Tribet

Agencia libre: los Patriots y un sinfín de nuevas contrataciones

17 de Marzo de 2021
Bill Belichick activó y contrataron a varios agentes libres de cara a la próxima temporada. Foto: NBC.

Los New England Patriots sorprendieron a toda la NFL en el comienzo de la agencia libre firmando nada menos que a nueve jugadores nuevos.

Esto nos asombra por partida doble: si ya de por sí es extraño ver que un equipo contrate tantos agentes libres de importancia en dos días, más aún lo es viniendo de New England, que comandados por Bill Belichick siempre se han caracterizado por ser conservadores en sus movimientos de offseason. Repasemos un poco cada una de las caras nuevas que sumaron (hasta ahora) con el objetivo de volver a playoffs luego de una temporada por debajo de las expectativas.

Jonnu Smith (TE, cuatro años, $50 millones de dólares)

El ala cerrado de 25 años, ex Tennessee Titans, viene a cubrir un puesto que quedó debilitado desde la salida de Rob Gronkowski en 2019, o al menos eso parece decir su contrato. Smith, quien era uno de los TEs más atractivos disponibles en el mercado, terminó cuarto en su posición en touchdowns anotados (ocho) en 2020. Es un jugador destacado por las yardas que es capaz de avanzar una vez que recibe el balón, algo que el mismo Bill Belichick había destacado. Además, es una muy buena opción en la zona roja. Con él, los Patriots buscan sumar un arma más a su ofensiva por aire, que anotó sólo 12 TDs la temporada pasada (la peor marca de la liga junto a los Giants).

Matt Judon (LB, cuatro años, $56 millones de dólares)

Los Patriots se llevan en el linebacker a un atlético pass rusher, capaz de vencer físicamente a tackles ofensivos rivales y ponerle presión al mariscal rival. Judon viene de liderar a los Baltimore Ravens en capturas desde que empezó a jugar como titular en dicha franquicia, en 2017. Por si fuera poco, también ha mejorado mucho defendiendo acarreos. Eso sí: sus números han decaído con respecto a los que registró en 2019, pero eso no quita el impacto inmediato que seguramente genere el dos veces Pro Bowler en una defensiva que terminó 27° en sacks la campaña pasada.  

Davon Godchaux (DT, dos años, $16 millones de dólares)

El tackle proveniente de Miami Dolphins es un run stopper que cuando está sano puede aportar mucho en este apartado. Sin ir más lejos, en 2019 lideró a todos los defensores interiores de la NFL en carreras rivales frenadas, con 32. A su vez, los New England Patriots vienen de ser la 7° defensiva con más yardas permitidas por tierra durante la temporada que pasó (131.4 por juego). También hay que sumar que Lawrence Guy y Adam Butler, dos DT top de la franquicia, son agentes libres. Por lo tanto, parece más que sensata la contratación del oriundo de Luisiana, quien ya está sano luego de lesión en el bíceps que le permitió jugar tan solo cinco partidos en 2020.

Jalen Mills (DB, cuatro años, $24 millones de dólares)

La defensa de los Patriots gana versatilidad con la firma de quien fuera jugador de los Eagles por cinco años y campeón del Super Bowl LII. Mills puede rendir en varias posiciones: por un lado, es capaz de funcionar como un safety profundo, intentando llenar el vacío que dejó la partida de Duron Harmon en 2020. Al mismo tiempo, podría también desempeñarse en el puesto de cornerback, el cual ocupó mayoritariamente en sus primeros años en Philadelphia, e incluso puede ser parte de la línea defensiva. Sin dudas, un aporte que le provee variantes a Belichick para encontrar el funcionamiento adecuado en este sector.

'Green Goblin' llega para aportarle versatilidad a la defensa de los Patriots. Foto: Trendsmap

Nelson Agholor (WR, dos años, $26 millones de dólares)

Habiendo ya comentado los problemas por aire de New England, no es de extrañar que la franquicia se enfocara en reforzar la posición de receptor abierto. Y vaya que lo hicieron: Agholor, de tan solo 25 años, viene de jugar la mejor temporada de su carrera en Las Vegas Raiders, con ocho TDs y 896 yardas de recepción. Un WR muy rápido, capaz de generar espacios en ataque y de correr muchas yardas previo a recibir el balón.

Kendrick Bourne (WR, tres años, $22.5 millones de dólares) 

No conformes con Agholor, los Patriots siguieron añadiendo piezas a su nuevo cuerpo de receptores. Proveniente de los 49ers, Bourne ha ido mejorando cada año desde que ingresó a la liga como agente libre no drafteado, allá por 2017. Cam Newton, QB recientemente renovado por la franquicia, intentará aprovechar en él su confiabilidad como receptor en la zona roja (10 de 11 en recepciones de touchdown desde su debut)

Henry Anderson (DL, dos años, $7 millones de dólares)

Con la firma del recientemente cortado por los Jets, los de Foxborough refuerzan aún más su línea defensiva. En Anderson encuentran un jugador capaz de hacer el trabajo sucio en las trincheras, aprovechando su altura (1.98 mts) y peso (136 kg) para explotar matchups favorables y lograr ponerle presión al QB rival. Al mismo tiempo, añaden más defensa ante acarreos rivales. No obstante, el jugador de 29 años ha bajado su nivel en las últimas dos temporadas, por lo que habrá que ver si el cambio de situación lo favorece.

El ex New York Jets buscará volver a su mejor nivel en 2021. Foto: Eyewitness news 

Hunter Henry (TE, tres años, $37.5 millones de dólares) 

Como si no fuera suficiente, Bill Belichick añade otra arma más a su cuerpo de alas cerradas y los Patriots se quedan con otro de los top tight ends del mercado, que viene de jugar cinco años en los Chargers. Se sabía que era del agrado del head coach, que lo veía como un jugador muy completo y productivo tanto en el bloqueo como atrapando el ovoide. La llegada de Henry, quien viene de registrar 60 recepciones y cuatro touchdowns en su último año, es una confirmación más de lo que ya todos pensabamos: la nueva ofensiva por aire de New England es cosa seria.

Ted Karras (C, un año, $4 millones de dólares)

Una cara conocida que vuelve a la línea ofensiva de los Pats. El center había jugado en la franquicia hasta 2020, cuando eligió firmar un contrato de un año con los Dolphins en busca de mayor protagonismo. Esta firma podría indicarnos que el ahora agente libre David Andrews, C titular del equipo, no volverá a vestir los colores de New England. Karras ya sabe lo que es ocupar ese puesto en el sistema ofensivo de la franquicia, lo cual es un punto a favor para su adaptación. También tiene el valor de poder ser una opción como guardia en caso de ser necesario. Lo más probable es que el equipo traiga otro center vía draft para que peleen el puesto.

Karras, un jugador con experiencia vistiendo la camiseta de los Patriots . Foto: Forbes

New England parece decidido a dejar atrás rápidamente lo sucedido en 2020. Con estas nuevas contrataciones, sumadas a algunas piezas retenidas y la vuelta de jugadores ausentados por la pandemia, los de Belichick no tienen otro objetivo que el de volver a estar entre los mejores equipos de la liga, a poco más de dos años de ganar su último Super Bowl. ¿Lo lograrán?


Juan Vecchi

Juan Vecchi

Todavía no recuerdo el día que empecé a ver football americano, solo sé que me hice simpatizante de los 49ers porque me gustaba el nombre. Hoy me considero un fanático y todavía me cuesta superar el Super Bowl LIV. Este deporte lo tiene todo: estrategia, intensidad, técnica y jugadas espectaculares. Cualquier amante del deporte debería darle una oportunidad.


Tribet