Tribet

Power Rankings: Semana 11

26 de Noviembre de 2020

Entramos en el último cuarto de la temporada. Los playoffs están cada vez más cerca y urgen las victorias. El ranking está más fluctuante que nunca. Con ustedes, los Power Rankings de la semana 11. 

Friendly reminder: No odiamos a tu equipo. Sólo queremos hacerte enojar.

Podemos discutir las maneras, la producción o la selección de jugadas pero estos Steelers siguen de racha y continúan con el invicto y a paso muy firme. La victoria del último domingo fue contundente, como debía serlo pero más allá de esto, lo destacable son los modos porque no cometen errores. No se complican a sí mismos. Hoy en día, en una temporada tan atípica, es fundamental. Parece sencillo de decir pero la realidad es que esa conducta y concentración a lo largo de todo el partido son los factores que los colocan por encima del resto. Lo que falta de la temporada tiene un mix de equipos flojos y equipos que llegarán con muchas chances de clasificar a playoffs y urgidos por una victoria. Si hay un momento para el bajón de nivel, es este. Los de Tomlin no tienen margen de error porque en postemporada inician todos de cero.

Sufrida victoria para Kansas City, que le devolvió a Las Vegas el golpe propinado en la semana cinco. Pat Mahomes (34/45, 348 yardas, dos touchdowns y una intercepción) tuvo una performance sólida, el juego terrestre se mantuvo relevante y consiguió 108 yardas y tres anotaciones, pero el mérito se lo lleva la dupla de Tyreek Hill y Travis Kelce: entre los dos, generaron 19 recepciones, 229 yardas y dos touchdowns. A la defensa le costó horrores detener a Derek Carr, pero Daniel Sorensen pudo conseguir la intercepción en la última serie de los Raiders para sellar el partido. La semana que viene tendrán un duelo con otro peso pesado en busca de llegar a playoffs. Los Chiefs visitarán a Tampa Bay, que viene de perder un duelo cerrado frente a los Rams.

Sean Payton debe estar sintiendose el hombre más listo del mundo en estos momentos. Y no es para menos. Decidió apostar por Taysom Hill como su titular, pese a la presencia de Jameis Winston, y Hill no lo decepcionó: 284 yardas combinadas y dos touchdowns por tierra. Michael Thomas parece estar de vuelta (nueve recepciones, 104 yardas) y Alvin Kamara (45 yardas terrestres y una anotación) estuvo más tranquilo que de costumbre. No obstante, este partido fue una obra maestra de la defensa, que consiguió dos intercepciones y ocho capturas contra Matt Ryan y limitó a Atlanta a apenas tres goles de campo. Con la derrota de Tampa Bay, el equipo de Louisiana está más afianzado en la punta, y tendrá la posibilidad de apartarse aún más cuando vaya a visitar a los Broncos.

Buffalo tuvo su semana de bye, y la buena noticia llegó desde Denver donde los Dolphins cayeron y no pudieron alcanzarlos en la cima de la AFC Este. Esta semana deberán prepararse para recibir a Justin Herbert, uno de los QB sensación del torneo que tenía dificultades para encontrar victorias, pero viene de lograrlo frente a los Jets. Se viene la recta final del torneo y Josh Allen y compañía no deberán relajarse si quieren jugar el primer partido de play-off en casa.

Otra semana que deja más dudas que certezas. Fue un equipo completamente distinto de una mitad a la otra. En la primera hicieron 28 puntos permitiendo otros 14, mientras que en la segunda mitad generaron tan solo tres y permitieron otros 17. Resulta difícil de entender cómo teniendo todo el potencial para producir al nivel de la primera mitad, bajaron tanto la intensidad. La narrativa quizás recaiga sobre la defensiva que permitió varios puntos pero lo hecho por Aaron Rodgers y compañía es igual de deficiente. Mucho se quiso instalar que el draft de Green Bay era bueno a futuro pero la ventana de Rodgers es cada vez más chica y es inaceptable que no disponga de más armas a su alrededor.

Parecía que se complicaba el panorama para los Seahawks luego de algunas duras derrotas, sin embargo, el equipo encontró rebeldía suficiente para hacerse fuerte de local frente a los Cardinals y retomar el liderazgo de la división. Russell tuvo un muy buen partido nuevamente donde esta vez no cometió errores y fue más decisivo con la pelota para no retenerla demasiado y evitar capturas que pusieran a la ofensiva detrás de las cadenas, todo esto anclado también en la vuelta de Carlos Hyde que dio descanso al ataque por aire. En defensa volvieron a detener con efectividad el ataque terrestre, incluyendo las corridas de Kyler que son siempre un dolor de cabeza, y la secundaria estuvo a la altura, logrando la detención clave cuando fue necesario. Respiran en Seattle.

