Tribet

Camino al Fantasy: trades y agencia libre

25 de Marzo de 2021
Jared Goff y Matthew Stafford protagonizaron el gran trade de esta offseason. ¿Qué impacto tendrá en Fantasy? Foto: USA Today.

Todavía falta una eternidad para ver acción real, pero la próxima temporada va tomando forma y las 32 franquicias se están armando para empezar a delinear el año. El movimiento de piezas, que se coronará con Su Majestad el draft el mes que viene, es el primer paso para organizarnos en el juego que determinará nuestro humor en el último tercio del año. Cualquier transacción del lado de la ofensiva inevitablemente conlleva una reacción y una conclusión relacionada al Fantasy. ¿Dónde conviene draftear a Golladay ahora que juega para los Giants? ¿Ayuda la renovación de Carson en Seattle? ¿Cómo impacta la llegada de Stafford al resto de los Rams? Todo puede cambiar (y va a cambiar), pero este es apenas un análisis inicial, a más de un mes de que los equipos se nutran de rookies y a todavía cuatro meses de que los propios jugadores empiecen a verse las caras en los training camps.

Se toman en consideración todos los movimientos de free agency, incluyendo a quienes renovaron en sus equipos. También contamos los trades, ya que implican un cambio de escenario significativo. Además, solo se analizan transacciones de jugadores jugables en ligas de Fantasy sin IDP; es decir, ofensivos, sin contar la línea ofensiva.

INICIO DE SOLAPA "QB"

Dak Prescott (Dallas Cowboys)

No hay un solo aspecto negativo en la continuidad de Dakota en Dallas, especialmente con un contrato multianual. El QB arrancó el 2020 en un nivel estelar hasta su lesión en la semana 5. Prescott se aseguró la permanencia en una ofensiva que lo favorece, con receptores y corredores premium, sin distracciones contractuales. Al mismo tiempo, el trío de Amari Cooper, CeeDee Lamb y Michael Gallup tienen la posibilidad de seguir construyendo con el mariscal esa química positiva que transforma a este grupo en uno de los mejores de la liga. Los Cowboys tienen el potencial para ser un carnaval de Fantasy.

Conclusión: Messirve.

Matthew Stafford (Los Angeles Rams)

Con los Rams y la ofensiva de McVay, nos acercaremos a la resolución de una de las grandes incógnitas del siglo: ¿Detroit le cortó el potencial o el techo de Stafford nunca fue tan alto? El ex Lions es un upgrade por sobre Goff. Su potente brazo le da la posibilidad de estirar una ofensiva que dependió demasiado de pases cortos, lo que puede elevar la producción de Robert Woods y Cooper Kupp. El mariscal ya disfrutó de armas interesantes en su equipo anterior, pero con entrenadores sin demasiadas luces en ofensiva. Este nuevo contexto debería favorecerlo tanto en la NFL como en nuestras ligas. 

Conclusión: Messirve.

Jared Goff (Detroit Lions)

Detroit cobró lindos picks por desprenderse de Stafford y comerse el contrato de Goff. Con Dan Campbell como head coach y Anthony Lynn al mando de la ofensiva, los Lions tendrán un año de transición y probablemente una ofensiva inutilizable. El nuevo QB, pareado con receptores con Breshad Perriman y Tyrell Williams, anuncia pocos puntos. Solo nos queda pensar en que los mire seguido a Hockenson y, sobre todo, a Swift: el pasado de Lynn potenciando a Ekeler en los Chargers pueden ser la luz de esperanza de toda esta franquicia a la hora de armar un sólido roster de Fantasy.

Conclusión: No messirve.

Cam Newton (New England Patriots)

La producción de Cam le puso el freno de mano a New England en 2020 y lo hará de nuevo en 2021. El valor Fantasy de toda la ofensiva baja con Newton, quien absorbe yardas y TDs por tierra de los RBs y les baja el techo a WRs y TEs con su ineficiencia aérea. En cuanto al propio QB, como demostró el año pasado, puede tener partidos de altísima producción, mechados con producciones que garantizan una derrota. Tampoco hay garantía de que se mantenga como titular toda la temporada…

Conclusión: No messirve.

