Tribet

Power Rankings: Semana 15

Jue 24 Dic, 2020 - 09:26hs

Con la Navidad a la vuelta de la esquina, muchos equipos esperan encontrar los playoffs debajo del árbol y asegurar la clasificación sin depender de otros resultados. Este fin de semana definirá el futuro de varios equipos y en No Huddle te vamos a contar cómo llegan a este partido.

Friendly reminder: No odiamos a tu equipo. Solo queremos hacerte enojar.

Golpe de autoridad para el equipo de Andy Reid, que pudo resistir sobre el final para llevarse un peleado juego ante un rival de peso como Nueva Orleans. A Patrick Mahomes (26/47, 291 yardas combinadas y tres pases de touchdown) le costó, pero tuvo un desempeño relativamente eficiente e hizo las jugadas necesarias para que su equipo anotara. Travis Kelce (ocho recepciones, 68 yardas, touchdown) y Tyreek Hill (seis recepciones, 53 yardas, touchdown) no pusieron sus números habituales, pero respondieron como siempre. Crédito también para la defensa, que fue responsable de que Drew Brees tuviera, quizás, su peor desempeño de la temporada. Lo único que deberán lamentar es la baja de Clyde Edwards-Helaire (14 acarreos, 79 yardas), a quien intentarán resguardar para que se recupere a pleno y vuelva en enero. Si los Chiefs le ganan a los Falcons, se asegurarán el primer sembrado de la Conferencia Americana, el descanso en primera ronda y la localía durante los playoffs.

Lo decíamos semanas atrás, el cierre de temporada de Green Bay es sencillo, al menos en los papeles. El partido del sábado por la noche, no fue más que eso. Los de LaFleur se llevaron el triunfo sin inconvenientes, más allá de una pequeña remontada que intentó Carolina, ya sobre el final del partido. También es importante destacar que la ofensiva no tuvo su mejor actuación y cuando la defensiva pasa mucho tiempo en el campo, sufre. Es algo a corregir por este conjunto de cara a los playoffs. De ganar en SNF y los Seahawks perder su partido, los Packers amarran el primer lugar en la NFC y aseguran la semana de descanso.

Después de 25 años y tras aplastar a los Broncos los Bills se vuelven a quedar con la corona de la AFC. Un arranque de temporada a todas las revoluciones, algunas inconsistencias y un juego terrestre inestable de por medio, pero los Bills parecen nuevamente encaminados a ser uno de los máximos contendientes para disputar el próximo Super Bowl. Josh Allen brilló una vez más y sumó cuatro anotaciones, dos por aire y dos corriendo, sumado al TD de Singletary y los puntos defensivos le permitieron marcar 48 puntos sobre la defensa de Vic Fangio. Ahora sólo quedará intentar disputar el primer sembrado, o bien comenzar a prepararse física y mentalmente para los siempre difíciles partidos de post-temporada.

Pocas victorias le están resultando fáciles a Seattle, aunque salió airoso en una visita de riego, y los Jets le dieron una mano gigante. Es cierto que el Washinton Football Team no era el rival más duro, pero llegaba primero en su división y necesitaba la victoria para seguir liderando, sin embargo la defensa de Seattle le cerró todas las puertas de Dwayne Haskins que no tuvo un buen partido y no lo dejaron respirar en los primeros 3 cuartos. En ataque no brilló la explosividad a la que nos tienen acostumbrados, pero el juego por tierra fue más que suficiente para asegurar la victoria que en el marcador luce más ajustada de lo que en realidad fue. La gran noticia llegó desde Los Ángeles, ya que los Jets derrotaron a los Rams, y con el triunfo se aseguraron en esta semana el liderazgo de la NFC Oeste, aunque a no relajarse, porque este Domingo deberán recibir a McVay y compañía.

Nos cansamos de decirlo, pero los Titans tienen una fórmula para el éxito, que cuando logran ejecutar parecen imparables. Juego por tierra con Derrick Henry, play action y jugadas explosivas con el brazo de Tannehill, y un AJ Brown duro de llevar al piso, esta semana se sumó a la fiesta Corey Davis con un TD de 75 yardas, y el mariscal sumó de a seis por duplicado con sus piernas. En defensa contuvieron a Stafford y fueron una maquina de generar fumbles, con tres en total, dos de lo cuales conseguirían recuperar. Colts no le pierde pisada, y queda la visita a Packers y los Texans en casa, conseguir las dos victorias será clave para tener el primer juego en de Wild Card como local.

