Necesidades NFL Draft 2022: New York Jets

25 de Marzo de 2022
Zach Wilson tuvo una primera temporada con altibajos. // Foto: Forbes

Por segundo año consecutivo, los New York Jets lucieron como uno de los peores equipos de la toda la NFL y terminaron últimos de la AFC Este con un récord de 4-13. Ya son 11 años sin postemporada y no parece que esa racha se vaya a cortar muy pronto. Eso sí, como punto positivo, el equipo comandado por su nuevo HC Robert Saleh logró algunas victorias contra equipos que eran bastante superiores en los papeles (Cincinnati Bengals y Tennessee Titans).

A sabiendas de que el equipo no iba a pelear por entrar a postemporada, los focos en 2021 estaban puestos sobre Zach Wilson. El mariscal egresado de BYU fue elegido en el puesto #2 del Draft y está llamado a ser la solución en el puesto más determinante de este deporte. La temporada del novato no fue precisamente buena, aunque esto era de esperarse. La adaptación a la liga suele llevar tiempo para los mariscales, y más cuando debutan en un equipo con falta de calidad. Igualmente, sobre el final, se vieron algunos destellos que demuestran que el talento de Wilson está, sólo le falta tiempo y mejor acompañamiento.

Jets buscara seguir nutriendo de talento joven a su roster vía draft, pero aun así deben aprovechar la agencia libre para firmar jugadores que aporten veteranía y rendimiento consistente, para poder guiar a los que menos experiencia tienen. Al haber sido uno de los peores equipos de la temporada regular, está claro que las necesidades son muchas, pero con la agencia libre ya comenzada el conjunto neoyorkino ya ha empezado a cubrir huecos.

Corey Davis no parece ser la mejor opción como WR1. // Foto: Newsday.

Necesidades: WR, EDGE, S

Una necesidad imperante es la de un claro WR1. La realidad es que Corey Davis y Elijah Moore, aunque pueden aportar, no lucen como una amenaza constante para las defensivas rivales. Wilson necesita un receptor que acapare defensores, abra espacios y que además le provea de manos fiables cuando las cosas se complican. Aún quedan jugadores disponibles que en su mejor versión pueden cumplir este rol, como Julio Jones o Jarvis Landry.

El pass rush es algo que faltó en 2021, de hecho terminaron como el sexto peor equipo en término de presiones al mariscal rival y permitieron más yardas aereas que cualquier otro equipo. Dentro de todos los huecos que tiene este equipo, quizás no es la posición más falta de talento, pero sin duda es de las que más impacto tiene y una mejora en este aspecto podría ser el puntapié inicial para que esta unidad evolucione.

En cuanto a safeties, tanto Marcus Maye como Lamarcus Joyner eran agentes libres, y sólo este último volvió a firmar con el equipo. No hay muchas variantes en el puesto y dificilmente lo atiendan temprano en el draft, por lo que Jets debería buscar algún agente libre. Tyrann Mathieu, el mejor profundo disponible, todavía no ha definido su futuro, pero habrá que ver cuanto estaría dispuesto a pagar New York por él para quedárselo. 

C.J. Uzomah aportará veteranía y será una alternativa de confianza para Wilson. // Foto: Sports Illustrated

Había otras necesidades en el equipo, pero los recientes fichajes tienen la intención de cubrirlos. Una era la de tight end, que se refuerza considerablemente con las firmas de C.J. Uzomah y Tyler Conklin, dos jugadores que fueron titulares y de buena producción en 2021 en sus respectivos equipos. También mejoraron la línea ofensiva con la adición de Laken Tomlinson, guard ex San Francisco que viene de una muy buena temporada en una de las mejores líneas ofensivas de la liga. El puesto de esquinero fue atendido con el fichaje de D.J. Reed, que si bien no es el playmaker que la franquicia hubiese querido tener, es un jugador que puede ser titular y todavía tiene techo para mejorar. Es probable que todavía Jets busque un CB1 en el draft, pero en la agencia libre han cumplido su tarea.


Juan Vecchi

Juan Vecchi

Todavía no recuerdo el día que empecé a ver football americano, solo sé que me hice simpatizante de los 49ers porque me gustaba el nombre. Hoy me considero un fanático y todavía me cuesta superar el Super Bowl LIV. Este deporte lo tiene todo: estrategia, intensidad, técnica y jugadas espectaculares. Cualquier amante del deporte debería darle una oportunidad.