Tribet

Necesidades de cara al Draft 2020: New York Giants

Sab 18 Abr, 2020 - 13:05hs

 

El nuevo HC de los Giants, Joe Judge, en su primera conferencia al frente del equipo. (Foto: Danielle Parhizkaran - USA TODAY Sports).

Los Giants continúan en el limbo de la mediocridad, después de sufrir su tercera temporada consecutiva con récord negativo, y con un nuevo HC, Joe Judge. El reemplazante de Pat Shurmur tiene un importante desafío por delante: hacer buen uso de su núcleo ofensivo y reforzar bien las áreas vulnerables de su equipo para devolverlo rápidamente a la conversación de los equipos relevantes.

Un asalto a las trincheras: OL

Daniel Jones fue drafteado el año pasado como un sucesor para Eli Manning y se esperaba que tuviera algo de tiempo para desarrollarse, pero las circunstancias hicieron que se convirtiera en el mariscal titular durante casi toda la temporada. Su desempeño tuvo más puntos fuertes que débiles, de modo que el equipo tiene puestas todas sus esperanzas para que él sea el líder de la franquicia por mucho tiempo.

Sin embargo, el gerente general, Dave Gettleman, entiende que la línea ofensiva se encuentra un poco vulnerable. El dúo en la posición de tackle, Nate Solder y Mike Remmers (quien no fue renovado), no ha tenido una buena performance en la temporada pasada. También sobresale el hecho de que Jones fue capturado 38 veces en 13 partidos, de modo que es lógico y natural que Gettleman (quien también tiene afinidad por el juego terrestre) busque reforzar la línea en el Draft.

La ventaja que tienen los Giants es que draftearán por primera vez desde el cuarto lugar, de modo que se encuentran en una excelente posición para conseguir un jugador de impacto. Y también están con suerte, ya que muchos analistas estiman que hay por lo menos cuatro tackles ofensivos dignos de llevarse en las primeras posiciones: Jedrick Wills Jr. (Alabama), Tristan Wirfs (Iowa), Andrew Thomas (Georgia) y Mekhi Becton (Louisville). Cualquiera de ellos posee las herramientas y el talento suficientes para proveer ayuda inmediata al equipo que los elija.

El puesto de linebacker, otro a mejorar: LB

Isaiah Simmons, el polifuncional defensivo de Clemson, está en la mira de varios equipos y posiblemente los Giants estén entre ellos. (Foto: Icon Sportswire via Getty Images).

El cuerpo de linebackers fue uno de los grupos más relativamente nutridos del equipo durante la temporada pasada. Las piezas centrales eran Deone Bucannon (un exjugador de los Cardinals, de gran versatilidad por su capacidad de jugar también como safety, aunque con rodaje limitado en 2019), Markus Golden (otro veterano de nivel, también proveniente de Arizona) y Alec Ogletree (ex de los Rams y el tercer jugador con más tackles combinados en la defensa).

Hoy el panorama es distinto: Bucannon y Golden son agentes libres, mientras que Ogletree fue cortado en febrero. Gettleman trajo a dos jugadores en su reemplazo, Kyler Fackrell (por un año) y Blake Martinez (por tres años y $30 millones). También se espera que David Mayo, quien tuvo una sólida temporada en 2019, mantenga el nivel en este año (al igual que Lorenzo Carter), y hay esperanzas puestas en Ryan Connelly, cuyo buen año fue interrumpido por una ruptura de ligamentos. Sumado a las piezas complementarias en la posición, podrían elegir uno o dos linebackers más en las rondas medias a bajas, pero…

Hay cierto impulso de los fanáticos y de algún analista para draftear a Isaiah Simmons con la cuarta selección. Y no es para menos: el linebacker de Georgia es uno de los defensivos más versátiles en todo el draft y proveería ayuda inmediata. Sin embargo, en Nueva York deberán optar entre un mayor impacto en defensa o perderse la oportunidad de mejorar la protección de su línea ofensiva. Una decisión muy difícil.

Nunca se tiene demasiados pass rushers: Edge

Aquí podría haber elegido a los safeties, dado que no tienen todavía a otro jugador como para ser titular junto a Jabrill Peppers. Sin embargo, la relativamente buena profundidad de la posición y la adición de jugadores como Dravon Askew-Henry (de la XFL) y Nate Ebner (ex Patriots), hace que los Giants deban enfocarse en el Edge.

El año pasado ningún liniero defensivo tuvo más de 3.5 capturas. Eso se le puede perdonar a un tackle defensivo, pero no a un pass rusher, que justamente juega para capturar al mariscal. El trade por Leonard Williams a mitad de temporada no tuvo el brillo que muchos esperaban, aunque Gettleman le ha dado la etiqueta de franquicia en atención al talento que posee. De todos modos, y aunque eligieron a Dexter Lawrence en la primera ronda del año pasado, tienen la posibilidad de buscar un jugador de impacto en este Draft.

Dado que los Giants eligen muy alto en la primera ronda, no buscarán un Edge, salvo que un milagro lo haga caer a Chase Young a la cuarta posición. Quizás puedan agarrar a alguno que caiga de la primera ronda con su selección 36: un candidato posible es Yetur Gross-Matos (Penn State), y otra opción, aunque más remota, es Zach Baun (quien ha jugado más como Edge en Wisconsin pese a ser catalogado como OLB). Si Gettleman está dispuesto a hacer un trade down, como ha confirmado recientemente, y consigue una selección en donde los mejores tackles ya estén fuera, el equipo incluso podría intentar conseguir a K’Lavon Chaisson, proyectado por muchos como selección de Dallas en el número 18.

Los Giants tienen 10 selecciones en este Draft, de modo que podrán fortalecer sus puntos débiles razonablemente bien. Tienen buen talento en distintas áreas, pero sus rivales también se han fortalecido, y lo seguirán haciendo. Si a ello se le suma el que hayan traído un nuevo HC, con los cambios que ello implica, así como el tiempo de adaptación que insume una movida así, es muy posible que este sea otro año de reconstrucción para la franquicia.


Nicolás Pérez

Nicolás Pérez

Desde hace algunos años me podés encontrar en NFL Argentina en Twitter comentando partidos, y ahora me sumo a No Huddle para aportar mi granito de arena y ayudar a convertirlo en el medio líder en el deporte. Me volví aficionado al fútbol americano por casualidad, cuando me topé con el Super Bowl XLVI mientras hacía zapping una noche de verano. Tras aquel partido, comencé a seguir a los Patriots, a quienes les tuve simpatía porque perdieron en esa oportunidad. Pensé que era una buena opción, hasta que poco después me enteré que eran los más ganadores del momento... terminó siendo una gran decisión.


Tribet