Tribet

Power Rankings: Semana 10

Jue 19 Nov, 2020 - 13:53hs

La temporada se está pasando volando y cada vez falta menos para el superbowl. Pareciera que fue ayer cuando escribíamos nuestro primer ranking de pretemporada. Lo realidad es que en este difícil contexto, se está llevando a cabo una gran temporada y solo queda disfrutarla. Con ustedes, los Power Rankings de la semana 10 de la NFL.

Friendly reminder: No odiamos a tu equipo. Solo queremos hacerte enojar.

Otra victoria contundente para los Steelers que se afianzan en el primer puesto del ranking y mantienen vivo su invicto. La defensa se volvió a mostrar imparable y prácticamente no permitió sorpresas por parte de Burrow y compañía. Del lado ofensivo Big Ben lució muy efectivo lanzando para más de 300 yardas y cuatro TD. El único problema parece ser el juego por tierra que hace algunas semanas que no logran establecerlo pero aún así la ofensiva produce yardas y puntos, que es lo importante. El rival de la próxima semana parece sencillo, al menos en la previa, lo que le permitiría continuar otra semana más invictos y acentuar aún más su poderío en la división y la conferencia. Tomlin acumula 14 temporadas sin récord perdedor. Sencillamente implacable. 

Semana de descanso para los Chiefs, que se mantienen como el segundo sembrado de la Americana con cierta comodidad, solo por detrás de los hasta ahora invictos Steelers. No obstante, deberán tener mucho cuidado: el domingo por la noche irán a visitar a los Raiders, el único equipo que ha podido vencerlos en esta temporada y que está teniendo una temporada sorpresivamente buena.

Trabajada victoria de los de Wisconsin. El equipo de Matt LaFleur tuvo que luchar hasta el final para llevarse el triunfo ante unos Jaguars que estuvieron cerca de dar la sorpresa en Lambeau Field. El encuentro no fue nada sencillo. Aaron Rodgers tuvo una jornada aceptable pero lejos de lo que puede dar con 325 yardas, dos TD y una INT. El candidato a MVP se mostró un tanto incómodo en el backfield y no tuvo demasiada ayuda por parte de sus RBs que no llegaron a rebasar las 100 yardas por tierra. La fórmula hasta el momento era estableciendo el juego terrestre para abrirle paso a Davante Adams y cuando Jacksonville logró controlar las trincheras, comenzaron los errores en la ofensiva. Unidad que esta semana celebrará la vuelta de Allen Lazard a sus filas. La defensiva por su parte, tuvo una jornada aceptable y pasaron demasiados sobresaltos ante un equipo que no debería significar una amenaza para nadie en la liga. ¿Lo más importante? Se ganó y continúan firmes en la lucha por el 1º seed de la NFC. 

Amargo resultado para los Saints: ganaron un partido que no podían perder, y perdieron a Drew Brees por al menos dos fechas. El mariscal finalmente acusó recibo de múltiples costillas fracturadas tanto en el partido contra los Niners como en el duelo frente a los Bucs. Pese a la baja de Brees, Nueva Orleans se las arregló para ganar, gracias a Alvin Kamara (98 yardas de scrimmage y tres touchdowns combinados) y a una defensa dura que generó cuatro turnovers y limitó a San Francisco a apenas 13 puntos. Sin embargo, el siguiente partido frente a Atlanta, un rival que actualmente está mejor equipado para ganar, hace que todas las miradas se posen sobre Jameis Winston, el encargado de reemplazar a Brees y mantener el ritmo de la marcha de los Saints hacia los playoffs.

