Tribet

Lo mejor, lo peor y la sorpresa: campeonatos de conferencia

29 de Enero de 2021
Stefon Diggs lucha durante la final conferencial. / Foto: Jeff Roberson (AP)

Ya tenemos confirmados los equipos que participarán del Super Bowl LV, pero en esta nota se repasará lo mejor, lo peor y la sorpresa de las dos franquicias que se quedaron fuera de la máxima cita del football americano.

Green Bay Packers

Por Mauricio Jiménez
Green Bay volvió a fallar. / Foto: Mark Rebilas (USA Sports Today)
LO BUENO:

Llegar a dos finales de conferencia en años consecutivos es destacable, aunque perder ambas es desalentador. Sin embargo, se rescata el crecimiento ofensivo de este equipo. Las 26 victorias en temporada regular en los últimos dos años es un récord del que muchas franquicias quisieran sacar pecho, sumado al paso adelante en ataque bajo un nuevo sistema con una nueva era, tanto del front office como del staff de coacheo.

LO MALO:

La postemporada es esquiva. En la última década, Rodgers y compañía han disputado cinco finales de conferencia, consiguiendo solamente una victoria, aquella de 2010 en Chicago que coronaría al equipo con su último Super Bowl. Tras exitosas campañas en temporada regular, al igual que en este 2020, la franquicia se desinfla en los partidos importantes. Comete errores, regala puntos y en general no hace grandes encuentros cuando más lo necesitan. 

LA SORPRESA:

El rendimiento de la ofensiva a niveles excelentes a lo largo de la temporada. Mucho se habló y se recriminó sobre el draft de los Packers, no obstante, Matt LaFleur y Brian Gutekunst han sabido maximizar los recursos con los que cuentan. Teniendo en cuenta el salary cap apretado que maneja la franquicia, construyeron un roster competitivo y profundo que dio pelea hasta el final. Otra gran sorpresa es encontrar en Matt LaFleur su HC del presente y futuro, aunque tendrá que aprender sus errores año tras año. El excoordinador ofensivo de Rams y Titans superó a la leyenda Vince Lombardi en cuanto a mayor cantidad de victorias en sus primeras dos temporadas como entrenador. 

Buffalo Bills

Por Mariano Sinito
Allen y la ofensiva jugaron sensacional este año. / Foto: Troy Babbitt (USA Sports Today)
LO BUENO:

La temporada anterior fue la clasificación a los playoffs. Esta, competir por llegar al Super Bowl. Si el equipo sigue en este camino, no nos deberíamos sorprender si el año que viene logran una visita a la cita más importante del deporte. Sean McDermott es un entrenador brillante y los Bills son la organización más inteligente de la NFL. La ventana de campeonato está oficialmente abierta, y al ser un equipo joven, lo estará por mucho tiempo. Lo importante será capitalizar.

LO MALO:

Muy pocas cosas salieron mal en esta gran temporada de los Bills, quizás algunas lesiones o algunos opt-outs podrían ser señalados. Sin embargo, lo peor que le sucedió a este equipo fue no estar a la altura del momento frente a Kansas City. Fueron superados desde la perspectiva de la preparación y del talento.

LA SORPRESA:

En la previa de esta temporada se sospechaba que Buffalo podía ser un candidato sorpresa, pero todo dependería del desarrollo de su QB franquicia, Josh Allen. Muchos se preguntaban si era el indicado para llevar este equipo a la tierra prometida. Con su temporada digna de un premio MVP (sólo opacada por el año de Aaron Rodgers), este joven mariscal demostró un crecimiento enorme, respondiendo con muy buenos rendimientos a la fe que la franquicia tuvo en él cuando lo eligió en el draft como un prospecto sin pulir pero con mucho potencial. Allen es el presente y el futuro.


Redacción No Huddle

Redacción No Huddle

Nota realizada por la redacción de No Huddle.


Tribet