Tribet

Power Rankings: Semana 9

Jue 12 Nov, 2020 - 14:28hs

Entramos en la segunda mitad de la temporada. Momento en el cual terminan de perfilarse los candidatos que continuarán hacia playoffs. Todo partido cuenta pero se avecinan los más importantes y es primordial que los equipos se mantengan sanos para encarar lo que resta de la temporada.

Friendly reminder: No odiamos a tu equipo. Solo queremos hacerte enojar.

Los Steelers continúan invictos y a paso firme. Los de Tomlin se llevaron el triunfo de Dallas en un encuentro que por poco pierden ante uno de los peores equipos de la temporada. La situación no podía lucir peor: Big Ben terminó la primera mitad con una aparente lesión en las rodillas y daba la impresión de que no podría continuar, sin embargo, volvió para jugar la segunda mitad y guió a su equipo a la victoria lanzando para dos TD. Si bien los triunfos, bonitos o no, son triunfos al fin, en Pittsburgh deberán realizar ajustes pronto para no sufrir innecesariamente frente a equipos de menor calibre. Sobre todo, teniendo en cuenta que ya pasó la primera mitad de la temporada y son el rival a vencer en la NFL.

Los Chiefs se salvaron por poco. Carolina sorpresivamente les jugó un partido de igual a igual, y no fue sino hasta el tercer cuarto que el equipo de Andy Reid consiguió la ventaja en el marcador, una ventaja que no cederían. Es en estos partidos en donde las estrellas deben elevar su juego a su máximo nivel, y ciertamente Patrick Mahomes (30/45, 372 yardas, cuatro touchdowns), Tyreek Hill (10 recepciones, 159 yardas) y Travis Kelce (nueve recepciones, 113 yardas y dos anotaciones) estuvieron a la altura de las circunstancias. Kansas City ahora se dirige a su semana de descanso en una posición casi inmejorable, con un récord de 8-1.

Muchas veces vimos partidos donde Buffalo se llevó la victoria pero quedaban más dudas que certezas, este triunfo sobre Seattle es una declaración al resto de la liga de que esta franquicia va a luchar por llegar bien lejos en play-off. El juego terrestre volvió a desaparecer, pero de poco lo necesitaron ya que Josh Allen se reencontró con su mejor versión y pudo lanzar casi 400 yardas y 3 anotaciones. El cuerpo de receptores luce cada vez mejor y Gabriel Davis se empieza a afianzar como una gran alternativa a John Brown y Stefon Diggs. La defensa fue una clínica: 10 tackles para pérdida durante el partido, con dos intercepciones, una para impedir un TD rival, y la otra para bajarle la persiana al partido. Si Bills puede mantener este nivel, su objetivo se cumplirá

Esta última semana, la división norte de la AFC se caracterizó por ganar sin sobresalir pero llevándose el triunfo al fin y al cabo, que resulta lo más importante. Los Ravens pueden atribuirse también, que lo hicieron frente a una de las mejores defensivas de la liga. El partido frente a Indianapolis fue muy parejo y le costó horrores asentarse. Lamar Jackson hace rato que no luce bien e incluso lanzó para menos de 200 yardas sin pases de anotación aunque sumó un TD por la vía terrestre. El único consuelo que pueden encontrar los fans de Baltimore es que en cuanto Lamar recupere su nivel, este equipo será temible. Ganan jugando mal, cuando lo hagan bien, podrían ser imparables. La defensa es elite, no cabe otra descripción. Igualmente, Harbaugh, querrá equilibrar un poco su equipo para no depender exclusivamente de que su defensiva los ponga en partido.

