Tribet

Power Rankings: Semana 13

Jue 10 Dic, 2020 - 17:56hs

Entramos en el último cuarto de temporada y ya no quedan invictos. Hay equipos que sellaron su presencia en playoffs pero con el nuevo formato, irán hasta el final por esa tan ansiada semana de descanso. A continuación, te contamos cómo le fue a cada uno en esta semana 13.

Friendly reminder: No odiamos a tu equipo. Solo queremos hacerte enojar.

Juego bastante inusual para los Chiefs, que consiguieron una victoria peleada contra un rival que les hizo sufrir más de la cuenta. Patrick Mahomes (25/40, 312 yardas, touchdown) tuvo una actuación bastante tranquila y, pese a desperdiciar algunas chances en zona roja, el equipo finalmente consiguió su primera ventaja al final del tercer cuarto, ventaja que ya no cederían. Travis Kelce (ocho recepciones, 136 yardas, touchdown) y Harrison Butker (5/5 en goles de campo y 1/1 en puntos extra) demostraron otra vez por qué están en la élite de sus respectivas posiciones, y la defensa hizo su trabajo al limitar a Drew Lock a apenas 151 yardas, con dos touchdowns pero también dos intercepciones. Kansas City ya se aseguró un lugar en los playoffs, y ahora solo le queda buscar el primer sembrado y la fecha de descanso, algo que parece más posible que nunca luego de que los Steelers perdieran su invicto frente a Washington.

Batacazo en Pittsburgh. Luego de 11 semanas invicto, los de Tomlin finalmente perdieron su primer partido. Es cierto que hace semanas que no tenían un nivel dominante pero aún así les alcanzaba para ganar. El poderío ofensivo se hacía continuamente presente y lograron llevarse cada uno de los cotejos. Sin embargo, el equipo de la capital jugó un gran partido y le dio un cachetazo de realidad a estos Steelers. Nunca es bueno perder pero acarreando un invicto tan largo, es preferible que llegue ahora y no más adelante cuando los playoffs estén en marcha. Los Dolphins del ‘72 continúan siendo los únicos en hacerse con la hazaña de finalizar la temporada invictos.

Triunfo cerrado frente a unos Falcons que nunca dejaron que el marcador se les escapara demasiado. En ataque, Taysom Hill (27-37, 232 yardas, dos touchdowns; 14 acarreos, 83 yardas terrestres) demostró finalmente que puede tener una sólida performance por aire y que no es solamente piernas. Alvin Kamara (16 toques, 97 yardas, anotación) volvió después de tomarse un descanso de un partido sin un touchdown, y Michael Thomas (nueve recepciones, 105 yardas) ya cada vez más se parece de nuevo a aquel receptor que aterrorizaba a todos sus rivales. Por su parte, la defensa no repitió la soberbia actuación del primer partido contra Atlanta, pero limitó a su ataque lo suficiente y evitó que Matt Ryan pudiera ganarlo en la última serie del juego. Con un lugar en postemporada ya asegurado, a los Saints solo les queda mantener el sembrado, y ahora les espera un partido contra Philadelphia que no debería darles demasiados sobresaltos.

Visita de riesgo a San Francisco (jugado en Arizona) porque los resultados de rivales directos no habían sido favorables. A Josh Allen no le pesó la responsabilidad y volvió a tener un juego espectacular con casi 400 yardas y 4 anotaciones, apoyado además en un juego terrestre que consiguió las yardas difíciles cuando eran necesarias. La única situación de riesgo fue a comienzo del primer cuarto cuando un fumble dentro de la yarda 5 propia cedió posesión y luego 6 puntos. La defensa pudo contener al ataque terrestre de SanFran, y en la medida que el resultado se fue ampliando, obligaron a Nick Mullens a pasar, algo que no es el fuerte, y en esta ocasión terminaría con dos intercepciones. En definitiva el resultado parece más apretado por los puntos en tiempo basura, pero la victoria fue total. Con el desempate a favor de Buffalo vs Miami y con tres partidos en juego parece difícil que se le escape la AFC Este.

Necesaria victoria para lo que resta de la temporada. Los Packers sufrieron más de la cuenta ante un débil rival pero supieron llevarse el partido sobre el final, tal como los grandes equipos lo hacen. Aaron Rodgers se convirtió en el QB que más rápido llegó a lanzar 400 TDs y demuestra lo que vale para esta franquicia. Aaron Jones no tuvo una tarde sencilla pero hizo el TD que sentenció el partido. Davante Adams es un dolor de cabeza para cualquier defensiva. Y hablando de esta unidad, los de Pettine se pasaron la tarde en el backfield de Philadelphia e incluso provocaron que Doug Pederson terminara sentando a Carson Wentz. El último cuarto de temporada debería dejarlos en lo alto de la NFC y ganarse una semana de descanso.

