Tribet

Power Rankings: Semana 12

4 de Diciembre de 2020

Entramos en el último cuarto de la temporada y tenemos los playoffs a la vuelta de la esquina. En un año tan particular, aún queda mucho definirse y las siguientes semanas estarán llenas de sorpresas y decepciones. Nosotros, como cada semana, te contamos cómo le fue a tu equipo.

Friendly reminder: No odiamos a tu equipo. Solo queremos hacerte enojar.

Ya transcurrieron prácticamente las tres cuartas partes del calendario y los Steelers continúan a paso firme con el invicto. En un partido que no debió haberse disputado, sin jugar a su mejor nivel, los de Tomlin se hicieron con la victoria y pueden amarrar la clasificación a playoffs en caso de imponerse al equipo de la capital el próximo lunes. En un año con tantos contratiempos, tantas dificultades, la labor de los de Pittsburgh es el doble de meritoria. Lo hecho hasta el momento es digno de un gran reconocimiento pero en la postemporada comienzan todos de cero y necesitarán mantener el envión hasta el final.

Estuvimos a nada de ver una victoria histórica. Porque creo que no hubo nadie que no pensara que tanto Patrick Mahomes (37/49, 462 yardas, tres touchdowns) y Tyreek Hill (13 recepciones, 269 yardas y tres anotaciones) iban a quebrar los récords de Norm Van Brocklin (554 yardas) y Flipper Anderson (336 yardas), respectivamente. Fue un bombardeo sin respiro contra la defensa de los Bucs, que recién durante el tercer cuarto pudo empezar a detener la sangría de puntos y de yardas. La defensa de los Chiefs contuvo muy bien al temible ataque aéreo de Tampa Bay que, no obstante, dejó el marcador más cerrado de lo que hubieran preferido. Kansas City ahora tendrá un duelo relativamente sencillo frente a los Broncos, que seguramente recuperarán a todos sus mariscales para el juego.

En un partido bastante feo para ver, se dio el resultado lógico: ganó el equipo con mariscal. Taysom Hill no jugó bien por aire (esperable), pero sí produjo otras dos anotaciones por tierra (también esperable). En conjunto, el juego terrestre fue implacable: 229 yardas y cuatro touchdowns. La defensa tuvo esencialmente un día libre, con dos turnovers a favor y apenas tres puntos en contra. Así, los Saints mantienen su liderato en la NFC, de cara al segundo duelo divisional contra los Falcons, a quienes ya vencieron en la semana 11.

Buffalo estaba presionado a ganar a sabiendas de que Miami enfrentaba a los Jets y los podía alcanzar en la cima de la división. Un partido atípico para Buffalo, donde en esta oportunidad pudieron correr de forma efectiva el balón, algo que les venía costando mucho, pero donde el ataque aéreo tuvo muchas complicaciones, combinado con varias entregas de posesión al rival. Fue la defensa esta vez quien mantuvo al equipo a flote, con capturas al mariscal rival, una intercepción y detenciones en jugadas de tercer o cuarto down y corto que finalmente dieron aire al equipo del norte del estado de Nueva York. Josh Allen deberá encontrar su mejor versión para terminar fuerte el año y conducir a Bills a algo más que una ronda de wild card.

Apabullante victoria en prime time. Los Packers desplegaron todo su poderío en el último SNF y aplastaron por completo a sus rivales de división, los Chicago Bears. Aaron Rodgers se mostró imparable y lanzó para solo 211 yardas pero concretó 4 TDs por esa misma vía. No necesitó más que eso para hacer daño a una defensiva que llegaba al duelo como una de las mejores de la liga. Por otro lado, la misma unidad de Green Bay dio un paso adelante y provocó muchos errores por parte de Trubisky y compañía e incluso generando puntos. El último cuarto de temporada luce favorable para los de LaFleur que pueden llegar a los playoffs con un envión anímico más que interesante. 

