Ben Roethlisberger: ‘Será mi último partido en la NFL’

8 de Enero de 2022
El Big Ben anunció cuando será su último partido en la NFL. / Foto: CBS Sports

Ben Roethlisberger se sentó con Bill Cowher en el canal CBS Sports y, ante la pregunta de si los Steelers quedan eliminados y no avanzan a los playoffs ese sería su último partido en la NFL, el mariscal de Pittsburgh respondió que muy probablemente así lo sea.

Ben dedicó 18 años de su vida para jugar en uno de los legendarios equipos de la liga, los Pittsburgh Steelers. El Big Ben, como le llaman por sus 108 kilos y 1,96 metros de estatura, tenía el desafío de jugar en la mejor franquicia de los setenta que logró cuatro trofeos del Super Bowl. Con Roethlisberger y su prolífico brazo, los Steleers ganaron dos más y los encumbró como los más ganadores. Ahora afronta el ocaso de su carrera.

Antes de la euforia por los New England Patriots, estaban los Steelers. Ambos equipos son los más exitosos en la historia de la NFL con seis trofeos del Super Bowl cada uno. Los de Pittsburgh encontraron un gran combo de jugadores como el receptor Lynn Swann, el linebacker Jack Ham y, claro, Terry Bradshaw, el mariscal de campo. El equipo logró los títulos en 1975, 1976, 1979 y 1980. Pero el ritmo triunfador tuvo que esperar hasta la irrupción de Ben Roethlisberger.

La carrera de Roethlisberger en Pittsburgh

El joven talento de la Universidad de Miami en Ohio fue clave para la división de fútbol americano. Luego probó suerte en el Draft del 2004. En ese año había otro prodigio como quarterback, Eli Manning, quien terminaría ganando dos Super Bowls con New York Giants y se retiró en 2016. A Big Ben lo seleccionaron en la posición once y le pagaron 22 millones de dólares por seis temporadas.

La inversión no solo fue temeraria, también muy acertada. Roethlisberger logró lo que ningún otro novato ha hecho en la NFL: ganar todos sus partidos. En total fueron 13. Los Steelers llegaron a la final de conferencia, pero cayeron frente a los Patriots. En su segundo año vino la venganza cuando Pittsburgh conquistó el Super Bowl frente a Seattle Seahawks (21-10) en 2006. Tres años más tarde le llegaría la oportunidad de ganar otro anillo de campeón frente a los Arizona Cardinals. Su equipo perdía por tres puntos (20-23) y restaba solo un minuto en el marcador. Dos pases precisos a Santonio Holmes dieron vuelta el resultado (27-23). En 2011 volvió al gran partido final de la NFL, pero esa vez Green Bay Packers amargó a los Steelers (31-25).

Roethlisberger se convirtió en un ídolo para la franquicia, estuvo alejado de conflictos fuera del campo y de polémicas que han acompañado a otros jugadores en la NFL. La chispa de su talento, sin embargo, se apagó. El estadounidense coleccionó decenas de lesiones en el hombro derecho, en el pulgar, en las rodillas como roturas de cartílago, fracturas en los pies, rotura de tendones en el codo e incluso en el cráneo.

El pasado lunes 3 de enero, Ben Roethlisberger hizo oficial su último partido en Pittsburgh, con su gente. Los Steelers vencieron a los Cleveland Browns (26-14). Su despedida estuvo acompañada de sus hijos. “Es gracioso, probablemente no es como la despedida que quería, aparte de la victoria, y eso es todo lo que realmente importa. Esa ha sido la historia de mi carrera, no siempre ha sido bonita, pero encontramos la manera”, dijo tras el juego. Los Steelers tienen una última oportunidad para clasificarse a los playoffs de la NFL este domingo. Deben ganar contra Baltimore Ravens y esperar que los Indianapolis Colts pierdan ante Jacksonville Jaguars. 


Alain Álvarez

Alain Álvarez

El SuperBowl XLII me hizo amar este deporte, y a los Patriots. Periodista en construcción y Belichista de la primera hora. Redactor con una misión: que no se le diga rugby al football americano. Amante de los QBs veteranos.