Tribet

El factor Gronkowski

Sab 16 May, 2020 - 19:15hs
Gronkowski y Brady, reunidos nuevamente en los Buccaneers. Agence France-Presse

Mucho se habla de la revolución que provoca la llegada de Tom Brady al equipo de Tampa, y con mucha razón. El arribo del, para muchos, mejor jugador de toda la historia de la NFL producirá un impacto inmediato en el equipo de los Bucs, quienes pasan de ser un equipo más a uno de cuidado en la Conferencia Nacional.

No obstante, cometeríamos un error si dejásemos de resaltar la importancia y efectos que podría producir la incorporación de quien fuera años atrás compañero de Brady en la ofensiva de los Patriots, y con quien consiguió la nada despreciable cantidad de tres anillos de Superbowl.

Un jugador impactante

Recientemente, fue Bruce Arians, head coach del equipo de la bahía, quien reconoció que fue el mismo Tom Brady quien acercó a Gronkowski a los Buccaneers, y que Gronk se mostró sumamente interesado en formar parte del ataque comandado por su amigo.

Pero, ¿Cuál es el alcance del impacto que producirá su incorporación al equipo de Tampa Bay, Florida?

Dentro del campo de juego

El egresado de Arizona es una amenaza constante para los equipos rivales, y las defensivas deberán planear sus partidos sabiendo que Tom Brady cuenta con un arma muy peligrosa en él, ya sea para lograr mover las cadenas en downs importantes, como en la zona roja, donde la velocidad y el tamaño de Gronk (1,98 mts) sobresale. Además, es más que obvio el hecho de que el ala cerrada de casi 31 años ya se conoce con el veterano mariscal, y que no van a necesitar prácticamente nada de tiempo para volver a conectar pases y entenderse nuevamente dentro del campo de juego.

Es cierto que Gronkowski ha tenido dificultades para mantenerse sano durante las temporadas. Las únicas dos en las cuales pudo participar de los 16 partidos de temporada regular fueron sus dos primeras, y en todas las competiciones siguientes ha faltado al menos a un encuentro.

Al mismo tiempo, es verdad que si uno analiza los últimos tres años que jugó en los Pats, no pudo llegar a doble dígito de touchdowns en ninguno de ellos, siendo ocho la cifra más alta conseguida (2017), por lo que puede llegarse a pensar que, como la gran mayoría de los jugadores, al pasar la línea de los 30 años su aporte puede llegar a ser menor que aquél de sus primeros años. 

No obstante, si su producción dentro de la cancha por estos u otros motivos, no llegase a estar a la altura de sus mejores años, es mucho lo que puede aportar en cuanto al respeto que imprimirá en los equipos rivales, lo cual puede ayudar a crear espacios para compañeros, que deberán aprovechar al máximo para poder explotar su presencia de la mejor manera.

Dentro del vestuario

Brady y Gronkowski son dos pesos pesados dentro del campo de juego, y candidatos al salón de la fama en primer intento. Pero el tenerlos en la plantilla, va a influir tanto en números dentro del emparrillado como fuera del mismo, ya sea en la ética de trabajo y la manera en que se preparan para cada juego, como también en esos imponderables,  elementos muy difíciles de medir, entre los cuales podemos señalar esa mística ganadora, ese espíritu competitivo que de lograr contagiar a sus compañeros, convertirán a una franquicia hundida en la mediocridad deportiva, en un equipo muy complicado de enfrentar para cualquiera. Es de esta forma que, los ya buenos alas cerradas Cameron Brate y O.J. Howard, tendrán una figura muy importante de la cual aprender e intentar crecer.

En las arcas de la franquicia

Finalmente, es mucho lo que Rob puede aportar ya sea en el emparrillado como en el vestuario liderando a sus compañeros, pero igual de importante e inmediato el impacto que produjo el experimentado ala cerrada en las arcas de los Bucs. Junto a Tom Brady, se encuentran a estos momentos ambos en el top ten de camisetas más vendidas desde el Draft.

Lo del número 12, era esperable. Pero que el número 87 se encuentre en el top ten, entre quarterbacks de primera ronda del pasado Draft, su propio compañero Tom Brady, y CeeDee Lamb, la primera selección de los Dallas Cowboys, da cuenta de lo que la figura de Rob Gronkowski representa tanto para jugadores, entrenadores y, también, los hinchas de este deporte dispuestos a gastar unos cuantos dólares a cambio de las camisetas de sus jugadores preferidos e idolatrados.

Será cuestión entonces de que el cuerpo técnico sepa exprimir al máximo lo que Gronk puede aportarle al equipo en este momento de su carrera, y que junto al mariscal con el que supieron brillar en New England Patriots puedan contagiar de ese espíritu ganador al resto de la institución, para así lograr llevarla nuevamente a un lugar de protagonismo.


Lucas Comba

Lucas Comba

Fanático del deporte en general, y del fútbol americano en particular. Rosarino con el corazón en Dallas. Enamorado del deporte de las tackleadas desde 1999. Tuve la gran fortuna de haber tirado unos pases con mi hermano en el AT&T Stadium en Arlington, Texas.


Tribet