Ganó feo frente a un equipo que está entre los peores de la temporada, pero a veces es exactamente lo que se necesita, saber que aún no estando en tu mejor versión podes conseguir victorias. Russel tuvo un partido sin errores, pero le costó ser decisivo dentro de la yarda 30 del equipo rival, a pesar de tener un DK Metcalf inspirado, por lo que debió conformarse con varios goles de campo. El juego por tierra no fue necesariamente un problema, pero tampoco fue una solución, y en el comienzo del juego se fallaron dos oportunidades de cuarto y corto que para su suerte los Eagles no supieron capitalizar. En defensa lograron presionar a Wentz con 6 capturas y una INT de un mariscal que lució nuevamente desconocido. Con la derrota de Rams se acomoda en lo más alto de su división, sólo un partido detrás de Saints en la conferencia.

Vamos a iniciar esta sección igual que la última semana - Dos palabras, Derrick Henry. Cuando un jugador es tan dominante es imposible no centrar el análisis del juego en él, corrió 178 yardas y 3 anotaciones, realmente una bestia. Este corredor no sólo es un tractor en el contacto, tiene paciencia para hacer las lecturas en la línea, y una vez que toma la decisión corre de forma decisiva, puede cambiar con facilidad de dirección, y siempre cae hacia adelante ganando yardas. Sabemos que cuando el ataque por tierra funciona se abre toda la ofensiva para Titans, y Tannehill tuvo algunos pases largos y explosivos y sólo se dedicó a que el reloj siga corriendo. La defensa tuvo en el inicio problemas para detener a Rivers, pero en la medida que el marcador se fue ampliando el ataque se volvió más predecible, y la defensa consiguió algunas jugadas grandes. Los de Tennessee con esta victoria quedan como líderes de la sur en una división que promete ser pareja hasta el final. 

Este equipo es una montaña rusa a partir de la irregularidad de su mariscal de campo. Goff puede tener grandes partidos y mover el balón a lo ancho y largo del campo de juego, pero cuando las cosas no funcionan los partidos pueden ser bochornosos, algo que ya había ocurrido ante Miami, y que lamentablemente para la mitad de Los Angeles se repitió en esta última semana. Un fumble y dos intercepciones, con una de ellas que le terminó costando 6 puntos, demasiado para un equipo que aspira a competir. La defensa sigue siendo el punto fuerte, y en este partido tuvieron oportunidad de convertir de a 6, aunque fue insuficiente por la mala ejecución en ataque. La victoria de Seattle los aleja un poco en la NFC Oeste, aunque con este nivel dependen más de sí mismos que de terceros.

Fea derrota para los Bucs, más allá de que el marcador indica que terminó como un partido cerrado. La joven defensa del equipo no tuvo respuesta frente a la dupla Mahomes-Hill en la primera mitad. En la segunda mitad sí ajustaron y terminaron cediendo apenas siete puntos. Sin embargo, lo que preocupa a estas alturas es que la ofensiva engrana tarde contra buenos rivales. Tom Brady (27/41, 345 yardas, tres touchdowns y dos intercepciones) no tuvo su mejor partido, pero pudo generar 14 puntos sobre el final. El equipo de Bruce Arians ahora se dirige hacia su semana de descanso, consciente de que partidos como estos son los que hay que evitar de cara al futuro.

Poco se puede reprochar cuando las victorias no dejan de llegar. El equipo no se luce en absoluto pero acumula triunfos semana tras semana. Baker Mayfield erra pases increíbles pero no regala el balón. El juego terrestre es de los mejores en toda la liga y se carga con la mochila de la ofensiva. Acumula yardas y abre los espacios para que Mayfield encuentre a sus WR. La defensiva no comete demasiados errores y esconde sus deficiencias de manera muy elegante. El regreso del candidato a DPOY, Myles Garrett, será más que bienvenido y de seguro generará un impacto inmediato y más que necesario. El sueño de los playoffs está cada vez más cerca.

