Tribet

Lesiones y récords de la Ronda de Comodines

Lun 11 Ene, 2021 - 15:04hs
El defensivo de los Browns, Karl Joseph, celebrando su touchdown en la primera jugada del partido frente a los Steelers. Cleveland consiguió una resonante victoria por 48-37, y así alcanzó la ronda divisional por primera vez desde la temporada de 1994. / Foto: Don Wright - AP

Como todas las semanas, desde No Huddle te traemos las lesiones más importantes y récords más interesantes que nos dejó la ronda de comodines.

Lesiones

  1. El corredor de Buffalo, Zack Moss, debió retirarse en el último cuarto del partido contra Indianapolis con una lesión en el tobillo. Se estima que se perderá tiempo, pero dependerá de cuánto avancen los Bills en la postemporada para saber si podrá volver a jugar en estas instancias.
  2. El tackle defensivo de los Rams, Aaron Donald, salió del juego contra Seattle en la segunda mitad con una lesión en las costillas. Los exámenes de rayos X dieron negativos: tiene un desgarro en el cartílago de las costillas y se espera que pueda jugar contra los Packers el próximo sábado. Cooper Kupp, por su parte, está lidiando con una inflamación en su rodilla, pero no se cree que sea de gravedad. Por último, Sean McVay adelantó que se irá monitoreando tanto a Jared Goff (quien se operó en el pulgar hace unas dos semanas y debió entrar al partido) como a John Wolford (que tuvo una punzada en el cuello, pero fue sacado del campo y llevado al hospital por precaución) durante la semana para determinar quién será el titular. El liniero David Edwards (tendinitis aquílea) también será evaluado día a día.
  3. El safety de los Seahawks, Jamal Adams, contó después de la derrota frente a Los Angeles que estaba jugando con un desgarro en el rodete (o “labrum”, parte fibrocartilaginosa ubicada entre el húmero y el homóplato), y que además debería someterse a cirugía en su hombro y en los dedos de su mano. Su compañero, Poona Ford, sufrió una dolencia en la pantorilla.
  4. El corredor de los Bucs, Ronald Jones, se lastimó el cuádriceps durante el precalentamiento, y por ello no pudo estar en el partido frente a Washington. Bruce Arians ya indicó que esperaría antes de tomar una decisión para el partido frente a New Orleans. Además, el guardia Alex Cappa se fracturó el tobillo y se perderá la cita contra los Saints. Por su parte, el mariscal de Washington, Taylor Heinicke, se esguinzó la articulación acromioclavicular, pero pudo completar el partido. Chase Young tuvo también un esguince de tobillo que no le hubiera quitado tiempo de juego si su equipo hubiera clasificado.
  5. Los jugadores de los Browns B.J. Goodson (hombro), Jack Conklin (isquiotibial) y Michael Dunn (pantorilla) salieron del cotejo contra Pittsburgh. Idéntica suerte tuvieron Alex Highsmith (tobillo) y Mike Hilton (tobillo) en los Steelers.
  6. El cornerback de los Saints, Patrick Robinson, salió en los últimos minutos del enfrentamiento contra Chicago con una dolencia en el muslo, al igual que Latavius Murray, quien también se lastimó en esa zona. Por el lado de los Bears, el defensive back DeAndre Houston-Carson sufrió una conmoción en la primera mitad y no pudo volver, mientras que su compañero Sherrick McManis (isquiotibial) fue declarado out al inicio de la segunda mitad.