Los Rams consiguieron un triunfo categórico frente a los Cardinals que los coloca en la cima de la NFC Oeste. Esta vez no hubo problemas serios en la entrega de balones y se notó en el marcador final. En ataque Goff tuvo un gran partido dentro y fuera de la bolsa y no tuvo problemas en encontrar a Woods o a Kupp, el ataque terrestre volvió a funcionar muy bien, a punto tal que consiguieron dos anotaciones además del sneak del QB con un Cam Akers que puede ser la solución en la posición a futuro. En defensa lograron contener a Kyler todo el partido, y ya sobre el final cuando el resultado era muy desfavorable lo terminaron de liquidar con un fumble en zona roja rival, y un pick six. Otro equipo irregular en la NFC Oeste y ya no es sorpresa, con un calendario complicado en lo que queda hasta el final.

Luego de un arranque de temporada prometedor los Seahwaks entregaron una montaña rusa de emociones y de inconsistencia. En la previa, jugar con los Giants de local debería haber sido un trámite, sobre todo porque el visitante llegaba sin su mariscal titular, pero en la NFL nadie regala nada. El dato curioso es que en esta oportunidad fue el ataque el que perjudicó a la defensa, algo contrario a lo que venía ocurriendo, ya que Carroll encontró la manera de frenar a los Giants que más allá de algunas corridas explosivas no hicieron demasiado, e incluso los dejaron en 0 en los primeros dos cuartos. El problema fue que el ataque sumó sólo 3 puntos en la primera mitad, y eso le dio vida a los de Nueva York, que con tan solo 17 puntos se llevaron el partido. Los Hawks quedaron por debajo de los Rams y deberá ganar sí o sí los próximos dos partidos frente a Jets y Washington si quiere llegar con chances al final.

Los Titans llegaron dormidos a un partido que se les hizo cuesta arriba demasiado rápido, aunque casi consiguen el milagro. La primera mitad fue para el olvido, no pudieron establecer el juego terrestre de forma temprana y las entregas de balón en downs o por turnover empezaron a aparecer temprano en el juego. Del otro lado, cada intento en tercer down por parte de los Browns y de Mayfield, que tuvo un partido excepcional, parecían conversiones automáticas y la defensa no pudo salir del campo ni lograr detenciones en zona roja. La segunda mitad fue difícil, ya que la diferencia obligó a pasar, y aunque Tannehill no lo hizo mal, no fue suficiente, sobre todo porque las entregas de balón por errores propios se siguieron acumulando. El resultado termina siendo algo mentiroso, aunque mostró el carácter del equipo hasta el final. La sur de la americana está abierta porque Colts ganó, y este equipo no se podrá dar el lujo de llegar dormido a sus partidos de acá en adelante.

Tantas veces hemos caído sobre los hombros de Stefanski y Baker Mayfield que en esta oportunidad, no queda más que sacarse el sombrero ante ellos. Cleveland es cosa seria. El cotejo de la semana pasada frente a Titans es una muestra de ello. Golpearon justo en la cara a los de Vrabel que venían con cierto momentum y se llevaron un gran partido. Baker tuvo su mejor partido de la temporada y la defensa dominó la mayor parte de la tarde. Si bien el resultado final denota que fue ajustado, lo cierto es que los Browns dominaron de principio a fin y merecieron sin duda alguna, llevarse el partido. Myles Garrett volvió al emparrillado y volvió a demostrar que es elite y además se llevó el premio al Walter Payton Man of the Year.

Los Bucs vuelven de su semana libre y el duelo de esta semana se ha vuelto mucho más importante de lo esperado: su rival, Minnesota, le ganó a los Jaguars en tiempo extra para mejorar su marca a 6-6 y hacerse, por el momento, con la última plaza de postemporada, al menos por el momento. Con los Cardinals por detrás de los Vikings, que también están 6-6, y los Bears, Lions, Niners y Washington apenas más atrás con marca de 5-7, es vital para Tampa Bay ganar para generar un poco más de distancia frente a sus perseguidores inmediatos.