Lo decíamos en el análisis de Steelers, el partido no debió haberse disputado. La NFL está haciendo malabares para terminar la temporada en tiempo y forma. Sin embargo, la situación de Ravens era crítica. La cantidad de jugadores en la lista de COVID-19 llegó a ascender a 14, con varios titulares entre ellos. El más resonante, fue el nombre de Lamar Jackson que se perdió el duelo divisional y puede llegar a perderse el del próximo lunes frente a Cowboys. Es difícil reprocharle algo a Harbaugh teniendo casi medio equipo marginado. Para peor, RGIII que reemplazó a Lamar, se lesionó en medio del partido y terminaron jugando con su tercer QB, Trace McSorley. La única esperanza que tiene este equipo para dar vuelta la situación, radica en la actitud que tengan los jugadores y el staff, de acá al final de temporada.

Cuando te corren para 230 yardas en total es muy difícil que puedas ganar el partido. Tennessee los dominó claramente a partir del juego terrestre, y la defensiva de los Colts, uno de los motivos de orgullo, no tuvo respuestas para impedir los puntos y que Tannehill y compañía consumieran todo el reloj. En ataque empezaron fuerte, anotando en sus dos primeros drives, pero cuando el nivel bajó un poco el marcador se empezó a abultar a favor del rival y tuvieron que atacar casi exclusivamente por aire, y cuando un equipo es predecible se vuelve sencillo para los que están enfrente. Los Colts deberán recuperarse rápidamente de este duro golpe en casa e intentar ganar los partidos que quedan pendientes que a priori asoman como accesibles (a excepción de Pittsburgh) para intentar jugar el partido de Wild Card en casa.

La defensa sigue siendo la marca registrada de este equipo, que le permitió anotar solamente 3 puntos a los Jets durante los dos partidos jugados esta temporada. Xavien Howard volvió a conseguir una intercepción, la séptima en lo que va del año, y empieza a erigirse como la figura defensiva del equipo de Flores, que siempre da dolores de cabeza a los mariscales rivales. En ataque Tua vio el partido desde el costado, ya que la lesión en su pulgar le impidió jugar, por lo que Fitz tomó nuevamente las riendas del equipo, completando una actuación discreta, pero suficiente para derrotar a estos Jets que asoman como el peor equipo en este 2020. Ahora tocarán tres partidos consecutivos en casa, donde Miami deberá aspirar a quedarse con dos de ellos si quiere mantener viva la ilusión de play-off.

Dos derrotas en fila, una peor que la otra. Perder contra Seattle, era de esperarse. ¿Perder con New England cuando Cam Newton completa menos de diez pases? Preocupante. Es imperdonable que los Cards hayan dejado ir este encuentro. Kyler Murray estuvo incómodo y aún parece dolorido de su hombro derecho. Bellichick obligó a Kingsbury a ganarle por aire y faltaron ideas para concretarlo. Zane Gonzalez quien supo ser el héroe en otros encuentros, falló un FG clave sobre el final y permitió que los Patriots tuvieran una chance más. La defensa jugó un gran partido pero no aguantó cuando más se la necesitó. Hay mucho por corregir y la división no perdona ni otorga respiro alguno.

Justo cuando pensábamos que los de Jon Gruden serían candidatos a clasificar a playoffs, pierden un partido increíble frente a un equipo que estaba sin sus dos principales estrellas ofensivas. Luego de que se quedaran cortos frente al talento de Mahomes, recibieron una paliza por parte de los Falcons. Como si fuera poco, Josh Jacobs salió lesionado y si bien no se considera de relevancia, estará en duda para el próximo partido frente a Jets. Por suerte, el rival parece accesible a priori y podrían levantarse de dos tropezones. Aún confiamos en este equipo aunque deberá ajustar, y hacer borrón y cuenta nueva. Deben parecerse muchísimo más a los Raiders que perdieron con Chiefs, que a estos que quedaron apabullados por Matty Ice. 

