Tribet

Sinito: Top 25 CFB Preseason

Vie 5 Jun, 2020 - 19:19hs

 

El trofeo por el que todos compiten, el Campeonato Nacional del CFB. FOTO: Chris Graythen/Getty Images

La temporada de football universitario 2020 está programada para comenzar oficialmente el sábado 29 de agosto, pero nunca es demasiado temprano para comenzar a pensar en los 25 mejores en los rankings y lo que podría suceder este año. Cada temporada del FBS trae muchas sorpresas, decepciones y equipos inesperados que emergen en la imagen del título nacional. Sin más preambulo, aquí mis 25 mejores equipos de cara a la nueva temporada.

#1 – Clemson

Clemson participó en cada uno de los últimos cinco playoffs, ganó dos de los últimos cuatro Campeonatos Nacionales y ha perdido un total de cinco partidos en los últimos cinco años. El QB Trevor Lawrence, el RB Travis Etienne y un cuerpo de WR profundo están de regreso para llevar adelante una ofensiva que promedió 43,9 puntos por partido en 2019. Los Tigers no han terminado por debajo del tercer puesto a nivel nacional en puntos anotados por la defensiva en cada uno de los últimos tres años. El coordinador Brent Venables continúa desarrollando grupos de élite, y todo comienza y termina con la mejor línea defensiva de la nación en 2020. Esta unidad está encabezada por el DT Tyler Davis y el DE Xavier Thomas, y se espera que los freshman Bryan Bresee y Myles Murphy presionen para obtener tiempo de juego esta temporada. Clemson también es dueño de otra gran clase de reclutamiento, por lo que el talento de élite no sólo estará presente este año, sino que en los venideros también.
El calendario es muy accesible para el equipo del coach Dabo Swinney y no sería una sorpresa ver este programa ser proyectado como el favorito por dos dígitos en la mayoría de los partidos. Un viaje hacia Notre Dame el 7 de noviembre es el enfrentamiento más difícil en la previa, por lo que este equipo claramente es favorito para quedarse con todo, Campeonato Nacional incluído.

#2 – Ohio State

Los Buckeyes no perdieron el ritmo en la primera temporada de Ryan Day. Detrás de una ofensiva potente y una defensa que mantuvo a los rivales a 13,7 puntos por partido, Ohio State estuvo a un par de jugadas de viajar al Campeonato Nacional. Este roster está equipado para volver a los Playoffs en 2020. El QB Justin Fields acumuló 51 touchdowns totales en su primer año en el programa y será aún más un punto focal de la ofensiva con J.K. Dobbins yéndose a la NFL. Master Teague era el siguiente en la línea de RB, pero una lesión nubló su estado para 2020. La transferencia del ex back de Oklahoma, Trey Sermon, probablemente se encargará de la mayor parte de los acarreos. A pesar de que dos receptores clave (K.J. Hill y Binjimen Victor) se han ido, Fields tendrá a su disposición a Chris Olave y Garrett Wilson, dos de los principales WR en la Big Ten. Si bien es verdad que sólo tres titulares volvieron, el historial de Ohio State y el nivel general de talento sugieren que la defensa será sólida una vez más. Sin embargo, perder jugadores como Chase Young, Damon Arnette, Jeff Okudah, Jordan Fuller y Malik Harrison tendrá un impacto fuerte.
La defensa se probará de inmediato frente a Oregon como visitante el 12 de septiembre, y es probable que la fecha del 24 de octubre en Happy Valley frente a Penn State decida al ganador de la Big Ten East, y determine si Ohio State termina nuevamente la temporada como equipo invicto.

