NFL Playoffs 2022: Domingo Divisional

22 de Enero de 2022

Pasó la semana de Wild Card y ya hubo seis equipos que quedaron en el camino. En la AFC quedan de pie Bengals, Titans, Chiefs y Bills, mientras que en la NFC estarán 49ers, Packers, Rams y Buccaneers. El Super Bowl está cada vez más cerca y el margen de error es cada vez menor. Desde No Huddle vamos a llevarles a ustedes un análisis de esta segunda semana de playoffs, cerrando el fin de semana con los partidos del domingo.

Los locales reciben al equipo de la costa oeste intentando vengar la derrota sufrida en la temporada regular. Tampa llega como el candidato a pesar de las bajas por lesiones que afrontan, mientras que Rams quiere seguir demostrando que es de los mejores equipos de la NFL.

Ganar la batalla de los turnovers

Matt Stafford viene de disputar un encuentro en el que su línea ofensiva le sacó por completo la presión de la defensa rival, y sobre todo, el juego terrestre fue magistral. Rams acarreó el balón 38 veces para 140 yardas, lo cual en números no parece mucho pero sí les permitió manejar el reloj del partido a gusto. La mejor parte fue que hicieron todo esto sin generar ningún intercambio de balón, algo que necesitarán repetir si quieren vencer a Brady y compañía. 

A lo largo de la temporada, Rams terminó con un diferencia de +2 en términos de turnovers, y si sumamos los dos del fin de semana, llegan a +4. Son pocos los equipos que terminaron con un diferencial positivo en la temporada, y el equipo comandado por McVay deberá ejecutar un encuentro perfecto para tener posibilidades de clasificar a la ronda de campeonato. Los Bucs, por su parte, fueron de los mejores equipos en esta categoría. Terminaron el año con récord de +10 turnovers, y en varios juegos su diferencial fue de +3, mostrando que no tienen miedo de ir por el balón en defensa, y que en ofensiva saben como cuidarlo, sobre todo sabiendo que bajo centro tienen al mejor jugador de la historia del deporte. La línea defensiva de Rams tiene que presionar a Tom, y evitar que pueda tener esos valiosos segundos en los que lee a la defensa y decide a qué jugador pasar. Con Fournette entre algodones y con Jones out, será Vaungh el encargado de mover el balón por tierra, aunque sabemos que “playoff Lenny” hará lo imposible por estar la mayor cantidad del tiempo en el campo. Veremos si Arians decide apostar por el juego aéreo o igualmente intenta desafiar por tierra a Donald y compañía. 

Sed de revancha

En la semana 3, estos dos equipos se enfrentaron en el SoFi Stadium de Los Ángeles, quedando victoriosos los locales por un marcador de 34-24. En ese duelo, la defensa de Tampa le permitió a Stafford pasar para 343 yardas y cuatro TDs. Una de las mejores actuaciones del QB esta temporada, por lo que la defensa buscará evitar a toda costa que se repita algo similar. En aquel juego, solo una vez pudieron capturar al QB, por lo que ahora deberán dar un paso al frente como unidad y presionarlo. En una entrevista que dio en la semana, pudimos escuchar a Shaq Barret decirnos que “el juego terrestre de Rams es muy bueno, pero que el talento de los receptores es grandísimo”, por lo que dejar cómodo a Stafford sería prácticamente garantizar la derrota.

Dos receptores del equipo de Rams lograron 100 yardas en el juego de la semana 3, mostrando que la secundaria de Bucs puede ser explotada si se le da el tiempo a Stafford en el bolsillo para que encuentre a sus receptores en campo abierto. Tanto Cooper Kupp como Odell Beckham Jr. son las principales armas, aunque los actores de reparto también pueden hacer mucho daño. Ofensivamente los Bucs no tienen mucho más para hacer, ya que en aquel duelo, Tom Brady pasó para 432 yardas, aunque solo consiguió una anotación. Deben ser más pujantes en zona roja, tal como lo fueron en el último juego ante Eagles, para poder transformar en puntos cada uno de sus ataques.  

Efemérides

Ya hemos mencionado el encuentro de la jornada 3 que terminó con victoria para el equipo de Los Ángeles por 34 a 24, pero en cuanto a lo que playoffs compete, jugaron solamente dos veces entre sí, con ambas victorias para el equipo de Los Ángeles. La primera fue en 1980, en el campeonato de conferencia, donde se impusieron 9-0. La segunda fue en el 2000, cuando vencieron a Tampa 11-6. El historial general tiene a Rams arriba por 18-9.