Ryan Fitzpatrick (Washington Football Team)

Todos a bordo del tren de Fitzmagic, que llegó a la capital para que disfrutemos de McLaurin y la otra adquisición, Curtis Samuel. Washington no será candidato ni mucho menos, y al barbudo ya sabemos cómo encararlo: una opción atractiva que nos puede dejar pagando en cualquier momento, incluso hasta perdiendo la titularidad. Pero los receptores y el tight end Logan Thomas cobran más valor que con Alex Smith o Taylor Heinicke. Hasta podría liberarle lugar a Antonio Gibson, ya que las defensivas no podrán enfocarse tanto en el juego de corto yardaje.

Conclusión: Messirve.

Jameis Winston (New Orleans Saints)

¿Se imaginan un mundo sin Taysom Hill? Sería mucho más fácil confiar en cualquier QB de los Saints sin él robando acarreos, targets y pases. Si Winston es el titular, el techo de todos será limitado, porque Payton seguirá involucrando a Hill. El mejor contexto de Fantasy para Winston hubiese sido que firmara en otro lado.

Conclusión: No messirve.

Andy Dalton (Chicago Bears)

Pobre Allen Robinson. De Bortles a Trubisky a Dalton. El receptor ya demostró que es capaz de rendir en cualquier contexto, pero probablemente nunca conozcamos su potencial con un QB talentoso. Dalton no le baja el piso, pero es otro QB mediocre que deja a Robinson y a toda la ofensiva de Chicago en la misma situación que antes. El mismo Andy, por su parte, seguirá siendo inutilizable.

Conclusión: No messirve.

Carson Wentz (Indianapolis Colts)

No hay mejor destino para el resurgimiento de Wentz que con Frank Reich, su anterior coordinador ofensivo, en Indy. Los Colts intentarán centrar el ataque en el juego terrestre y aprovechar el crecimiento de Michael Pittman y, si las lesiones se lo permiten, Parris Campbell. Indianapolis necesitaba QB tras el retiro de Rivers. El ex Eagles no transformará a esta ofensiva en una fuerza imposible de detener, pero es capaz de hacerla funcionar a un nivel aceptable para que la producción de quienes estén alrededor nos den rédito en Fantasy.

Conclusión: Messirve.

FIN DE SOLAPA "QB"
INICIO DE SOLAPA "RB"

Aaron Jones (Green Bay Packers)

Los últimos años del RB dejaron sensaciones encontradas. El nivel de Jones fue muy bueno, pero Green Bay rotó bastante y tuvo muchas oportunidades Jamaal Williams, ahora jugador de los Lions. La renovación de Aaron, quien recibió un contrato fuerte a la altura de lo que demostró en la liga, lo convierte nuevamente en una opción top de Fantasy en una posición clave. Su rival interno será AJ Dillon, quien en su segundo año intentará tener más presencia en un backfield que, por el momento, es propiedad de Jones.

Conclusión: Messirve.

Jamaal Williams (Detroit Lions)

En contrapartida con la posición dominante en la que quedó Jones en Green Bay, Williams se va a estorbar a otro lado. Como lo hacía en Wisconsin, será la piedra en el zapato de un titular indiscutido en Detroit. Quien elija a D’Andre Swift deberá prepararse para resignar snaps a manos del ex Packer. El mejor escenario es que quede entre ellos dos, pero en una ofensiva que se perfila como poco confiable, incluso si no hay un tercero la situación podrá tornarse frustrante.

Conclusión: No messirve.

Chris Carson (Seattle Seahawks)

Otra renovación importante en la que nos conformamos con la situación actual por sobre la incertidumbre que viviríamos con el RB en otro equipo. En Seattle, Carson es el líder de ese backfield, con la salida de Hyde (Jacksonville), la poca participación de DeeJay Dallas o Travis Homer y el incierto retorno de Rashaad Penny tras la lesión que sufrió en 2019. Salvo que haya algún movimiento extraño, y a comparación de otras franquicias, es fácil confiar en los Seahawks y su compromiso con Carson.

Conclusión: Messirve.

Kenyan Drake (Las Vegas Raiders)

No puede ser. No bastó con desplomar el valor del propio Drake, quien pasó de ser el líder en la posición en Arizona a ser claramente una segunda opción en Las Vegas, que también se hundió el potencial de Josh Jacobs, una de las opciones más seguras si al hablar de volumen hasta el año pasado. Salvo que los Raiders se conviertan en un ataque terrestre demoledor, entre ambos RBs se robarán chances de toques y anotaciones. Ni hablemos de que para recepciones están Jalen Richard y Theo Riddick (difícil que pase los cortes de pretemporada). Esta situación pinta para ser un desastre.