Derrota un tanto sorpresiva para el equipo de Sean Payton. No porque no pudiera darse frente a un equipo como los Chiefs, sino por cómo se dio el trámite inicial del juego. Drew Brees (15/34, 234 yardas, tres touchdowns e intercepción) empezó jugando muy mal (con sus primeros seis pases incompletos y la mencionada intercepción) y, aunque se recuperó con tres anotaciones, en pocas ocasiones pudo generar ritmo ofensivo y jugar cómodo. La defensa pudo limitar en cierta medida a Patrick Mahomes en la primera mitad, pero no tuvo respuestas para un juego terrestre que consiguió 179 yardas y un touchdown. Con esta caída, los Saints quedaron a un juego por detrás de los Packers en la búsqueda por el primer sembrado de la Nacional, y ahora deberán ganarle a los Vikings para no perderles pisada.

Derrota divisional que deja un mensaje claro para el equipo de Tomlin: de esta manera, no llegarán lejos. Es sumamente preocupante la actuación de este último MNF ya que se acentúan cada vez más las deficiencias de este equipo. Si bien se vio alguna esperanza en el juego terrestre, continúa siendo una deuda por parte de la defensiva. Así mismo, el hecho de no haberse impuesto sobre el débil rival que les tocó enfrentar, preocupa aún más dado que los playoffs están cada vez más cerca y los rivales serán de un calibre mucho mayor que los propios Bengals. La defensa, la unidad más fuerte de este equipo, no pudo frente al tercer QB del equipo de Cincinnati. Pocas veces hemos visto un equipo que juegue tan mal teniendo este récord.

Se despertó un gigante y preocupa a más de uno en la AFC pero sobre todo en la división norte de esta misma conferencia. Con Steelers en caída libre y a tan solo dos partidos de Browns, el equipo de Harbaugh tiene chances concretas de llevarse la división y por supuesto, colarse a los playoffs. Lamar levantó muchísimo el nivel en estas últimas dos semanas y con él, el equipo completo. La defensa, con varios titulares fuera por lesión, tuvo un gran partido. De mantener este envión las próximas semanas, los Chiefs tienen un serio contendiente en la conferencia.

El sueño de los playoffs está más cerca y ganar la división es una posibilidad cada vez más latente. Cleveland cumplió con su trámite en la gran manzana y se llevó el SNF sin despeinarse. La defensa se hizo grande y permitió tan solo seis puntos. El ataque, liderado por el mismo Baker Mayfield, tuvo una noche discreta pero suficiente para establecer una diferencia contundente. Stefanski es el gran artífice del éxito de este equipo y merece todo el reconocimiento pero también es cierto que estos mismos jugadores, hasta hace unos años, perdían partidos insólitos. En Cleveland se respiran aires distintos y de una vez por todas, parecería que finalmente encausaron este barco.

Más allá de la remontada conseguida, a los Bucs les debería preocupar que llegaron a estar abajo por 17 puntos al medio tiempo contra un rival mediocre como Atlanta. Este tipo de errores se pueden permitir en temporada regular, pero suelen ser fatales en la postemporada. Brillante actuación de Tom Brady (31/45, 390 yardas, dos touchdowns), que nuevamente fungió como verdugo de los Falcons y le dio la victoria a Tampa Bay. Leonard Fournette (65 yardas combinadas, dos touchdowns por tierra) tuvo un aporte clave, y Antonio Brown (cinco recepciones, 93 yardas, touchdown) tuvo su primera anotación del año. Los Bucs tienen casi asegurada su clasificación a playoffs, y pueden lograrlo si derrotan a Detroit.

Final para el infarto en Indianápolis donde un fumble desde la yarda dos permitió asegurar el triunfo frente a un rival divisional. Este equipo pareciera estar encontrando su mejor versión desde hace ya más de un mes, habiendo ganado 5 de los últimos 6 partidos disputados, y generando esperanza no sólo de llegar a Wild Card, sino de poder ser un contendiente por la Americana, con el título de la AFC sur todavía en juego. La línea ofensiva mejoró y eso está dando aire al ataque terrestre, y a un Rivers que parece sentirse cada vez más cómodo. Final abierto aún, pero con un calendario que asoma más accesible respecto de los Titans está todo por jugarse.

