Tribet

Top 5 histórico: Las Vegas Raiders

11 de Junio de 2021
Ken Stabler, "The Snake", el mejor QB de todos los tiempos para la Raiders Nation. / Foto: Anónimo (AP)

Las franquicias de la NFL han tenido a lo largo de la historia gran cantidad de jugadores destacados de los pueden sentirse orgullosos, tanto por su rendimiento dentro del campo de juego como su liderazgo fuera de él. En No Huddle les traemos a aquellos que de gran manera han representado los colores de su equipo. Hoy, los cinco mejores de Las Vegas Raiders en la historia.

Pese a las mudanzas y el desarraigo, los Raiders siempre fueron una amenaza constante en cada temporada: la rudeza, el talento y la fuerte personalidad de sus mejores elementos se convirtieron en pilares de ese fenómeno, que traspasó las fronteras del deporte para convertirse en una cuestión de estado. 

Nombres como los de Ken Stabler o Marcus Allen, por citar algunos ejemplos, se alistan en aquél Silver and Black Pride que muchos fanáticos hicieron bandera -ya sea en Oakland, Los Angeles o Las Vegas-. Algunos, incluso, son marca registrada en la rica historia de la NFL y fieles representantes de ese ADN Raider, un estilo inalterable a lo largo de los años

Ken Stabler, QB

En esa terna mágica de mariscales talentosos que integra junto a Jim Plunkett y Rich Gannon, The Snake brilla con luz propia. Stabler fue un verdadero maestro de ceremonias en Oakland y protagonizó capítulos increíbles, dignos de cualquier serie de Netflix: los registros audiovisuales del “Ghost to the Post” -con esa notable frialdad en la ejecución- o la picardía en el fumble del “Holy Roller”, quedarán como episodios imborrables en la memoria de la fanaticada. 

Fueron en total diez temporadas, con un récord asombroso durante su estadía (69 partidos ganados, 26 perdidos y 1 empatado como titular), además de despedirse con 150 touchdowns. Stabler también fue el primer QB vestido de negro en llevar a los más alto a la franquicia, en la victoria en el Super Bowl XI contra los Vikings.

The Snake, seleccionado en el 2016 al Hall Of Fame de la NFL, tranquilamente debería ser el quarterback del mejor equipo de todos los tiempos de los Raiders y ningún fanático de la franquicia se quejaría de tamaña decisión.  

Gene Upshaw, OG

Gene Upshaw y Art Shell, un duo único que aplastó a los rivales en la cancha. / Foto: Billy Smith (Getty Images)

Uno de los mejores -por no decir el mejor- de la era dorada de los Raiders. Quince temporadas, 207 partidos arrancando como titular y decisivo en los campeonatos conseguidos en el Super Bowl XI y Super Bowl XV. A ese dossier perfecto se le suma su llegada al Hall of Fame de la NFL en 1987 y las más que destacables siete apariciones en el Pro Bowl. 

Upshaw llevó el lema “Commitment to Excellence” de Al Davis a su máxima expresión dentro de las canchas. “Éramos grandes y fuertes y nos gustaba hacer estallar a la gente”, diría en alguna entrevista. Y esto es 100% verdad: el tándem con Art Shell en la línea ofensiva es uno de los más recordados de aquella década, sobre todo por la agresividad y la eficacia con la que anulaban a sus rivales de turno (Vikings y Broncos pueden dar fe de esto último revisando el material de archivo).

El gigante Upshaw falleció en 2008 a los 63 años, víctima de un cáncer de páncreas, pero de algo podemos estar seguros: nadie en su sano juicio discutirá su capacidad de liderazgo en esos Raiders imbatibles de fines de los setentas y principios de los ochentas.  

Marcus Allen, RB

El RB más impactante que haya pasado por la franquicia, sin dudas. Allen es una leyenda viva en la NFL y fue clave para la obtención del Super Bowl XVIII contra los extintos Redskins: su planilla final ese día dejó 20 acarreos, 191 yardas por tierra y dos touchdowns, convirtiéndolo automáticamente en el MVP del partido.

Pero más allá de los datos y los premios para la vitrina (sumó cuatro asistencias consecutivas al Pro Bowl entre 1984 y 1987 y fue MVP de la NFL en 1985), la figura de Allen es única por su enorme personalidad, que lo llevó a enfrentarse incluso al mismísimo Al Davis durante sus últimos días en LA, ciudad en donde se transformó en un hijo pródigo.

Como si fuera poco, hasta sus propios compañeros -como Todd Christensen- reconocieron que sus habilidades como QB eran superiores a las de quienes ocupaban ese rol, aún en tiempos de Jim Plunkett. Un jugador completo en todo sentido.

Tim Brown, WR

Tim Brown, un WR constante con estadísticas asombrosas que siguen vigentes / Foto: Jed Jacobsohn (Getty Images)

Seguridad, potencia y velocidad. Tres ingredientes que hicieron de este WR un digno merecedor de un lugar en el Top 5. Número 1 en el ranking de jugadores con más recepciones de la franquicia, entre 1988 y 2003 acumuló un total de 14.734 yardas, superando a nombres de peso como Fred Biletnikoff, Todd Christensen o Marcus Allen.

A Brown le quedará la espina de no haber podido consagrarse como otros Raiders (integró el equipo que se quedó a un paso en el Super Bowl XXXVII), pero sus nueve Pro Bowls y la llegada al Hall of Fame en el 2015 son sinónimo de grandeza y orgullo para la Raiders Nation.

Además, quedarán grabadas en la historia esas nueve temporadas consecutivas en donde superó las mil yardas por aire, pero también los diez años seguidos con 75 o más recepciones. Brown fue un ejemplo de constancia en un deporte en donde la regularidad está asignada para unos pocos.  

Howie Long, DE

Howie Long fue un cazador de quarterbacks diseñado a medida de los Raiders y, al igual que Allen, otro de los estandartes del equipo durante su estadía en LA. Un polifuncional que podía manejar distintas posiciones en el costado defensivo, calificado por muchos especialistas como un game-changer.    

El DE terminó su carrera con 84 capturas (superó la barrera de las diez entre 1983 y 1985, sumando cuatro en sus doce juegos disputados en postemporada) y fue un elemento de suma importancia para que el equipo ganara el Super Bowl XVIII en Tampa.  

Consagrado como NFL Defensive Player of the Year en 1985 y miembro del Hall of Fame desde el 2000, Long -ya alejado de las canchas- sigue de cerca la acción como comentarista de Fox y mantiene esa mirada amenazante que lo caracterizó en sus años de esplendor.  

Menciones especiales: Jim Plunkett (QB), Fred Biletnikoff (WR), Bo Jackson (RB), Charles Woodson (CB) y Art Shell (OT).


Augusto Dallachiesa

Augusto Dallachiesa

Periodista en prensa gráfica y radio. Si la memoria no me falla, el primer contacto que tuve con la NFL se dio a partir de los NFL Films de ESPN, viendo por la pantalla chica el legado de los 49ers de Joe Montana y los Steelers de Terry Bradshaw. El resto es historia: años de seguir temporadas enteras, prepararse los lunes a la noche para los MNF y, lógicamente, disfrutar del Super Bowl. Fan declarado del Tecmo Super Bowl de 8 bits en cualquiera de sus formatos.


Tribet