Tribet

¿El último baile de Drew Brees?

18 de Enero de 2021
El mariscal de los Saints podría haber jugado su último partido como jugador de Football/Foto: AFP

Ayer por la noche pudimos haber sido testigos de lo que fue el último partido de Drew Brees en la NFL. En la previa, algunos periodistas, encabezados por Jay Glazer de Fox Sports, daban por hecho que el retiro de Brees era inminente y que su carrera finalizaría en el momento en que New Orleans quedase eliminado de la postemporada, pero fue el mismo jugador quien, una vez concluido el encuentro, dijo que aún iba a reflexionar sobre si seguir jugando o no.

Uno de los mejores quarterbacks de la historia podría haberle puesto el punto final a su carrera luego de la derrota de su equipo en la ronda divisional ante Tampa Bay, por 30 a 20. De decidir bajar el telón, se irá con un sabor agridulce: completó 19 pases de 34 intentos para unas pobres 134 yardas. Pero lo que más sorprende es que tiró apenas una anotación y tres intercepciones.

Este que pasó fue el cuarto año consecutivo en que los Saints llegaron a playoffs para sufrir una derrota cuando aparecían como favoritos para ser campeones, o al menos alcanzar la cita máxima. En 2017 fue el puntapié inicial de la debacle con el "Milagro de Minnesota”, un partido que tenían ganado y perdieron a falta de segundos luego de que el novato Marcus Williams errase un tackle ante el receptor Stefon Diggs, permitiéndole anotar y llevarse el triunfo. Cuando parecía que las cosas no podían empeorar más, perdieron en el duelo de conferencia como locales ante Rams (2018) por una clara interferencia de pase que no fue cobrada por los oficiales, dejando a Brees y compañía con las manos vacías. Llegado el 2019, un nuevo choque de postemporada los reencontraba con Vikings, donde nuevamente iban a caer derrotados tras una nueva actuación polémica de los árbitros, sobre todo durante el tiempo extra.

Pensando en el futuro, ¿qué le espera a Saints?

De cara a la temporada 2021, New Orleans tiene una gran duda en cuanto a la posición del QB, si es que Brees decide no continuar. Cuando salió lesionado frente a San Francisco quien lo reemplazó fue Jameis Winston, pero en los cuatro partidos siguientes, el que estuvo bajo centro fue Taysom Hill. Será muy interesante ver qué decide hacer Sean Payton: si considera que el futuro mariscal de la franquicia ya se encuentra en el roster o si necesitarán buscarlo vía draft o agencia libre.

Otro problema que deberá afrontar la franquicia es el cap space porque, al día de hoy, tienen el más ajustado en toda la NFL. De hecho, si la temporada comenzase mañana, necesitarían reducir contratos por aproximadamente 95 millones de dólares. Claro que hay muchas maneras en las que pueden lograr esto, ya sea cortando jugadores o intercambiándolos a otros equipos (recordemos que cuando esto sucede, el nuevo equipo comienza a pagarle el salario), o reestructurando contratos. Dentro de los principales nombres a tener en cuenta, además del ya mencionado Brees, están el tackle ofensivo Ryan Ramczyk y el cornerback Marshon Lattimore, a quienes deben renovarles ya que están bajo la opción de quinto año. También hay que monitorear las situaciones de Kwon Alexander y Terron Armstead, quienes podrían ser candidatos al corte, ahorrándole así mucho dinero a la franquicia.

Las frustraciones generadas por la eliminación en ronda divisional ante Tampa Bay quedarían completamente de lado si Drew Brees confirma su retiro. Sería el fin de una era, un fin de ciclo enorme. Estadísticamente, es inigualable. Técnicamente, costará encontrar a otro igual. Para una franquicia como los Saints, que llegó a ser lo que es gracias a él, será muy difícil de superar. 


Nicolás Trimboli

Nicolás Trimboli

Dentro de No Huddle integro el equipo de Football de Primera, donde les vamos a traer la actualidad de las ligas locales, y participo en Desde el Pocket como columnista. Haber vivido en Estados Unidos me hizo dar cuenta del fanatismo que se vive por la NFL, del cual me contagié de inmediato. Jugador en FAARG y coach en Aztecas (juveniles). Comencé a ver football de casualidad, con un Super Bowl entre Steelers y Bears, y fue Drew Brees, el QB del equipo del que soy hincha, los New Orleans Saints, quien me hizo enamorar del deporte.


Tribet