Victoria justa pero victoria al fin. La ofensiva tiene serios problemas para mover el balón cuando Dalvin Cook no encuentra los espacios y la defensiva siente el desgaste y comete errores. Por fortuna, esta semana lograron hacerse con la victoria y siguen en la carrera por los playoffs. Kirk Cousins tuvo un gran partido y será vital que mantenga este nivel de cara al final de la temporada regular para darle una chance a su equipo. El regreso de Adam Thielen será una gran adición y permitirá que Cook y el novato Justin Jefferson, no tengan los ojos de las defensivas rivales posados en ellos dos únicamente.

San Francisco recuperó algunos titulares, y eso le fue suficiente para llevarse un duro partido divisional en su visita a Los Angeles. Volvió Deebo Samuel, y sumó 133 yardas por aire, volvió Mostert y convirtió en una oportunidad, volvió Sherman, y consiguió una intercepción, esto da la pauta de cuánto extraña el equipo de la bahía a sus titulares. El partido fue tremendamente irregular y el ritmo se definió a partir de los dos fumbles perdidos por cada equipo, sumada a una intercepción por parte de Mullens y dos de Goff. En ataque se siguen notando las limitaciones del mariscal suplente, pero fue lo suficientemente efectivo para llevar al equipo hasta instancias de gol de campo, donde el kicker Gould fue preciso cuando más importó. En defensa, como ya mencionamos, una máquina de turnovers con dos fumbles recuperados y dos intercepciones. SanFran se dio el gusto de ganar el partido divisional, aunque quizás ya sea tarde para una remontada de temporada.

Los Patriots se llevaron otra victoria totalmente improbable, frente a un equipo de calibre de playoffs como Arizona. Cam Newton sencillamente no muestra mejorías (aunque sí contribuyó con 49 yardas por tierra) y todo indica que el equipo se verá forzado a buscar un mariscal nuevo en 2021. El juego terrestre (30 acarreos, 110 yardas y dos touchdowns) mantuvo a New England con vida. Sin embargo, el crédito principal es para los equipos especiales, que consiguieron poner al ataque con buena posición de campo en dos oportunidades, y para la defensa, que esencialmente contuvo a una de las mejores ofensivas de la liga. Ah, y Nick Folk ganó su segundo partido de la temporada, con un gol de 50 yardas en la última jugada. Los Patriots ahora se deberán enfrentar a los Chargers, que están últimos en su división y a un paso de la eliminación a playoffs.

Chicago es un equipo difícil de ubicar en estos Power Rankings. Habitualmente, la ofensiva y la defensiva son tan opuestas en rendimientos que resulta injusto evaluarlas en conjunto, sin embargo, esta semana ni la defensiva se salva del aplazo. Aquella unidad que supo mantener en partido muchas veces a su equipo, se vio totalmente diezmada ante el plan de juego de Green Bay. Trubisky que regresaba a la titularidad luego de ser sentado en favor de Nick Foles, tuvo altibajos imperdonables cuando A-Rod está enfrente. Dos entregas de balón vía INT y tres fumbles (uno perdido), es demasiado. También es cierto que Mitch carece completamente de una OL competente y pasó la mayoría del tiempo escapando de la presión. A futuro, al menos hasta el final de temporada, Trubisky debería ser el titular. Tiene más movilidad que Foles y con un poco de tiempo puede generar cierto peligro. En caso que Ryan Pace, GM de los Bears, conserve su puesto de cara a la próxima temporada, buscará desesperadamente un QB en el draft. No tendrá margen de error.