Conclusión: No messirve.

Mark Ingram y Phillip Lindsay (Houston Texans)

David Johnson sigue en Houston. Estaba en una situación relativamente productiva. Pero ahora llegaron Ingram y Lindsay para romper la calma. Si me apuran, hay muchas posibilidades de que el ex Saints y Ravens no esté en el roster para la primera semana. Pero aun con solo Lindsay y Johnson, la situación puede ser complicada, parecida a la de los Broncos 2020. Detrás de una línea ofensiva dudosa, es otro caso de un dúo que se puede pisar entre sí. Y si se va Deshaun, todo el ataque va a ser completamente caótico.

Conclusión: No messirve.

Mike Davis (Atlanta Falcons)

Donde los RBs van a morir. Davis, después de cinco años de intrascendencia, resurgió en Carolina ante la lesión de McCaffrey. Los que lo tuvieron en Fantasy, disfrutaron el veranito, aunque para el final del 2020 volvió a bajar un poquito a Tierra. Los Falcons se agarraron de eso para llevarlo a liderar un backfield que abandonaron el casi ex jugador Todd Gurley y el insulso Brian Hill (ambos todavía libres). Dudo que Atlanta se conforme con esto, pero por el momento Davis se presenta como una alternativa con volumen que no tapa ni le roba protagonismo a grandes proyectos.

Conclusión: Messirve.

Tevin Coleman (New York Jets)

El paso del RB por San Francisco fue decepcionante. Lo más probable es que los Jets, con un nuevo coaching, vayan a buscar un nuevo jugador en ese puesto al draft. Hasta que eso pase, nos entusiasmamos (con cautela) porque Saleh, ex coordinador defensivo de los 49ers, lo conoce. New York no tiene nada de material en el puesto. Ni en casi ningún puesto. Se espera tan poco que hasta en Fantasy las expectativas solo pueden ser superadas.

Conclusión: Messirve.

Marlon Mack (Indianapolis Colts)

A esta altura, los Colts deben estar completamente subidos al tren de Jonathan Taylor, al igual que cualquier jugador de Fantasy. El retorno de Mack, quien ya tiene un historial de lesiones significativo, seguramente lo ponga en un rol similar al que tuvo Jordan Wilkins en 2020. Sin embargo, hubiese sido preferible verlo en otro lado y no amenazando a uno de los mayores candidatos a explotar esta temporada.

Conclusión: No messirve.

James White (New England Patriots)

A ver. Los Pats se están armando lindo. En la NFL. En Fantasy, cada movimiento es un puñal. White, de pésimo 2020 en lo que compete a este juego, llega a sacarle snaps a Harris y a robarles targets a los improbables receptores, pero también a los nuevos tight ends. En New England, la presencia del héroe del Super Bowl LI es positiva, pero en nuestras ligas es un problema más.

Conclusión: No messirve.

Damien Williams (Chicago Bears)

Me parece innecesario. La última vez que vimos a Damien Williams, fue un partido estelar que le dio un Super Bowl a Kansas City. Tras decidir no jugar el año pasado, los Chiefs lo dejaron ir. Se lo llevaron los Bears, que le ponen otra traba a Montgomery, de buen cierre de 2020. Entre ellos dos y Tarik Cohen, quien regresa de una lesión, se sacarán los ojos por toques. Ojalá veamos una producción estable de alguien, pero en el Chicago de Dalton, todo es difícil.

Conclusión: No messirve.

FIN DE SOLAPA "RB"
INICIO DE SOLAPA "WR"

Will Fuller (Miami Dolphins)

El ex Texans viaja a Miami a juntarse con DeVante Parker y formar un tándem interesante para Tua. Ahí está la clave: en el crecimiento de Tagovailoa. En principio, el fit no está bueno. A la hora de draftear, habrá que confiar ciegamente en que el QB evolucionará bastante y tener en cuenta que Fuller todavía debe una semana de suspensión. Recién ahí podremos hablar de un movimiento favorable. A no ser que los Dolphins vuelvan a Houston a preguntar por el #4… 

Conclusión: No messirve.