Los Rams consiguieron una gran victoria en su visita a Tampa y se consolidan como candidatos en la NFC Oeste. Luego de un arranque rápido los Rams tuvieron una serie de derrotas que abrían algunos interrogantes sobre la posibilidad de competir al más alto nivel, pero en las últimas dos semanas consiguieron victorias sobre rivales clave en la carrera por lo más alto de la nacional, y el nivel de confianza debe estar por las nubes en California. Para Goff fue en líneas generales un buen partido donde ejecutó el esquema propuesto por McVay, y la victoria permitirá ocultar las dos intercepciones que en otro partido podrían haber resultado más costosas. Kupp y Woods tuvieron más de 100 yardas cada uno frente un ataque terrestre casi inexistente ante la dura defensa de los Bucs. En defensa lograron presionar constantemente a Brady, y el novato Fuller registró sus primeras dos intercepciones de la temporada. 6 partidos en juego y 4 de ellos divisionales, en una recta final que no será sencilla.

Fea derrota para Tampa Bay, que desperdició una oportunidad más que importante para no perderle pisada a los Saints. Pese a que fue un partido cerrado, sorprende que Bruce Arians no decidiera apostar más por el juego terrestre. Tom Brady (26/48, 216 yardas, dos touchdowns y dos intercepciones) nunca tuvo comodidades para poder lanzar de manera efectiva, y desperdició una actuación positiva de la defensa, que permitíó una gran cantidad de yardas por aire, pero también evitó que los Rams fueran muy eficientes. Los Bucs ahora recibirán en su casa a los actuales campeones, en lo que promete ser un gran partido.

Dos palabras, Derrick Henry. Titans volvió a la victoria nada menos que frente a los Ravens, en un duelo que asomaba como un choque de equipos pesados que buscan correr efectivamente el balón, y que tenía gusto a revancha en Baltimore luego de lo ocurrido en los últimos play-off. Deja Vu, porque Henry volvió a ser el héroe de la jornada corriendo por más de 125 yardas con una anotación en tiempo extra incluida, realmente un jugador que de mantenerse en este nivel tiene aspiraciones de salón de la fama. El resto de la ofensiva lo acompañó, y a pesar de tener una intercepción, Tannehill estuvo más cómodo y encontró las jugadas largas y explosivas que lo caracterizan. Segunda mención especial a Brown que logró una anotación en el final donde pareció que arrastraba a toda la defensa, y algunas atrapadas claves en tiempo extra. La defensa se hizo fuerte en zona roja, y detuvo a Lamar a un gol de campo en el final, y forzó el punt en OT, decisiva en momentos clave.

Segunda derrota en fila y los interrogantes crecen cada vez más en Baltimore. ¿Son partidos que se pueden perder? Sí, pero los Ravens partían como candidatos en ambos encuentros y sobre todo como uno de los favoritos a disputar el próximo Super Bowl. Lo cierto es que lejos están de estas expectativas y crece la preocupación en torno a Lamar Jackson, que bajó considerablemente su nivel. Las seis semanas siguientes determinarán para qué está este equipo. Por lo pronto, el domingo tienen una durísima parada como visitante frente al único invicto, y rival divisional, Pittsburgh Steelers. Si son realmente candidatos, tienen que demostrarlo y este partido será un gran prueba de ello.

Los Colts eran un equipo de jugadas grandes en equipos especiales y en defensa, pero en ataque no lograban que Rivers encontrase ritmo suficiente. Esto parece estar cambiando, porque producto de un mariscal eficiente, un ataque terrestre que luce cada vez mejor y un play-calling agresivo en cuarto down los de Indianapolis están anotando buena cantidad de puntos. Jonathan Taylor tuvo una gran actuación por tierra, Michael Pittman podría ser el segundo receptor detrás de TY Hilton que tanta falta hacía, y el retiro de Andew Luck empieza a ser cosa del pasado, aún a sabiendas que el futuro de la posición está lejos de ser garantizado. La defensa fue formidable a lo largo del partido y sobre todo en la segunda mitad, y en OT cuando logró recuperar un fumble en una posición muy favorable para cerrar el partido. Victoria clave para mantenerse en la punta de la AFC Sur, pero vayan marcando sus agendas porque el próximo domingo reciben a los Titans en un partido que puede resolver el futuro de la división.

