Tribet

Necesidades de cara al Draft 2020: New York Jets

Mie 15 Abr, 2020 - 19:26hs
Sam Darnold liderando el huddle de los Jets
Sam Darnold liderando el huddle de los Jets frente a los Vikingos/Foto: AP Press

La agencia libre para los Jets no estuvo plagada de nombres rutilantes, a diferencia de la del año pasado, donde se incorporaron jugadores de la talla de LeVeon Bell o de CJ Mosley, pero consiguieron piezas que pueden servirles para el armado del equipo inicial de cara a la temporada 2020.

La línea ofensiva y los fantasmas de Darnold: OL

La peor unidad de este equipo es definitivamente la línea ofensiva (en todas sus partes), y esto se vio a lo largo de toda la temporada 2019. Tanto es así, que luego del partido de la séptima semana, donde fueron derrotados 33–0 por los New England Patriots, el QB de los Jets declaró que “veía fantasmas”, dada la facilidad con la que los defensivos patriotas penetraban la línea ofensiva de los Jets. El QB terminó el partido con cuatro intercepciones y dos fumbles. Este partido nos sirve como ejemplo para entender porque en la agencia libre los Jets firmaron a George Fant, un tackle proveniente de Seattle, donde jugó la mayor parte de la temporada pasada como tackle izquierdo, al guardia Greg Van Roten, proveniente de Carolina Panthers, donde hizo las veces de guardia izquierdo las primeras once semanas, previo a lesionarse su pie, y al centro Connor McGovern, proveniente de Denver y titular los 16 partidos de la temporada 2019.

SAM DARNOLD SIENDO CAPTURADO POR UN DEFENSIVO DE LOS PATRIOTAS, CAUSANDO UN BALON SUELTO
Sam Darnold siendo capturado por un defensivo de los Patriotas, causando un balón suelto/Foto USA Today

Armas para Darnold: WR

A pesar de no estar bien protegido, el cuerpo de receptores está lejos de ser bueno. Para colmo, en esta agencia libre le dijeron adiós a Robby Anderson, quien supo ser el WR1 durante las últimas temporadas de la franquicia verde de la Gran Manzana. Intentarán suplirlo con Breshad Perriman, jugador proveniente de Tampa Bay Buccaneers, donde se desempeñaba como tercer receptor, pero recopilando muy buenos números sobre todo al final de la temporada, dando algunos indicios de que realmente es el receptor talentoso que drafteó Baltimore en la primera ronda del 2015. Más allá de que no hay mucha diferencia entre Anderson y Perriman, este jugador no es suficiente para cambiarle la cara al ataque aéreo de Jets, que todavía tiene una deuda pendiente con su QB, y deben buscarle una solución al asunto.

Custiodeando el espacio aéreo: CB

El final del segundo día puede ser un buen momento para que los Jets busquen a ese esquinero que les permita cerrar la secundaria. Acostumbrada hoy la NFL a presentar ofensivas con un receptor desde la posición del slot, las defensivas se ven obligadas a presentar 3 esquineros en cancha, para hacerle frente a las formaciones con 3 abiertos. No solo por este motivo podría Jets interesarse en adquirir un esquinero, sino para sumarle competencia a los actuales titulares, que no vienen de tener la mejor campaña, y podrían beneficiarse de un nuevo prospecto en la plantilla.

 

El principal problema de la mitad verde de New York de cara al draft podemos ver que está en el lado ofensivo del balón. La defensa recupera a un gran emblema como CJ Mosley, y pudieron retener al agente libre Jordan Jenkins, quien registró 8.5 capturas la temporada pasada. La secundaria podría hacerse de ayuda, algún esquinero más podría ser útil, aunque la pareja de Desir y Poole por ahora es suficiente para arrancar. Veremos si en el pick N°11, New York Jets decide ir por un tackle ofensivo (alguno de los mejores 4 prospectos debería estar disponible para ellos), o decide elegir, posiblemente, al mejor receptor de una clase cargada de talento en la posición.


Nicolás Trimboli

Nicolás Trimboli

Dentro de No Huddle integro el equipo de Football de Primera, donde les vamos a traer la actualidad de las ligas locales, y participo en Desde el Pocket como columnista. Haber vivido en USA me hizo dar cuenta del fanatismo que se vive por la NFL, del cual me contagié de inmediato. Jugador en FAARG y coach en Aztecas (juveniles). Comencé a ver football de casualidad, con un Super Bowl entre Steelers y Bears que enganché en la tele, y fue Drew Brees, el QB del equipo del que soy hincha, los New Orleans Saints, quien me hizo enamorarme del deporte.


Tribet