Kenny Golladay (New York Giants)

Babytron no dio un paso hacia atrás. Si continuaba en Detroit, la ofensiva de Goff y compañía no lo iba a favorecer ni un poco. Sin embargo, el panorama en los Giants tampoco es tan alentador. Será el líder indiscutido, sí, pero en el ataque de Daniel Jones. Su llegada echa por tierra el valor de Shepard y Slayton y el valor del propio Golladay queda lejos de aquel potencial de top 5 que supo mostrar.

Conclusión: No messirve.

John Brown (Las Vegas Raiders)

Contrataciones que sí. John Brown dejó Buffalo, donde acabó siendo la sombra de Diggs, y se fue a ser el receptor alfa de Carr en Las Vegas. Su estilo, complementado con la velocidad de Ruggs, puede darle una opción más para variar el ataque a los Raiders. Puede limitar o verse opacado por el crecimiento de Bryan Edwards y competirá también por targets con Waller, el monstruo de esta ofensiva. Sin embargo, en principio, parece haber lugar para que John Brown responda sin una inversión demasiado fuerte en los drafts de Fantasy.

Conclusión: Messirve.

Allen Robinson (Chicago Bears)

¿Estamos seguros de que el franchise tag que Chicago le aplicó a Robinson no califica como privación ilegítima de la libertad? La contratación de Dalton como (por ahora) QB titular debe hasta calificar como agravante. Robinson va a responder como lo hace siempre y seguramente transformarse en un receptor confiable en Fantasy, pero otra vez quedará para la imaginación pensar en su potencial en una ofensiva seria.

Conclusión: No messirve.

AJ Green (Arizona Cardinals)

Demasiado revuelo para un jugador que demostró en 2020 que no le queda prácticamente nada por dar. La ofensiva de Arizona se volvió más lenta con la contratación de Green. Sí, más lenta que cuando tenía los 37 años de Fitzgerald. Es difícil que el ex Cincinnati le quite targets a Hopkins, pero sí puede impactar a Christian Kirk. A esta altura, AJ Green no me sirve en ningún lado.

Conclusión: No messirve.

Chris Godwin (Tampa Bay Buccaneers)

La llegada de Brady tuvo un leve impacto negativo en Godwin en términos de Fantasy, pero no es malo que, por el franchise tag que usó Tampa Bay, el receptor se quede en un sistema que le queda cómodo y donde cada parte ya tiene un rol definido. Antonio Brown por ahora no regresó, lo que le abriría un poco más de lugar. Es probable que en otro lado se pudiera asentar como el WR principal, pero la situación actual es totalmente aceptable. Mejor que ir a recibir pases de Cam Newton o Daniel Jones…

Conclusión: Messirve.

JuJu Smith-Schuster (Pittsburgh Steelers)

El presente de JuJu no es nada parecido a lo que creímos que alcanzaría cuando terminó la temporada 2018. Con dos temporadas insulsas a cuestas, mejor tenerlo en Pittsburgh, donde sabemos qué esperar, a que se vaya a nuevos y misteriosos horizontes.

Conclusión: Messirve.

Curtis Samuel (Washington Football Team)

Buena alternativa para un equipo que no tiene material entre los WRs detrás de McLaurin. Mientras no le quite opciones a Antonio Gibson en jugadas extrañas, vamos a estar bien. A lo sumo, puede pelearle targets a Logan Thomas, aunque cada uno cumplirá un rol completamente distinto.

Conclusión: Messirve.

Emmanuel Sanders (Buffalo Bills)

El ex Broncos ya no es el arma capaz de estirar el campo. Su repertorio se acotó a rutas más cortas. Desde ya que no obstruirá la labor de Stefon Diggs, quien ya es megaestrella. Aunque genera incertidumbre en Gabriel Davis, su rol como hombre de redzone y de trayectorias más largas, además de su proyección a largo plazo, lo convierten en un receptor radicalmente diferente a lo que aportará Sanders. Se puede pisar con Beasley, aunque ambos a esta altura son ruedas de auxilio de waivers.

Conclusión: Messirve.

Corey Davis (New York Jets)

Toda una incógnita qué será de Corey Davis tras su explosión de 2020. No sabemos ni quién será el QB. ¿Sigue Darnold? Sea quien sea, Davis y Mims le darán opciones aceptables. Corey no se hunde en un cuerpo de receptores abultado ni tapa promesas interesantes. En los Jets no molesta a nadie.

Conclusión: Messirve.

