Sean Payton deja New Orleans Saints, ¿Para siempre?

25 de Enero de 2022
Sean Payton alzando el trofeo del Superbowl en Febrero 2010 / Foto: PennyLive.com

Hoy por la tarde el mundo entero de la NFL fue tomado por sorpresa cuando Sean Payton anunció que dejará el puesto de Head Coach de los New Orleans Saints luego de 15 temporadas. Había rumores al respecto durante las últimas semanas en las que el entrenador se encontraba de vacaciones, pero nadie pensaba que este sería el final de la historia.

La ida de Payton, sumada a la salida de Drew Brees la temporada pasada, marcan, definitivamente, el fin de una era en New Orleans, por todo lo que significaban estas figuras tanto dentro como fuera de la cancha.

A sus 58 años, el entrenador en jefe dijo en conferencia de prensa que "necesita un descanso por la vorágine que implica vivir para un equipo", y que pasará más tiempo con su familia. 

Su comienzo como entrenador

Entre 1988 y 1997, Sean Payton solo había coacheado equipos universitarios, aunque nunca como entrenador en jefe. Principalmente, se dedicó a entrenar QBs, siendo él un ex mariscal de campo. Lo hizo en las universidades de San Diego, Indiana, Miami e Illinois. Buenos resultados en general, pero ninguno le valía para dar el salto.

En 1997, los Eagles le dieron su primera oportunidad en la NFL, ofreciéndole el puesto de QB Coach, y su trabajo dio frutos de inmediato, logrando que Philadelphia pase para más de 4.000 yardas ese año. Ya en 1999, los Giants lo contrataron, y un año después lo elevaron al puesto de coordinador ofensivo. Fue su primera experiencia llamando jugadas, y logró llegar al Super Bowl XXXV. Finalmente, en el 2003, Bill Parcels lo llevo a Dallas donde fue QB Coach un par de temporadas hasta que en 2005 lo elevaron a Head Coach asistente

Sean Payton como playcaller de los Cowboys / FOTO: The Spun

Su llegada a New Orleans

Los Saints habían terminado la temporada 2005 con un récord de 3-13, y necesitaban urgente un cambio en una franquicia que nunca había alcanzado una final de conferencia. Viniendo de superar el Huracán Katrina, el dueño de la franquicia, Tom Benson, junto con el manager Mickey Loomis, decidieron darle el puesto Sean Payton, algo que generaba resquemores entre aficionados y prensa especializada, pero también bastante entusiasmo. 

En ese año no solo trajeron un nuevo HC, sino que también fue el comienzo de una de las mejores relaciones de la historia QB-HC, ya que los Saints trajeron a Drew Brees como agente libre para tomar el puesto de mariscal de campo titular. Y ya comenzaron a escribir sus nombres en la historia del equipo alcanzado la final de conferencia en el primer año, marcándole a la liga que habían llegado para quedarse. 

Con los años, Sean Payton se volvió un baluarte para la franquicia, así como para la ciudad entera, donde se lo considera un ídolo. El único título de la franquicia vino de la mano de Payton, quien le dio un lavado de cara al equipo y lo hizo pertenecer a los primeros planos, algo impensado antes de él. El Super Bowl XLIV fue el galardón que Payton necesitaba para demostrarle a la liga entera que es uno de los mejores entrenadores que hay

Como entrenador se caracterizó por tener tener ofensivas muy poderosas y por ser siempre muy atrevido a la hora del playcalling. Marcas que lo acompañaron a lo largo de todos sus años y en todos sus planteles. 

Los Saints van a extrañar tener a uno de los mejores entrenadores de la NFL al mando de la franquicia, pero ahora es cuestión de probar que el equipo que armó Payton es capaz de seguir timoneando el banco sin que su capitán se encuentre a bordo.
¡Hasta siempre, Sean!

Nicolás Trimboli

Nicolás Trimboli

Dentro de No Huddle integro el equipo de Football de Primera, donde les vamos a traer la actualidad de las ligas locales, y participo en Desde el Pocket como columnista. Haber vivido en Estados Unidos me hizo dar cuenta del fanatismo que se vive por la NFL, del cual me contagié de inmediato. Jugador en FAARG y coach en Aztecas (juveniles). Comencé a ver football de casualidad, con un Super Bowl entre Steelers y Bears, y fue Drew Brees, el QB del equipo del que soy hincha, los New Orleans Saints, quien me hizo enamorar del deporte.