En un día un tanto particular para ver NFL, los Ravens volvieron a lucir bien. Del otro lado tenían un rival completamente dócil y aunque puede interpretarse como una ventaja, supieron aprovecharla de gran manera. Semanas atrás, criticamos duro a este equipo por no estar a la altura, por no funcionar a un alto nivel y aprovecharse de las debilidades del rival, es caminar por la senda correcta. Lamar Jackson tuvo una gran noche y el juego terrestre se impuso en todo momento. La defensiva de a poco recupera a sus baluartes más importantes pero está lejos de su mejor versión. El sprint final por la división y la clasificación a playoffs puede ser una inyección motivacional importantísima para los de Harbaugh.

El partido fue una historia de dos mitades, en la primera se impusieron las ofensivas, en la segunda las defensivas, y la de Colts aprovechó un error de Watson para cerrar el partido. Duelo divisional de visitante y con la derrota de Titans hacen que el combo sea completo para los Colts que siguen en la pelea de play-off y del título divisional. El ataque fue eficiente en la primera mitad y consiguieron sumar puntos, en la segunda se basaron en Jonathan Taylor que tuvo un gran partido, y perdieron una chance de oro dentro de la 5 rival. En defensa le llegaron mucho a Watson, incluso logrando un safety, y recuperaron el balón tras un fumble para cerrar el partido. Se viene una seguidilla de partidos complicados, pero quien dice que llegar a enero es fácil.

Miami ganó en un partido con varios roces y se sigue ilusionando con no perderle pisada a los Bills. La defensa fue una vez más la marca registrada del equipo de Flores, que cedió una jugada de anotación de 75 yardas y prácticamente nada más en todo el partido, y sobre todo en la segunda mitad donde le llegaron mucho a los mariscales y acumularon seis capturas. En ataque fue un equipo sin sabor en la primera mitad, pero en la segunda Tua y compañía levantaron el tempo y la historia fue otra, aunque dentro de zona roja le sigue costando sumar de a seis, y una vez más hubo un fumble de un corredor, en caso contrario el marcador hubiera sido bien abultado. La próxima semana será en casa contra el campeón defensor, que pondrá a prueba para que está la franquicia del sur de la Florida de acá hasta el final.

El “tank for Trevor Lawrence” fue tan evidente que le permitió enfilar el paso a los playoffs a este equipo de Jon Gruden. Los Raiders jugaron un mal partido, no hay excusa para ello. Se enfrentaron al peor equipo de la liga y sufrieron más de la cuenta. La ausencia de Josh Jacobs fue brutal para este equipo y si bien Derek Carr tuvo un buen partido, la esencia de la ofensiva es correr el balón y no pudieron hacerlo en ningún momento. Del lado defensivo la buena noticia es que Clelin Ferrell tuvo un buen partido y será importante que mantenga su nivel de cara a lo que viene. Una vez sanos, es vital que Gruden encarrile nuevamente a su equipo.

Minnesota ganó el partido que tenía que ganar. Podremos discutir, y con razón, el hecho de que fueron a tiempo extra con los Jaguars pero, este clase de encuentros definen la actitud de un equipo. Son partidos que hay que ganar o ganar. Justin Jefferson demuestra partido a partido que será un gran WR en esta liga. Dalvin Cook tuvo una gran tarde y Cousins supo mover el balón de manera correcta. La defensiva no la tuvo fácil y sufrió de más frente a unos Jags que no tienen demasiado poderío ofensivo. El último cuarto de temporada no será nada sencillo y deberán construir sobre este triunfo.

Los Cards volvieron a decepcionar y dejaron escapar otra gran chance de imponerse en la división. Este equipo sufre cada vez que deben ganar con el brazo de Murray. Resulta increíble dada la precisión de este último y la calidad de WRs que tiene a su alrededor pero Kingsbury no logra ponerlo en posición de ganar. La defensiva mermó por completo ante el poderío de Rams e hizo agua por todos lados. Todavía restan algunos partidos que deberían de ganar sin inconvenientes y sobre todo, dos duelos divisionales. Es momento de volver a brillar.

Espectacular victoria de los Patriots frente a un rival totalmente devaluado, contra el cual consiguieron su mejor performance colectiva. Cam Newton lanzó menos de 100 yardas por aire, pero consiguió un touchdown por esa vía y dos más por tierra. El juego terrestre nuevamente estuvo afinado, con 165 yardas en 43 acarreos. La defensa estuvo inspirada, consiguiendo tres capturas y dos intercepciones contra Justin Herbert. Y, en equipos especiales, Devin McCourty consiguió devolver un gol de campo bloqueado para touchdown, y Gunner Olszewski tuvo su propio touchdown en una devolución de despeje de 70 yardas (además de tener otra anotación por aire en el último cuarto). New England consiguió nivelar su récord a 6-6, y el próximo juego contra los Rams, el jueves por la noche, es crucial para mantener sus aspiraciones de llegar a playoffs.

