Tribet

Revisando predicciones: el caballo negro

22 de Enero de 2021
Kingsbury y sus Cardinals se quedaron fuera de playoffs. / Foto: Sun Sentinel

Pasó ya la temporada regular y es hora de revisar las predicciones que los redactores de No Huddle hicieron a principios de la competencia. Luego de un año lleno de sorpresas, es hora de ver cómo le fue a los equipos que esperábamos que fuesen un caballo negro en la carrera por el título en el 2020.

Gonzalo Fabbri: Arizona Cardinals

Este equipo de Arizona parecía tener muy buenas intenciones a principio de temporada, y la profecía de poder llegar a pelear la división parecía hacerse una realidad cuando le propinaron a los Seahawks su primera derrota. Pero luego de la semana de descanso tras ese partido entraron en un declive un tanto inesperado y la irregularidad fue una fija de este equipo. Aún habiendo llegado a las dos últimas jornadas con grandes posibilidades de clasificar a postemporada, dos derrotas divisionales frente a 49ers y Rams fueron lapidarias para las aspiraciones de unos Cardinals que finalmente perdieron su plaza de comodín a manos de Chicago.

Los simpatizantes de la franquicia del desierto deben estar todavía lamentándose ante la pérdida de semejante oportunidad, al tiempo que deberán preguntarse si realmente Kingsbury es el coach indicado para llevar a este equipo al éxito o si necesitarán de alguien con más experiencia.

Martín Wizenberg: Arizona Cardinals

Elegí a los Cardinals confiando en que este año todo iba a engranar y tomarían por sorpresa a la NFC. Eso no pasó exactamente como lo imaginé, aunque no por el motivo que hubiese pensado a principio de temporada. 

La defensa de Arizona fue muy buena y lo que mantuvo a los Cardinals alejado de los equipos de élite fue su ataque. La ofensiva fue muy inconsistente a lo largo del año: el playcalling, juego terrestre y línea ofensiva deberán mejorar si quieren llegar a los playoffs.

Nicolás Trimboli: Los Angeles Chargers

Los Chargers tienen todo para ser un equipo contendiente en la NFL. Previo a la temporada se esperaba que Justin Herbert sea lo que fue (está en la pelea por el OROY), hay mucho talento joven y una defensa predominante en todas las líneas. ¿Qué pasó en este 2020? Las lesiones. Antes del inicio de la campaña perdieron al FS All-Pro Derwin James, lo cual ya desajustó por completo a la unidad defensiva. Decidieron esperar varias semanas hasta darle la titularidad a Herbert, lo cual significó perder varios juegos, pero aseguraron que su QB del futuro estuviera 100% listo para arrancar.

Para la temporada que viene van a tener un HC nuevo, por lo que nuevamente se transforman en mi caballo negro para el próximo Super Bowl.

Leonardo Larruse: Buffalo Bills

¡Por fin una predicción que resultó acertada, casi como si uno pudiera ver el futuro! Ahí están los Buffalo Bills en la final de la conferencia americana a punto de enfrentar a los campeones reinantes, Kansas City Chiefs. Ha sido un gran año de Josh Allen, de Stefon Diggs, de la defensiva liderada por Tremaine Edmunds y del HC Sean McDermott. El equipo logró su primer título divisional y también su primer triunfo en playoffs desde 1995. Una ofensiva explosiva, capaz de anotar muchos puntos tanto por aire como por tierra. Un plan de juego acertado e inteligente y una defensiva que, como ejemplo, en el último juego divisional capturó cuatro veces a Lamar Jackson, quizás el mariscal con más movilidad de la NFL y le hizo pagar muy caros sus errores.

Ahí siguen los Bills tras su históricamente esquivo sueño de campeonato. Parece que tienen las armas y el corazón para lograrlo, habrá que ver qué dicen sus rivales.