Quizás el upset más grande que hayamos visto a lo largo de la temporada, los Rams cayeron como locales ante los Jets. Desde este espacio venimos mencionando que el ataque de Rams es una montaña rusa semana a semana y que es difícil saber con qué versión uno se va a encontrar, y esta vez no fue claramente la más brillante. Es cierto que desde los números Goff no tuvo un mal partido pero le costó, sobre todo en la primera mitad, encontrar consistencia para poder mover las cadenas y en varias ocasiones debió enfrentar tres y muy largo. La defensa tuvo un buen partido, frenando a Darnold cuando tuvo posesiones con buen inicio en el campo de juego, sin embargo en el final no pudieron detener a Gore que terminó matando el reloj. Derrota que duele y mucho porque Rams pierde la punta de la Oeste, aunque tendrá rápidamente revancha ya que esta semana enfrentará a los Seahawks.

Miami se recuperó de la derrota ante Chiefs y consiguió una necesaria victoria para poder mantenerse en puestos de playoff. Esta claro que la disputa por clasificar a post temporada dentro de la americana irá hasta la última semana y 10 victorias pueden no ser suficiente para dar el gran paso, por lo que los Dolphins no deberán relajarse en su visita a Raiders. La victoria frente al rival divisional estuvo basado en una férrea defensa que cede yardas pero que no cede puntos, y pudo mantener a Cam Newton fuera de la end zone. En ataque apareció por primera vez el juego por tierra, y Ahmed sumó más de 100 yardas para allanarle el camino a un Tua que pinta bien pero aún no termina de deslumbrar. 

Laboriosa victoria de los Cards. Quizás sufrida más de la cuenta. En un partido que debió ser más sencillo para los de Kingsbury, debieron esperar casi hasta último momento para hacerse con el triunfo. Kyler Murray y DeAndre Hopkins tuvieron un partidazo y fueron los grandes artífices de la victoria. La defensiva había arrancado el partido de gran manera y terminaron sufriendo frente al novato Jalen Hurts que hizo sufrir hasta el final a la unidad comandada por Vance Joseph. El cierre de temporada es frente a dos rivales divisionales y si Arizona quiere clasificar a playoffs y no depender de nadie más, tiene que ganar ambos encuentros. Dos finales, la primera frente a San Francisco.

¡Atención! Lo próximo que vas a leer, es sumamente cierto: Los Bears lucieron realmente bien por segunda semana consecutiva. Y lo hicieron, nuevamente, con Trubisky al mando. A lo largo de la temporada, hemos visto equipos que lograron sorprendernos para bien y para mal, pero luego terminaron mostrando lo que realmente son. No obstante, ninguno estuvo o está a la altura de este equipo de Chicago. Resulta difícil de entender como de una semana a otra, es todo tan distinto. Por fortuna (o no), volvieron a ganar y mantienen firme la chance de clasificar a playoffs. Como consecuencia de esta eventual clasificación, probablemente Nagy mantenga su trabajo y Trubisky encuentre algún equipo desesperado por ayuda en la posición de QB y sin un pick alto en el próximo draft. Nobleza obliga, los Bears están jugando muy bien.

Las Vegas es la ciudad del dinero, de los casinos y ¿por qué no también, de las montañas rusas? Los de Gruden son justamente eso: una montaña rusa. El encuentro del último TNF de la temporada no hizo más que demostrarlo. Si bien es cierto que sufrieron la lesión de su QB titular en la primera serie ofensiva del partido, Marcus Mariota, lució realmente bien y supo mover el balón de manera correcta. Sin embargo, la defensa no pudo frenar en ningún momento a Justin Herbert que fue implacable y como si fuera poco, de los laterales tomaron decisiones más que discutibles. La defensa de Chargers no tuvo respuesta en toda la noche para el juego terrestre y justo cuando tenían el partido en el bolsillo, podían consumir el reloj para no dejarle tiempo a Herbert, se les ocurre mandar dos jugadas por pase totalmente innecesarias que llevaron el partido a tiempo extra y eventualmente a perderlo. Aún cuentan con posibilidades de clasificar a playoffs pero a esta altura, quizás lo mejor sea quedar fuera de los mismos y rearmarse para el próximo año.

Así como reconocemos el trabajo hecho por los Bears, lo de su par de división, es preocupante. Salvo algunos flashes de rendimientos individuales, los de Minnesota tienen serios problemas, sobre todo en la defensa. La ofensiva, que parece más armada, necesita una OL más sólida que le de tiempo de pasar el balón a Cousins. Si no nos creen, pregúntenle a Justin Jefferson que piensa al respecto. Zimmer tiene una ardua tarea por delante para armar este equipo de cara a la próxima temporada y que sea competente nuevamente. Esta versión está muy lejos de aquellos Vikings que disputaron el juego divisional hace apenas un año atrás.

