Tribet

Wizenberg: Predicciones apresuradas para la temporada

Sab 9 May, 2020 - 18:27hs
Kyler Murray, presente y futuo de Arizona / Foto: AP Photo/Rick Scuteri

Estamos en la etapa más dura y costosa del año para los fanáticos de la NFL. El hype del Draft ya pasó y ahora toca esperar expectantes a una nueva temporada. Tal vez ese momento no llegue a tiempo, pero por ahora no hay indicaciones de nada, entonces mejor no especular con eso. ¿Saben con qué si se puede especular? Correcto, es tiempo de hacer la espera más amena y observar quiénes pueden llevarse los premios que se otorgan a los jugadores al final de la temporada.

Las predicciones son, como dije anteriormente, mera especulación, y cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia. Pero basta de introducciones, vamos a lo nuestro.

MVP: Kyler Murray, QB, Arizona Cardinals

Arizona se perfila para ser uno de los equipos que puede sorprender en la competitiva NFC Oeste. Tal vez no sería una sorpresa ya que se esta hablando mucho de la gran oportunidad que tiene el equipo dirigido por Kliff Kingsbury de entrar a Playoffs y ser un contendiente.

Para esto, Kyler Murray deberá tener una gran campaña, y las armas que lo rodean le van a facilitar la tarea. El año rookie de Murray fue muy sólido. Sus números y su rendimiento fueron excelentes para un mariscal de primer año en un equipo promedio. Su salto de calidad es esperable, pero creo que a muchos les sorprenderá el nivel en el que jugará este año. Con Hopkins y Fitzgerald liderando un cuerpo de receptores de lujo, y una línea que mejoró en relación con el año pasado, la temporada del ex Oklahoma será explosiva. Me gusta cuando algo se vuelve tendencia, y Murray tiene la oportunidad de seguir el patrón que comenzaron Patrick Mahomes y Lamar Jackson, los MVPs de los pasados dos años, quienes ganaron el premio en su segundo año como profesionales.

El pequeño mariscal tomará a la liga por sorpresa con su moderno estilo. Además de su gran brazo y habilidad para moverse como QB, Murray evolucionará como corredor y tendrá una temporada magnifica en ambas facetas, siendo una amenaza constante por aire, capaz de lograr todo tipo de pases con su gran talento y su mejora en las lecturas, y por tierra, donde dejará rivales comiendo pasto por su velocidad, aceleración y agilidad. El pick global número 1 de 2019 está listo para saltar al estrellato de la NFL. 

Números: 4300 yardas por aire, 900 por tierra, 33 pases de TD y 5 TDs terrestres.
Segundo: Russell Wilson, QB, Seattle Seahawks

 

Jugador defensivo del año: Tyrann Mathieu, S, Kansas City Chiefs

Los Chiefs son los ganadores del Super Bowl en gran parte gracias a Mathieu, quien fue su mejor defensor en la postemporada, marcando números y rendimientos asombrosos en todos los partidos. El equipo pretende defender lo conseguido y para eso el Honey Badger deberá mantener el nivel mostrando en enero y liderar, junto a Chris Jones, la defensiva de Kansas City.

Mathieu es un jugador comúnmente subestimado por los fans de la liga, pero apreciado por los jugadores y expertos. Sus actuaciones son siempre eficaces, pero suelen volar bajo el radar del espectador común. En Kansas eso cambió considerablemente, sobre todo por el título obtenido. Este año elevará su juego al mejor nivel y demostrará que es uno de los profundos más dominantes de la liga.

A pesar de estar catalogado como safety libre, Mathieu se alinea en todos los lugares del terreno e influye todos los aspectos del ataque rival, al punto de que los coordinadores ofensivos piensan en un game plan para evitar que el juego pase por él. Su combinación de inteligencia, instintos y capacidad atlética lo convierten en un jugador único y su rendimiento en la cancha sólo puede ser comparado con el de Jamal Adams o Derwin James.

En 2020, el ex Tiger de LSU liderará la defensa de los Chiefs que por fin estará al nivel de la ofensiva, hará que los mariscales rivales sufran su destreza para cubrir a todo tipo de jugadores, y será una fuerza difícil de bloquear en el juego terrestre y en los blitzes. 

Números: 75 tackles, 7 intercepciones, 15 pases defendidos, 3,5 capturas y 6 tackles for loss.
Segundo: Nick Bosa, DE, San Francisco 49ers

 

Rookie ofensivo del año: Justin Jefferson, WR, Minnesota Vikings

En el año en que los receptores fueron la sensación del draft (no se confundan, la clase de 2021 es igual o mejor) el premio al novato del año en el costado ofensivo tenía que quedarse entre los wide recievers.

