Tribet

Lesiones y récords de las finales de conferencia

26 de Enero de 2021
Patrick Mahomes y Tom Brady, saludándose después de su encuentro en la temporada regular. Volverán a verse las caras en el Super Bowl LV. / Foto: Associated Press

Con una nueva ronda de playoffs concluida, desde No Huddle te traemos las lesiones más importantes y los datos y récords más interesantes de las finales de conferencia.

Lesiones

  1. Dura baja para los Chiefs: su tackle, Eric Fisher, se desgarró el tendón de Aquiles durante el partido contra Buffalo y se perderá el Super Bowl. Fisher naturalmente deberá someterse a una cirugía. Por su parte, los safeties L’Jarius Sneed y Armani Watts debieron salir del juego para ser evaluados por conmociones. Andy Reid se mostró optimista respecto a su participación para el último juego del año. Por otro lado, se determinó antes del encuentro contra los Bills que Patrick Mahomes tenía una lesión en el dedo gordo del pie (lo que habitualmente se conoce como “turf toe”), y no se lo vio con movilidad al 100%. Sin embargo, se espera que esté mucho mejor para el Super Bowl. Lo que sí determinarán es si dicha lesión amerita la posibilidad de una cirugía durante la offseason.
  2. El corredor de los Packers, Aaron Jones, abandonó el juego contra los Buccaneers a raíz de un golpe en el pecho, sufrido en el segundo fumble provocado por Jordan Whitehead durante el tercer cuarto. Los defensivos Tyler Lancaster (tobillo) y Krys Barnes (pulgar de la mano) también fueron bajas para Green Bay. Por el lado de Tampa Bay, el propio Whitehead, de destacada actuación, se retiró del juego con el hombro lastimado. Aún no se tienen novedades sobre la lesión del safety de los Bucs, que forzó a su equipo a jugar con dos suplentes durante la mayor parte de la segunda mitad (Antoine Winfield estaba inactivo).

Récords

Marcas importantes

  1. Los Chiefs llegaron a su segundo Super Bowl consecutivo, de la mano de un Patrick Mahomes absolutamente intratable (29/38, 325 yardas y tres touchdowns), y que aún no estaba al 100% en lo físico. Sin embargo, poco pareció importarle al MVP de 2018 y actual MVP del Super Bowl. Así las cosas, Mahomes es el único jugador en la historia en tener tres pases de touchdown sin intercepciones en tres apariciones en el juego de conferencia. Ningún otro mariscal tiene más de un partido así, y el otro jugador con tres performances de tres pases de anotación en esta instancia es el legendario Joe Montana. Según Elias Sports, Mahomes tiene marca de 4-1 cuando su equipo está abajo por al menos dos posesiones en playoffs. El único que lo supera en victorias en dicha categoría es… su próximo rival, Tom Brady (con seis). Y desde el inicio de 2019, contando postemporada, los Chiefs tienen marca de 8-2 cuando pierden por al menos dos posesiones en cualquier momento del partido. Mahomes tiene siete apariciones en postemporada. En las siete acumuló al menos 250 yardas aéreas. El QB de Kansas City se convertirá en el primero con 25 años o menos en tener dos apariciones en el SB, y sería uno de apenas cuatro en hacerlo en sus primeras cuatro temporadas en la liga (junto a Kurt Warner, Brady y Russell Wilson). Brady es hasta ahora el único en poder ganarlo en dos ocasiones, aunque Mahomes tiene la chance de sumarse. Épico. 
  2. Tampoco hay que dejar pasar lo hecho por la dupla de Tyreek Hill (nueve recepciones, 172 yardas) y Travis Kelce (13 recepciones, 118 yardas y dos touchdowns), quienes fueron piezas clave a lo largo de toda la temporada. Kelce rompió el récord de recepciones en un partido de conferencia, superando la marca conseguida por Michael Irvin contra San Francisco en 1994, y empató a Kellen Winslow (ronda divisional de 1981) y Shannon Sharpe (ronda de comodines de 1993) con la mayor cantidad de recepciones para un TE en playoffs. Además, el tight end tiene ahora 1.643 yardas en el año, la mayor cantidad conseguida por un ala cerrada en una temporada (contando la regular y la postemporada), récord que hasta ahora ostentaba Rob Gronkowski (1585 en 2011), otro futuro rival en el Super Bowl LV. 
  3. Monumental lo de Tampa: el equipo por el que pocos apostaban terminó llegando al Super Bowl por primera vez desde la temporada de 2002 (año que culminó en su primer, y hasta ahora, único título). Pero antes de hablar del jugador más importante del equipo, hay que darle crédito a la defensa, que jugó de menor a mayor a medida que el año avanzaba, y fue fundamental en esta postemporada para llegar tan lejos. Un dato clave: los Bucs consiguieron siete turnovers en estos playoffs. De esos siete, seis fueron convertidos en touchdowns y el séptimo selló el partido frente a Nueva Orleans. Esa podría ser la definición misma de clutch.
    Brady jugará su décimo Super Bowl. Foto: ESPN
  4. Y ahora sí, no podía faltar una sección sobre Tom Brady. No tuvo su mejor actuación contra Green Bay (20/36, 280 yardas, tres touchdowns y tres intercepciones), pero aún así le bastó con lo hecho en la primera mitad y en la primera serie de su equipo (fruto del fumble de Aaron Jones) para alcanzar su décimo Super Bowl. A estas alturas, cualquier descripción sobre Brady se queda corta. Su carrera y sus logros desafían la realidad. Que un mariscal, a sus 43 años, en un equipo y conferencia nuevos, con un sistema distinto, y en medio del año más loco de la historia, haya podido llegar a la máxima instancia es algo único e irrepetible. Y más allá de que gane o pierda el próximo 7 de febrero, ya no hay argumentos para que Brady no sea considerado como el mejor de esta época, y muy posiblemente el mejor de todos los tiempos (aunque esa comparación, al igual que la del mejor jugador de todos los tiempos, es bastante difícil de cuantificar). El mariscal de los Bucs tiene una gran cantidad de récords de la posición en postemporada, y sería imposible nombrarlos todos acá. Sin embargo, algo se puede decir: Brady tiene victorias en playoffs contra 27 QBs distintos. En comparación, Peyton Manning cosechó 27 apariciones en postemporada. Según Elias Sports, Brady es el primer jugador en la historia de la NFL en llegar a 10 juegos de campeonato (aunque Otto Graham también tuvo igual cantidad, las primeras cuatro apariciones fueron en la AAFL, una liga paralela que terminaría fusionándose con la NFL), y es apenas el vigésimocuarto atleta en conseguir dicha hazaña en los cuatro deportes más importantes (NFL, MLB, NBA y NHL). Y, de esos 24, solo Brady y LeBron James lo han conseguido en los últimos 30 años.
  5. Un poco de datos sobre el Super Bowl LV: será la primera vez en la historia en que el equipo del estadio anfitrión llega a la máxima instancia. Y no solo eso, es la primera vez en la historia en que se enfrentan los mariscales ganadores de los dos últimos anillos (Brady en el LIII y Mahomes en el LIV), a la vez que es el séptimo duelo entre mariscales ganadores del Super Bowl.
  6. Para cerrar, dos marcas de jugadores que no llegan al juego de campeonato: Tyler Bass, el pateador novato de Buffalo, es el primer novato en la historia en anotar cuatro goles de campo en un juego de conferencia. Y Davante Adams es el quinto jugador en la historia en conseguir 20 recepciones de touchdown en un año, contando temporada regular y playoffs, sumándose a Mark Clayton (1984), Jerry Rice (1987 y 1989), Randy Moss (2007) y Rob Gronkowski (2011), y es el primero en la historia en acumular al menos 120 recepciones y 20 anotaciones en una temporada.