Derrota muy costosa en semana corta. Los Cardinals dejaron pasar una gran chance de despegarse en su división y cayeron frente a los Seahawks. Después de dos semanas en las cuales la ofensiva fue la gran figura, tuvieron una muy pobre actuación frente a la peor defensa contra el pase. Es inadmisible lo poco que buscan a DeAndre Hopkins, incluso cuando demostró que es capaz de atrapar cualquier cosa. Kyler Murray tuvo un golpe en el hombro lanzador pero aun así no es excusa. Además en las jugadas de RPO, generalmente tomó malas decisiones y la línea de scrimmage de Seattle dominó el partido por completo. Kliff Kingsbury tendrá algunos días más de descanso para realizar varios ajustes y volver al camino de la victoria.

Parece ser que el clima será factor en cada partido que se dispute en Cleveland. Por suerte, los locales pudieron sobreponerse nuevamente y se quedaron con un partido durísimo que los posiciona cada vez mejor en su división y en la conferencia. Los Browns volvieron a ganar sin lucirse pero poco importa mientras el resultado sea positivo. El regreso de Nick Chubb al backfield se hace notar cada vez más y rebasó nuevamente la barrera de las 100 yardas, aunque esta vez sin anotaciones. La defensa se hizo presente y supo contener al rival de manera efectiva, aun ante la ausencia de Myles Garrett. Este equipo camina en la dirección correcta y la posibilidad de que rompan con la racha de 18 años sin clasificar a playoffs, está cada vez más cerca.

Hasta que un día la defensa y los equipos especiales no pudieron ocultar las deficiencias que tiene Miami en ataque. Los Dolphins empezaron en gran nivel, consiguiendo intercepciones y tres y fueras rápido que permitirían abrir rápidamente el marcador, pero la ofensiva nunca pudo mantenerlos fuera del campo por tiempo prolongado, lo que fue generando un desgaste natural en el juego. A Tua lo presionaron constantemente, y las fallas son repartidas entre la línea ofensiva y el propio mariscal, que además estuvo impreciso en sus envíos y con algunos errores que casi le salen caro. La defensa no pudo impedir el ataque por tierra, y a partir de allí se le dificultó presionar a Lock, que retomó su nivel a pesar de la lesión en sus costillas. Era una buena oportunidad para saber para qué estaba la franquicia, y la respuesta no fue favorable, ahora se viene los Jets y los Bengals sin Mixon ni Burrow, dos victorias son necesarias para mantenerse en la pelea.

No descubrimos nada al decir que los Chiefs son, posiblemente, el mejor equipo de la NFL y cualquier equipo que le toque enfrentarlo, tiene más chances de perder que de llevarse la victoria. No obstante, los Raiders demostraron en los dos enfrentamientos que jugando con conducta son capaces de ponerse a la altura de los últimos campeones. Sobre el final, prevaleció el total talento que tiene Mahomes y los de Gruden se quedaron con las manos vacías. Ahora, este equipo tiene que estar orgulloso del nivel que mostraron y crecer sobre esta producción. Los de Las Vegas tienen grandes chances de estar en playoffs y bajar a más de un candidato.

Semana de descanso con un timing excelente. En el último partido Chicago se llevó un gran susto al ver sobre el terreno a Nick Foles (o al menos aquellos que aún confían en él). Por fortuna, la lesión es menos seria de lo que se pensaba inicialmente pero su presencia bajo el centro en el próximo partido aún está en duda. Como si fuera poco, Trubisky sigue con complicaciones en su hombro derecho y Matt Nagy aún no se animó a designar a uno de ellos como titular. La lógica indica que Tyler Bray abrirá el SNF frente a Green Bay. El futuro no es para nada alentador en la ciudad de los vientos y la temporada empieza a desmoronarse. 

Se terminó la luna de miel en Minnesota. Después de tres semanas con victorias consecutivas, llegó el baldazo de agua fría. El trámite del partido fue parejo pero ganó el que menos errores cometió. Los Vikings entregaron el balón en dos oportunidades y resultó clave en la definición del partido. Del lado ofensivo, su rival supo neutralizar la principal arma de este equipo y Cousins explotó los espacios que brindaba la defensiva secundaria en una actuación brillante de Adam Thielen. Sin embargo a nivel defensivo la producción no fue del todo buena y Dallas pudo marcar el ritmo del partido cuando logró establecer el juego terrestre. Zimmer deberá ajustar bastante en esta joven unidad. La preocupación de cara al próximo partido es justamente la ausencia del WR que fue estrella en este último partido por COVID-19 y con la esperanza puesta en que no haya más casos que marginen titulares para el domingo.