Se pueden decir muchas cosas de este partido, pero sin dudas será recordado por la recepción de Hopkins entre tres defensivos de los Bills luego de un Hail Mary enviado por Kyler Murray con un segundo en el reloj. Fue un partido con alti bajos para los Bills, que supieron tomar la ventaja en la primera mitad, la cedieron en el último cuarto, pero Josh Allen lideró un gran drive en los últimos minutos para conectar con Diggs en una victoria clave de visitante, luego vino la gran jugada. Más allá de eso, y si tenemos que buscar la razón de la derrota posiblemente sea el ataque por tierra, donde sumaron sólo 73 yardas (el QB lideró con 38), y cedieron 217, fallando muchos tackles clave sobre Drake y Edmonds. Tocará entrar al drive y esperar que Broncos le gane a Miami para conservar el liderazgo de la división.

El equipo de Bruce Arians necesitaba recuperarse luego de sufrir una inesperada paliza frente a Nueva Orleans, y respondieron dándole su propia paliza a Carolina. Además del resultado abultado (46-23), hubo un excelente rendimiento en todas las fases del equipo. La ofensiva generó 544 yardas y cinco touchdowns, Ryan Succop convirtió 16 puntos (cuatro goles de campo y cuatro puntos extra sobre cinco intentos), y la defensa interceptó a Bridgewater en una ocasión y consiguió limitar a los Panthers a apenas 187 yardas. En su siguiente juego, los Bucs tendrán un duro desafío por delante, cuando reciban a los Rams, que marchan segundos en la NFC Oeste y vienen de vencer a los Seahawks en un partido cerrado.

Lo decíamos hace semanas: los Ravens no están jugando bien. Lamar está lejos de su producción que lo llevó a ganar el MVP hace tan solo un año pero la defensiva estaba jugando a un nivel tan alto que parecía no importar lo que hiciera la ofensiva porque siempre conseguían puntos o le otorgaban una posición favorable en el campo. El partido de SNF tuvo un condimento ajeno pero que perjudicaba a ambos por igual: El clima. Sin embargo, los Patriots lograron sobreponerse con un plan de juego sencillo, corriendo el balón. En cambio Baltimore no encontró en ningún momento la vuelta y terminó perdiendo un partido que lo aleja un poco de la pelea pero por sobre todo, le da un cachetazo de realidad a este equipo. Jugando de esta manera, no son candidatos.

En tan sólo dos semanas se complicó el panorama para Seattle, que tras la derrota frente a Rams quedó en el tercer lugar de división, e igual récord que la franquicia de Los Angeles y los de Arizona. Russel nunca pudo entrar en partido y se encontró en forma constante enfrentando terceras y largo, capturas por tener demasiado tiempo el balón en sus manos, un fumble, y dos intercepciones que podrían haber sido evitadas. En defensa no lograron detener el ataque por tierra, uno de los puntos fuertes del equipo hasta ahora, y permitieron que Goff ejecutara el plan de McVay en una ofensiva con tempo y que utiliza mucho el play action. No es momento de apretar el botón de pánico, pero con 3 de los últimos 4 partidos deberán encontrar respuestas y rápido, ya que se vienen los Cards en casa el jueves por la noche.

Pedazo de victoria sobre la hora. Los Cardinals ganaron un partido durísimo frente a uno de los candidatos de la AFC. En el trámite del partido, los de Kingsbury merecían la victoria pero una gran cantidad de errores los llevaron a sufrir hasta el final. Lo cierto es que tras un scramble y un gran pase de Kyler Murray, Deandre Hopkins se alzó más alto que los defensivos de Buffalo y se hizo con el balón para sellar el triunfo y adueñarse del liderato de la NFC Oeste. Independientemente de la brillante recepción, hay mucho para corregir pero es más sencillo hacerlo desde la victoria. La semana es corta y el próximo rival será igual o más duro que estos últimos. Los Seahawks vienen de dos derrotas consecutivas y buscarán levantarse frente a los Cardinals que no querrán perder el envión de estos últimos encuentros.

