Tribet

Power Rankings: Semana 6

Mie 21 Oct, 2020 - 19:18hs

Otra semana en los libros y otro Power Rankings que llega para informarte sobre cada una de las franquicias y cómo se desenvolvieron en esta semana seis de la NFL. 

Friendly reminder: No odiamos a tu equipo. Solo queremos hacerte enojar.

Los Chiefs necesitaban tener un rebote positivo tras perder contra Las Vegas, y lo consiguieron venciendo a Buffalo, equipo que llegaba con el mismo record. Mahomes volvió a su nivel de siempre, pero la nota la dio Clyde Edwards-Helaire (26 acarreos, 161 yardas, 6,2 yardas por acarreo), que le mandó un mensaje muy claro a su nuevo compañero, Le’Veon Bell: el RB1 del equipo soy yo. Por su parte, la defensa consiguió limitar a Buffalo a 10 puntos durante una buena parte del juego y le hizo la vida imposible a Josh Allen. La próxima semana visitarán a los Broncos, que vienen de conseguir una victoria de oro frente a New England.

Seattle llegó invicto a su bye week y espera poder recuperar a la máxima cantidad de sus respectivas lesiones para continuar la senda del éxito. Mientras descansaba pudo ver como perdieron los Rams en duelo divisional, su máximo perseguidor dentro de la NFC Oeste. Esto posiciona a los de Seattle como candidato a jugar su primer juego de play-off como local, la pregunta es si será en Wild Card o directamente en Ronda Divisional, ya que es el único equipo invicto en la nacional.

Tercera semana consecutiva en la que Baltimore gana su encuentro sin que le sobre nada. Si nos remontamos a la previa de estos tres últimos partidos, los tres rivales eran sumamente accesibles debido a su presente e invitaba a pensar que los de Harbough ganarían con total autoridad y no fue precisamente el caso. Lamar Jackson continúa estando errático y sus números son más que discretos. No era lo que todos esperábamos, mucho menos los mismos Ravens. Sin embargo, todas las victorias cuentan y este equipo continúa de racha.

Contundente victoria de estos Steelers que siguen a paso firme. Esta vez, la víctima fue un rival divisional, los Browns. Después de que esta defensiva permitiera demasiados puntos frente a los Eagles que no asustan a nadie, se alzaron con una gran actuación frente a una de las ofensivas que más prometía en las últimas semanas. Del lado ofensivo, Chase Claypool se anotó nuevamente en el stat sheet con otro TD por tierra y se perfila como un gran robo del último Draft. Los Steelers se visten de candidatos y nadie querrá cruzarse en su camino, mucho menos en post-temporada.

A priori algunos podían decir que jugar frente a los Texans en casa tenía que ser un partido accesible para prolongar un comienzo de temporada histórico. Pero los partidos hay que jugarlos, y se trataba de un rival divisional que venía de ganar su primer partido de la temporada, con inyección anímica luego de la renovación en la gerencia y del entrenador, y con un Deshaun Watson que es siempre peligroso. Y cuando parecía que el visitante daba el golpe, la defensa aguantó la conversión de dos puntos, y Tannehill condujo una ofensiva de dos minutos casi perfecta para empatar el marcador. En OT la fortuna le sonrió a Tennessee, quien tomó el balón y lo dejó en mano de sus dos mejores jugadores, Tannehill y Derrick Henry quien volvió a tener un partido fenomenal sumando 264 yardas desde el scrimmage y dos anotaciones.

Después de la semana de descanso y recuperando algunos lesionados, entre ellos Davante Adams, todos pensábamos que los Packers iban a mantener su envión anímico y quedarse con el partido. Para sorpresa de todos, Green Bay lució realmente mal. Incluso Aaron Rodgers tirando dos INT y una de ellas devuelta para TD. La ofensiva pareció no carburar en ningún momento y el partido se hizo cuesta arriba. Mucho por corregir mientras Chicago pica en punta como contendiente en la división.

