Tribet

Hall of Very Good: Billy 'White Shoes' Johnson

Sab 11 Jul, 2020 - 17:05hs
Billy White Shoes Johnson
Billy "White Shoes" Johnson haciendo uno de sus tradicionales bailes luego de anotar un TD. Foto: Porkrinds.com

Estar en el Hall Of Fame de un deporte es la máxima condecoración individual a la que puede aspirar un jugador. Ahí solo están los mejores, o al menos eso nos quieren hacer creer desde Canton, Ohio, porque hay muchos nombres dignos de este reconocimiento que todavía no logran superar esa barrera. Tal es el caso de Billy 'White Shoes' Johnson, uno de los jugadores más versátiles de las décadas del ‘70 y ’80.

Viniendo de una universidad como Widener, que actualmente se encuentra en la División III de la NCAA, habría que destacar aún más la carrera de Johnson, ya que es común creer que los deportistas pertenecientes a programas de menor calibre no suelen llegar a tener tanto éxito en la NFL, por diversos factores. 'White Shoes' arribó a la liga para demostrar que el talento de los atletas es innato y que no depende de la universidad de la que vengan.

Su llegada al estrellato

Su carrera profesional arrancó con los Houston Oliers, que lo seleccionaron en la 15° ronda del draft de 1974 (sí, leyeron bien, solía haber drafts de 15 rondas en la NFL). Dada su velocidad y elusividad se convirtió automáticamente en el devolvedor de patadas del equipo, entrando ocasionalmente en la ofensiva. Para los hinchas, fue uno de los favoritos dados sus particulares bailes a la hora de festejar sus anotaciones.

Actuaciones brillantes lo hicieron ser seleccionado al Pro Bowl de 1975 (del cual fue MVP) y de 1977. En estos dos años, también fue elegido por la prensa para el equipo All Pro en el rol de retornador. Estuvo con los Oilers hasta la temporada 1980 incluida, aunque luego de su lesión de ligamentos en 1979, por la que se perdió toda la campaña, no recuperaría la titularidad. En 1981, ya sin lugar en la NFL, se mudó a Canadá, donde jugó un año para los Montreal Alouettes, convirtiéndose en la estrella del equipo. Puso números dignos de un WR1, con 65 recepciones, 1.050 yardas y cinco touchdowns. A esto le sumó 59 devoluciones de patada para 597 yardas. 

Estas cifras despertaron el interés de los Atlanta Falcons, que lo firmaron para la temporada de 1982. Billy tuvo su vuelta al estrellato en 1983, cuando se convirtió en receptor y devolvedor a tiempo completo. Tan bien le fue que regresó a ser convocado al Pro Bowl, fue elegido otra vez All Pro y le valió el premio al Comeback Player del año. 

Algunos de sus honores

Como mencionamos antes, son varias las condecoraciones que ha obtenido 'White Shoes' a lo largo de su carrera: fue seleccionado al Pro Bowl en tres ocasiones, en 1975, 1977 y 1983, años en los que también fue elegido por la prensa para integrar el equipo All Pro de la NFL. Sin embargo, sus mayores logros vendrían desde la misma liga, que en 1994 celebró su 75° aniversario y Johnson quedó dentro del All Pro Team creado especialmente para dicho acontecimiento. Por si esto no fuera suficiente, 25 años más tarde volvió a ser reconocido por la NFL, entrando también en el All Pro Team del centésimo aniversario.

Cabe destacar que Billy es el único de todos los jugadores elegidos para el equipo ideal del 75° aniversario que aún no forma parte del Salón de la Fama. Esta situación amerita ser revisada y corregida, ya que talento le sobra y los números a lo largo de su carrera lo acompañan, obteniendo, como WR, 337 recepciones para 4.211 yardas y 25 anotaciones, sumadas a su labor como devolvedor de patadas, por la que consiguió números estrafalarios: 405 devoluciones para 6.285 yardas y ocho touchdowns.

No debería haber dudas de que en las próximas nominaciones para ingresar al HOF veremos el nombre de Billy y éste nos volverá a deleitar con sus bailes, pero esta vez no desde una endzone rival, sino desde los salones de Canton, Ohio.


Nicolás Trimboli

Nicolás Trimboli

Dentro de No Huddle integro el equipo de Football de Primera, donde les vamos a traer la actualidad de las ligas locales, y participo en Desde el Pocket como columnista. Haber vivido en USA me hizo dar cuenta del fanatismo que se vive por la NFL, del cual me contagié de inmediato. Jugador en FAARG y coach en Aztecas (juveniles). Comencé a ver football de casualidad, con un Super Bowl entre Steelers y Bears que enganché en la tele, y fue Drew Brees, el QB del equipo del que soy hincha, los New Orleans Saints, quien me hizo enamorarme del deporte.


Tribet