#3 – Alabama

El QB Tua Tagovailoa, los WR Jerry Jeudy y Henry Ruggs III, el OT Jedrick Wills Jr., el DB Xavier McKinney y el LB Terrell Lewis se han ido. Nick Saban enfrenta el desafío de volver a entrar a los Playoffs ya que en 2019, el Crimson Tide quedó fuera por primera vez desde la implementación de la llave de cuatro equipos en 2014. Reemplazar a Tua Tagovailoa bajo centro no va a ser fácil, pero Mac Jones jugó bien en tres partidos como titular al final de la temporada y está listo para ser el centro de atención en Tuscaloosa. Si tropieza o no gana el trabajo, Bryce Young, freshman de cinco estrellas, tendrá su chance. Igualmente no se les pedirá ganar por el aire, ya que Bama tiene la mejor línea ofensiva de la nación y un ataque terrestre temible encabezado por Najee Harris. En el cuerpo de receptores Jaylen Waddle y DeVonta Smith son buenos WR y este equipo no sufrirá ofensivamente. La defensa de Alabama no estuvo a la altura del nivel al que nos acostumbró Saban durante el otoño pasado, pero aun así mantuvo a los rivales a 18,6 puntos por partido. Volver a un nivel de élite requerirá que Saban y el coordinador defensivo Pete Golding reconstruyan la defensiva secundaria alrededor del excelente CB Patrick Surtain, junto con los EDGE en desarrollo para reemplazar a Anfernee Jennings y Terrell Lewis. El regreso del LB Dylan Moses después de perderse todo 2019 debido a una lesión en la rodilla es un gran impulso para este equipo.
Alabama se pondrá a prueba de inmediato con partidos contra USC y Georgia en septiembre. Auburn y Texas A&M tvisitarán Tuscaloosa, pero una temporada invicta podría depender del partido ante LSU el 7 de noviembre en Baton Rouge.

#4 – Penn State

Ok, tengan paciencia que puedo explicarme. Los Nittany Lions han ganado 11 partidos en tres de los últimos cuatro años y también hicieron una aparición en tres Bowls de Año Nuevo en ese lapso. Lo único que falta es un viaje a los Playoffs del CFB. Definitivamente pueden conseguir eso este año. El ataque y la defensa están en buena forma, dejando pocos signos de interrogación para la próxima temporada. Ofensivamente pueden construir alrededor del QB Sean Clifford y uno de los grupos más profundos de RB en la nación. La línea ofensiva debería dar un paso adelante con el regreso de cuatro titulares. La mayor preocupación de Penn State recae en los WR al perder a KJ Hamler. La defensa de Penn State se ubicó cerca de la cima de la Big Ten con la menor cantidad de puntos permitidos en los últimos tres años, y no se espera que eso cambie en 2020. El LB Micah Parsons es uno de los mejores jugadores de la nación y es ancla de un grupo que limitó a los rivales a solo 16 puntos por partido en el 2019.
Penn State tiene un partido duro de visitante contra Virginia Tech en la Semana 2 y tendrá que enfrentar a sus enemigos de la Big Ten (Michigan, Indiana y Nebraska) lejos de Happy Valley. Incluso si los Nittany Lions pierden ante Ohio State, un récord de 11-1 seguramente colocaría a este equipo entre los cinco primeros y eso les daría una oportunidad de llegar a los Playoffs.

#5 – Notre Dame

Pese al disgusto de muchos, soy un ferviente creyente de Ian Book y este equipo de Notre Dame. Creo que el QB de los Fighting Irish tiene el talento necesario como para tapar varias bocas en esta temporada, su última oportunidad de alcanzar su potencial. Jafar Armstrong y Jahmir Smith necesitan dar un paso al frente como corredores, mientras que Javon McKinley, Braden Lenzy y Tommy Tremble le dan a Book opciones sólidas en el juego aéreo. En la línea ofensiva los cinco titulares regresan para formar una de los mejores escuadrones de la nación. A pesar de perder un par de jugadores clave, la defensa de Notre Dame no perdió potencia y eso se notó en la hoja de estadísticas de 2019, al mantener a los rivales a 17,9 puntos por partido. No hay razón para sospechar que la versión 2020 decaerá mucho, ya que está liderada por el destacado LB Jeremiah Owusu-Koramoah y el DB Kyle Hamilton, dos jugadores que hacen la diferencia. Es cierto igualmente que el coordinador defensivo Clark Lea tendrá trabajo duro que hacer reconstruyendo la defensiva secundaria y reemplazando a los DE que se fueron a la NFL.
Un viaje a los Playoffs del CFB requerirá que los Irish puedan golpear a Clemson en South Bend a principios de noviembre. Difícil, pero no imposible.

