el SNF. Será el turno de Ben DiNucci, quien inició el año tercero en el depth chart y fue seleccionado en la séptima ronda del último draft. Si Jerry Jones mantuvo 10 años a Jason Garrett, no hay motivo para creer que se desprenderá de Mike McCarthy tan rápido.

Fea derrota para los Broncos, que se dio en condiciones a las que la ciudad de Denver nos tiene acostumbrados y le dan otro condimento al encuentro: bajo nieve. Si bien la defensiva permitió 43 puntos, por momentos lució muy sólida y prometedora. Los errores vinieron del lado ofensivo. Drew Lock estuvo errático con dos INT y con demasiados intentos por aire. Será importante que Pat Shurmur equilibre la ofensiva y no dependan del brazo de Lock para ganar. Para coronar una tarde completa de errores, los equipos especiales permitieron un kick-off devuelto para TD. También es necesario aclarar que enfrente estaba el último campeón. Los Broncos estarán bien.

La semana de descanso llega en un momento más que necesario en Minnesota. Los de Zimmer tuvieron 6 semanas para el olvido entre pobres producciones y el brote de COVID-19 que los mantuvo en vilo durante toda una semana. Lo lógico sería que el descanso ayude a que encuentren su rumbo nuevamente y enderezen el barco. Con el contrato que tiene Kirk Cousins, el GM Rick Spielman querrá ver una mejor producción por parte de su mariscal ya que probablemente el pick que dispongan en el próximo draft les permita elegir un QB a menor costo y con un techo más alto.

Dura derrota para Cincinnati. No tanto por el resultado final que no fue abrumador sino porque estuvieron muy cerca de hacerse con la victoria y lo perdieron sobre el final. El titular dirá que los Bengals perdieron su partido y si bien los equipos ganan y pierden como uno, Joe Burrow hizo todo lo que tenía a su alcance para llevarse la victoria. Lamentablemente, la defensiva que tuvo algunas actuaciones prometedoras semanas atrás, hizo agua y terminaron cediendo sobre el final y por consiguiente, el partido. Como si esto fuera poco, Carlos Dunlap, su principal figura y que actualmente está lesionado, quiere irse en un trade y estuvo twitteando desde la banca mientras se desarrollaba el partido. Algo que no cayó para nada bien en sus compañeros.

La derrota frente a Tennessee había dejado un sabor agridulce, esta es totalmente amarga. Todos imaginaban un comienzo de temporada duro para los Texans, pero el récord de 1-6 pocos lo hubieran pronosticado y, a pesar de la salida de O’Brien, el ánimo sigue muy por abajo. Para colmo de males, la falta de selecciones de cara al próximo draft hace que el récord perdedor no tenga consuelo, y ya hay rumores de posibles trades, aunque sin un GM formal en el largo plazo la toma de decisiones puede estar condicionada. Para los Texans quedará disfrutar de su mariscal, que a pesar de todo sigue entregando buenas actuaciones.

Tremenda victoria para el equipo de Ron Rivera. Sí, fue contra Dallas, pero a fin de cuentas fue un triunfo contundente y categórico. Kyle Allen no tuvo grandes números, pero fue muy eficiente. Antonio Gibson tuvo su primer partido de 100 yardas por tierra como profesional. Sin embargo, el reconocimiento tiene que ir para la defensa, que tuvo un partido brillante: seis capturas, una intercepción y apenas tres puntos permitidos. Y así, de la nada, Washington quedó en segundo lugar en la NFC Este, a tan solo medio juego de diferencia de Philadelphia. Ahora tiene semana de descanso, y luego tiene algunos enfrentamientos razonablemente fáciles con los Giants, Lions y Bengals.

Este fue un “heartbreaker” para los Falcons. Desde que se pusieron al frente 14-7 en la segunda mitad, no pudieron anotar más puntos para preservar su ventaja hasta el último cuarto. Ahí Todd Gurley nos hizo una perfecta demostración del final del Super Bowl XLVI y le dejó el tiempo suficiente a Matt Stafford para una remontada increíble. Aclaremos una cosa igual: Gurley hizo lo que tenía que hacer. La defensa de Atlanta, para sorpresa de nadie, simplemente no estuvo a la altura cuando más se la necesitó. Y se supone que Matt Ryan debería hacer más puntos con todos los playmakers que tiene a su disposición. Los Falcons ahora se van a enfrentar a los duros Panthers el jueves por la noche, y, si no ganan, podremos decir que la temporada está prácticamente acabada para ellos.