Los Packers hicieron el trámite que les tocaba en la costa oeste y se retiraron con una victoria contundente ante un equipo totalmente diezmado por las lesiones. Más allá de esto, A-Rod mostró todo el poderío de su brazo y lanzó para más de 300 yardas y cuatro TD. Además, recuperaron a Aaron Jones que, si bien tuvo un papel limitado entendible desde el punto de vista de que el partido pareció definido ni bien comenzó, volvió a jugar después de algunas semanas fuera por lesión y pareció no tener complicaciones al respecto. Valdez-Scantling tuvo su protagonismo pero la estrella continúa siendo Davante Adams que tuvo otra jornada espléndida con 173 yardas y una anotación. No todos los rivales serán como los 49ers por lo que es importante que Green Bay encuentre cierta consistencia frente a equipos de mayor calibre. Mientras tanto, pueden disfrutar de este triunfo y encarar el partido con Jaguars con cierta tranquilidad considerando que pelean por el primer pick del año siguiente.

Dura derrota frente a los Bills, no tanto por el hecho de perder en sí mismo, sino por la contundencia con la que los Bills se impusieron, en un marcador que pudo haber sido más abultado. El regreso de J. Adams ilusionaba con una defensa que pudiera crecer, y si bien le llegaron y lo golpearon mucho a Josh Allen, le dieron tiempo suficiente para completar pases largos y abusar de la secundaria. En ataque se evidenció la falta de los corredores titulares, y Russel Wilson se tuvo que poner una vez más al equipo de mochila, y si bien tuvo un partido relativamente bueno, cometió dos entregas de balón que costaron puntos. La buena noticia es que perdió Arizona y siguen punteros en la división, aunque el primer Seed de la nacional está cada vez más disputado.

Victoria de oro para los Saints, y totalmente inesperada por el resultado. La defensa mantuvo en cero a Tampa Bay hasta los últimos minutos del partido, y consiguió tres intercepciones por parte de Tom Brady. Drew Brees (26/32, 222 yardas y cuatro touchdowns) tuvo quizás su mejor partido del año. Y la ofensiva en general consiguió 420 yardas en camino a una aplastante victoria por 38 a 3. Con este resultado, los Saints le arrebataron la punta a los Bucs. Y ahora el equipo de Sean Payton se enfrentará de local a unos Niners que vienen totalmente diezmados en todas sus líneas.

No solamente que fue una derrota categórica y contundente, sino que fue extraña, porque no obedeció a como Tampa Bay venía jugando hasta el momento. En muy pocas palabras, absolutamente nada funcionó: Tom Brady (22/38, 209 yardas, tres intercepciones) tuvo su peor partido como un Buccaneer, el juego terrestre obviamente fue olvidado gracias a la desventaja abultada, y la defensa fue totalmente humillada y superada por un ataque de Nueva Orleans totalmente aceitado y preciso. Al perder la posibilidad de anular la ventaja por desempate que los Saints aseguraron, Tampa Bay ya no depende exclusivamente de sí mismo para ganar la división. El equipo de Bruce Arians buscará retornar a la senda de la victoria en el próximo juego, contra los Panthers.

Luego de un arranque a toda velocidad llegaron dos derrotas consecutivas que prendían algunas luces de alarma, y a ello se sumaba que recibían a los Bears, una defensa durísima que le permite al equipo ganar con pocos puntos. Sin embargo los Titans, que sufrieron un poco más de la cuenta sobre el final, supieron resolver bien el partido. El ataque se vio deslucido frente a la gran defensa de Chicago, pero anotó puntos y no cometió errores. En defensa lograron anular a Chicago durante los primeros tres cuartos, y ya en el tiempo basura cedieron 17 puntos, más de lo que se quisiera, pero suficiente para cerrar una victoria para retomar con confianza la recta final del torneo.

El bye llega en un buen momento al equipo de Los Angeles tras una dura derrota frente a Miami, y donde además pudieron ver perder a los Seahawks y y los Cardinals, que los mantiene en carrera por el liderazgo de la Oeste de la Nacional. El próximo partido justamente recibirán al equipo de Pete Carroll, y en caso de ganar, serán los líderes de la división, como para no perdérselo.

