Tribet

Fantasy draft: qué hacer y qué no

Sab 15 Ago, 2020 - 15:14hs
McCaffrey será el primer pick en la mayoría de las ligas. A partir de ahí, depende de vos. Foto: Charlotte Observer/Jeff Siner
McCaffrey será el primer pick en la mayoría de las ligas. Desde ahí, depende de vos. Foto: Charlotte Observer/Jeff Siner

Te hablo a vos, que a mediados de agosto ya tenés la cabeza puesta de lleno en el draft de tu Fantasy. Te hablo a vos, que te estás sentando a la computadora esperando que termine esa cuenta regresiva que lleva a que, casi seguro, Christian McCaffrey salga antes que todos. Y no, no te hablo de estrategia, ni te digo a quién tenés que agarrar en primera ronda, ni en qué posición es preferible no apurarse. Tampoco te quiero aburrir con lo obvio, como llegar informado, cuanto menos sabiendo qué jugadores se van a perder la temporada, o al menos los primeros partidos. Lo que te ofrezco son algunos tips para sacar lo mejor de esta situación y que quedes más o menos conforme con el equipo con el que vas a afrontar el año.

Lo que sí

Tu opinión importa. Cada plataforma ofrece su ranking como guía, pero no hay que tomarlos como palabra santa. No te dejes llevar porque hay un running back un par de puestos más arriba que el que tenías en mente. Si te gusta, no hay motivos para poner una proyección o la preferencia de otra persona por encima de la tuya.

Si lo querés, andá a buscarlo. Se habla mucho del famoso y subjetivo reach. Pero si un jugador al que apuntás sí o sí está proyectado para salir en la séptima ronda y creés que no vas a llegar, agarralo en la sexta. Es más: si sabés que también le gusta a otro y le tenés mucha confianza, adelantate una ronda más. Quizás alguien te critica. Es más importante el ranking al final del año que al principio.

La queue es tu amiga. No es necesario que agregues cada jugador que te gusta, pero sí es importante mantenerla actualizada con jugadores que no te molestaría tener con tu próximo pick, mientras analizás la mejor opción. Nunca sabés cuándo te va a fallar la conexión, y es mejor quedarte con una opción que te deje conforme aunque no te vuele la cabeza antes de que el autopick te emboque a Derrius Guice o Damien Williams.

Mirá al rival. Tu equipo es más importante que los demás y no tenés que basar tus picks en lo que hace el resto. Sin embargo, es mejor estar al tanto de los otros. Imaginate que en la novena ronda de un snake draft tenés el octavo pick, necesitás un quarterback y hay uno que te gusta. Hay cuatro equipos que van a elegir dos veces antes de tu décima ronda. Si ellos ya tienen la posición cubierta, no te lo van a soplar. Podés esperar una vuelta más y quizá ganarles de mano con otro jugador.

Lo que no

No te distraigas en el chat. Podés tener la liga más divertida del mundo, y nadie te dice que seas el arisco del grupo, pero no te dejes llevar demasiado y prestá atención a lo que pasa adelante tuyo. Podés perder la cuenta de qué jugadores salieron mientras debatías si tal o cual pick estuvo bien, si alguien agarró al WR que querías, o quizá se te pase de largo que un jugador interesante empezó a caer.

No entres en pánico por una corrida. En la quinta ronda salió Prescott. Atrás fueron Russell Wilson y Kyler Murray. Al toque desapareció Watson. Hasta ahí todo normal. De golpe empezaron a buscar a Ryan, a Brees, a Allen. ¡Se los llevan a todos! ¿Te parece muy pronto? Aprovechalo. No tenés que apurarte porque otros se apuraron. Para agarrar a esos QB, ellos dejaron pasar otros jugadores. En una de esas te dejan servido a un RB que creías que no alcanzabas y la otra posición la podés cubrir después.

No te quedes en el error. La tecnología te jugó una mala pasada, o simplemente te arrepentiste instantes después de hacer el click. Sea como sea, terminaste con un jugador que no querías en tu equipo. No te quedes, no te enrosques, que el show debe continuar. Cualquiera hace un mal pick, pero si te enfocás en compensarlo más adelante, se puede terminar formando una bola de nieve. Seguí en la tuya, equilibrá tu equipo, drafteá a los que te gusten. La temporada es larga, no dejes que el error te condene.

No te cases con una estrategia. Agarraste a Saquon con el segundo pick y en la siguiente ronda querés otro RB. Resulta que volaron todos los que te gustaban. ¿Vas a agarrar a otro que no te convence tan pronto solo porque planeabas cubrir esa posición? Si hay opciones mejores en otro puesto, dale para adelante. Al segundo RB probablemente puedas tomarlo más tarde, a un valor quizá más adecuado al nombre. Está bien tener tu estrategia; está mal negarse a improvisar cuando la situación lo amerita.


Francisco Freidenberg

Francisco Freidenberg

Dicen que sé de fantasy, pero es mentira, porque nadie sabe de fantasy. Nosotros no lo jugamos, él juega con nosotros. Empecé a mirar NFL cuando Gramatica trajo la gloria a nuestra tierra. Me subí al caballo patriota y no me bajé más. Mi camino lo ilumina Julian Edelman.


Tribet