Récords

Marcas importantes

  1. Espectacular triunfo para Cleveland, que se dio el lujo de eliminar a su archirrival de división, Pittsburgh, para conseguir su primera victoria en playoffs desde la temporada de 1994. Todo les salió bien a los Browns en la primera mitad, aunque en la segunda dejaron que los Steelers se les acercaran demasiado en el marcador. Ahí fue cuando apareció Baker Mayfield (21/34, 263 yardas, tres touchdowns) con jugadas clave para frenar la remontada del equipo contrario. Su dupla de corredores, Nick Chubb (22 toques, 145 yardas, touchdown) y Kareem Hunt (nueve toques, 61 yardas, dos anotaciones), también fueron clave en la victoria. Cleveland consiguió la segunda mayor cantidad de puntos en un juego contra los Steelers, solamente por detrás de los 51 anotados en 1989. Además, los 28 puntos anotados en el primer cuarto son la mayor cantidad obtenida en un primer período en postemporada desde que los Raiders de Oakland también generaran 28 puntos contra los Oilers de Houston en el juego divisional de la AFL de 1969. Ah, y con esta victoria, los Browns rompieron una racha de 17 derrotas consecutivas en el Heinz Field. Más allá de cómo termine, esta temporada sin lugar a dudas va a ser memorable para todos los seguidores de la franquicia.
  2. Ben Roethlisberger vivió uno de sus días más amargos al ser derrotado por los Browns. Tras tener un inicio brutal, con tres intercepciones en la primera mitad, Big Ben pudo encaminarse e incluso podría haber logrado la hazaña de empatar un partido complicadísimo, de no ser por la última intercepción que acabó con todas las esperanzas de Pittsburgh. Y, aunque sus números finales son feos (47/68, 501 yardas, cuatro touchdowns y cuatro intercepciones) y responden al hecho de que su equipo estaba abajo por una abultada diferencia, el mariscal estableció varias marcas. Para empezar, se convirtió en el jugador con más pases completos en un partido en toda la historia, superando la marca de 45, establecida por Drew Bledsoe en 1994 y empatada por Jared Goff en 2019, aunque ambos lo hicieron en temporada regular. Es también el primer mariscal en la historia en tener un juego de postemporada con cuatro anotaciones y cuatro intercepciones. Sus 501 yardas de pase son la segunda mayor cantidad para un jugador en los playoffs (solo por detrás de las 505 conseguidas por Tom Brady en el Super Bowl LII, que también resultó en derrota para él). Y, por último, es el segundo jugador en la historia con performances consecutivas de 400 yardas en la postemporada.
  3. En esta jornada de comodines se vivió una situación bastante única: se rompieron tres de las siete rachas más largas sin triunfos en la postemporada. Los ganadores fueron Cleveland (26 años), Buffalo (25 años) y Tampa Bay (18 años). Y es más: es la primera vez en la historia que los Browns y los Bills ganan un partido de playoffs en un mismo año.
  4. Lamar Jackson por fin se pudo sacar de encima el estigma de no haber ganado en playoffs, una de las críticas más recurrentes a su juego. Y lo hizo con una soberbia actuación. Después de tirar una intercepción insólita en el primer cuarto, Jackson consiguió 315 yardas combinadas (179 por aire y 136 por tierra) y una anotación, para vencer a los Titans 20-13. Las yardas conseguidas por el mariscal son más que las yardas TOTALES de Tennessee en el juego (209). El jugador de Baltimore obtuvo la primera remontada de doble dígito en su carrera, y además se convirtió en el cuarto jugador más joven en realizarlo en la postemporada. También se sumó a Colin Kaepernick como los únicos jugadores en tener al menos 100 yardas terrestres y un touchdown por esa misma vía en playoffs.
  5. Ya hablamos antes de Big Ben, y tampoco podemos olvidarnos de otros dos mariscales veteranos: Tom Brady y Philip Rivers. Rivers no pudo guiar a los Colts a la victoria, pero tuvo una performance muy sólida (27/46, 309 yardas, dos touchdowns) y se convirtió en el segundo mariscal de al menos 39 años en lanzar dos anotaciones en postemporada y de visitante. El primero fue George Blanda, quien consiguió dicho logro a sus 43 años, jugando para los Raiders de Oakland contra los Colts de Baltimore en el juego de campeonato de la AFC de 1970. Unas horas más tarde, Tom Brady (22/40, 381 yardas y dos anotaciones) se sumaría a ese grupo, y con su actuación, llevó a Tampa Bay a vencer a Washington. Además, Brady es ahora el mariscal más viejo (43 años y 159 días) en anotar un touchdown en la postemporada, superando la marca establecida por Blanda (43 años y 108 días).

El rincón de los novatos

  1. ¡Pedazo de debut en postemporada para Cam Akers! El corredor de los Rams tuvo una actuación estupenda (176 yardas combinadas y un touchdown) y fue uno de los factores por los que Los Angeles superó a Seattle. Akers consiguió la segunda mayor cantidad de yardas de scrimmage para un novato en un partido de playoffs, solamente por detrás de la legendaria actuación de Timmy Smith en el Super Bowl XXII, en donde obtuvo 213 yardas combinadas y dos touchdowns por tierra. Además, Akers se sumó a Torry Holt como los únicos novatos en la historia de los Rams en sumar 100 yardas de scrimmage y una anotación en un juego de postemporada.
  2. J.K. Dobbins sigue armando una temporada muy buena como novato. Contra los Titans, pudo anotar un touchdown por tierra y alargó su racha de partidos con anotación a siete. Desde 1970, el único novato con una seguidilla más larga es Maurice Jones-Drew, quien encontró la zona de anotación en ocho juegos consecutivos en 2006. Dobbins tendrá la oportunidad de empatar la marca de Jones-Drew cuando Baltimore se enfrente a Buffalo en la ronda divisional.

