Tribet

Team Building: Corriendo el balón

Mie 10 Jun, 2020 - 19:16hs
Nick Chubb frente a los Ravens en 2019. Foto: USA TODAY

Esta nota pertenece a un segmento que estamos realizando sobre cómo los equipos se están preparando la próxima temporada posición por posición. Si te interesa ver los artículos anteriores de team builduing, acá los links: Team Building: Ahogando a la ofensiva rivalTeam Builduing: La línea de protecciónTeam Builduing: Recibiendo el balón; Team Builduing: Haciendo la recepción más dificil.

Una posición que no siempre recibe el amor que merece

Son siempre parte de los highlights del fin de semana cuando un corredor rompe la línea de golpeo y trepa al segundo y tercer nivel para un acarreo de 30 yardas o más, cuando bajan los hombros y rompen uno o más tackles o bien cuando con elusividad evaden el contacto rival. Durante la última década la liga dejó de correr tanto el ovoide para volcarse al pase con mayor entusiasmo, sin embargo, la carrera sigue siendo un elemento clave para desgastar a la defensiva rival, manipular el reloj, dar credibilidad a las jugadas de finta y pase (play action), o para el RPO (Opción de carrera/pase).

Con estas nuevas tendencias, los corredores empezaron a insertarse cada vez más en el juego aéreo, no sólo como un checkdown o en los pases de pantalla, sino corriendo rutas desde el perímetro o el slot. Pero la posición tiene una tercera función que suele ser crítica para algunos head coaches y que a veces pasa desapercibida: la protección en pase. Desde el backfield el jugador debe escanear a la defensa rival y proporcionar tiempo a su mariscal dentro del pocket complementando el trabajo de la línea ofensiva.

Finalmente, algunos equipos comenzaron a buscar elementos creativos que pongan a sus mejores jugadores a correr. Jugadas reversibles para que los WR realicen acarreos, jet sweeps (aunque técnicamente son un pase) y el ahora famoso zone read que Baltimore pudo llevar a la perfección gracias al dinamismo de Lamar Jackson.

Estos nuevos elementos sin dudas tienen consecuencias en cómo los equipos valoran a los corredores, y por ende los sueldos que están dispuestos a pagar. Las franquicias parecen estar cada vez más interesadas en tener un RB en un contrato de rookie, o bien dos jugadores baratos, antes que pagar grandes sumas de dineros a las estrellas que están ingresando en su segundo contrato. Jugadores como Melvin Gordon, Leonard Fournette, Leveon Bell y hasta el propio Todd Gurley vieron como sus equipos les dieron la espalda antes de realizar grandes desembolsos y comprometer el límite de salario (salary cap). Quizás la excepción reciente sea Christian McCaffrey, pero lo cierto es que su versatilidad y producción aérea lo separan del resto de los jugadores.

Siendo una posición con tantos matices es interesante ver como cada uno de los equipos invirtieron en la temporada baja. Para dar una idea, los Jets tienen comprometidos para 2020 US$19 millones en sueldos para el cuarto de corredores (Le’Veon Bell y Frank Gore mayormente), mientras que los Steelers prevén solamente US$ 3,7 millones. Buena parte de está diferencia esta explicada en que New York prefirió pagarle a Bell, mientras que Pittsburgh no.

La última temporada

El primer paso será observar la performance de los corredores en dos planos, la recepción y el acarreo. El indicador es el promedio de todos los RB y FB de la franquicia que hayan tenido mas de 20 targets y 70 acarreos, los datos son de PFF.

La primera observación que podemos hacer es que hay equipos con corredores excelentes por tierra, pero con producción aérea muy por debajo del resto de las franquicias. Tal es el caso de los Titans con Derrick Henry, quien por tierra fue imparable, pero por aire no pudo agregar valor para Ryan Tannehill y compañía. Del otro lado, y como ya adelantamos, Carolina lideró el ataque aéreo con corredores gracias a las más de 1,000 yardas producidas por McCaffrey.