Justin Jefferson es el jugador ideal para llevarse el premio. De todos los receptores elegidos en primera ronda, se puede argumentar que cayó en la mejor situación posible para contribuir desde el primer día, en una ofensiva que le será beneficiosa. Sin Stefon Diggs, la ofensiva aérea de los Vikings queda a merced de lo que pueda hacer Adam Thielen, Kyle Rudolph, Irv Smith Jr. y el mencionado Jefferson.

Kirk Cousins es un mariscal al cual le gusta lanzar a las zonas medias y profundas en jugadas de play-action, y Jefferson tiene la posibilidad de convertirse rápidamente en el WR1 de Minnesota. No me malinterpreten, Thielen es un gran receptor, pero se acerca a los 30 años y su 2019 tuvo una clara regresión. Diggs y Jefferson tienen un juego similar, con manos seguras, juego de pies refinado y amenaza de jugada grande en todo momento por la habilidad de ganar yardas después de la recepción, o correr una ruta profunda y ganarle a su marcador. Si consigue la confianza de Cousins de inmediato, tendrá una fuerte campaña como carta de presentación para la liga y tal vez la mejor de un rookie WR en Minnesota desde un tal Randy Moss en 1998.

Números: 60 recepciones, 1.000 yardas y 8 touchdowns.
Segundo: Jonathan Taylor, RB, Indianapolis Colts

 

Rookie defensivo del año: Chase Young, DE, Washington Redskins

La elección más obvia de todas, y en la que menos dudé. No hay otro defensor novato que pueda tener tanto impacto como Young. Washington es un equipo todavía en reconstrucción, y sus chances de llegar a playoffs son mínimas. Eso no debería evitar que Chase gane el premio.

La situación del Edge rusher es muy parecida al último en ganar el DROY, Nick Bosa. El 49er fue también el mejor jugador de su clase y terminó siendo el pick 2. Se sumó a una línea ya formada y quedó en perfecta situación para aprovechar los emparejamientos contra los tackles y ser uno de los mejores defensores de la liga. Y como si no fueran pocas las coincidencias, ambos provienen de la universidad de Ohio State.

Young se suma a una línea super talentosa que cuenta con Jonathan Allen, Ryan Kerrigan, Montez Sweat y Da’Ron Payne. Alineando a Young en cualquiera de los extremos, este grupo se perfila como uno de los mejores y le da una oportunidad perfecta al rookie para destrozar linieros con sus refinados movimientos y excelente técnica, algo inusual en los que recién llegan a la liga.

Números: 50 tackles, 10 capturas, 17 tackles for loss y 3 forced fumbles.
Segundo: Patrick Queen, LB, Baltimore Ravens

 

Comeback player of the year: A.J. Green, WR, Cincinnati Bengals

A.J. Green / Foto: WKRC/Tony Tribble

Este premio es para un jugador que se redime luego de un año malo, ya sea por bajos rendimientos o por perderse algunos partidos, o toda la temporada por una lesión. A.J. Green es el principal candidato para quedarse con el galardón, viene de perderse toda la campaña pasada por una lesión en el tobillo y quiere volver a la élite.

Green es hace rato uno de los mejores receptores de la liga, y año tras año lo demuestra produciendo grandes números, quemando esquineros y ganando invitaciones al Pro Bowl. Lo más destacable de su carrera es que haya sido tan productivo y eficaz en una franquicia tan decepcionante como Cincinnati. Este año tiene la posibilidad de arrancar de nuevo, sano, y con un mariscal joven que lo podrá llenar de recepciones y anotaciones.

Joe Burrow y Green no jugaron ni un snap juntos, pero ya parecen un gran dúo de QB y WR. El mariscal novato querrá jugar seguro y necesitará tener confianza rápidamente con algún receptor. ¿Qué mejor que tener a una de las manos más seguras y confiables de los últimos años? Está claro que Green es el WR1 de los Bengals, y jugará con el objetivo de demostrar que sus problemas físicos están en el pasado.

Números: 69 recepciones, 1.000 yardas y 7 touchdowns.
Segundo: Derwin James, S, Los Angeles Chargers

Martín Wizenberg

Martín Wizenberg

Comencé con el football en la temporada 2010/11, viendo a Aaron Rodgers y sus Packers dominar y enamorarme. Me quedé por la técnica individual y la inteligencia del deporte. En No Huddle escribo notas y participo en podcasts sobre la NFL y un poco de College. Brindo mi análisis exhaustivo sobre el juego, sus jugadores y el funcionamiento dentro de los partidos.


Tribet