Tremenda victoria en casa para los Rams que volvieron del bye luego de una dura derrota frente a Miami. Goff no acusó recibo de lo ocurrido en su último juego y se lo vio en una gran versión, ejecutando una ofensiva rápida, que ataca por tierra, pero que utiliza el play action y cambia los puntos de lanzamiento para explotar el ancho y el largo del campo. Está claro que cuando el plan de juego funciona, esta es una ofensiva explosiva que puede generar puntos y yardas en partidos complejos. En defensa lograron incomodar a Russel Wilson todo el partido, y consiguieron 3 turnovers que valieron puntos. Los Rams se acomodan en la punta de la Oeste y empiezan a soñar con el título de la oeste. Para ello deberán superar un calendario difícil con 4 partidos divisionales, los Bucs, los Pats y los Jets.

Derrota de local frente a los Colts que le arrebataron la punta del sur de la americana. El equipo no tuvo respuesta en toda la segunda mitad para poder torcer la historia y la luna de miel se acabó en la Ciudad de la Música. La primera mitad se desarrolló de acuerdo a lo que se esperaba, Henry corriendo bien por tierra, Tannehill usando el play action y las jugadas grandes, y en defensa lograron contener a Phillip Rivers en situaciones clave de cuarto down y zona roja. La segunda mitad fue otra historia, la defensa detuvo en la yarda uno, pero vino un mal punt de sólo 17 yardas que luego los Colts transformaron en TD, luego un block punt que llevarían a la zona de anotación, un gol de campo errado, y a partir de allí ya no hubo respuestas. Es cierto que parte de la responsabilidad se la llevan los equipos especiales, pero ni la defensa ni el ataque pudo repuntar a partir de esas jugadas negativas.

Tres partidos empezados, tres partidos ganados para el mariscal novato Tua Tagovailoa. Es cierto que este jugador producto de Alabama no tiene que hacer demasiado en sus partidos para ganarlos, porque descansa en una de las mejores defensas de la liga, y porque los equipos especiales también colaboran para hacer su trabajo más fácil, pero también es cierto que sabe mover el balón y no cometer errores. Las lesiones se notan en el ataque, pero siempre aparece alguien que logra llenar los zapatos del que se fue, en esta oportunidad Ahmed y Jakeem Grant tuvieron grandes partidos para colaborar a un equipo que deberá reforzar la posición de corredor y de receptor. Sin embargo, poco importa eso, y el foco estará puesto en Denver, que en caso de conseguir la victoria, los de Miami compartirán el liderazgo de la división Este de la Americana junto a Buffalo.

Contundente victoria en casa y frente a un rival divisional. Los Raiders están invictos en la división y aún resta el partido más difícil de estos últimos tres cotejos consecutivos frente a rivales divisionales. Hasta el momento, dejando de lado el enorme partido frente a Chiefs, les alcanzó con poco para ganar. La temporada se pondrá cada vez más complicada y necesitarán una producción más prolija, sobre todo de la ofensiva, para llevarse el triunfo. No obstante, nadie le quita el sueño a estos Raiders de colarse en los playoffs y ¿por qué no hacer una digna actuación en postemporada? Si la defensiva continúa jugando de esta manera le dará más de una oportunidad a Derek Carr para ganar partidos.

Victoria fundamental en la visita divisional a Tennessee que les permite ubicarse como el primer equipo del Sur de la Americana en la recta final del torneo. En ataque se vio a un equipo muy agresivo yendo a buscar constantemente en la situaciones de cuarta oportunidad y corto, con Rivers en un muy buen nivel operando detrás de una línea que le dio buen tiempo para trabajar, y donde pudo encontrar a Pittman que empieza a demostrar su selección, y con Hines explosivo tanto por tierra como por aire para sumar yardas y puntos. La defensa sigue siendo la marca registrada, y logró incomodar constantemente a Tannehill, y aunque dejó que Henry corriera por más de 100 yardas, obtuvo detenciones en momentos clave. Esta vez sumaron puntos lo equipos especiales, que se aprovecharon de gruesos errores del lado rival. Ilusión para los Colts, que cada vez ven más cerca un juego en casa en enero.