#6 – LSU

La vara está muy alta para el queridísimo coach Ed Orgeron y LSU después de una de las mejores temporadas de cualquier equipo en la historia del football universitario en 2019. Los Tigers ganaron el campeonato nacional impulsados por el QB Joe Burrow y una ofensiva de gran potencia, pero muchas de las piezas clave tanto en el ataque como en la defensa se han ido a la NFL. Gran parte del éxito o fracaso de LSU dependerá del desarrollo del QB Myles Brennan, que ha jugado bien en las oportunidades limitadas que se le han dado, pero 2020 será la primera vez que inicie un partido en Baton Rouge. Brennan lanzará pases a un grupo destacado de receptores, incluido el mejor WR del país, Ja’Marr Chase, el compañero de fórmula Terrace Marshall y el TE freshman de cinco estrellas Arik Gilbert.
El enfrentamiento del 12 de septiembre contra Texas es un buen barómetro para el equipo reconstruido de Orgeron, pero además del enfrentamiento anual contra Alabama, LSU tiene que visitar Auburn, Texas A&M y Florida. Si bien repetir la temporada pasada es una tarea difícil, el equipo de Baton Rouge todavía tiene el talento suficiente para alcanzar los dos dígitos en la columna de victorias en 2020.

#7 – Georgia

Los Bulldogs son uno de los equipos más interesantes para ver esta temporada. Una defensa que limitó a los equipos a solo 12,6 puntos por partido el año pasado regresa casi intacta y podría decirse que es la mejor de la nación una vez más. Sin embargo, la ofensiva es una incertidumbre. El coach Kirby Smart decidió que se necesitaba una reconstrucción importante después de promediar solo 23,6 puntos en los partidos de la SEC la temporada pasada. Pero sin la práctica de primavera, instalar una nueva ofensiva no será fácil. Además, Georgia tiene varias caras nuevas que asumen roles prominentes. El QB transferido de Wake Forest, Jamie Newman, debería ser una buena adición para el esquema del coordinador Todd Monken, pero el QB está asumiendo un nuevo papel sin mucho tiempo de práctica y se enfrentará contra varias de las principales defensas de la nación, así como deberá batallar frente al transfer de USC, JT Daniels.
La temporada de los Bulldogs dependerá del resultado de dos juegos: contra Alabama en Tuscaloosa y el choque anual con Florida en el pantano de Jacksonville.

#8 – Oklahoma

Los Sooners se enfrentan al desastre de relaciones públicas que dejó sobre sus cabezas una cuarta derrota en los playoffs en seis temporadas, pero el genio ofensivo Lincoln Riley no se fue a la NFL. Oklahoma sigue siendo el favorito para ganar la Big 12. El QB Spencer Rattler tuvo un año para aprender detrás de Jalen Hurts, y eso valdrá la pena. Jadon Haselwood es la próxima estrella emergente como WR, y la defensa enfrentará las mismas cuestiones de siempre con el coordinador defensivo Alex Grinch.
Septiembre presenta una visita de Tennessee y un viaje contra Army. Los Sooners aún tienen muchos interrogantes impuestos por detractores, que podrían no responderse a menos que regresen a los playoffs. El talento ofensivo está, el foco de las críticas estará puesto en su totalidad en la defensa. Si enderezan ese barco, tengan cuidado con Oklahoma.

#9 – Florida

Dan Mullen llevó a los Gators a conseguir victorias consecutivas participando en uno de los Seis Bowls de Año Nuevo, y ha mejorado el talento del roster con cada ciclo de reclutamiento. Kyle Trask y Emory Jones lucharán por el trabajo de QB, pero sería difícil quitarle el puesto a Trask dada la forma en la que completó esta temporada tras reemplazar a Feleipe Franks. El regreso del CB Marco Wilson es un impulso para una defensa talentosa que pierde a CJ Henderson.
Florida está cerca de volver al juego de campeonato de la SEC, pero Georgia sigue siendo su mayor obstáculo. El enfrentamiento entre ellos en Halloween estará marcado en el calendario como uno de los partidos del año.

