Tribet

Fix the franchise: Jacksonville Jaguars

12 de Marzo de 2021
La franquicia de Jacksonville intentará, de una vez por todas, encontrar un rumbo. Foto: ESPN.

Ya entramos de lleno en modo offseason, pero la NFL no nos da descanso. Por esa razón es que iniciamos esta serie de notas en las que, como dice el título, intentaremos descifrar qué fue lo que no les funcionó a las franquicias la temporada pasada y, por qué no, también encontrar soluciones para mejorar en el corto y mediano plazo. Hoy: Jacksonville Jaguars.

Mucho ha cambiado en este equipo desde que sorprendieron a la NFL llegando lejos en la postemporada del 2018. Todos los estandartes de ese plantel ya no están y los Jaguars han tomado un camino distinto tanto en entrenador en jefe como en gerente general. El modo reconstrucción es total y, viendo sus posibilidades, parece la decisión correcta.

Es tiempo de cambiar

Jacksonville tuvo, nuevamente, una temporada para el olvido. Si bien estaba lejos de ser catalogado como uno de los candidatos, el rendimiento no justifica el récord de 1-15, pero sí el cambio de dirección que decidió tomar su dueño Shahid Khan. A pesar de la energía mostrada por un equipo joven y con algunos talentos interesantes, ni Doug Marrone ni Dave Caldwell, ya ex HC y GM respectivamente, son parte del futuro.

Gardner Minshew se perdió parte del año y eso también justifica que los Jaguars hoy tengan la primera selección general del draft. Pero la razón principal de la horrible temporada es que no importa la energía que este equipo le haya puesto o las buenas decisiones desde el sideline, a Jacksonville le faltaba (y le falta) talento.

Tienen una offseason larga para enderezar el rumbo, y eso incluyó la llegada de Urban Meyer a la posición de HC, entrenador con gran éxito en el football americano colegial. El ex Ohio State salió del retiro para tomar uno de los trabajos más jugosos disponibles durante la temporada baja.

El primer privilegio

La única decisión importante que ha tomado Jacksonville es firmar bajo la etiqueta de franquicia al OT Cam Robinson, tal vez la estrella de esa línea ofensiva. Varias fuente indicaron que los Jaguars van a intentar darle una extensión multianual antes de julio, pero queda mucho camino hasta entonces.

Y, sin dudas, no crean que los movimientos del equipo del estado de la Florida se van a quedar allí. Son la franquicia con más espacio salarial disponible, con casi $71 millones de dólares, incluso tras renovar a Tre Herndon. Dada la situación actual de la liga, esto los pone en una posición ideal para moverse con comodidad en un mercado donde los agentes libres tal vez deban conformarse con contratos por menos dinero. Y según su propio GM, Trent Baalke, van a ser agresivos.

Teniendo en cuenta la necesidad de mejorar la secundaria y agregar un ala cerrada de peso, los Jaguars podrían apuntar a algunos de los FAs top del 2021. William Jackson y Desmond King parecen ser opciones viables, aunque la experiencia de Richard Sherman puede que seduzca a un Urban Meyer que necesitará líderes para este joven equipo. En cuanto a un TE, Hunter Henry no volverá con los Chargers y todo indica que Jonnu Smith atravesará una situación similar con los Titans. Son claramente los dos mejores disponibles y Jacksonville debe jugar fuerte por alguno de los dos.

El segundo privilegio

Tener la primera selección general del draft es un gran punto de partida para comenzar la reconstrucción de un equipo. Los Jaguars están en vísperas de elegir a uno de los mejores prospectos de los que se tenga recuerdo: el mariscal de Clemson, Trevor Lawrence. Pero como bien se dice en el mundillo de la NFL, cuando conseguís a tu QB franquicia el trabajo no ha terminado, recién empieza.

Para suerte de la franquicia, la selección 25 de la primera ronda también pertenece a ellos gracias al trade de Jalen Ramsey, y los Jags seleccionarán tres veces en el segundo día. Material suficiente para rodear de talento al ex Tigers y darle un salto de calidad a este ya joven roster. Seguir reforzando la línea y elegir titulares en la defensiva serán las prioridades una vez los de Urban Meyer tengan a su mariscal del futuro.


Agustín Esposito

Agustín Esposito

Tardé en encontrarle la vuelta, pero la NFL me dió su primer bosquejo en el Super Bowl XLV, allá por 2011. De ahí en más, mi fascinación y conocimiento por este deporte han ido en ascenso y desde el 2017 cubro lo que me gusta llamar como la liga más bonita del mundo. Periodista creyente de que hay una mejor manera de informar. Scout aficionado. Mis compañeros me dicen que soy el “CEO”. Acerero.


Tribet