Alejo Vidal: Detroit Lions

Sin dudas una de las proyecciones más equivocadas para este año fue la de caballo negro. Pensé que Stafford, con buenas armas en el perímetro y un HC que se jugaba la carrera en Detroit, iban a encontrar las herramientas suficientes en una división que no asomaba tan fuerte como de costumbre. Nada de ello ocurrió, porque la defensa nunca fue efectiva, el equipo estuvo mal entrenado y se notó en las inmensas irregularidades a lo largo de la temporada. Esperemos que los Lions puedan cambiar la cara rápidamente.

Juan Martín Ramallo: Los Angeles Rams

Es difícil calificar la temporada de los Rams porque, por un lado, fueron una sólida defensiva y un equipo que llegó hasta la serie divisional de la NFC, pero por el otro tuvieron partidos flojos y hasta perdieron con los Jets. Pero me voy a quedar con lo primero que mencioné para decir que fueron el caballo negro de la Nacional, siendo un rival siempre duro de vencer por su capacidad tanto para meter presión en el QB rival como de cubrir al hombre en coberturas.

Su camino hasta playoffs también nos da la pauta de esto que mencionamos: los Rams fueron una de las sorpresas de la temporada y uno de los grandes caballos negros de la misma.

Mariano Sinito: Denver Broncos

Ok, quizás esta elección en retrospectiva no se vea tan bien. Deberán entender ustedes que jamás imaginé la cantidad de lesiones que sufrió el plantel (uno de los más afectados por las mismas en la temporada) y la marcada regresión de Drew Lock.

En mi predicción escribí: “Si este equipo asimila el mensaje de Vic Fangio, tendrá una buena defensa, con una ofensiva con potencial de élite”. Lamentablemente, por varios factores, los Broncos no pudieron cumplir con las expectativas puestas sobre ellos. Un año muy decepcionante.

Christian Torres: Buffalo Bills

Antes del comienzo de la temporada había nombrado a los Bills como mi caballo negro y, por suerte, este equipo no ha fallado y demostró todo lo que podía rendir. Es más, tienen muchas chances de disputar el Super Bowl el 7 de febrero próximo en Tampa.

La defensiva es elite y puede aparecer en momentos importantes. Sino pregúntenle a Lamar Jackson, quien sufrió una intercepción para TD de 101 yardas que sentenció el encuentro para los dirigidos por Sean McDermott en la ronda divisional. El nivel de juego Josh Allen es superlativo y partido a partido sigue mejorando. Su tan criticada precisión en los lanzamientos dejó de ser un problema en este año y parece no tener techo. La llegada de Steffon Diggs fue un factor sumamente importante para el progreso de Allen y el paso adelante de la ofensiva de los Bills. Este WR demostró toda su categoría desde la semana 1 y fue el líder de todo el juego aéreo. La química que consiguió con el QB fue impresionante desde los primeros entrenamientos y se vislumbró en el campo de juego.

Agustín Esposito: Denver Broncos

No sé cuántos de ustedes se subieron en el tren de la ilusión de Vic Fangio y compañía, pero todo se ha caído abajo esta temporada en Mile High. Von Miller se lesionó antes de iniciar la temporada y los dejó sin una pieza defensiva clave, Drew Lock no jugó al nivel esperado y, desde el sideline, hubo una mala decisión detrás de la otra. Los Broncos parecían preparados para pelear un puesto en el Wild Card, pero la realidad estuvo muy lejos de eso: últimos en su división y con demasiado para pensar de cara al 2021.

Mauricio Jimenez: Arizona Cardinals

No podemos decir que los Cardinals tuvieron una temporada mala, pero podríamos asegurar que cerraron un año sin ser consistentes. Después de una offseason movida con la llegada del receptor DeAndre Hopkins, Arizona inmediatamente se convirtió en un equipo de cuidado, lo cual demostró en el arranque del año. Sin embargo fueron irregulares en diciembre, donde se juegan los chances de entrar playoffs en cada partido. Aun así, los dirigidos por Kingsbury dieron batalla hasta la semana 17, todo esto teniendo en cuenta que compitieron en la división más disputada de la NFL en este 2020.


Redacción No Huddle

Redacción No Huddle

Nota realizada por la redacción de No Huddle.


Tribet