¿Sin Bridgewater ni McCaffrey? No hay problema, P.J. Walker se encarga. En su primer partido como titular, el ex mariscal de los Roughnecks (de la ya difunta XFL) se llevó la victoria en un debut más que aceptable (24/34, 258 yardas, un touchdown y dos intercepciones). También volvió el DJ Moore (siete recepciones, 127 yardas) que todos conocíamos. Brillante actuación de la defensa, que le propinó a Matt Stafford (18/33, 178 yardas) la primer blanqueada de su carrera. Carolina sigue con vida en esta temporada, y ahora irá hasta el U.S. Bank Stadium a visitar a los Vikings.

Bye week para reagruparse y prepararse para dos partidos muy duros que deberán jugar ante Rams y ante Bills. Desde lo matemático no hay nada perdido, y por eso San Fran deberá dar batalla hasta el final, sobre todo considerando que hoy parece muy probable que el tercer equipo de la NFC Oeste saque boleto a play-off, considerando la debilidad en la NFC Este y que detrás de los Packers no hay contendientes en la NFC Norte.

Los Patriots perdieron una gran oportunidad de consolidar su racha positiva, y se llevaron una derrota contra un Houston totalmente devaluado. Es inexplicable que el equipo haya abandonado el juego terrestre contra una defensa tan mala por tierra. Los Texans desafiaron a Bill Belichick a ganarlo por aire, y se alzaron con la victoria. Cam Newton sigue demostrando problemas en su mecánica, que le hacen errar de manera inexplicable situaciones más que favorables. La defensa no pudo hacer nada contra Deshaun Watson (380 yardas totales, tres touchdowns), quien tuvo quizás su mejor partido de la temporada. Y encima sufrieron la baja sensible de Rex Burkhead, quien asumió el rol de “reemplazar” a James White en estos últimos partidos. New England ahora va a enfrentarse a Arizona, un equipo mucho más duro, que tiene la mejor ofensiva de la liga.

Necesaria victoria para los de Denver. Más allá de lo importante de volver al triunfo, el mismo fue ante un equipo que venía en racha y con una actuación que está más que aprobada. Tantas semanas hemos insistido en la necesidad de equilibrar la ofensiva y en la semana que lograron hacerlo, fue en la que mejor lució. Melvin Gordon y Phillip Lindsay se combinaron para más de 150 yardas en 31 acarreos y Drew Lock lanzó en 30 oportunidades. Ésta es la fórmula. La defensiva por su parte se la pasó en el backfield rival y no permitió que Tua estuviese cómodo en ningún momento al punto que debió ingresar Fitzpatrick para las últimas series por un golpe propinado al novato. Lo que resta de la temporada no es nada fácil pero por este camino pueden, al menos, mantenerse en partido en cada una de las semanas que faltan.

Philadelphia va de mal en peor. Esta vez perdió un partido sorpresivamente cerrado contra los Browns. Carson Wentz tuvo otra actuación flojísima, y ahora lidera a la liga tanto en intercepciones como fumbles. La defensa hizo lo que pudo, y fue relativamente exitosa en no dejar que Baker Mayfield sobresaliera, pero no pudo detener a Nick Chubb (20 acarreos, 114 yardas. Los Eagles ahora lideran por apenas medio juego de diferencia sobre sus tres rivales de división, y tendrán la nada envidiable tarea de recibir a los Seahawks, quienes también están metidos de lleno en la lucha en su propia división.

Buen triunfo para los Chargers, que aún se están aferrando a una posibilidad cada vez más mínima de clasificar a playoffs. Justin Herbert (37/49, 366 yardas y tres touchdowns) tiene prácticamente allanado el camino al Novato Ofensivo del Año a raíz de la grave lesión de Joe Burrow, y Keenan Allen (16 recepciones, 145 yardas y una anotación) marcó el récord de franquicia de recepciones en un partido. La defensa no tuvo sobresaltos y hasta consiguió un pick-six de parte de Joe Flacco. Con todo, esta semana tendrán un desafío durísimo, cuando vayan a visitar a unos Bills que vienen de su semana de descanso.