Victoria fea pero victoria al fin. El partido que protagonizaron los Browns fue de los más aburridos de la semana. Algunos pensarán que se trató de un show de las defensivas pero no fue el caso en absoluto, sino que se debió a actuaciones por debajo de lo mediocre de las ofensivas. Para fortuna de los de Cleveland, fueron apenas más efectivos que sus rivales y se llevaron la victoria. Más allá del triunfo y la escalada en la división, Stefanski y los suyos celebraron la vuelta de Nick Chubb, protagonista de una jugada que enojó a más de un fantasy manager, que fue muy efectivo acarreando el balón y los Browns tuvieron su primera anotación por tierra desde la lesión del mismo RB. Queda mucho por delante pero este equipo tiene todas las piezas para seguir mejorando. Weekly reminder: Myles Garrett es candidato a defensivo del año.

Otra semana que transcurre y permite afirmar lo que te contamos la semana pasada. Este equipo carece completamente de talento y además está mal entrenado. Cuando uno observa lo ajustado que fue el marcador final, imagina que fue un partido cerrado pero lejos estuvo de serlo. Lo que mantuvo vivo a Chicago fue una devolución de kickoff para TD por parte de Cordarelle Patterson. Jugada completamente aislada de lo que fue la ofensiva de estos Bears que no asusta a nadie. Matt Nagy cedió el play-calling pero las jugadas parecían ser completamente iguales a las que realizaban semanas anteriores y con el mismo nivel de peligro para la defensiva rival: nulo. Como si esto fuera poco, sobre el final del partido Nick Foles debió ser llevado fuera del campo por una aparente lesión en la cadera que más tarde se conoció que aparentemente no es de gravedad. Aún así podría perderse algún partido y Mitchell Trubisky no está al 100% para tener una nueva chance. Este equipo no tiene rumbo alguno.

Este equipo tiene otro semblante. Los de Minnesota acumulan su tercera victoria consecutiva (y ante rivales divisionales) desde que regresaron de la semana de descanso y se ilusionan con llegar a postemporada. La victoria del último MNF no fue la más prolija ni la más vistosa pero el contexto la hacen muy importante y necesaria, por supuesto. Enfrente estaban los Bears, rivales de división y en competencia directa por los lugares de comodines. El triunfo los coloca un partido por delante y les permite recuperar terreno en la división después de estar desconocidos todo el primer cuarto de temporada. Acarrear el balón con Dalvin Cook nunca es mala idea, sin embargo abusar de esto y no lanzar más a Justin Jefferson puede ser un error que lamentarán. Gary Kubiak deberá equilibrar más el playbook para aprovechar al máximo todo el talento que tienen el novato de LSU y el veterano Adam Thielen. ¡Minnesota está más vivo que nunca!

Los Eagles recibieron un duro golpe de parte de los Giants, quienes pudieron vengarse de la derrota propinada por Philadelphia en la semana 7. El juego terrestre (23 acarreos, 156 yardas y dos touchdowns) mantuvo con vida al equipo durante el partido. Sin embargo, Carson Wentz no logra repuntar y terminó el juego sin haber conseguido anotaciones (aunque tampoco perdió la pelota), y la defensa sencillamente no pudo evitar que los Giants fueran efectivos con sus posesiones. Con todo, el equipo de Doug Pederson aún se mantiene en la cima de la NFC Este con una diferencia de juego y medio, pero ahora tendrá la difícil tarea de enfrentarse a los Browns de visitante.

Los Patriots dieron una de las sorpresas de la temporada, al vencer a unos Ravens que, aunque en baja, todavía tienen una de las mejores defensas de toda la liga. La defensa constantemente mantuvo incómodo al ataque rival y evitó que Lamar Jackson fuera letal por tierra. En ataque, New England tuvo otro partido sin regalar la pelota, fue contundente en el juego terrestre y tuvo destacadísimas contribuciones de Damien Harris (con 121 yardas en 22 acarreos) y Rex Burkhead (66 yardas combinadas y dos touchdowns por aire). Ahora el equipo de Bill Belichick tiene la oportunidad de continuar su buena racha frente a Houston, otro rival que está de capa caída en esta temporada.