Dura derrota para los conducidos por Kliff Kingsbury. Se esperaba que después de la semana de descanso, repitieran la producción que tuvieron frente a los Seahawks pero no fue el caso y cayeron derrotados frente a los Dolphins que son el equipo sorpresa de esta temporada. Kyler Murray no estuvo cómodo en ningún momento y el juego terrestre no terminó de arrancar en ningún momento. De hecho el QB fue el líder corredor pero no porque las jugadas hayan sido diseñadas para que fuera de esa manera, sino que en su afán de escapar de la presión, terminó cosechando arriba de 100 yardas por tierra. Como si esto no hubiese sido suficiente, el próximo partido será frente a los Bills que vienen envalentonados. La defensa recupera algunas piezas importantes pero la clave pasará por lo que del lado ofensivo puedan hacer. Será fundamental involucrar a DeAndre Hopkins más rápido de lo que ocurrió esta última semana.

Miami se sigue afianzando como una de las franquicias que pueden llegar a dar pelea en el futuro, de la mano de un gran Coach en Brian Flores, y de su QB, Tua Tagovailoa, quien tuvo una gran actuación frente a la dura defensa de los Cardinals. La defensa nuevamente volvió a anotar, y si bien tuvo dificultades para frenar a Kyler, pudo obtener detenciones claves en tercer y cuarto down sobre el final del partido que inclinaron la balanza a su favor. Los equipos especiales siguen perfectos en lo que va la temporada, y el FG errado en el final de Gonzalez muestra la importancia de esta fase a veces olvidada del juego. En ataque Tua tuvo una muy buena actuación, se lo vio más suelto, e incluso pudo correr por varias yardas. Bills parece lejos, pero un puesto de play-off ya no tanto.

Enorme victoria divisional para los Raiders. En su visita a Los Angeles, se llevaron el triunfo ante unos Chargers especialistas en perder partidos apretados. No fue el partido más prolijo de Derek Carr, estuvo muy lejos de serlo completando únicamente 13 de sus envíos para 165 yardas y dos TD. Aún así fue suficiente para poner a su equipo en posición de ganar el partido y posicionarse favorablemente en la división. Davonte Booker y Josh Jacobs se repartieron los acarreos y tuvieron un TD por tierra cada uno. La defensa se mostró sólida y aguantó hasta el final sobre su línea de goal. La seguidilla de tres semanas frente a rivales divisionales empezó con el pie derecho pero ante el más débil de ellos. Estas semanas demostrarán de qué está hecho el equipo de Gruden. 

Semana libre para los Browns que llega con un timing ideal. En los últimos días se conoció que Baker Mayfield desembarcó en la lista de COVID-19 por haber tenido contacto estrecho con una persona del staff que dió positivo de coronavirus. En una semana “normal”, esto hubiese significado que la presencia del QB en el partido estaría en peligro pero dado el descanso, de no surgir nuevas complicaciones, Mayfield llegaría sin inconvenientes al partido frente a los Texans. Así mismo, Nick Chubb regresaría al emparrillado luego de perderse varias semanas con una lesión en su rodilla. Su regreso es más que bienvenido a un backfield que le costó entrar en ritmo en su ausencia. Cleveland encarará esta segunda mitad de temporada con todas las fichas puestas en clasificar a playoffs por primera vez desde la temporada 2002.

Un arranque prometedor donde la defensiva podía mantener a Lamar Jackson y el juego terrestre de los Ravens contenido, y donde además Rivers estaba jugando con buen ritmo en ataque. Luego llegaron algunos errores clave, donde pudimos ver un fumble de Jonathan Taylor, una intercepción al mariscal, y una serie de terceras y cuartas oportunidades no convertidas que fueron inclinando lentamente la balanza a favor del visitante. Los Colts mantenían la esperanza de seguir peleando el liderazgo de la división, pero volvieron a dejar más interrogantes que respuestas, sobre todo en ataque, y hoy están fuera de los puestos de play-off.