Esta derrota va a doler, y mucho. Los Panthers de Rhule iban arriba 21-10 en el tercer cuarto, ayudados por la fenomenal actuación del novato Jeremy Chinn, quien recuperó dos fumbles para touchdown en jugadas consecutivas, antes de que le permitieran anotar 18 puntos a Minnesota en el tramo restante del juego. Más allá de ese colapso defensivo, el ataque no estuvo muy afinado, y fue ayudado por una recepción larga de Robby Anderson (cuatro recepciones, 94 yardas y una anotación) para convertir puntos. Con todo, tuvieron la posibilidad de ganarlo hasta que Joey Slye falló el intento de 54 yardas. Carolina ahora se dirige a su semana de descanso como en el último lugar de su división, y a la espera de la vuelta de Christian McCaffrey, ausente por lesión.

Deshaun Watson se aprovechó de la defensa, y sobre todo de la secundaria de Detroit en el clásico partido de acción de gracias. Le alcanzó con completar 17 pases para tener más de 300 yardas y 4 pases de anotación, y varias de esas jugadas para mover las cadenas en situación de largo yardaje. El mariscal parecía haberse reencontrado con Will Fuller tras la salida de Hopkins en temporada baja, pero tras la noticia de uso de medicamentos prohibidos por la liga no podrá volver a jugar este año. En defensa consiguieron turnovers a partir de un pick six del eterno JJ Watt, además de dos fumbles en jugadas consecutivas que le permitieron marcar la diferencia en la primera mitad del partido. Texans se despertó tarde pero no pierde la ilusión.

Resulta difícil de evaluar la semana de Broncos luego de lo ocurrido. Son las reglas y estaban claras desde un principio. Sin embargo resulta increíble que Denver haya jugado su partido sin un solo QB en su roster. Lo cierto es que Jeff Driskel, suplente de Drew Lock, dio positivo por COVID-19 y este último junto con Brett Rypien debieron aislarse ya que no cumplieron con el uso del barbijo y tuvieron contacto estrecho con Driskell. Los Broncos incluso pidieron permiso a la liga para activar a un entrenador y que éste sea su QB frente a Saints, pero les fue denegado. El WR Kendall Hinton, que estaba en el practice squad, debió hacer las veces de QB y tuvo más INT (2) que pases completos. El partido, por supuesto, fue un completo desastre y perdieron holgadamente frente a New Orleans. La actitud con la que salgan a enfrentar a Chiefs, dará muestra del carácter de este equipo.

Lo único positivo para los Chargers a estas alturas es que Austin Ekeler (25 toques, 129 yardas) volvió de su lesión y fue inmediatamente productivo. Justin Herbert (31/52, 316 yardas, touchdown e intercepción) no tuvo su mejor partido, lo que era de esperarse contra la buena defensa de Buffalo. Lo que sí duele es que el ataque no pudo aprovechar los tres turnovers generados por la defensa (consiguió apenas tres puntos). Y no podemos dejar de mencionar el horroroso play-calling de Anthony Lynn en el último tramo del partido. Este equipo continúa su lento e implacable naufragio, y ahora deberá medirse frente a unos Patriots que no se pueden dar el lujo de cometer más errores si quieren clasificar a playoffs.

Sorpresiva y contundente victoria para los Falcons, que aplastaron a los Raiders sin piedad por 43 a 6. Matt Ryan (22/39, 185 yardas, dos touchdowns e intercepción) no necesitó hacer mucho, y el ataque terrestre fue sólido. Sin embargo, la nota del día la dieron tanto Younghoe Koo (5/5 en goles de campo y 4/4 en puntos extra), el mejor pateador de la liga, como la defensa, que tuvo cinco capturas, cuatro fumbles recuperados y un pick-six. Los Falcons no tendrán la misma suerte cuando reciban a los Saints en la siguiente fecha, pero Raheem Morris sigue sumando porotos para ser considerado como el futuro HC permanente del equipo de cara a la próxima temporada.