Al inicio de la temporada este podría haber sido uno de los partidos más esperados por lo ocurrido el año pasado, pero como ya mencionamos muchas veces, estos niners siguen muy golpeados por las lesiones, y por eso en la previa parecía un partido accesible para los Saints. Los de la bahía jugaron sin embargo un partido muy competitivo donde estuvieron cerca en el marcador durante buena parte del juego, sin embargo algunos errores clave en equipos especiales, dos intercepciones bastante groseras de Mullens, dificultades para correr el balón, y la imposibilidad de frenar a Kamara en zona roja y por pase torcieron la balanza. Es difícil sacar a San Francisco de la contienda, pero teniendo en cuenta la división en la que juegan parece difícil que puedan revertir el difícil panorama que queda por el resto del año.

Pasó más de un año, 385 días exactamente, para que los Lions pudieran volver a conseguir una victoria como local, y como para darle dramatismo, lo consiguieron con un gol de campo de 59 yardas en el último segundo. El partido comenzó de la mejor forma, con Stafford conectando pases largos para anotación, con D’Andre Swift corriendo y recibiendo para mover las cadenas, y con una defensa plantada que hasta el final del tercer cuarto sólo había cedido tres puntos. Pero nada es fácil para Patricia y compañía, y dejarían que el eterno Alex Smith inflara el pecho y condujera al equipo de la capital a empatar el partido, y cuando todo indicaba que se iba a OT, Chase Young cometió un error infantil en una infracción, que le dio vida a Detroit para lograr una victoria muy sufrida. Cuando los Lions miran la NFC norte, están a un solo partido de los Bears, ¿por qué no ilusionarse con un comeback? Soñar es gratis.

Cachetazo para los Panthers que, tras una primera mitad en donde mantuvieron la paridad con Tampa Bay, colapsaron y fueron superados por 23 puntos en el complemento. El único punto positivo en ataque fue que DJ Moore (cuatro recepciones, 96 yardas y un touchdown) cumplió con las expectativas, en una temporada en la que está siendo muy inconsistente. El equipo extraña a Christian McCaffrey, quien aún está en duda para jugar contra los Lions. Y en defensa, simplemente no hubo forma de detener al ataque potente de los Bucs, en un día en el que la estrella fue Ronald Jones (23 acarreos, 192 yardas, un touchdown), que consiguió un touchdown de 98 yardas por tierra. Con esta derrota, Carolina prácticamente ya no tiene esperanzas de clasificar a playoffs, en un año en el que la NFC está plagada de contendientes con buenos récords (si obviamos naturalmente a quien lidere la NFC Este, al menos de momento).

 

Derrota que duele y que preocupa. Los Broncos lucieron realmente mal, nada más y nada menos que frente a un rival divisional. La defensiva no hizo pie en ningún momento y permitieron 37 puntos por parte de una ofensiva que sin nombres rutilantes les provocó un sinfín de problemas. Igualmente, el principal problema está del otro lado del balón. La ofensiva tuvo enormes inconvenientes para mover el balón y las continuas decisiones erráticas por parte de Drew Lock llevan a cuestionar con justa razón, si el egresado de Missouri, es realmente la respuesta en la posición de QB. John Elway, quien alguna vez supo ser un gran QB, no se destaca particularmente por elegir buenos jugadores en esa posición en su rol de GM. Sumado a su pobre producción en el campo, tiene problemas para mantenerse sano y parece que va a perderse al menos una semana con una fractura en una de sus costillas. Final abierto en Denver.