Parece que finalmente estamos viendo la consistencia que esperábamos de este equipo: perder. Los Bears son un equipo malo. No cabe otra descripción para los de Nagy. La ofensiva no asusta a nadie y carece completamente de armas fuera de Allen Robinson. La defensiva que, sin dudas tiene mucho talento, al pasar tanto tiempo en el emparrillado, empieza a flaquear. Algo lógico dado que el cansancio empieza a hacerse presente con el correr del partido y la acumulación que traen de los anteriores. Es un equipo sin rumbo. Imagino a Chicago siendo agresivo en la próxima agencia libre en busca de GM, HC y QB. De todas formas, el daño generado por los actuales titulares de estos puestos, ya está hecho y será difícil subsanar por cualquiera que le toque reemplazarlos en lo inmediato.

Semana de descanso para Philadelphia, que seguramente habrá aprovechado para recargar energías y recuperar jugadores lesionados. La buena noticia para ellos es que sus rivales aún se encuentran (relativamente) lejos de amenazar su ventaja en la división. Y ahora los Eagles se deberán enfrentar, en lo que promete ser otro duro partido, a los Giants, que vienen de tener una victoria importante frente a Washington.

Matt Rhule seguramente se debe estar lamentando. No solo por la derrota, que por cierto fue por apenas dos puntos, y frente a un rival de peso como Kansas City, sino porque su corredor estrella, Christian McCaffrey, volvió a lesionarse. Para que quede claro: McCaffrey (151 yardas de scrimmage y dos touchdowns combinados) fue una de las razones por las que Carolina tuvo una ventaja inicial en el partido y se mantuvo siempre en la pelea. Sin embargo, lo que sorprende es que los Panthers no hayan buscado un mayor equilibrio en el backfield, si consideramos que Mike Davis apenas tuvo seis toques. La defensa hizo lo que pudo, pero finalmente sucumbió frente al poderío ofensivo de los Chiefs. Y, para colmo de males, el equipo ahora deberá enfrentarse a unos Buccaneers que seguramente estarán buscando dejar atrás el mal trago de su abultada derrota contra Nueva Orleans.

La semana de descanso que tuvieron los Vikings hace apenas 3 semanas, pareció dar buenos resultados. En el camino quedaron los Packers y ahora los Lions. Dos victorias contundentes y con la receta que le trae éxito a este equipo: correr el balón. Dalvin Cook volvió a estar intratable y Detroit no tuvo respuesta para semejante poderío. Kirk Cousins lanzó pocos pases pero seguros. Aún así, la estrella fue la defensiva con dos sacks y tres INT. Era una unidad que parecía prometedora pero que no terminaba de poner una producción convincente y estas últimas dos semanas, se destacaron notablemente. A Minnesota no le sobra absolutamente nada pero tiene con qué. A la vista hay otro encuentro divisional, esta vez con el más flojo: los Bears. De mantener este nivel, deberían de ganar el partido sin sobresaltos.

De la ofensiva que salió a jugar el Super Bowl en febrero de este año, los Niners perdieron a 8 jugadores entre transferencias (1 jugador), retiros (2 jugador) y lesiones (5 jugadores). Este bajo nivel de continuidad sin dudas ha impactado a un equipo que no tuvo respuestas a los Packers, que no les dieron respiro. En ataque Nick Mullens no está a la ofensiva de Shanahan, cometiendo errores graves y encontrando funcionamiento únicamente sobre el cierre del partido. La gran sorpresa fue Richie James, con 9 recepciones, 184 yardas y una anotación. En defensa dejaron a Davante Adams hacer lo que quisiera.