Dura derrota para Buffalo frente a los Chiefs de Mahomes, y no tanto porque no estuviera dentro de lo previsible perder contra el último campeón, sino porque es la segunda derrota al hilo con un Josh Allen que empezó a decaer en su nivel. Asimismo, estas derrotas consecutivas deben recordarle además a los Bills que la división aún no se encuentra ganada, y hoy Miami está a un sólo partido de alcanzarlos en lo más alto. Será fundamental el juego terrestre, ya que en los últimos dos encuentros cedieron 140 y 260 yardas por tierra, y pudieron conseguir solamente 95 y 84 frente a Titans y Chiefs, respectivamente.

¡Wow, que pedazo de victoria para Tampa Bay! Este es un ejemplo perfecto de lo que puede hacer este equipo cuando todas las piezas funcionan cuando deben (y especialmente cuando no cometen tantos castigos). Tom Brady no tuvo un partido abultado en lo estadístico, pero fue eficiente. No se lo necesitó en mayor medida gracias al juego terrestre, liderado por un Ronald Jones inspirado (113 yardas, 4,9 yardas por acarreo y dos touchdowns). Pero la nota no la dio el ataque, sino la defensa, que dominó a Green Bay sin darle tregua. Aaron Rodgers (16/35, 160 yardas, dos interepciones) tuvo uno de los peores partidos de su carrera, y constantemente sintió la presión del front seven, mientras que Aaron Jones no tuvo ningún espacio para correr. Los Bucs ya nos dieron un aviso: este equipo no debe ser subestimado y tiene el calibre suficiente para llegar a playoffs y más allá.

Semana a semana Chicago nos demuestra que la NFL no deja de sorprendernos. Los Bears juegan mal, de verdad mal. Hace al menos tres semanas que no rebasan las 100 yardas por tierra y Nick Foles tiró para menos de 200 yardas. Aún así, les sigue alcanzando para ganar. Insólito pero cierto. No obstante, como dijimos en ediciones anteriores, no es fácil ganar en esta liga y mucho menos jugando tan mal, por lo tanto debemos respetar a Chicago que continúa siendo una incógnita si consideramos que aún no hemos visto una buena producción ofensiva. Mientras la defensiva domine, este equipo parece encontrar siempre la manera de ganar.

Semana libre para el equipo de Sean Payton, que vio como Tampa Bay le arrebataba la punta tras su resonante victoria contra Green Bay. El HC seguramente estará contento de contar con Michael Thomas de nuevo en el emparrillado para tener a su ofensiva completa y en funcionamiento. El partido contra Carolina es importante, no solo porque los Panthers están peleando de cerca por la punta de la división, sino también porque una victoria catapultaría de nuevo a los Saints a la cima.

Era un buen momento para que la franquicia de LA se midiera con un rival divisional luego de ganar sus cuatro encuentros frente a la NFC Este. El resultado no fue el esperado, porque más allá de que McVay se siga consolidando como uno de los mejores play callers de la liga, hubo fallas clave en la ejecución ofensiva, con algunos drops importantes de Kupp, y una intercepción fea a Goff. Del lado defensivo desapareció la explosividad que nos tenían acostumbrados, y no pudieron capturar a Garoppolo ni una sola vez en todo el partido ni generar turnovers. Será momento de acomodarse rápido ya que deberán recibir al sorprendente líder de la NFC Norte, los Chicago Bears.

Los Browns podían perder de visita en Pittsburgh, sobre todo con el envión que estos acarreaban pero la realidad es que el sabor es mucho más amargo cuando se pierde por tanta diferencia. Se sintió mucho la ausencia de Nick Chubb en el backfield y Baker Mayfield no lució al 100%. Incluso, a finales del tercer cuarto con el partido prácticamente definido, Stefanski decidió que no era necesario arriesgar a su QB titular ante tan agresiva defensiva y Case Keenum se hizo cargo hasta finalizar el partido. Del lado defensivo poco que rescatar pero como destacamos siempre, Myles Garrett es dominante y sumó otro sack a sus stats. Camino a DPOY.