El segundo dato es la cantidad de corredores computables para la estadística, los Browns lideraron el segmento de acarreo siendo sólo computable Nick Chubb, mientras que los 49ers ocuparon el puesto decimoquinto, pero utilizaron 3 corredores (Raheem Mostert, Matt Breita y Tevin Colemar). Esto le permite al equipo de San Francisco ser mucho mas flexible al momento de negociar, mientras que los Browns van a tener una conversación complicada con Chubb en dos años cuando, además, tengan que empezar a negociar con Baker Mayfield.

El equipo con peores jugadores recibiendo el ovoide desde el backfield fueron los Rams, con un puntaje castigado por los seis drops de Gurley, y por tierra fueron los Falcons por la pobre actuación de Devonta Freeman y Brian Hill.

A continuación les dejamos el grafico con los puntajes por tierra y por aire para las 32 franquicias.

Puntaje de los RB corriendo el balón
Puntaje de los RB recibiendo el balón

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Inversión en temporada baja

Esta vez no hago un apartado de metodología porque sospecho que nadie lo lee. Si combinamos los puntajes de acarreo y recepción ponderando 85% y 15% (correr es mucho más importante que recibir para esta posición), sumamos las selecciones del draft considerando únicamente las primeras tres rondas y sumamos/restamos los jugadores en agencia libre (tienen que cumplir los requisitos de targets y acarreos) obtendremos entonces un nuevo indicador que vamos a contrastar con la temporada 19/20.

Los equipos mas activos en temporada baja fueron los Chiefs y los Dolphins, aunque con estrategias ligeramente distintas. El equipo de Kansas City seleccionó a Clyde Edwards-Helaire en la primera ronda del draft e incorporó a DeAndre Washington en la temporada baja, aunque también perdió a LeSean McCoy. Por su parte, el equipo de Miami sumó a Jordan Howard en agencia libre, y durante el tercer día del draft envió una selección de quinta ronda a San Francisco a cambio de Matt Breida.

Los equipos que más mejoraron esta temporada baja, además de los Chiefs y los Dolphins, fueron los Falcons y los Bills. Los de Atlanta dejaron ir a Devonta Freeman y los reemplazaron por Todd Gurley, quien es un gran jugador por tierra siempre y cuando pueda mantenerse saludable. Los Bills perdieron a Frank Gore, pero lo reemplazaron con una selección de segunda ronda en Jontahan Taylor.

Los que más perdieron fueron los Rams y los Texans. Los primeros dejaron ir al ya mencionado Gurley e incorporaron al novato Cam Akers desde Florida State, y los de Houston trajeron a David Johnson desde Arizona, dejando ir al productivo Carlos Hyde a Seattle.

Un equipo que también resaltó en esta temporada baja fue Baltimore, que si bien figura en el noveno puesto acarreando el balón, no refleja las yardas de L. Jackson en la posición. No conforme con ello y para sorpresa de algunos, seleccionaron a JK Dobbins en la segunda ronda del draft, quizás uno de los mejores prospectos en la posición en este año.

Para el próximo año se espera que Cleveland, Dallas y Carolina lideren el lugar de corredores, lo cual no genera demasiadas sorpresas, y el peor lugar lo ocuparían los Eagles, aunque es cierto que muchos tienen la esperanza de que Miles Sanders siga elevando su juego luego de un fin de año prometedor. A continuación los puntajes esperados.


Alejo Vidal

Alejo Vidal

Economista de carrera, escritor por pasión. A los diez años mi viejo me regaló la 13 de Dan Marino y desde entonces el aqua y naranja corre por mis venas. Después de algunas temporadas de amor/odio, el deporte se convirtió en casi una obsesión. Me encanta analizar los Xs & Os y puedo invertir fácil 20 minutos de mi día mirando una sola jugada.


Tribet