¡Ganaron los Patriots! Seguramente les parecerá raro leer esto sin contexto. Lo cierto es que el equipo venía de una racha de cuatro derrotas al hilo, y estuvo a punto de perder un quinto frente a unos Jets que ahora están 0-9… sí, leyeron bien: 0-9. La defensa, que ya no puede disimular sus bajas, tuvo otro partido muy malo, hasta que en el último cuarto tuvieron las jugadas oportunas para que el equipo de Adam Gase solo tuviera la pelota durante poco más de un minuto. Y el ataque tardó en carburar, pero gracias a las contribuciones de Cam Newton (27/35, 274 yardas y dos touchdowns terrestres) y Jakobi Meyers (12 recepciones, 169 yardas), la unidad anotó 20 puntos en el segundo cuarto y puso a Nick Folk en posición para el gol de 51 yardas que selló la victoria. Sin embargo, a New England se le acabaron los rivales fáciles: ahora deberán enfrentarse a Baltimore, uno de los pesos pesados de la AFC.

Nuevo tropezón para los de Denver. Luego de una remontada notable frente a su par divisional, cayeron a manos de unos Falcons que parecen tener otro semblante. Drew Lock tuvo un buen partido, a pesar de la INT, lanzando para más de 300 yardas y dos anotaciones. Su principal socio fue el novato Jerry Jeudy que está empezando a hacerse notar en esta ofensiva y de hecho atrapó una de las dos anotaciones por aire y se adjudicó 125 yardas en el “stat sheet”. A diferencia de semanas anteriores, la unidad que lució mal, fue la defensiva que permitió demasiadas jugadas grandes. La semana próxima toca visitar Las Vegas en otro partido divisional que será durísimo contra unos Raiders que vienen encendidos. Los Broncos deben lograr mayor consistencia y construir sobre las buenas actuaciones individuales para llevarlas a lo colectivo.

Detroit venía de una semana complicada, donde nuevamente su mariscal debió permanecer alejado del equipo por protocolo COVID y donde su mejor receptor también estaba fuera de partido. Sin embargo, el inicio parecía auspicioso con un Stafford afilado, Amendola llenando los zapatos de un WR1, y la defensa que concedía puntos pero mantenía el partido a raya. Sin embargo, Dalvin Cook fue tomando envión, y en zona roja no encontraron respuesta a los pases cortos de Cousins. En ataque el mariscal tuvo que salir por conmoción, y aunque Daniel no lo hizo decididamente mal, no fue suficiente. Matt Patricia pareciera tener las horas contadas.

Los Chargers únicamente tendrán el consuelo de que no se hablará de una ventaja importante desperdiciada en esta semana. Pero esta derrota contra un rival de división como Las Vegas pone al equipo de Anthony Lynn prácticamente contra las cuerdas. El ataque produjo 440 yardas y 26 puntos y Justin Herbert (28/42, 326 yardas, dos touchdowns) evitó cometer errores costosos. El problema, no obstante, fue nuevamente la defensa, que sufrió la ausencia de Joey Bosa y no pudo mantener a raya a unos Raiders que marcaron 17 puntos en la segunda mitad. Y Los Angeles seguramente debe estar lamentando que Donald Parham no pudiera terminar de asegurar la pelota en la última jugada del partido, que podría haberles significado la victoria. En el próximo partido, los Chargers se enfrentarán de visitantes a unos durísimos Dolphins, que vienen enrachados.

Los Bengals fueron otros que tuvieron semana de descanso. Al igual que sus rivales de división, la semana libre les llegó en un momento perfecto. La semana pasada, ya avanzada la misma, se conoció que dos jugadores dieron positivo de coronavirus y el no tener partido el último fin de semana les permitió tener las reuniones de manera remota y no poner en peligro a ningún otro compañero. Al mismo tiempo, esto no perjudica en absoluto que el partido del próximo fin de semana frente a los Steelers, se desarrolle sin inconvenientes. La parada no es nada fácil pero en Cincinnati tienen motivos para ilusionarse. La única preocupación para Zac Taylor será la salud de su RB Joe Mixon. Su lesión parece ser más grave de lo que se dijo inicialmente y corre peligro su presencia el resto de la temporada. 