Victoria cerrada y trabajosa para los Giants que, sin embargo, se están lamentando por la lesión de Daniel Jones (16/27, 213 yardas; 19 yardas terrestres). Jones estaba teniendo una racha de partidos sin errores groseros y aún es incierto saber si se perderá algún partido. Colt McCoy no fue efectivo en su reemplazo, y el ataque terrestre (42 acarreos, 142 yardas, touchdown) pudo mantenerse productivo. La defensa de los Giants hizo un buen trabajo contra un rival hiperlimitado en ataque. Con la victoria, Nueva York se pone 4-7 y toma la punta de la NFC Este. Sin embargo, el calendario se pone notablemente más complicado de ahora en más: el próximo partido será contra los Seahawks, que vienen de ganarle un partido duro a los Eagles.

Contundente victoria para el equipo de Ron Rivera. El héroe del partido fue Antonio Gibson (25 toques, 136 yardas y tres touchdowns), el primer novato en la historia en conseguir tres anotaciones en el Día de Acción de Gracias. La defensa de Washington, más allá de permitir ese touchdown largo de Amari Cooper, no pasó muchos sobresaltos y consiguió dos turnovers (más allá de que las bajas de Cam Erving y Zack Martin sirvieron para sabotear al ataque de Dallas). Washington ahora está con idéntico récord que los Giants (que tienen el criterio de desempate sobre ellos) en la cima de la NFC Este. Lo malo para ellos es que en la próxima fecha se enfrentarán a los Steelers, los actuales punteros de la AFC.

Lo increíble es que el partido contra Seattle no fue una paliza. Y eso se debe en parte a la defensa de Philadelphia, que, más allá de lo encendido que estuvo DK Metcalf, pudo limitar a Russell Wilson a números bastante modestos. Carson Wentz (25/45, 215 yardas, dos touchdowns, intercepción; 42 yardas terrestres) tuvo otra performance horrenda (aunque sus receptores también le soltaron algunos pases). ¿Y qué más decir de Doug Pederson? En el último cuarto tomó unas decisiones insólitas que muestran que el HC definitivamente no es el mismo que ganó el Super Bowl en 2017. Los Eagles afortunadamente juegan en la NFC Este, de modo que no están lejos de los punteros. Sin embargo, en la próxima semana el matchup es brutal: jugarán contra Aaron Rodgers y los Packers.

Crónica de una muerte anunciada, el HC Matt Patricia y el GM Bob Quinn fueron relevados tras la derrota ante Texans. Lions es un equipo que sigue sufriendo de la irregularidad, y que quizás el mal coaching sea una de las grandes explicaciones, sino no hay manera de entender como en tres drives cedieron la pelota tres veces. Este partido de día de acción de gracias tendrá sabor amargo en el recuerdo de los fanáticos en la Motor City, porque tal vez haya sido la última oportunidad de ver a Matthew Stafford, un gran mariscal pero que tuvo éxito bastante limitado. Hoy las preguntas se posan en quiénes serán los futuros GM, HC y QB, lo que habla a las claras de problemas bien de fondo.

El equipo llegaba entusiasmado y confiado luego de una buena victoria en Minnesota y de hecho, la ofensiva movió muy bien el balón en el primer drive. Sin embargo, las lesiones de los OT Cam Erving y Zack Martin en ese mismo drive, fueron el principio de una tarde para el olvido. La defensiva volvió a mostrarse endeble y Andy Dalton poco pudo hacer con tan poco tiempo en el pocket. Cuando nada podía empeorar, desde los laterales, se cansaron de tomar malas decisiones y poner al propio equipo en una posición desfavorable. Mike McCarthy manejó mal el reloj y se la jugó dos veces en cuarta oportunidad, en su propio campo, innecesariamente. La pésima NFC Este sigue dándole oportunidades a Dallas, que a pesar de haber caído a manos de un competidor directo, está solo un partido por detrás y el schedule hacia el final de temporada parece más accesible que el de sus pares. Lo cierto es que si continúan tomando estas decisiones, no hay nada que los salve.