Derrota dolorosa porque tras la victoria de la última semana había ilusión de recuperación, y además podía ponerlos en la carrera de playoff. Del otro lado se encontraron con un Josh Allen al que no tuvieron respuestas, y en las pocas ocasiones que le pudieron hacer llegar la presión, supo salir bien de la bolsa y seguir ganando yardas. El juego terrestre nunca terminó de funcionar bien, y en la medida que requirieron de Nick Mullens no tuvo respuestas para mantener el ritmo del mariscal rival. Matemáticamente no hay nada perdido, aunque la ilusión quedó un poco más lejos, y a eso debemos sumarle que no se vislumbra el retorno de Jimmy G o George Kittle en el corto plazo.

Que difícil resulta describir a este equipo. Justo cuando creíamos que Trubisky podía tener una chance más en esta liga, tuvo un balón suelto costosísimo que puso a su equipo en posición de perder el partido en el ocaso del partido. Nobleza obliga, el resto de la tarde movió el balón de manera interesante pero como en gran parte de la temporada, les faltó un poco más para llevarse este duelo divisional. La defensiva tantas veces reconocida, permitió 34 puntos a manos de unos Lions que no contaban con su WR1 ni RB1. Nagy hace rato está en el asiento caliente pero con estas actuaciones de su equipo, uno supone que incluso tiene ganas de irse. Esa cantidad de partidos ganados, será contraproducente para este equipo de cara al próximo draft.

Semana de descanso para Carolina que, con marca de 4-8, se encuentra en la posición 14 en la conferencia, y necesita de varias combinaciones de resultados, además de ganar todo lo que le queda en el año, para tener chances de llegar a playoffs. Por lo pronto, recibirán a Denver, un rival relativamente accesible.

Milagrosa victoria de los Giants frente a un rival de peso como Seattle. El milagro no se dio tanto por el lado de la defensa, que viene mejorando semana a semana y contuvo a Russell Wilson a apenas 263 yardas aéreas, 45 por tierra, un touchdown y una intercepción; más bien, el milagro es porque los Giants lo ganaron con Colt McCoy (13/22, 105 yardas, touchdown e intercepción), un mariscal que había conseguido su última victoria en ¡2014! Fue fundamental el aporte de Wayne Gallman (16 acarreos, 135 yardas) y Alfred Morris (ocho acarreos, 39 yardas, touchdown) para mantener a flote al equipo en un duelo de pocos puntos. Gracias a este triunfo más que improbable, el equipo de Joe Judge mantiene la punta en la NFC Este al menos por esta semana, y les tocará un juego ante otro rival duro, aunque en baja, como Arizona.

¡Batacazo! Washington consiguió una de las hazañas de la temporada: arrebatarle el invicto a unos Steelers que parecían totalmente imparables. Y el crédito es doble si consideramos que Antonio Gibson debió salir lesionado en el primer cuarto. Tras su baja, el ataque terrestre esencialmente se estancó, y Alex Smith, de partido aceptable, obtuvo buenos rendimientos de parte de Logan Thomas (nueve recepciones, 98 yardas, touchdown), Cam Sims (cinco recepciones, 92 yardas) y J.D. McKissic (10 recepciones, 70 yardas) para conseguir yardas. La defensa hizo un brillante trabajo en cubrir bien las rutas de los receptores y mandar la suficiente presión a Ben Roethlisberger como para forzarlo a lanzar principalmente pases cortos. Y, cuando tuvieron la oportunidad, consiguieron el turnover decisivo y capitalizaron. El equipo de Ron Rivera mantiene empatado su récord con los Giants (aunque están en segundo lugar porque estos ganan el desempate), y en el próximo partido se enfrentará a los Niners.

En la segunda mitad la ofensiva no pudo anotar puntos y eso decretó la derrota en este duelo divisional. La defensa de Texans hizo un gran partido para contener a Rivers y compañía, con un partido de JJ Watt impecable que tuvo 4 tackles para pérdida y una captura. En ataque la historia fue otra, sobre todo en la segunda mitad donde Watson tuvo que retener demasiado tiempo el balón y le pegaron mucho, más un error clave con el centro que derivó en un fumble dentro de la yarda 5 rival, en una anotación que hubiera sido victoria para Texans. 4-8 en una temporada que los fans esperarán poder borrar rápidamente.