#10 – Auburn

Era inevitable que se hable sobre la seguridad laboral del coach Gus Malzhan durante la temporada baja nuevamente, pero los Tigers le consiguieron algo de tiempo al ganar el Iron Bowl. Una defensa que mantuvo a los equipos a solo 19,5 puntos por partido en 2019 necesita recargarse en las trincheras después de las salidas de Derrick Brown, Marlon Davidson y Nick Coe. La secundaria también fue duramente afectada por las salidas, incluidos Daniel Thomas, Jeremiah Dinson, y los CB Javaris Davis y Noah Igbinoghene. Pero de todas maneras la unidad tiene un recambio sólido llegando al 2020. El QB Bo Nix promedió 219,6 yardas totales por juego como freshman en 2019, pero tendrá que elevar su juego más allá de los flashes de potencial que mostró por tramos de la temporada. Nix tiene mucha ayuda, sin embargo, ya que el cuerpo de receptores liderado por el dominante Seth Williams está entre los mejores de la SEC.
El calendario de los Tigers es brutal y termina con LSU y Alabama en las últimas dos semanas, pero la cantidad de talento de este roster es enorme por lo que ser optimista no es algo muy difícil. Auburn es un equipo de techo muy alto, y así como puede elevarse, puede caer y estrellarse.

#11 – Oregon

Los Ducks tienen que reemplazar al QB Justin Herbert, pero el equipo del coach Mario Cristóbal es mi favorito para ganar el Pac-12 una vez más en 2020. Se espera que el transfer de Boston College, Anthony Brown, y el jugador de segundo año, Tyler Shough, luchen para reemplazar a Herbert bajo centro. El ganador de este puesto heredaría un fuerte reparto, que incluye al corredor de 1,000 yardas CJ Verdell y un puñado de jugadores de impacto en el cuerpo de receptores: Johnny Johnson III, Jaylon Redd y Mycah Pittman. El impresionante LT, Penei Sewell tendrá cuatro nuevos titulares a su lado, pero hay suficiente talento y experiencia para evitar una caída importante en el rendimiento de la línea ofensiva. Troy Dye será extrañado, pero las llegadas de Justin Flowe y Noah Sewell refuerzan un grupo defensivo que aún sigue siendo sólido.
Oregon abre con uno de los tramos de dos juegos más difíciles de cualquier equipo en la nación, enfrentando a North Dakota State y Ohio State como locales. Los Ducks deberán visitar Berkeley para jugar ante California, y recibir a Washington, USC y Arizona State es algo muy positivo pensando en su récord final.

#12 – Wisconsin

Hablando justamente del otro equipo de la Big Ten adelante de Minnesota, los Badgers de Wisconsin demostraron que eran el mejor equipo de la división oeste en 2019, y podría haber una acalorada batalla de QB entre Jack Coan y Graham Mertz aproximándose. La defensa de Wisconsin mantuvo a sus rivales a 16.9 puntos por juego en 2019 y se ubica nuevamente entre las mejores de la conferencia. El RB Jonathan Taylor y el WR Quintez Cephus ya no están para maquillar las falencias ofensivas, y la defensa debe reemplazar a dos valuartes en Zack Baun y Chris Orr. El coach Paul Chryst hasta ahora ha podido emparchar las ausencias grandes del pasado, pero esto será un desafío para este año en una división mejorada.
Un tramo de cuatro juegos del 19 de septiembre al 7 de octubre contra Appalachian State, Michigan, Notre Dame y Minnesota nos dejarán en claro las posibilidades de playoffs de Wisconsin. Teniendo todo esto en cuenta, la realidad indica que con cuatro presencias en el partido de campeonato de la Big Ten en los últimos seis años, los Badgers claramente son favoritos para volver a estar en la puerta del título de conferencia.

#13 – Minnesota

"Remar el bote" fue el lema del año pasado para los Gophers, y deberán hacerlo un poco más. P.J. Fleck puede construir sobre una temporada de 11 victorias con el talento que vuelve a Minnesota, incluidos Tanner Morgan y Rashod Bateman en el juego aéreo. Toda la línea ofensiva está de regreso, pero la defensa echará de menos a sus dos mejores defensores: el impresionante Antoine Winfield Jr en la secundaria, y el versátil Kamal Martin en la posición de LB. Los Gophers van a generar mucho revuelo porque tienen mucho talento en su roster, pero a diferencia del año pasado el calendario es más difícil.
Un período de dos semanas en octubre contra Wisconsin y Michigan será el punto de inflexión. Por ahora, tengo a Minnesota clasificada por delante de uno de esos dos equipos. Quizás también influya en mi opinión el hecho de que sus uniformes son un sueño.