Difícil tarea la de viajar a los Chargers, un rival que históricamente le ha sido esquivo a la franquicia de la Florida. El inicio era poco auspicioso con un Minshew deslucido, un ataque por tierra que no terminaba de funcionar y la defensa que cedía puntos ante uno de los mejores rookies en Justin Herbert. Sin embargo, algunas jugadas explosivas, un gran partido de su corredor Robinson (uno más) y una anotación de equipos especiales tras bloquear un punt lo pondrían al frente en el marcador. A partir de allí todo se transformó de vuelta cuesta arriba y no lograron mantenerse en partido. Hay pocos puntos para rescatar en estos Jaguars que están siendo la franquicia que todos esperábamos pero que nos había sorprendido en las primeras dos semanas. La reconstrucción está por delante y está claro que Minshew no es la respuesta en la posición de mariscal.

Este es uno de los partidos que a todo HC le debe doler mucho. Porque al equipo de Joe Judge se le escapó una victoria que estaba casi en sus manos, y encima frente a su archirrival de división. Daniel Jones fue directamente una montaña rusa en este partido, y creo que la mejor prueba fue en ese touchdown fallido (porque seamos honestos, esa jugada de 80 yardas tenía que ser touchdown). Y cuando las papas quemaban, respondió con un fumble recuperado por los Eagles. Sin embargo, más allá de la responsabilidad que le quepa a Jones, la defensa tampoco cumplió con su objetivo de cerrar el partido, cuando el equipo iba arriba por 11 y faltaban poco más de seis minutos. ¿La buena noticia? Están todavía a juego y medio de los Eagles. ¿La mala? Viene Tom Brady a visitarlos el lunes por la noche.

Volvía Sam Darnold y Adam Gase había relegado el play-calling a su equipo de entrenadores, con lo que algunos se ilusionaban con una renovación en ataque, pero nada de eso ocurrió. El comienzo fue auspicioso, con 10 puntos de ventaja al comienzo del segundo cuarto, pero desde allí el equipo no volvería a convertir puntos, extrañando a Crowder, evidenciando una vuelta lenta de su mariscal a la titularidad, y en definitiva exponiendo las debilidades que ya conocíamos. La defensa volvió a ser el punto rescatable, mostrando que es dura frente al ataque por tierra, y no habiendo cedido anotaciones de 6 puntos en todo el partido, aunque los ocho intentos de gol de campo dejan a las claras que los Bills le movieron varias veces las cadenas. 0-7 y alguna ilusión de que con un día de ofensiva sólida puede no ser una temporada históricamente mala.


Iván Lerro

Iván Lerro

Redactor y columnista. De Rosario, Argentina. Miro NFL desde el 2012, heredado por mi viejo. Amante de las ofensivas explosivas. Siendo Cowboy, no paro de renegar pero disfruto muchísimo este deporte. Lo vi en persona, y aseguro que lo disfrutas el doble. Me fascina no solo la liga en sí misma, sino todo lo que la rodea. Al día de hoy sigo tratando de convencer a mis amigos de que miren NFL.


Nicolás Pérez

Nicolás Pérez

Desde hace algunos años me podés encontrar en NFL Argentina en Twitter comentando partidos, y ahora me sumo a No Huddle para aportar mi granito de arena y ayudar a convertirlo en el medio líder en el deporte. Me volví aficionado al fútbol americano por casualidad, cuando me topé con el Super Bowl XLVI mientras hacía zapping una noche de verano. Tras aquel partido, comencé a seguir a los Patriots, a quienes les tuve simpatía porque perdieron en esa oportunidad. Pensé que era una buena opción, hasta que poco después me enteré que eran los más ganadores del momento... terminó siendo una gran decisión.


Alejo Vidal

Alejo Vidal

Economista de carrera, escritor por pasión. A los diez años mi viejo me regaló la 13 de Dan Marino y desde entonces el aqua y naranja corre por mis venas. Después de algunas temporadas de amor/odio, el deporte se convirtió en casi una obsesión. Me encanta analizar los Xs & Os y puedo invertir fácil 20 minutos de mi día mirando una sola jugada.


Cristian Saban

Cristian Saban

Cruzo el charco digitalmente hablando. Español, de Cádiz. Informático y diseñador gráfico autodidacta. De los Bears, no sé aún por qué. Ilusionando y agradecido de pertenecer a la familia de No Huddle.


Tribet