Este equipo pareciera que necesita ir perdiendo para poder revertir marcadores y poder ganar. En un partido en el que Chicago parecía poder quedarse con algo de comodidad con la victoria, llegó el strip fumble a Mitch Trubisky dentro de la yarda 10 con menos de dos minutos en el reloj y AP, quien más, capitalizó para poner el equipo al frente. La defensa no pudo parar el ataque terrestre, pero sin embargo lo hizo cuando más importó en cuarta y corto para recuperar el balón y cerrar el partido. Primera victoria luego de la salida de Patricia y un triunfo que tiene algo de gusto a revancha por lo que había ocurrido en el primer partido en Detroit.

El partido del SNF deja varias conclusiones para Vic Fangio y John Elway de cara a la próxima temporada. Si bien aún hay chances matemáticas de colarse en los playoffs, es muy difícil que esto suceda. Por lo tanto, bien podrían comenzar con las evaluaciones para la próxima temporada. Entre ellas se destaca la necesidad de un QB. Es apenas el segundo año de Drew Lock pero demostró no estar a la altura. Comete demasiados errores y algunas lecturas nos dejan rascándonos la cabeza. Del lado defensivo, la vuelta de Von Miller y alguna otra pieza más, pueden hacer una unidad de elite. Aún así, Fangio no puede descuidarse en este último cuarto de temporada y debe demostrar que merece seguir siendo el head coach de este equipo en el 2021.

Derrota dolorosa para los Falcons, que mejoraron su nivel respecto al primer encuentro contra los Saints y estuvieron a un Hail Mary de conseguir la victoria sobre el final. Matt Ryan (19/39, 273 yardas, touchdown y fumble perdido) no tuvo su mejor actuación, pero hizo lo suficiente como para darle la oportunidad de sumar puntos a su prolífico pateador, Younghoe Koo (3/3 en goles de campo, incluido uno de 53 yardas y 1/1 en puntos extra). Crédito especial para Calvin Ridley (cinco recepciones, 108 yardas) y Julio Jones (seis recepciones, 94 yardas) que tuvieron un buen partido pese a no anotar. La defensa mejoró lo suficiente como para permitir apenas 21 puntos a una de las mejores ofensivas de la liga, pero lamentablemente no alcanzó. El equipo de Raheem Morris ahora se enfrentará a unos Chargers que acaban de ser eliminados por los Patriots.

Peor final que este no podían haber tenido los Chargers: eliminados de playoffs por paliza en su casa, con blanqueada incluida. En un juego en el que casi todo tenía que salir bien, no hubo nada que no saliera mal: Justin Herbert (26/53, 209 yardas, dos intercepciones) tuvo su peor partido del año, el juego terrestre no tuvo más oportunidades por el marcador abultado, la defensa fracasó en detener a los Patriots, especialmente por tierra, y en equipos especiales, Michael Badgley erró un gol de campo y le bloquearon otro para touchdown, a la vez que permitieron una segunda anotación en una devolución de despeje. La franquicia ya avisó que no decidirá nada respecto al futuro del HC Anthony Lynn hasta después de terminada la temporada, pero es imposible no pensar que ya se trata de un fin de ciclo… que, por otro lado, tardó demasiado en llegar.

Green Bay le dio un duro golpe de realidad a unos Eagles que ven como la oportunidad de clasificar a la postemporada se va esfumando cada vez más. El trío de Aaron Rodgers (25/34, 295 yardas y tres touchdowns), Aaron Jones (15 acarreos, 130 yardas, anotación) y Davante Adams (10 recepciones, 121 yardas, dos touchdowns) sencillamente fue demasiado para la defensa de los Eagles, que fue lo único que anduvo relativamente bien. El golpe de timón con Jalen Hurts (5/14, 109 yardas, touchdown e intercepción) en reemplazo de Carson Wentz (6/15, 79 yardas) no resultó como Doug Pederson esperaba, pero aún así el HC ya indicó que le dará una oportunidad al novato como titular. Resta saber si estos manotazos de ahogado funcionen cuando los Eagles vayan a visitar a los Saints, punteros de la conferencia.