Buena victoria para los Falcons, que dominaron a los Broncos durante más de tres cuartos, antes de dejar que se les acercaran peligrosamente a apenas siete puntos de diferencia en el último cuarto. La ofensiva no sufrió la ausencia de Calvin Ridley, Matt Ryan tuvo un partido muy sólido y sorpresivamente fue Olamide Zacchaeus (cuatro recepciones, 103 yardas y un touchdown) quien se erigió en el mejor receptor de Atlanta. Por su parte, la defensa tuvo otro desempeño muy bueno y sigue adquiriendo consistencia. Sin embargo, Atlanta tendrá un dificilísimo partido por delante, cuando vaya a visitar a los Saints, que reconquistaron la punta de la división en una resonante victoria contra Tampa Bay.

Los Texans tenían una oportunidad inmejorable para mejorar su récord visitando a los Jaguars sin su mariscal titular, y supieron capitalizarla. Sin embargo, a los de Houston no les sobró nada, y estuvieron a una conversión de dos puntos de tener que jugar en OT. En defensa no tuvieron respuestas a un mariscal novato que pudo tirar para más de 300 yardas, y uno de los corredores sensación del torneo, James Robinson, que tuvo 99 yardas por tierra. Nota especial para JJ Watt que llegó a las 100 capturas en su carrera, elite. En ataque Deshaun Watson volvió a tener un gran partido a pesar del bajo porcentaje de pases completos y pudo concretar jugadas grandes cuando el partido lo demandaba.

Nueva derrota y la caída de este equipo en los Power Rankings, parece no tener fin. El partido, en la previa, era de esos que uno imagina que iban a perder. Sin embargo, por cómo se dio el mismo, más de un fan en Dallas se ilusionó con quitarle el invicto a los Steelers. De hecho, el partido fue muy parejo y los Cowboys lo terminan perdiendo por falta de talento y experiencia, más allá de algunos castigos más que cuestionables por parte de los referees. Garrett Gilbert sorprendió a todos con su producción pero tuvo el error más costoso de la tarde lanzando una INT en zona roja casi sobre el final del partido. La defensa se hizo presente por segunda semana consecutiva y, como lo dijimos la semana pasada, son señales positivas de cara a la próxima temporada. No obstante, las buenas noticias parecen escapar a Dallas y en las últimas horas se conoció que el rookie CB Trevon Diggs tiene un hueso fracturado en su pie y se perdería el resto de la temporada. El hermano menor de Steffon era uno de los puntos altos de la unidad defensiva que lo extrañará horrores. El COO Stephen Jones confirmó en las últimas horas que sea cual sea el desenlace de esta temporada, Mike McCarthy será el entrenador de los Cowboys la próxima temporada, ¿comienza el “tanking”?

Sufrida victoria para los de Joe Judge frente a Washington. El ataque terrestre proveyó 166 yardas y una anotación, de cara a una ventaja de 20-3 al medio tiempo. Y la nota de la jornada “casi la da” Daniel Jones, quien no tuvo pérdidas de pelota en el partido y fue bastante efectivo. ¿Por qué dije “casi la da”? Sencillamente por el brillante juego de la defensa, que consiguió cinco turnovers y jugó realmente bien. Con todo, Washington, liderado por Alex Smith (que entró en reemplazo de Kyle Allen, que se perderá el resto de la temporada) consiguió ponerse a apenas tres puntos de diferencia en la segunda mitad, y estuvo a punto de llevarse el partido de no ser por la intercepción más que oportuna de Logan Ryan en su última serie ofensiva. El equipo de Nueva York ahora tendrá otro duro desafío por delante: deberá enfrentarse a los Eagles, frente a quienes ya perdieron en la semana 7.