Inconsistencia es la palabra que debería sonar en Detroit luego de una nueva derrota. Esta temporada estuvo plagada de altibajos, no sólo entre partidos, sino que dentro de los propios partidos (recordar partidos con Packers y Saints), y eso hace muy difícil que un equipo pueda aspirar a ser efectivo en temporada regular. Esta vez la defensa fue el punto alto, luego de recuperar dos intercepciones dentro de su propia zona de anotación, y limitar en buena parte del trámite a Carolina, que llegaba con mariscal suplente y sin CMC. En ataque poco, poquísimo y nada, se hicieron notar las ausencias de Golladay y Swift, pero aún así fue un equipo sin rebeldía para poder revertir la situación. Stafford tuvo obviamente un partido regular, pero fueron definitiva las 5 capturas las que impidieron que el equipo entre en ritmo. Cada vez que se ilusiona con pelear, los Lions pierden un partido increíble.

Cuando Deshaun frota la lámpara casi cualquier cosa parece posible. Gran partido del mariscal que lanzó casi 350 yardas con dos anotaciones, corrió por un TD, y fue decisivo en momento clave del juego. Cuando se ven esta clase de actuaciones lamentablemente da la sensación que se están desaprovechando años de uno de los mejores jugadores de la liga, por lo cual no queda más que esperar que los cambios de HC y en la gerencia puedan darle más armas y tranquilidad para desarrollar su potencial. La defensa tuvo un partido correcto, donde pudo limitar el ataque por tierra de Cam Newton y Damien Harris, y que por aire logró detenciones importantes en algunos tramos del juego. Las victorias de Colts y Titans dejan prácticamente fuera de carrera a los Texans, pero quizás puedan construir cierto momentum para cerrar el año y llevarlo a la temporada que viene.

Pobre actuación del equipo de Raheem Morris. En ataque, Matt Ryan no pudo mover efectivamente la pelota, el juego terrestre no acompañó, y el equipo apenas pudo anotar nueve puntos en la primera mitad antes de ser blanqueados en la segunda. La defensa sencillamente no consiguió detener a los Saints, que acumularon 168 yardas y tres anotaciones por tierra. Ah, y para colmo de males, Julio Jones quedó nuevamente tocado. Con este resultado, Atlanta está en la cola de la NFC, y el próximo juego frente a Las Vegas puede que no ayude a mejorar su ya complicada situación.

¡Un día los Cowboys volvieron a la victoria! Los dirigidos por Mike McCarthy jugaron un gran partido en Minnesota y lograron llevarse un trabajado triunfo. Después de la semana de descanso, se vio un equipo mucho más preparado pero sobre todo, ejecutando mucho mejor. La OL jugó un gran partido y permitió que Ezekiel Elliott tuviera más de 100 yardas. Andy Dalton al fin demostró que puede mover las cadenas, motivo por el cual Dallas lo buscó en la agencia libre. Del lado defensivo los números dirán que permitieron que Dalvin Cook corra para más de 100 yardas y una anotación, sin embargo, el trabajo realizado fue casi perfecto y fueron muy físicos con el rival. La joya de la noche, y de la jornada, fue de CeeDee Lamb con una recepción para TD que demuestra todo el talento que tiene este brillante WR. Increíblemente, el pésimo nivel que tiene esta división, le abre las puertas de la clasificación a playoffs.

Los Giants regresan de su semana de descanso con el panorama drásticamente alterado. Philadelphia no pudo despegarse y ahora está a apenas medio juego de diferencia, mientras que tanto Dallas como Washington ganaron sus respectivos partidos y empataron la marca del equipo de Joe Judge, haciendo que la pelea por el liderato de la NFC Este sea más intenso que nunca. Los Giants ahora se enfrentarán a los Bengals, que tienen que sobrellevar la baja de Joe Burrow, y que también tendrán afuera a su mejor corredor, Joe Mixon.

Sin dudas debe haber sido un partido emotivo para Alex Smith, quien consiguió su primera victoria en más de dos años. No fue una actuación inspirada (17/25, 166 yardas, touchdown e intercepción), pero hizo lo suficiente para producir en ataque. Antonio Gibson (104 yardas combinadas y una anotación) consiguió llegar a la zona de anotación por cuarto juego consecutivo. Y la defensa le hizo la vida miserable (literalmente) a los Bengals, que perdieron a Joe Burrow por lo que queda del año. Washington se encuentra ahora en un triple empate, y a medio juego de Philadelphia. Esta semana, el equipo de Ron Rivera tiene un duro duelo por delante contra Dallas.