Otra semana que pasa, otra actuación decepcionante para los Chargers. La verdad sea dicha, no eran favoritos frente a un equipo de Miami en alza y con grandes posibilidades de clasificar a playoffs. Justin Herbert tuvo una actuación floja, más allá de haber concretado las tres anotaciones de su equipo (dos por aire y la restante por tierra). Y la defensa ya no tiene pretensiones para frenar a nadie. El equipo sigue jugando, pero ya no compite, y, con el récord de 2-7 que actualmente ostenta, ya es casi cuestión de tiempo para quedar eliminado. Veremos si el equipo de Anthony Lynn puede retrasar este desenlace cuando se enfrente a los Jets (que actualmente están con marca de 0-9).

Atlanta viene de una semana de descanso, y Raheem Morris seguramente espera que este intervalo le permita a Julio Jones estar a punto y recuperar también a Calvin Ridley, ausente ante Denver por una lesión en el pie. Y no es para menos: los Falcons visitan a los Saints esta semana, y necesitarán a todos sus titulares sanos si quieren conseguir una victoria crucial que los mantenga con vida en esta temporada.

Buen triunfo para el equipo de Joe Judge, que tuvo una sólida actuación en general. Daniel Jones jugó su mejor partido de la temporada, y aunque no anotó por aire, sí consiguió 64 yardas y un touchdown por tierra. Wayne Gallman también dejó su marca en el partido, con otras dos anotaciones. La defensa, por su parte, mantuvo a raya a Philadelphia durante todo el juego y no le permitió pasar nunca al frente. Los Giants ahora marchan rumbo a su semana de descanso, en donde podrán recuperar fuerzas y jugadores de cara al partido contra Cincinnati en la semana 12.

Durísima derrota divisional que dejó un sabor amargo en Cincinnati. Burrow estuvo muy lejos de su mejor versión y si bien el clima fue un factor clave, afectaba a ambos equipos por igual y los de Zac Taylor no supieron sobreponerse a las dificultades que esto les ocasionaba. La defensiva no se presentó a jugar y Big Ben tuvo un día implacable. La ofensiva extraña horrores a Joe Mixon. Si bien el comité de RB generó casi 150 yardas por tierra, ninguno de ellos superó las 50 yardas por tierra. Mixon además de ser un gran jugador, acapara la atención de las defensivas rivales, y ante una gran unidad como la de Steelers, la ofensiva de Bengals se volvió predecible. Tal es así que Joey Burrow tuvo 40 intentos de pase. Aún así, el duelo de la próxima semana es un buen emparejamiento para volver a la victoria. Como lo decimos semana a semana, a pesar de que caigan en el ranking, no nos bajamos del barco de Joey.

Si les decimos que los Texans no sumaron un punto hasta que faltaban 5 minutos del último cuarto les decimos todo. Es cierto que Watson falló en cuarta y gol, y que hubo un gol de campo errado, de todas formas este ataque no termina de funcionar, aún con un mariscal que cumple y que no comete errores grave, del resto hubo poco por destacar. En defensa no encontraron la forma en todo el partido de lograr frenar a Chubb y Hunt, siendo que ambos sumaron más de 100 yardas por tierra, y lograron romper múltiples tackles a lo largo del juego. Es algo que ya venimos diciendo, pero hay pocos consuelos en esta temporada tan mala para los de Houston, que encima debieron ver a Hopkins hacer de las suyas en Arizona.

Semana de descanso en Dallas que llega en un momento, cuanto menos, necesario. Los dirigidos por Mike McCarthy acumulaban cuatro derrotas en fila y si bien venían levantando el nivel, ninguna racha negativa es buena. Las señales de vida que entregó este equipo suponen cierta tranquilidad en la gerencia y el staff de entrenadores ya que el mensaje es claro, a pesar de las derrotas. Los jugadores no “abandonaron” a sus entrenadores. Mucho se dijo sobre ciertos conflictos y que se hayan superpuesto a los mismos, habla de un equipo unido. Claro está que se necesitará mucho más que esto para ganar y el rival de la próxima semana viene encendido y en levantada. Los fanáticos empiezan a ver con buenos ojos un pick alto en el próximo draft. 