#14 – USC

Los Trojans se recuperaron después de una decepcionante temporada con récord de 5-7 en el 2018 para terminar 8-5 y segundos en la Pac-12 South en 2019. El entrenador Clay Helton espera dar otro paso adelante gracias al regreso de una ofensiva de alto poder y un personal defensivo reestructurado. El QB Kedon Slovis fue una estrella en su primer año, lanzando para 3.502 yardas y 30 touchdowns. USC tiene uno de los mejores cuerpos de receptores de la nación, con los freshman Gary Bryant, Bru McCoy y Kyle Ford uniéndose a un grupo que ya cuenta con Tyler Vaughns, Drake London y Amon-Ra St. Brown. El coach Helton espera que Todd Orlando pueda cambiar la fortuna defensiva de los Trojans como coordinador, y no hay escasez de talento para trabajar allí gracias al regreso de 11 titulares.
El primer partido contra Alabama en Arlington, Texas, será un gran test para este equipo. Arizona State, Washington y Notre Dame visitan el Coliseo de Los Ángeles en 2020, y los viajes a Utah, Oregon y Stanford serán muy duros.

#15 – Oklahoma State

Este es el equipo más interesante de la offseason, en mi opinión. El equipo sorpresa que podría hacer una inesperada carrera hacia los Playoffs. Spencer Sanders demostró ser un jugador dinámico como QB, y el regreso del RB Chuba Hubbard y el WR Tylan Wallace hacen de este uno de los mejores tríos ofensivos de la nación. Los Cowboys tienen marca de 8-10 en la Big 12 en las últimas dos temporadas, por lo que es un gran año para que Mike Gundy demuestre que este equipo aún puede competir.
Pongo a los Cowboys en esta posición, en lugar de considerar a Iowa State y TCU. Si Oklahoma State vence a esos dos, entonces debería ser sencillo lograr el récord de 6-0 en camino a un verdadero partidazo contra Oklahoma el 24 de octubre. Las expectativas son altas, casi tan altas como el potencial de este equipo.

#16 – Texas

No es ningún secreto que la temporada 2020 es importante para el entrenador de Texas, Tom Herman. Después de un récord de 10-4 y un viaje al Sugar Bowl en 2018, los Longhorns empeoraron con un récord de 8-5 en 2019. Como resultado, Herman presionó el botón de reinicio en su personal y contrató a dos nuevos coordinadores y otros cinco entrenadores asistentes. Las lesiones y la inexperiencia jugaron un papel importante en el récord de la temporada pasada, y teniendo mejor suerte en la salud y el desarrollo de los jugadores, un regreso al partido de campeonato de la Big 12 no está fuera de la discusión.
Liderados por el chico que nació para vestir el naranja quemado, Sam Ehlinger, los Longhorns tienen partidos clave contra TCU, Baylor y Iowa State, que se llevarán a cabo en su casa de Austin, pero Texas debe viajar a LSU en un partido que no es de su conferencia, así como deberán de lidiar con Oklahoma State al final de la temporada regular.

#17 – Michigan

El equipo de Jim Harbaugh se dirige hacia 2020 con mucho potencial pero también con muchos interrogantes para abordar. Los Wolverines ganaron nueve o más partidos en cuatro de las últimas cinco temporadas, e igualar ese número requerirá que Michigan navegue por un calendario difícil que incluye fechas como visitante en Washington, Michigan State, Minnesota y Ohio State, así como enfrentamientos de local con Wisconsin y Penn State. La batalla de QB entre Dylan McCaffrey y Joe Milton será el foco de la pretemporada, y los Wolverines deberán reemplazar a cuatro de los cinco titulares de la línea ofensiva. En defensa, deberán recargar un poco después de perder a los apoyadores Khaleke Hudson, Josh Uche y Jordan Glasgow, y al esquinero Lavert Hill.
Sin embargo, es probable que los Wolverines no se alejen demasiado del ritmo defensivo del año pasado (20.7 puntos por partido permitidos), especialmente con estrellas en ascenso como el LB Cam McGrone, el DB Daxton Hill y el EDGE Aidan Hutchinson liderando el camino en 2020.