DeSean Jackson (Los Angeles Rams)

Caso intermedio entre AJ Green y Corey Davis. No estoy seguro de que le quede algo para aportar. Si lo tiene, puede ayudar a Stafford a inflar sus números, sin necesariamente afectar los de Woods y Kupp. Si no lo tiene, pasará sin pena ni gloria.

Conclusión: Messirve.

Nelson Agholor y Kendrick Bourne (New England Patriots)

Agholor tuvo un veranito en 2020 después de años de decepciones. Bourne fue un típico receptor de waivers toda su carrera. Ambos llegaron a New England, donde serán titulares salvo un volantazo en el draft. La realidad es que ninguno de los dos debería ser una opción real, al menos al inicio de la temporada. La renovación de Newton no ayuda. No tapan a nadie, pero no hay nada que ver aquí.

Conclusión: No messirve.

TY Hilton (Indianapolis Colts)

Escenario 1: TY asume un rol secundario y permite el crecimiento de Pittman mientras ayuda a Wentz. Escenario 2: continúa con la gran segunda mitad de 2020 y resulta ser una pieza importante en Fantasy. Escenario 3: les roba targets a otros receptores pero no es eficiente, como la primera parte de la temporada pasada. Dos de esos tres escenarios suman. La permanencia de Hilton en Indy, donde no hay muchas armas por aire, también.

Conclusión: Messirve.

FIN DE SOLAPA "WR"
INICIO DE SOLAPA "TE"

Hunter Henry y Jonnu Smith (New England Patriots)

Fuimos felices cuando vimos la noticia de Jonnu. Fuimos infelices cuando vimos la de Henry. Belichick se llevó a los dos TE top del mercado. Lo que podría haber sido una gran situación dándole a Newton una opción de rutas cortas y zona roja emulando su antigua conexión con Greg Olsen en Carolina, se terminó transformando en dos muy buenos jugadores que competirán entre sí en una posición donde ya es habitual la escasez de oportunidades. Salvo que logren emular a Gronkowski y Hernandez, no hay forma de saber ni cuándo ni en cuál de los dos confiar.

Conclusión: No messirve.

Rob Gronkowski (Tampa Bay Buccaneers)

Simplemente, no podría funcionar en ningún lado que no sea junto a Tom Brady. El gran problema de la presencia de Gronk en los Bucs es que sigue tapando a OJ Howard, aunque las lesiones de este último casi que lo transforman en una necesidad para Tampa Bay. Será una opción que dependerá del volumen de TDs, como la temporada pasada. Es un escenario que se mantiene igual, pero que era difícil que cambiara para mejor.

Conclusión: Messirve.

Jared Cook (Los Angeles Chargers)

Sospecho que la posición de tight end no está cerrada de este lado de Los Angeles. Véase Pitts, Kyle (si llega hasta su pick 13, claro). Sin embargo, ya sabemos que no quedan otras opciones particularmente atractivas libres y que los TEs novatos suelen tardar en aclimatarse. Esto transforma automáticamente al ex Saints en el líder de la posición en los Chargers. El nivel de Herbert fue prometedor en su año de novato y le da la posibilidad a Cook de ser una opción digna en un puesto poco digno. La partida de Hunter Henry asegura que no le robe esos targets a nadie.

Conclusión: Messirve.

Gerald Everett (Seattle Seahawks)

Es un jugador interesante, tapado por el surgimiento de Tyler Higbee en los Rams. Se va a Seattle, que hace rato que no tiene un rendimiento constante de un tight end. Ya sin Olsen ni Hollister, el otro nombre relativamente importante es el de Will Dissly. Everett tiene la chance de acomodarse como el TE principal del equipo. No será uno de los objetivos principales para Russell Wilson, pero hay una oportunidad para que se cuele entre los jugadores productivos en un puesto de escasez.

Conclusión: Messirve.

FIN DE SOLAPA "TE"

Si querés seguir todas las contrataciones de la agencia libre, hacé click acá.


Francisco Freidenberg

Francisco Freidenberg

Dicen que sé de fantasy, pero es mentira, porque nadie sabe de fantasy. Nosotros no lo jugamos, él juega con nosotros. Empecé a mirar NFL cuando Gramatica trajo la gloria a nuestra tierra. Me subí al caballo patriota y no me bajé más. Mi camino lo ilumina Julian Edelman.


Tribet