Tribet

Necesidades de cara al Draft 2020: Minnesota Vikings

Lun 20 Abr, 2020 - 22:50hs
Kirk Cousins, elegido como el QB franquicia de Minnesota. Foto: Jonathan Bachman / Getty Images.

Los Vikings comenzaron muy mal el 2019, pero gracias a una defensa estelar y un buen despempeño, aunque irregular, de Kirk Cousins, Minnesota volvió a meterse en playoffs, donde sorprendieron a los Saints a domicilio antes de ser expuestos en San Francisco.

Para muchos Kirk Cousins no es el QB indicado para llevar a este equipo a la tierra prometida, pero la realidad indica que el coaching staff y la cúpula dirigencial cree en él, hecho por el que otra vez le dieron un contrato lucrativo para poder ser el jugador bajo centro de una franquicia prometedora y con posibilidades de pelear la división. Esta extensión no sólo indica la confianza que inspira, sino que piensan que la ventana de competición está más que abierta, aunque en este momento su roster presente varias necesidades profundas tras perder muchos jugadores en agencia libre.

Con dos elecciones en la primera ronda del draft tras enviar a Stefon Diggs a Buffalo, y otras diez en el resto de los días, el equipo violeta tiene una oportunidad muy grande para recargar un roster con talento. 

Frenar a los WR rivales, la prioridad: CB

Tras la partida de Trae Waynes, Mackensie Alexander y Xavier Rhodes, Minnesota tiene en este momento el peor grupo de cornerbacks en toda la liga. Lo que una vez fue una fortaleza, hoy es la debilidad más grande. En una división que cuenta con receptores del calibre de Davante Adams y Kenny Golladay, más los brazos de Aaron Rodgers, Matt Stafford y los irregulares, aunque de vez en cuando concentrados, Mitch Trubisky y Nick Foles, los Vikes no pueden darse el lujo de no elegir un CB en este draft. De no invertir en la primera ronda con nombres como Kristian Fulton, de LSU, o Jeff Gladney, de TCU, pueden encontrar valor en el segundo día con Cameron Dantzler, de Mississippi State, y Bryce Hall, de Virginia.

Reabastecer el grupo de receptores: WR

Si bien firmaron a Tajae Sharpe y tienen un grupo aceptable detrás de Adam Thielen, los Vikings deben fortalecer la posición con un WR2 porque, de no hacerlo, las marcaciones dobles ahogarán a Thielen y todo será más difícil para Cousins. En este sentido podrían favorecerse de una de las clases más profundas de la historia en la posición: KJ Hamler, de Penn State, es un jugador que tiene una velocidad increíble y podría aportar desde el slot, lugar en que el equipo no tiene una figura clara.

Comprar tiempo y espacio para Cousins y Cook: OT

Los Vikes perdieron a dos OTs en agencia libre. Si la idea es que Cousins sea el QB franquicia y que Dalvin Cook tenga una larga carrera, deberán protegerlos mejor. El grupo actual de linieros ofensivos no inspira mucha confianza en cuanto a profundidad, y en una división con frentes defensivos temibles como los de Chicago, Green Bay y Detroit, los Vikings necesitarán talento joven. Una opción viable es utilizar una de las dos elecciones de primera ronda en el OT de USC, Austin Jackson, un proyecto que si bien hoy no está listo para ser titular, puede ser un buen recambio con futuro y talento de All Pro. También Josh Jones, de Houston, puede ser alguien que interese, siendo este un prospecto listo para ser competir desde el primer día.

La defensa tiene necesidad de reconstruirse. Foto: Chris Graythen / AFP.

Minnesota tiene un plantel talentoso capaz de llegar lejos, por lo que este draft será una buena posibilidad para reemplazar lo perdido en agencia libre y mantenerse en la lucha por una división que cada año se vuelve más difícil.


Mariano Sinito

Mariano Sinito

Nací en Rosario, Argentina. Soy analista de football americano profesional y colegial en No Huddle. Mi pasión por el deporte comenzó en 1996, año en el que nací. Mi padre festejó la llegada al mundo de su hijo con el título de sus queridos Green Bay Packers en el Super Bowl XXXI. Desde entonces, vivo por el ovoide y por los Packers, franquicia de la que soy confeso hincha por herencia. Es imposible que estemos todos de acuerdo, pero el respeto y el profesionalismo no se negocia.


Tribet