La derrota sufrida el último domingo queda en un segundo plano después de conocer la triste noticia sobre la lesión de Joe Burrow. El QB se perderá lo que resta de la temporada y se espera que llegue con lo justo al inicio de la próxima. Poco importa el análisis de un partido que “finalizó” en cuanto Burrow se retiró del campo. Más allá de lo que significa deportivamente y lo que aporta en ese departamento, el golpe anímico es el más difícil de sobrellevar. De lo único que pueden estar tranquilos es de que JoeyB es la respuesta a futuro. Finley hará lo que pueda en las semanas que restan y Zac Taylor y la gerencia deben iniciar ya mismo con la búsqueda de ayuda para proteger a su QB en la próxima temporada. “Objetivo Penei Sewell” en marcha.

Es difícil jugar frente a la defensiva de los Steelers, de eso no hay ninguna duda, pero de ahí a tirar cuatro intercepciones hay un largo camino. Jake Luton ratificó porque no fue un mariscal valorado en el último draft y tuvo una actuación muy deficiente en donde el ataque sólo pudo sumar 3 puntos a causa de todas las pérdidas de balón. En defensa hubo momentos altos, logrando una intercepción y limitando hasta cierto punto a Big Ben, pero luego de estar tanto tiempo en el campo de juego es inevitable que los puntos empiecen a llegar. Máxima preocupación en JAX, porque más allá de que el QB será un anhelo, este equipo parece lejos de estar a un jugador de ser competitivo, y deberán preguntarse además si su HC es el indicado hacia adelante.

Los Jets habían empezado a una velocidad que no parecía un equipo 0-9, pero la alegría no duraría más de un cuarto. La defensa detuvo a Chargers, patada bloqueada y posesión corta de campo, anotación, ofensiva larga de LAC, pero fumble recuperado cerca de la end-zone, todo parecía color de rosa para los Jets. Sin embargo, llegaría un pick six horrible de Joe Flacco, que todavía nos estamos preguntando como no vio el defensivo en el flat, y a partir de allí Herbert hizo lo que quiso. La buena noticia es que varios jugadores jóvenes empiezan a rendir: Mims jugó en un gran nivel, con grandes recepciones y consiguiendo algunas faltas que fueron clave para mover las cadenas, Becton parece un tackle ofensivo con futuro, y Williams está callando varias bocas con su producción defensiva. New York deberá basarse en ellos para empezar a construir el año que viene, aunque ahora se viene un duelo divisional frente a Miami donde buscarán revancha luego de no haber anotado puntos.


Iván Lerro

Iván Lerro

Redactor y columnista. De Rosario, Argentina. Miro NFL desde el 2012, heredado por mi viejo. Amante de las ofensivas explosivas. Siendo Cowboy, no paro de renegar pero disfruto muchísimo este deporte. Lo vi en persona, y aseguro que lo disfrutas el doble. Me fascina no solo la liga en sí misma, sino todo lo que la rodea. Al día de hoy sigo tratando de convencer a mis amigos de que miren NFL.


Nicolás Pérez

Nicolás Pérez

Desde hace algunos años me podés encontrar en NFL Argentina en Twitter comentando partidos, y ahora me sumo a No Huddle para aportar mi granito de arena y ayudar a convertirlo en el medio líder en el deporte. Me volví aficionado al fútbol americano por casualidad, cuando me topé con el Super Bowl XLVI mientras hacía zapping una noche de verano. Tras aquel partido, comencé a seguir a los Patriots, a quienes les tuve simpatía porque perdieron en esa oportunidad. Pensé que era una buena opción, hasta que poco después me enteré que eran los más ganadores del momento... terminó siendo una gran decisión.


Alejo Vidal

Alejo Vidal

Economista de carrera, escritor por pasión. A los diez años mi viejo me regaló la 13 de Dan Marino y desde entonces el aqua y naranja corre por mis venas. Después de algunas temporadas de amor/odio, el deporte se convirtió en casi una obsesión. Me encanta analizar los Xs & Os y puedo invertir fácil 20 minutos de mi día mirando una sola jugada.


Cristian Saban

Cristian Saban

Cruzo el charco digitalmente hablando. Español, de Cádiz. Informático y diseñador gráfico autodidacta. De los Bears, no sé aún por qué. Ilusionando y agradecido de pertenecer a la familia de No Huddle.


Tribet