#18 – Utah

Los Utes perdieron a varios jugadores de impacto, incluido el líder corredor del Pac-12 Zack Moss y el QB Tyler Huntley en la ofensiva, así como las estrellas defensivas Bradlee Anae y Leki Fotu. Aún así, el coach Kyle Whittingham todavía tiene un equipo capaz de ganar su división por tercera temporada consecutiva. La transferencia entrante del QB proveniente de South Carolina, Jake Bentley, tendrá una oportunidad más y es probable que él gane la titularidad, mantieniendo a los Utes en la conversación de Playoffs nuevamente.
El primer partido contra BYU establecerá el tono para la temporada. Habrá que prestarle atención extra a la defensiva secundaria, que ha sido reconstruida.

#19 – Texas A&M

Los Aggies consiguieron excelentes clases de reclutamiento consecutivas para construir su equipo en 2020, lo que significa que es posible que este año cuenten con más jugadores de impacto para ayudar a que Kellen Mond disfrute de su temporada senior. Isaiah Spiller también regresó, y esta ofensiva debería ser mucho mejor después de un año de experiencia. La defensa se mantuvo en la offseason y eso es clave. Para el entrenador de tercer año Jimbo Fisher, todo se reduce a hacer ese salto de calidad contra los diez mejores equipos que le ha sido tan esquivo, ya que Los Aggies tienen un récord de 1-7 en esa situación las últimas dos temporadas.
Los cruces contra South Carolina y Vanderbilt serán favorables, pero Texas A&M aún debe visitar a Auburn y por si eso fuera poco, cierra la temporada como visitante en Alabama antes de enfrentarse a LSU en casa.

#20 – North Carolina

El impulso que trajo la vuelta de Mack Brown como coach es real. Los Tar Heels disfrutaron de una temporada ganadora en su primer año, y el reclutamiento está avanzando en la dirección correcta nuevamente. El QB Sam Howell estableció un récord del FBS en pases de touchdown para un true freshman, y debería continuar evolucionando como jugador de segundo año. La decisión de Chazz Surratt de regresar mejora la defensa exponencialmente.
North Carolina desafió a Clemson en el ACC en 2019, y veo como algo posible que los Tar Heels estén listos para dar pelea en las primeras dos semanas contra UCF y Auburn. Todo indica que North Carolina será el favorito para ganar la Coastal Division del ACC, y eso conducirá a una nueva oportunidad de darle un golpe en el mentón a Clemson.

#21 – Arizona State

El coach Herm Edwards tiene a los Sun Devils en posición de buscar el campeonato del Pac-12 South. El QB Jayden Daniels debería hacer un salto de calidad como jugador de segundo año después de terminar con 17 touchdowns y dos intercepciones, pero necesitarán encontrar un reemplazo para Eno Benjamin en la posición de corredor. Jermayne Lole tiene un potencial muy alto como OL. Cuatro de las cinco derrotas de Arizona State llegaron por 10 puntos o menos en 2019.
Enfrentarán a Utah el 21 de noviembre en un duelo muy interesante. Los viajes a Oregon y USC determinarán si ese partido contra los Utes es para definir la división.

#22 – Tennessee

No parecía haber luz al final del túnel para los Volunteers después de comenzar la temporada 2019 con un récord de 1-4. En ese momento, los Vols tenían menos del cinco por ciento de posibilidades de ser elegibles para jugar un Bowl. Pero el duro Tennessee continuaría desafiando esas probabilidades, ganando seis de sus próximos siete partidos. Los Vols coronaron con una victoria sobre Indiana en el Gator Bowl para cerrar la campaña de 2019 en 8-5. Desde entonces, aún mejores noticias llegaron a Rocky Top en los últimos meses: el OG All-SEC Trey Smith regresó para su temporada senior, el ex OL de cinco estrellas Cade Mays optó por transferirse desde Georgia, y los Vols lograron una de las diez mejores clases de reclutamiento.
Si bien hay muchas razones para ser optimistas, hay varios signos de interrogación que también deben abordarse esta primavera, liderados por la situación de los QB, si Jarrett Guarantano sigue progresando, este equipo podría seguir en ascenso.