El pozo de la vergüenza

  1. Mike Vrabel no fue Mike Vrabel. El HC de Tennessee habitualmente se destaca por su playcalling agresivo y por sus decisiones arriesgadas. Pues bien, contra los Ravens se presentó una situación en donde la gente esperaba que el entrenador se la jugara. En el último cuarto, con su equipo abajo 17-13 en el marcador, los Titans tenían situación de cuarta y dos en la 40 de Baltimore. Por como se había dado el partido hasta entonces, era razonable asumir que Vrabel se la jugaría. Sin embargo, decidió despejar. El resto es historia: los Ravens anotaron tres puntos más y, en la siguiente serie, interceptaron a Ryan Tannehill para sellar la suerte del partido. Y aquí viene el dato curioso: según CBS Sports, en las últimas cuatro temporadas, hubo 76 instancias en donde un equipo iba perdiendo en el último cuarto y se encontraba con una situación de cuarta y dos yardas o menos entre la yarda 35 del rival y la 50. Los Titans fueron los únicos en despejar.
  2. La actuación de los Steelers fue históricamente mala, y la humillación es aún peor cuando se trata de uno de sus eternos rivales, que hasta la temporada pasada estaban entre los peores equipos de la liga. El equipo permitió tres turnovers en el primer cuarto, la mayor cantidad en los primeros 15 minutos de un juego (de temporada regular o playoffs) desde 1992. Además, permitieron un touchdown defensivo en la primera jugada, algo que no ocurría en un partido de playoffs desde 1965, cuando Don Shinnick anotó tras un fumble recuperado para los Colts de Baltimore contra Green Bay. Pittsburgh se convirtió en el primer equipo desde 2015 en realizar un despeje desde adentro de la yarda 40 del rival con un déficit de al menos 28 puntos. En las últimas 20 temporadas, hubo otros 11 despejes en condiciones similares, pero ninguno ocurrió en la primera mitad. Y les dejo lo mejor (o peor) para el final: en sus primeros 11 juegos, Pittsburgh tuvo marca de 11-0, 12 turnovers, acumuló un diferencial de +129 y apenas le permitió a sus rivales 17,1 puntos por partido. Desde entonces, los Steelers tienen marca de 1-5, entregaron la pelota en 11 oportunidades, su diferencial pasó a ser de -36 y permitieron 28,7 puntos por encuentro. Durísimo. 
  3. Los Rams terminaron siendo la criptonita de Seattle durante toda la temporada. El equipo de Pete Carroll fue eliminado de playoffs pese a que se enfrentó durante tres cuartos a un Jared Goff que no estaba 100% saludable, y sin la presencia de Aaron Donald, que se perdió prácticamente toda la segunda mitad. Además, Russell Wilson tuvo una de sus peores actuaciones de postemporada, con apenas 11 pases completos en 27 intentos, 174 yardas (más 50 por tierra), dos touchdowns y una intercepción. Y aquí viene la curiosidad: en 14 juegos esta temporada, Wilson obtuvo un passer rating de 109,4 y un promedio de 2,6 capturas por encuentro. Contra los Rams, el mariscal de los Seahawks apenas generó un passer rating de 73,3 y fue capturado 5,5 veces por partido. Feo final para un equipo que empezó caliente y como uno de los candidatos, y terminó desinflándose durante el transcurso del año.

La información estadística fue extraída de NFL Research, Elias Sports Bureau, ESPN Stats & Info, Pro Football Reference y CBS Sports.


Nicolás Pérez

Nicolás Pérez

Desde hace algunos años me podés encontrar en NFL Argentina en Twitter comentando partidos, y ahora me sumo a No Huddle para aportar mi granito de arena y ayudar a convertirlo en el medio líder en el deporte. Me volví aficionado al fútbol americano por casualidad, cuando me topé con el Super Bowl XLVI mientras hacía zapping una noche de verano. Tras aquel partido, comencé a seguir a los Patriots, a quienes les tuve simpatía porque perdieron en esa oportunidad. Pensé que era una buena opción, hasta que poco después me enteré que eran los más ganadores del momento... terminó siendo una gran decisión.


Tribet