Arizona ganó su partido de manera contundente. El inicio fue un tanto errático para Kyler Murray y después de tres series seguidas en las que terminaron despejando, no pararon de anotar puntos. Es cierto que enfrente estaban los Cowboys que tienen demasiados problemas defensivos pero Kliff Kingsbury supo manejar el playbook y Kyler lo ejecutó a la perfección. Tal es así que le alcanzó con completar tan solo nueve pases para conseguir dos TD y casi 200 yardas. A nivel defensivo, Budda Baker brilló y limitaron a una de las ofensivas más explosivas a tan solo 10 puntos. Nobleza obliga, van a necesitar mejorar muchísimo frente a rivales más fuertes. 

Los Colts sean posiblemente uno de los equipos más difíciles para colocar en este power ranking. Un equipo inconsistente y que comete una buena cantidad de errores, pero que sigue encontrando formas de ganar partidos y colocarse como uno de los contendientes a ingresar a play-off. Rivers sigue sin ser totalmente explosivo a pesar de lanzar tres pases de anotación, porque comete errores graves en una intercepción que le podría haber costado el duelo, el perímetro sigue sin ser bueno, aunque Burton hizo todo lo posible por llamar la atención de los jugadores de fantasy. En defensa empezaron lento, cediendo casi tres TD en los primeros 16 minutos de partido, pero a partir de allí sólo cedieron goles de campo y consiguieron una intercepción clave para cerrar el encuentro. Es difícil poder predecir que ocurrirá con esta franquicia las próximas semanas.

San Francisco llegaba con varios signos de interrogación luego de una derrota contundente como local frente a Miami donde ninguna fase del equipo había funcionado, y enfrentaba nada menos que a los Rams. Nada de eso importó, porque cuando la ofensiva de Shanahan entra en ritmo con un Kittle inspirado es muy difícil detenerla, y esta vez la defensiva cumplió un mejor papel y mantuvo al equipo en partido ganando en sus duelos uno a uno y con una intercepción en un momento clave. Victoria fundamental que mantiene a San Francisco como contendiente de cara a los play-off. No todo fue alegría, ya que Mostert nuevamente se tuvo que retirar lesionado, un mal que sigue golpeando a una franquicia con muchas bajas.

Derrota dura para el equipo de Bill Belichick, que tuvo la peor performance de la temporada. El ataque nunca pudo generar series consistentes, aunque la falta de prácticas puede haber tenido incidencia. La línea ofensiva no pudo hacerle frente a un front seven de Denver implacable, Julian Edelman se lució más como pasador que como receptor, y el juego terrestre estuvo cerrado, salvo por los acarreos de Newton, quien tuvo mala suerte en las dos intercepciones. La defensa tuvo que lidiar con un Philip Lindsay en buen nivel y con las bombas que tiraba Drew Lock. Así y todo, solo permitió 18 puntos (por seis goles de campo). Con un récord de 2-3, a los Patriots se les viene un trecho relativamente complicado, con duelos frente a San Francisco, Buffalo, los Jets, Baltimore y Houston.

Semana más que merecida de descanso para los Raiders. Aunque estoy seguro que si le preguntamos a Gruden hubiese preferido jugar así sea en el TNF para mantener el envión anímico que significa ganarle a los últimos campeones en su propia casa. En estos días se conoció que Damon Arnette fue incluido en la lista de COVID-19 y como agravante, a la vista se encuentra Tom Brady y los Buccaneers que vienen más que encendidos. Otra dura parada para estos Raiders, que tendrá lugar en el hermoso Allegiant Stadium de Las Vegas y promete ser un buen partido.