El pozo de la vergüenza

  1. Los Packers sufrieron probablemente la derrota más devastadora en playoffs en años recientes, y encima en una instancia como el juego de conferencia, circunstancia que les resulta esquiva: Aaron Rodgers tiene ahora marca de 1-4 en este tipo de partidos, récord idéntico al de Donovan McNabb y Ken Stabler. Antes de ayer, solamente McNabb, Stabler y el mismísimo Brady habían perdido más partidos de conferencia. Sin embargo, la culpa no se le puede echar en su totalidad a Rodgers (33/48, 314 yardas, tres anotaciones e intercepción), por más que el futuro MVP de temporada regular no tuvo su mejor partido. De lado queda la actuación de los árbitros, que fueron mucho más permisivos de lo normal para ambos lados, pero luego marcaron empezaron a marcar faltas en la segunda mitad. Los Bucs dominaron las trincheras durante buena parte del trámite, con cinco capturas y mucha presión sobre el mariscal de los Packers. La defensa local también tuvo responsabilidad, permitiendo varias jugadas grandes y esa anotación insólita al final de la primera mitad. Si Green Bay se recuperó del parcial de 28-10, es porque pudieron hacer ajustes en ataque y defensa, lo que llevó el ataque de los Buccaneers no volvió a amenazar. 
  2. No sorprende que Buffalo haya perdido, pero sí sorprende que no hayan sido aún más agresivos: los Bills apenas cosecharon dos touchdowns y tres goles de campo en seis llegadas a la zona roja (la otra terminó en intercepción de Allen), mientras que los Chiefs estuvieron perfectos, con cinco touchdowns en cinco llegadas. Tras un inicio furioso de 9-0, Kansas City anotó 21 puntos sin respuesta en el segundo cuarto, algo que pareció demoler anímicamente a los dirigidos por Sean McDermott y de lo que no se recuperarían. Kansas City tuvo una actuación perfecta durante casi todo el encuentro, con una presión incansable sobre Josh Allen (28/48, 287 yardas, dos touchdowns e intercepción; siete acarreos y 88 yardas terrestres), a quien le costó encontrar objetivos para pasar durante gran parte del juego. Pese a todo, es un tremendo esfuerzo para este equipo, que no llegaba a la instancia de conferencia desde la década del 90, y seguramente aprenderán de esta experiencia dolorosa.

La información estadística fue extraída de NFL Research, Elias Sports Bureau, ESPN Stats & Info, Pro Football Reference y CBS Sports.


Nicolás Pérez

Nicolás Pérez

Desde hace algunos años me podés encontrar en NFL Argentina en Twitter comentando partidos, y ahora me sumo a No Huddle para aportar mi granito de arena y ayudar a convertirlo en el medio líder en el deporte. Me volví aficionado al fútbol americano por casualidad, cuando me topé con el Super Bowl XLVI mientras hacía zapping una noche de verano. Tras aquel partido, comencé a seguir a los Patriots, a quienes les tuve simpatía porque perdieron en esa oportunidad. Pensé que era una buena opción, hasta que poco después me enteré que eran los más ganadores del momento... terminó siendo una gran decisión.


Tribet