Pronóstico: Los Angeles Rams 26 - Tampa Bay Buccaneers 30

Este enfrentamiento en la ronda divisional tranquilamente podría ser la final anticipada de la AFC. Fueron los mejores equipos en la ronda de Wild Card y poseen ofensivas explosivas similares. La semana pasada jugaron a un nivel extraordinario vapuleando a grandes defensivas como la de Patriots y Steelers. Sus QBs, Josh Allen y Patrick Mahomes, son el presente y futuro de la NFL, pueden lastimarte de cualquier forma: Con sus piernas -especialmente Allen- o con bombas hacia sus receptores. Asimismo tanto Andy Reid en Chiefs, como Sean McDermott en Bills, son excelentes entrenadores y saben preparar muy bien los juegos.

Balancear el ataque

Años anteriores siempre destacamos que Kansas City no necesitaba tener un ataque equilibrado o manejar el reloj porque Patrick Mahomes siempre se las rebuscaba para ejecutar una jugada grande. Este año la situación es totalmente opuesta. En las primeras semanas de temporada, por seguir jugando de esa forma, sin tantos acarreos y buscando la jugada ideal desde cualquier sector del campo, Mahomes cometió muchos errores que sumados a, en ese entonces, una mala defensiva, provocaron más pérdidas de las que podían suponer a esa altura del torneo. Es más, una de esas fue contra el rival de este domingo, y lo sorprendente de ese juego no fue la derrota, sino la forma. Cayeron en casa, de forma categórica por 38-20 y la labor del QB egresado de Texas Tech no fue buena ya que entregó el balón al equipo contrario en tres ocasiones. Cuando comenzaron a tener más balance y profundidad en ataque, con muchas más corridas, con pases cortos, sin forzar la jugada grande, no sólo limitaron las pérdidas de Mahomes, sino que además generaron un gran volumen de juego y gracias a esto terminaron su temporada regular ganando nueve de los últimos diez juegos. Contra Bills, el play calling ofensivo debería buscar justamente esto. Correr la cancha con Jerick McKinnon y Clyde Edwards-Helaire -si está disponible- para luego encontrar con pases cortos y medios a Travis Kelce, Tyreek Hill y compañía en los espacios libres, y que sean ellos quienes ganen las yardas, luego de atrapar el balón. La palabra clave para Mahomes es paciencia. Cuando ataca de esa forma, esperando que se desarrolle la jugada, su nivel de juego es altísimo y casi imposible de detener. Si tiene que permitir una captura, debe hacerlo. Es un juego de 60 minutos y minimizar los errores puede ser la diferencia entre la derrota y la victoria. Tampoco debemos olvidarnos del rol de la línea ofensiva. Fundamental en todos los aspectos. Tienen que abrirles los gaps para que puedan correr y tienen que darle tiempo a Mahomes para que no apresure sus lanzamientos por miedo al sack. 

La defensiva de los visitantes es la mejor de la NFL en cuanto a la protección aérea y por ahí creemos que podría estar el desenlace del juego, en cómo podrán contrarrestar el arsenal aéreo de Mahomes. Sin Tre´Davious White, la cobertura ha sido buena y eso en gran parte porque juegan en defensiva zonal, donde cada miembro sabe bien qué debe hacer y dónde posicionarse. El gran problema que tienen es que sin White, solamente han enfrentado una sola ofensiva con tantos recursos como la de Kansas City, permitiendo 34 puntos y 351 yardas por aire, y volvieron a Buffalo derrotados. Para que no pase lo mismo es trascendental que Mario Addison y Greg Rousseau manejen las trincheras y que Mahomes no tenga tiempo y deba lanzar antes. Creemos que utilizarán un sistema cover 2, dejando a sus safeties a 10 o 15 yardas de la línea de scrimmage. Micah Hyde, desde el fondo, tiene que leer los ojos de Mahomes y seguir a Kelce por todo el emparrillado. Terrell Edmunds y Matt Milano deben frenar el ataque terrestre y estar pendientes de los pases pantalla porque Kansas cuando siente que no puede manejar la línea de golpeo, utiliza esa jugada para neutralizar esa presión. 