Histórica derrota para New England. En el partido que sí o sí tenían que ganar, los Patriots dejaron una imagen deslucida (a tono con lo hecho durante la temporada) y fueron merecidamente eliminados de la postemporada por los Dolphins. Los equipos especiales fueron quienes mejor actuación tuvieron; la defensa le permitió 250 yardas terrestres a uno de los peores equipos en esa categoría, y el ataque nuevamente mostró problemas para avanzar y conseguir puntos en la zona roja. Fue un final lleno de frustraciones para un equipo que mostró destellos de buen juego, pero que no pudo superar las bajas sufridas y su juego inconsistente. Ahora, el equipo de Bill Belichick se enfrentará a Buffalo, el nuevo campeón de la AFC Este.

Si Washington aún se mantiene en la punta de la división, es porque sus rivales no aprovechan sus traspiés. Contra Seattle dejaron una imagen bastante deslucida: la defensa le hizo jugar un mal partido a Russell Wilson, pero al mismo tiempo cedió 181 yardas y una anotación al juego terrestre. En ataque, Logan Thomas (13 recepciones, 101 yardas), Terry McLaurin (siete recepciones, 77 yardas) y J.D. McKissic (22 toques, 107 yardas, recepción de touchdown) mantuvieron con vida al ataque, pero Dwayne Haskins (38/55, 295 yardas, touchdown y dos intercepciones) volvió a decepcionar y no pudo hacer que el equipo aprovechara el freno a la ofensiva de los Seahawks.. Al equipo de Ron Rivera le espera el segundo partido contra Philadelphia, y es imperativo para ellos conseguir la victoria, para asegurarse la punta de cara al juego final de la temporada contra los Giants.

Dallas puso el último clavo en el ataúd y ya es tiempo oficialmente de pensar en lo que viene. A pesar de ser una temporada mala, San Francisco no deberá hacer demasiado para volver a tener un equipo competitivo, ya que el mayor problema este año fueron las lesiones. Es por ello que deberá concentrarse en recuperar a sus lesionados, intentar sortear las dificultades que tendrá la gestión del espacio salarial, y prepararse a lo que viene. Hay todavía una nube en el cielo, ¿es Jimmy G el QB del futuro?

Se sabía que iba a ser un partido difícil desde el principio, y el equipo de Joe Judge perdió fundamentalmente por falta de ejecución en ataque. Los Giants pudieron resistir y conseguir una ventaja de 3-0 en el primer cuarto. Sin embargo, los Browns lo dieron vuelta en el segundo cuarto y no volverían a estar atrás en el marcador. Hay que darle mérito a la defensa de los Giants, que limitó al temible ataque de Cleveland a apenas 20 puntos, pese al juego brillante de Baker Mayfield. La ofensiva del equipo local pudo llegar varias veces a la zona roja, pero dos veces fueron detenidos en cuarto down a pocas yardas de anotar y solo pudieron rescatar dos goles de campo. Con todo, la performance general del equipo podría haber sido peor. Los Giants se mantienen a apenas un juego de diferencia de Washington, a quien enfrentan en la última fecha, pero ya no tienen más margen de error. ¿La mala noticia? Baltimore será su próximo rival.

Los Chargers ya no jugaban por la postemporada, pero sí lo hacían por orgullo. Y así es como se llevaron un partido cerrado frente a un rival divisional como Las Vegas. Justin Herbert (22/32, 314 yardas, dos touchdowns; touchdown por tierra) empató el récord de pases de anotación para un mariscal novato con una gran actuación. Su aporte fue clave en un duelo en el que los Raiders tuvieron más éxito del esperado, con Marcus Mariota (quién reemplazaba a Derek Carr por lesión), al mando. Michael Badgley tuvo otro partido para el olvido y fue responsable de que hubiera tiempo extra, en donde, después de permitir un gol de campo, los de Anthony Lynn anotarían gracias a Herbert para llevarse el duelo. Los Chargers ahora se medirán contra otro oponente de división, Denver.