Ron Rivera debe estar agarrándose la cabeza. Su equipo venía de ganarle a los Cowboys y de una semana de descanso. Sin embargo, todo lo que podía salir mal, salió mal. Kyle Allen se perderá lo que queda del año con un tobillo dislocado y fracturado. Y en ataque, Washington tuvo cinco turnovers (tres intercepciones de Alex Smith, y un fumble cada uno para Isaiah Wright y Antonio Gibson), incluido el último, que terminó costandoles el partido. Pese a eso, Terry McLaurin (siete recepciones, 115 yardas y un touchdown) y Cam Sims (tres recepciones, 110 yardas) pudieron mantener al equipo a flote, y hay que darle crédito al equipo por casi lograr una remontada en medio de tanta adversidad. Washington ahora se deberá medir frente a unos Lions que vienen de dos derrotas consecutivas.

Duelo divisional en casa frente a los Texans, y la oportunidad de ver al novato Jake Lutton bajo centro. Un partido que fue más competitivo de lo que muchos esperaban en la previa, pero una defensa que no pudo encontrar respuesta a Dehsaun Watson en algunos momentos clave. En ataque Robinson se sigue mostrando como un RB titular, y DJ Chark tuvo un gran encuentro, quizás la actuación global quede medio opacada por los dos puntos que no pudieron convertir sobre el final para mandar el partido a tiempo extra. En JAX miran más de cerca los partidos de los Jets a ver si ganan un encuentro que les permita a los de la Florida tener el primer pick global del próximo draft. 

Primer partido donde la historia lucía favorable para la mitad verde de la Gran Manzana, pero una vez más fue desaprovechada. Joe Flacco comenzó el partido en un gran nivel, encontrando a Mims, Perriman y Crowder durante la primera mitad a lo largo y ancho del campo, y con un juego terrestre que acompañaba y conseguía 1 y 10. La defensa no conseguía los turnovers y Cam Newton se cansó de completar pases, pero la mayoría de ellos cortos y sin demasiado riesgo. Tanto era así que los Jets tenían la pelota con ventaja de siete y seis minutos por jugar en el último cuarto, un drive largo, o al menos un FG casi aseguraban la victoria, pero Flacco por algún motivo (tank) fue largo y lo interceptaron, y de allí en más se acabaron las respuestas y las soluciones, New England anotó y finalmente pateó un gol de campo con doble cero en el reloj. El peor inicio de la franquicia en su historia.


Iván Lerro

Iván Lerro

Redactor y columnista. De Rosario, Argentina. Miro NFL desde el 2012, heredado por mi viejo. Amante de las ofensivas explosivas. Siendo Cowboy, no paro de renegar pero disfruto muchísimo este deporte. Lo vi en persona, y aseguro que lo disfrutas el doble. Me fascina no solo la liga en sí misma, sino todo lo que la rodea. Al día de hoy sigo tratando de convencer a mis amigos de que miren NFL.


Nicolás Pérez

Nicolás Pérez

Desde hace algunos años me podés encontrar en NFL Argentina en Twitter comentando partidos, y ahora me sumo a No Huddle para aportar mi granito de arena y ayudar a convertirlo en el medio líder en el deporte. Me volví aficionado al fútbol americano por casualidad, cuando me topé con el Super Bowl XLVI mientras hacía zapping una noche de verano. Tras aquel partido, comencé a seguir a los Patriots, a quienes les tuve simpatía porque perdieron en esa oportunidad. Pensé que era una buena opción, hasta que poco después me enteré que eran los más ganadores del momento... terminó siendo una gran decisión.


Alejo Vidal

Alejo Vidal

Economista de carrera, escritor por pasión. A los diez años mi viejo me regaló la 13 de Dan Marino y desde entonces el aqua y naranja corre por mis venas. Después de algunas temporadas de amor/odio, el deporte se convirtió en casi una obsesión. Me encanta analizar los Xs & Os y puedo invertir fácil 20 minutos de mi día mirando una sola jugada.


Cristian Saban

Cristian Saban

Cruzo el charco digitalmente hablando. Español, de Cádiz. Informático y diseñador gráfico autodidacta. De los Bears, no sé aún por qué. Ilusionando y agradecido de pertenecer a la familia de No Huddle.


Tribet