Pescar con dinamita

Con esta frase podríamos sintetizar el rendimiento ofensivo de Buffalo Bills en la actualidad. Todo le sale bárbaro y le genera enormes dividendos. Si le defienden el ataque aéreo, los dominan por tierra, si están pendientes del juego terrestre, los destruyen por aire. Y si las defensivas controlan ambos aspectos, Josh Allen puede romper la jugada y hacer 30 yardas con sus piernas. Al ser dos equipos con dos ataques parecidos, imaginamos un playbook similar. Buscarán moderar sus series ofensivas y no ser tan verticales forzando el juego por aire. Eso los hace sumamente difíciles de defender, ya que no poseen una tendencia definida y provoca que no se sepa cómo van a atacar. Esto se origina porque finalmente el RB Devin Singletary está produciendo de gran forma y consigue muchas yardas por tierra. Asimismo, y gracias a que el egresado de Florida Atlantic es factor, Josh Allen puede lastimar mucho con los pases de play-action. Antes se sabía que no iban a correr y por consecuencia, los LBs rivales se movían hacia los costados para ayudar en el juego aéreo. Ahora si se alejan de la caja, Singletary les moverá las cadenas. Esta jugada podría ser muy relevante para las aspiraciones de Bills, ya que los locales han sido muy vulnerables esta temporada al permitir la tercera mayor cantidad de yardas en la liga en ese tipo de engaños. En el aspecto aéreo en sí, no vemos como los esquineros de Kansas puedan marcar a Steffon Diggs, Emmanuel Sanders, Dawson Knox y Greg Davis. Si Allen tiene tiempo y los encuentra, causarán muchísimos dolores de cabeza y tendrán el partido en el bolsillo.

La ciclotimia es la característica principal de la defensiva de Chiefs. Hay partidos que no paran a absolutamente nadie y hay otros donde se asemejan a la defensiva dominante de Chicago Bears en la década del ‘80. Está clarísimo que en este partido de ronda Divisional deberían parecerse a esto último, ya que sino la podrían pasar muy mal. En primera instancia deberán maniatar a Allen. Frank Clark, Chris Jones y Melvin Ingram tienen que ser los amo y señores de la línea de scrimmage. No permitir ningún hueco y tampoco darle tiempo a Allen. Menos aún regalarle las esquinas al egresado de Wyoming. Como ya hemos dicho, Allen tiene la capacidad de romper las jugadas y ganar muchísimas yardas por ese sector corriendo con el ovoide. Para evitar esta situación, además, Tyrann Mathieu debe ser el espejo del QB. Steve Spagnuolo si quiere ganar su matchup debe tomar riesgos y ser agresivo en todo el cotejo. Debe mandar cargas continuamente pero estas deben variar, jugada tras jugada, el sector de la línea y el autor de la misma. Es la única forma. Si hace una defensiva preventiva, Allen va a encontrar el WR con mejor enfrentamiento y se lo hará pagar caro.

Honestamente creemos que las ofensivas van a prevalecer por sobre las defensivas y vislumbramos fuegos artificiales en todo momento. Quien tenga la última posesión en ataque será quien se lleve el encuentro. 

Efemérides

Estos dos rivales se enfrentaron en cuatro ocasiones en la postemporada con dos triunfos para cada lado. El último enfrentamiento entre ambos, se produjo en la última final de conferencia con victoria de Kansas City por 38 a 24. Vale comentar que este año se han visto las caras en la semana 5 de la temporada regular, con triunfo de Bills por 38-22. 

Pronóstico: Buffalo Bills  30 - 33 Kansas City Chiefs


Christian Torres

Christian Torres

Miro NFL hace más de 25 años. En No Huddle puedo aportar experiencia tanto fuera como dentro del emparrillado, ya que practiqué el deporte por 15 años. Me encanta hablar y escribir de la actualidad de los equipos y sobre lo que podrían mejorar para que eleven su nivel de juego. En la NFL no gana el jugador más talentoso, sino el más inteligente. Amante de las ofensivas largas y de las defensivas dominantes.


Nicolás Trimboli

Nicolás Trimboli

Dentro de No Huddle integro el equipo de Football de Primera, donde les vamos a traer la actualidad de las ligas locales, y participo en Desde el Pocket como columnista. Haber vivido en Estados Unidos me hizo dar cuenta del fanatismo que se vive por la NFL, del cual me contagié de inmediato. Jugador en FAARG y coach en Aztecas (juveniles). Comencé a ver football de casualidad, con un Super Bowl entre Steelers y Bears, y fue Drew Brees, el QB del equipo del que soy hincha, los New Orleans Saints, quien me hizo enamorar del deporte.


Juan Vecchi

Juan Vecchi

Todavía no recuerdo el día que empecé a ver football americano, solo sé que me hice simpatizante de los 49ers porque me gustaba el nombre. Hoy me considero un fanático y todavía me cuesta superar el Super Bowl LIV. Este deporte lo tiene todo: estrategia, intensidad, técnica y jugadas espectaculares. Cualquier amante del deporte debería darle una oportunidad.