Otro heartbreaker para el equipo capitalino, que perdió por menos de una posesión por segundo partido consecutivo, y esta vez fue gracias a Matt Prater, que convirtió un gol de campo de 59 yardas sobre el final para darle la victoria a Detroit. Alex Smith, en su primer partido como titular en casi dos años (exactamente 728 días), estableció marcas personales en pases completos (38), intentos de pase (55) y yardas (390). Sin embargo, pese a su muy buen partido, Smith no pudo conseguir anotaciones. Antonio Gibson (13 acarreos, 45 yardas y dos touchdowns) y J.D. McKissic (ocho acarreos, seis yardas y una anotación) pudieron mantener a flote al equipo. Sin embargo, la defensa no pudo frenar a Matt Stafford, y seguramente se debe lamentar por esa falta de Chase Young en la última serie que le costó yardas cruciales antes del gol de Prater. A Washington ahora le espera el enfrentamiento contra Cincinnati, que viene de ser vapuleado por Pittsburgh.

Los Jaguars estuvieron cerca de dar la sorpresa y llevarse el triunfo frente a los Packers, a tal punto que iniciando el último cuarto tuvieron una ventaja de tres puntos, pero en el final la franquicia de Green Bay hizo valer su poderío y supo cerrar el partido. Jake Luton demostró ser un mariscal competente, aunque difícil que pueda mantener un rol como titular, James Robinson sigue siendo una de las sorpresas del año y será una de las piezas de la reconstrucción, que tendrá que hacer mucho del lado ofensivo. En defensa hicieron un buen trabajo frente a Aaron Jones, aunque por aire poco lograron frente a Aaron Rodgers, quien pasó para más de 300 yardas. A esta altura se debería festejar más un triunfo de los Jets que uno propio.

Los Jets entraron a su semana de bye con récord de 0-9, y con algo de ilusión tras estar al filo de obtener la victoria frente a los Pats, una de las grandes rivalidades de la división. Dado el nivel demostrado, no aparecen en el horizonte partidos que sean accesibles, o que los pongan como favoritos, por lo que deberán encontrar fuerzas de cualquier lado para impedir terminar el año con el récord de 0-16, aunque a efectos del draft no sería tan problemático.


Iván Lerro

Iván Lerro

Redactor y columnista. De Rosario, Argentina. Miro NFL desde el 2012, heredado por mi viejo. Amante de las ofensivas explosivas. Siendo Cowboy, no paro de renegar pero disfruto muchísimo este deporte. Lo vi en persona, y aseguro que lo disfrutas el doble. Me fascina no solo la liga en sí misma, sino todo lo que la rodea. Al día de hoy sigo tratando de convencer a mis amigos de que miren NFL.


Nicolás Pérez

Nicolás Pérez

Desde hace algunos años me podés encontrar en NFL Argentina en Twitter comentando partidos, y ahora me sumo a No Huddle para aportar mi granito de arena y ayudar a convertirlo en el medio líder en el deporte. Me volví aficionado al fútbol americano por casualidad, cuando me topé con el Super Bowl XLVI mientras hacía zapping una noche de verano. Tras aquel partido, comencé a seguir a los Patriots, a quienes les tuve simpatía porque perdieron en esa oportunidad. Pensé que era una buena opción, hasta que poco después me enteré que eran los más ganadores del momento... terminó siendo una gran decisión.


Alejo Vidal

Alejo Vidal

Economista de carrera, escritor por pasión. A los diez años mi viejo me regaló la 13 de Dan Marino y desde entonces el aqua y naranja corre por mis venas. Después de algunas temporadas de amor/odio, el deporte se convirtió en casi una obsesión. Me encanta analizar los Xs & Os y puedo invertir fácil 20 minutos de mi día mirando una sola jugada.


Cristian Saban

Cristian Saban

Cruzo el charco digitalmente hablando. Español, de Cádiz. Informático y diseñador gráfico autodidacta. De los Bears, no sé aún por qué. Ilusionando y agradecido de pertenecer a la familia de No Huddle.


Tribet