Otro que volvió a decepcionar, es el equipo de Vic Fangio. Enfrente estaban Josh Allen y sus Bills, que es uno de los candidatos de la AFC. Sencillamente fueron demasiado para los de Denver y ganaron el partido de principio a fin. El resultado fue aplastante y quizás debió ser aún más abultado. La defensa permitió más de 500 yardas totales. Una cifra insólita para una unidad que es considerada el eslabón fuerte de este equipo. Vale aclarar que los principales CBs estaban fuera por distintos motivos pero aún así no es excusa. Del lado ofensivo, Drew Lock tuvo solo 132 yardas por aire y el juego terrestre no carburó en ningún momento. El cambio de HC y QB para la próxima temporada, es una posibilidad cada vez más latente.

Sorprendió Carolina, que tras la primera mitad iba perdiendo 21-3. Sin embargo, la defensa hizo un gran trabajo al limitar a los Packers a apenas tres puntos en la segunda mitad, y a menos de 300 yardas en todo el partido. Sin embargo, el problema consistió en un ataque que apenas pudo conseguir un touchdown y no fue efectivo en la zona roja. En particular, Teddy Bridgewater (21/35, 258 yardas y touchdown terrestre) tuvo un fumble a una yarda de la zona de anotación que le costó siete puntos a los Panthers y que podrían haber ayudado en el tramo final del partido. Al equipo ahora le espera un juego frente a Washington, que necesita ganar para continuar reteniendo la punta de su división.

Se termina una temporada que será para el olvido, y de la cual quedará esperar que el talento joven se siga desarrollando. Los Lions perdieron con contundencia frente a los Titans en su visita a Tennessee y quedaron oficialmente fuera de la contienda por los partidos de playoff, algo que ya se daba prácticamente por descontado. Esta fue una franquicia que tuvo muchos problemas para poder encontrar regularidad entre semanas e incluso dentro de los mismos partidos, y eso finalmente le costó muchos juegos. Ya sin Matt Patricia y Bob Quinn, se vendrá una temporada baja donde deberán decidir si será un año de reconstrucción, o si buscarán algunas piezas para poder competir en 2021 en la NFC Norte.

Segunda victoria en fila para los Cowboys y la primera racha victoriosa en la temporada. Recuperando varios jugadores a la defensiva, los de McCarthy jugaron un partido bastante prolijo y generaron cuatro turnovers, y al igual que la semana pasada frente a Cincinnati, la ofensiva aprovechó esta situación y puso puntos en el marcador. Será interesante ver cómo será el desenlace de estas próximas dos semanas en las que tocará enfrentar dos rivales divisionales. De ganar ambos encuentros y Washington perder los suyos, los Cowboys serán campeones divisionales e ingresarán a los playoffs. Algo que de seguro Jerry Jones y Mike McCarthy querrán obtener pero que probablemente sea contraproducente al talento que podrían adquirir en el draft en caso de no clasificar.

Partidazo de Philadelphia pese a la derrota. Doug Pederson parece haber encontrado en Jalen Hurts a su mariscal del futuro. El novato (24/44, 338 yardas; 11 acarreos, 63 yardas y cuatro touchdowns combinados) demostró que no le pesaba la titularidad y consiguió una actuación magnífica. No obstante, del otro lado, la defensa no pudo detener el peso ofensivo de la dupla entre Kyler Murray (27/36, 406 yardas, tres touchdowns e intercepción; ocho acarreos, 29 yardas y un touchdown terrestre) y DeAndre Hopkins (nueve recepciones, 169 yardas, anotación). Con todo, los Eagles tenían la chance de empatar sobre el final pero no pudieron conseguirlo. Este equipo tiene ahora un brío que no había podido conseguir con Carson Wentz al mando y, pese a estar último en su división, aún tiene la posibilidad de salir campeón de la división si gana lo que le queda y se dan otros resultados favorables. Por el momento, Philadelphia se enfrentará a Dallas, uno de los equipos que, de momento, está arriba de ellos.

Segunda derrota en tres semanas frente a los Colts con un nuevo final de terror para los Texans. Si pensábamos que el fumble desde la yarda dos hace tres semanas había sido mala suerte, esta vez el fumble de Coutee en la misma yarda finalizaría en un touchback cuando parecía que Texans podía empatarlo. Un año donde no pueden darse los resultados para el equipo de Texas a pesar a de haber sido competitivo en varios de los encuentros disputados, y donde la mejor noticia pareciera ser la salida de O’Brien del equipo. Dos partidos por jugar donde muchos deberán demostrar que tienen las condiciones necesarias para seguir en el equipo el año que viene.