#23 – Cincinnati

El coach Luke Fickell rechazó el trabajo de Michigan State para quedarse con los Bearcats. Cincinnati ganó 11 partidos en cada una de las últimas dos temporadas. El QB titular de tres años Desmond Ridder regresa, y la línea ofensiva continuará mejorando con un transfer de Michigan: el OT James Hudson. Elijah Ponder y Michael Pitts lideran la mejor defensa de la AAC. Los Bearcats mantuvieron a los rivales a 20.6 puntos por partido en 2019, y esta unidad defensiva podría ser aún mejor con 10 titulares regresando.
Pelearán contra Memphis y UCF, en una carrera apretada por la AAC, pero la buena noticia para Fickell es que teniendo el enfrentamiento clave frente UCF a fines de noviembre, tiene mucho tiempo para que la ofensiva (la unidad débil) encuentre su ritmo.

#24 – UCF

Una ofensiva dinámica le ha permitido a los anualmente “campeones nacionales no oficiales” de UCF obtener 35 victorias en las últimas tres temporadas, y la versión 2020 debería ser más que suficiente para mantener al equipo del entrenador Josh Heupel en la conversación para regresar a uno de los New Year Bowls. El QB Dillon Gabriel lidera el ataque de los Knights, quien regresa después de lanzar para 3,653 yardas y 29 touchdowns como freshman en 2019. El receptor principal Gabriel Davis se marchó, pero hay mucha velocidad y talento en el exterior, incluidos Tre Nixon y Marlon Williams. La defensa de UCF fue silenciosamente efectiva la temporada pasada, manteniendo a los equipos a solo 4.6 yardas por jugada y 23 puntos por partido. Ocho titulares están de regreso, incluyendo casi toda la defensa secundaria que terminó tercera a nivel nacional en eficiencia contra el pase.
El calendario presenta un debut como local contra North Carolina y un viaje a Memphis a mediados de octubre. El enfrentamiento del 21 de noviembre contra Cincinnati será crucial para posicionarse en la cima de la AAC.

#25 – Boise State

Los Broncos han ganado dos de los últimos tres títulos de la conferencia Mountain West, y el equipo del entrenador Bryan Harsin está bien posicionado para hacerlo nuevamente en 2020. Como de costumbre, Boise State tiene potencia de fuego en la ofensiva. El QB Hank Bachmeier está de regreso después de una prometedora temporada, con George Holani (1.014 yardas) anclando el juego terrestre. A pesar de perder a John Hightower, el cuerpo receptor está en buena forma. Khalil Shakir es uno de los mejores receptores del Mountain West, con CT Thomas, Octavius Evans y el TE John Bates también de regreso. Sin embargo, una preocupación evidente reside en las trincheras. Boise State tendrá solo un titular del año anterior a lo largo de la línea ofensiva, el tackle John Ojukwu, de un grupo que permitió 27 capturas el año pasado. Los signos de interrogación en las trincheras continúan en defensa, ya que partieron los DL Sonatane Lui, Chase Hatada, y David Moa.
Los Broncos siguen siendo el mejor equipo de la Conferencia Mountain West. Se enfrentarán a un duro Florida State que llega al estadio Albertson el 19 de septiembre. Ese será el gran juego para esta temporada del equipo de Harsin.


Mariano Sinito

Mariano Sinito

Nací en Rosario, Argentina. Soy analista de football americano profesional y colegial en No Huddle. Mi pasión por el deporte comenzó en 1996, año en el que nací. Mi padre festejó la llegada al mundo de su hijo con el título de sus queridos Green Bay Packers en el Super Bowl XXXI. Desde entonces, vivo por el ovoide y por los Packers, franquicia de la que soy confeso hincha por herencia. Es imposible que estemos todos de acuerdo, pero el respeto y el profesionalismo no se negocia.


Tribet