La temporada terminó la semana pasada con la lesión de Joe Burrow. Cualquier esperanza estaba depositada en la muñeca de su QB novato. Incluso el crecimiento de otro novato como Tee Higgins o la grata sorpresa de Tyler Boyd. Lamentablemente, la lesión puso un fin a todo esto. Lo único que no se modificó es el espíritu de este equipo, que está dispuesto a pelear hasta el final. No por aspiraciones de postemporada, claro está, sino por amor propio. Los jugadores no le sueltan la mano a su coach y entregan todo, aún ante la adversidad. De hacer las cosas bien en la temporada baja, Cincinnati puede dar que hablar la próxima temporada.

Casi se llevan una victoria increíble frente a los Browns, aunque por algunos errores puntuales no alcanzó. La noticia fue que luego del resultado final, y tras ocho temporadas, el GM Dave Caldwell fue despedido, y eso debe tener que ver con que el próximo draft será clave para Jaguars con cuatro picks top 50, y uno de ellos quizás con el número 1 global si es que los Jets pueden ganar un partido. La buena noticia para JAX es que no deberá buscar un RB, ya que James Robinson va en serio y a este paso va a superar cómodamente las 1,000 yardas en esta temporada. QB y OT son necesidades en ataque, en defensa CB y Edge, quizás demasiado para hacer todo en un draft. 

Con Joe Flacco fueron 0 puntos marcados a los Dolphins, con Sam Darnold fueron 3, imposible de esta manera ganar un partido. Primera vez que Darnold se encontraba con Mims, Crowder y Perriman, por lo que se encendía una ilusión en un calendario que asoma muy complejo para el equipo de la Gran Manzana, pero el ataque por aire volvió a estar deslucido, y Darnold cerró el juego con dos intercepciones y sin pases de anotación. En ataque los flashes se los llevó Frank Gore, que ante jugadores titulares lesionados volvió a ser el RB1 y lo hizo muy bien. La defensa volvió a tener un buen partido, presionando constantemente al mariscal rival y consiguiendo dos turnovers a partir de fumbles generados, pero luego no pudieron sacar puntos en los cambios de balón. Raiders, Seahawks, Rams, Browns y Pats es lo que queda en el calendario, ¿serán el tercer equipo en la historia en ir 0-16?


Iván Lerro

Iván Lerro

Redactor y columnista. De Rosario, Argentina. Miro NFL desde el 2012, heredado por mi viejo. Amante de las ofensivas explosivas. Siendo Cowboy, no paro de renegar pero disfruto muchísimo este deporte. Lo vi en persona, y aseguro que lo disfrutas el doble. Me fascina no solo la liga en sí misma, sino todo lo que la rodea. Al día de hoy sigo tratando de convencer a mis amigos de que miren NFL.


Nicolás Pérez

Nicolás Pérez

Desde hace algunos años me podés encontrar en NFL Argentina en Twitter comentando partidos, y ahora me sumo a No Huddle para aportar mi granito de arena y ayudar a convertirlo en el medio líder en el deporte. Me volví aficionado al fútbol americano por casualidad, cuando me topé con el Super Bowl XLVI mientras hacía zapping una noche de verano. Tras aquel partido, comencé a seguir a los Patriots, a quienes les tuve simpatía porque perdieron en esa oportunidad. Pensé que era una buena opción, hasta que poco después me enteré que eran los más ganadores del momento... terminó siendo una gran decisión.


Alejo Vidal

Alejo Vidal

Economista de carrera, escritor por pasión. A los diez años mi viejo me regaló la 13 de Dan Marino y desde entonces el aqua y naranja corre por mis venas. Después de algunas temporadas de amor/odio, el deporte se convirtió en casi una obsesión. Me encanta analizar los Xs & Os y puedo invertir fácil 20 minutos de mi día mirando una sola jugada.


Cristian Saban

Cristian Saban

Cruzo el charco digitalmente hablando. Español, de Cádiz. Informático y diseñador gráfico autodidacta. De los Bears, no sé aún por qué. Ilusionando y agradecido de pertenecer a la familia de No Huddle.


Tribet