Noche más que oscura para los Cowboys. La defensa permitió casi 300 yardas por tierra y no le dieron chance alguna a Dalton y el resto de la ofensiva. La unidad liderada por Mike Nolan es un completo desastre. Podemos atribuirle la culpa a jugadores y entrenadores por igual. Hay lecturas inentendibles y diseños complicados. Lo cierto es que nada parece mejorar y Nolan probablemente se encuentre buscando trabajo en la temporada baja, al igual que varios de los que hoy son titulares en su defensiva. La ofensiva movió de manera interesante el balón pero Greg Zuerlein no pudo capitalizar estos avances errando varios FGs. El cierre de temporada no es sencillo y el pick en el top-5 del próximo draft es una posibilidad cada vez más latente.

Lo decíamos hace una semana, la temporada de Cincinnati está prácticamente terminada. Esta nueva derrota los deja cada vez más cerca de un pick en el top-3 del próximo draft. Zac Taylor deberá hacer una evaluación incisiva en el roster de cara a la próxima temporada. Los problemas de disciplina mostrados frente a Miami no pueden repetirse. Es entendible la impotencia de no ser el equipo que quisieran y encontrarse en una situación adversa con tu QB1 fuera el resto de la temporada pero no sirve de excusa para tener esas actitudes. Los Bengals están en completa reconstrucción y Taylor, junto con Paul Brown, tienen una ardua tarea por delante.

Otra "casi victoria" al igual que ante Browns, aunque en el tiempo adicionado no pudieron cerrar el partido. Muchos dicen que de las vacantes de GM la de JAX es la más atractiva, y eso no es sólo por el poder de fuego que tendrá esta temporada baja, sino porque hay varias posiciones que con un poco de desarrollo de jugadores jóvenes pueden ser sólidas. La prioridad para Jaguars será encontrar al nuevo mariscal franquicia, que tras los intentos fallidos de Bortles y Foles no han tenido respuesta en la posición más importante de este deporte. Si sigue jugando así es posible que JAX pueda conseguir una victoria más antes de que termine el campeonato.

Que la organización quiere el primer pick del draft parece claro y no sorprende, pero que el HC y los jugadores acompañen es raro. Cómo no hablar de tanking cuando por primera vez parecía que los Jets rompían el embrujo y podían ganar un partido, pero a falta de segundos en el reloj dejaron sólo a un receptor dentro de la zona de anotación y Derek Carr lo aprovechó. Cualquier análisis pareciera ser impensado para este equipo que sólo quiere perder, quizás resaltar que no le encontraron respuestas a Waller que tuvo un día histórico, que el ataque por tierra lució fenomenal, y que volvieron las anotaciones por aire y por tierra tras una larga sequía. Mirando el calendario es difícil imaginar una victoria, aunque cosas más impensadas ya han ocurrido en esta liga.


Iván Lerro

Iván Lerro

Redactor y columnista. De Rosario, Argentina. Miro NFL desde el 2012, heredado por mi viejo. Amante de las ofensivas explosivas. Siendo Cowboy, no paro de renegar pero disfruto muchísimo este deporte. Lo vi en persona, y aseguro que lo disfrutas el doble. Me fascina no solo la liga en sí misma, sino todo lo que la rodea. Al día de hoy sigo tratando de convencer a mis amigos de que miren NFL.


Nicolás Pérez

Nicolás Pérez

Desde hace algunos años me podés encontrar en NFL Argentina en Twitter comentando partidos, y ahora me sumo a No Huddle para aportar mi granito de arena y ayudar a convertirlo en el medio líder en el deporte. Me volví aficionado al fútbol americano por casualidad, cuando me topé con el Super Bowl XLVI mientras hacía zapping una noche de verano. Tras aquel partido, comencé a seguir a los Patriots, a quienes les tuve simpatía porque perdieron en esa oportunidad. Pensé que era una buena opción, hasta que poco después me enteré que eran los más ganadores del momento... terminó siendo una gran decisión.


Alejo Vidal

Alejo Vidal

Economista de carrera, escritor por pasión. A los diez años mi viejo me regaló la 13 de Dan Marino y desde entonces el aqua y naranja corre por mis venas. Después de algunas temporadas de amor/odio, el deporte se convirtió en casi una obsesión. Me encanta analizar los Xs & Os y puedo invertir fácil 20 minutos de mi día mirando una sola jugada.


Cristian Saban

Cristian Saban

Cruzo el charco digitalmente hablando. Español, de Cádiz. Informático y diseñador gráfico autodidacta. De los Bears, no sé aún por qué. Ilusionando y agradecido de pertenecer a la familia de No Huddle.


Tribet