Enorme victoria en primetime. Los Bengals se llevaron un duelo divisional durísimo frente a Steelers. La imagen que había dejado este equipo la semana pasada no fue para nada buena. Sin embargo, lograron sobreponerse a esa actuación y jugaron de gran manera ante un rival que, al menos en nombres propios, es más fuerte. Lo cierto es que con Ryan Finley y Gio Bernard a la cabeza, los de Cincinnati se hicieron con la victoria de manera contundente. Moralmente, este triunfo, es muy importante. No tanto por esta temporada en particular, sino de cara al futuro. En la gerencia estarán cruzando los dedos para que el cambio en el orden del draft entre Jaguars y Jets, no perjudique la casi segura selección de Penei Sewell.

Derrota humillante para los Falcons, a manos de su máximo enemigo de los últimos tiempos, Tom Brady. Sigue siendo insólito que un equipo pueda deshacer en una segunda mitad lo que construyó en la primera. Y es que Atlanta iba arriba 17-0 al medio tiempo. Sin embargo, la defensa colapsó por completo. Matt Ryan (34/49, 356 yardas y tres touchdowns) tuvo una performance excelente, pero en el último cuarto apenas pudo hacer que el equipo anotara tres puntos. Y la defensa no pudo hacerlo peor, dejando que los Bucs convirtieran 31 puntos en poco menos de 25 minutos. El equipo de Raheem Morris ahora se enfrentará a los Chiefs, que buscan amarrar la localía en playoffs y el descanso en primera ronda.

¡Hay pulso en Nueva York!, cuando menos lo esperábamos los Jets sacaron una victoria increíble en su visita a Los Angeles. Difícil imaginar que alguien pudiera argumentar que los Jets iban a ganar este partido, pero en base a una buena actuación colectiva, con participación del ataque, la defensa y los equipos especiales, salvaron una temporada que apuntaba a 16 derrotas. Sam Darnold no se quiere ir tan fácilmente, y ya sin el pick #1 del próximo draft, al menos a este semana 15, quizás pueda demostrar su valor en una franquicia de la que poco se esperaba.

13 derrotas consecutivas, y esta última con mucha contundencia hacen de esta temporada una para el olvido, aunque hay un pero. Es cierto que poco se esperaba de estos Jaguars, pero esta racha de derrotas quizás estaba fuera de la mesa, sin embargo ocurrió lo impensado, y Jets ganó su partido, lo que coloca al equipo de la Florida en excelente posición para ir a buscar a Trevor Lawrence, un talento generacional que podría cambiarle la cara a esta franquicia, no hay mal que por bien no venga dicen. Quedan dos partidos en el calendario, Bears y Colts, los jugadores intentarán ganar, pero desde los directivos de la franquicia no creo que vean con malos ojos perder lo que queda.


Iván Lerro

Iván Lerro

Redactor y columnista. De Rosario, Argentina. Miro NFL desde el 2012, heredado por mi viejo. Amante de las ofensivas explosivas. Siendo Cowboy, no paro de renegar pero disfruto muchísimo este deporte. Lo vi en persona, y aseguro que lo disfrutas el doble. Me fascina no solo la liga en sí misma, sino todo lo que la rodea. Al día de hoy sigo tratando de convencer a mis amigos de que miren NFL.


Nicolás Pérez

Nicolás Pérez

Desde hace algunos años me podés encontrar en NFL Argentina en Twitter comentando partidos, y ahora me sumo a No Huddle para aportar mi granito de arena y ayudar a convertirlo en el medio líder en el deporte. Me volví aficionado al fútbol americano por casualidad, cuando me topé con el Super Bowl XLVI mientras hacía zapping una noche de verano. Tras aquel partido, comencé a seguir a los Patriots, a quienes les tuve simpatía porque perdieron en esa oportunidad. Pensé que era una buena opción, hasta que poco después me enteré que eran los más ganadores del momento... terminó siendo una gran decisión.


Alejo Vidal

Alejo Vidal

Economista de carrera, escritor por pasión. A los diez años mi viejo me regaló la 13 de Dan Marino y desde entonces el aqua y naranja corre por mis venas. Después de algunas temporadas de amor/odio, el deporte se convirtió en casi una obsesión. Me encanta analizar los Xs & Os y puedo invertir fácil 20 minutos de mi día mirando una sola jugada.


Cristian Saban

Cristian Saban

Cruzo el charco digitalmente hablando. Español, de Cádiz. Informático y diseñador gráfico autodidacta. De los Bears, no sé aún por qué. Ilusionando y agradecido de pertenecer a la familia de No Huddle.


Tribet