Victoria contundente de Miami que montó un show defensivo y le impidió anotar a una débil ofensiva de los Jets. Su ofensiva anotó 3 anotaciones en la primera mitad, y además se dio el gusto de poder ver al novato Tagovailoa lanzar algunos pases. La victoria es agridulce porque en ofensiva, más allá del inicio rápido, Fitzpatrick no estuvo fino y lanzó dos intercepciones, y el equipo no pudo materializar ninguna de las terceras oportunidades que tuvo a disposición, frente a una defensiva de Jets que asoma como la más débil en puntos concedidos. Miami sigue construyendo a partir de su defensa, vuelve a una marca de 0.500 que lo coloca como segundo en la AFC Este, y que ingresa al bye week de la mejor manera.

Carolina dejó pasar una buena chance para pasar a la punta de la NFC Sur. La defensa de Chicago blanqueó a Teddy Bridgewater (quien apenas tuvo dos intercepciones) y recién permitió un touchdown en el último cuarto. A Mike Davis le costó generar yardas por tierra y ser factor en el juego aéreo. La defensa de los Panthers limitó a Chicago a 23 puntos, pero el esfuerzo de equipo debe ser compartido si se quiere ganar. En la siguiente semana les espera un complicado matchup contra Nueva Orleans, que viene con una racha de dos victorias al hilo.

Pésima actuación del equipo de Dallas. McCarthy parece no encontrar respuesta en sus jugadores que al mismo tiempo culpan al staff de entrenadores por los malos rendimientos del equipo. Ni siquiera Elliott, posiblemente uno de los mejores RBs de la liga, es confiable después de tantos fumbles en esta campaña. La defensa es realmente un colador permitiendo más de 31 puntos por quinta semana consecutiva. Como si todo esto no fuera poco, los Cowboys son una enfermería. La mitad de la ofensiva titular está fuera el resto de la temporada. Se vaticinan tiempos tormentosos en Jerry World.

Los Chargers no perdieron esta semana. Bueno, era su semana de descanso, pero era importante recuperar fuerzas de cara al resto de la temporada. Joey Bosa, limitado en el partido contra los Saints, habrá descansado para volver a jugar a pleno. El equipo de Anthony Lynn no debería tener muchos problemas, al menos en el papel, contra unos Jaguars que están en la pelea por los picks más altos de cara al draft de 2021. Y no olvidemos que tanto Chris Harris como Melvin Ingram deberían volver pronto. Por eso, los Chargers tienen que aprovechar sí o sí los partidos de las próximas semanas para volver a la pelea por los playoffs.

Victoria sufrida hasta el final pero victoria al fin. Sin convertir un solo TD, fue suficiente para estos Broncos que recuperaron a su QB titular después de varias semanas fuera. Drew Lock no tuvo su mejor partido pero su presencia en el pocket genera, al menos, mayor respeto de las defensivas rivales. La defensiva volvió a hacerse presente y limitó completamente la producción de los Patriots, colapsando completamente el pocket. Brandon McManus fue la estrella de la jornada conectando los seis FG que le tocaron efectuar. Denver deberá mejorar drásticamente a nivel ofensivo si quiere ganarle a los Chiefs la próxima semana.

Pareciera que el bye week le quedó bien a Detroit, que si bien enfrentaba a unos débiles Jaguars, pudo ganar el partido de punta a punta siendo consistente y manteniendo el nivel a lo largo del juego. Swift mostró su mejor versión desde que ingresó a la liga corriendo por más de 110 yardas y consiguiendo dos anotaciones, y Kenny Golloday recibió por más de 100 yardas. En defensa, si bien no les resultó fácil capturar a Minshew, lo pudieron mantener incómodo dentro de la bolsa para que no encontrara a sus receptores, y cerraron por completo el ataque terrestre.

Todo lo bueno que habían demostrado frente a Seattle, pareció esfumarse por completo cuando les tocó enfrentar a uno de los pocos equipos que hasta el momento no conocía la victoria. Kirk Cousins tiró la misma cantidad de INT que de TD, estadística nada buena para un QB considerado de élite y con un contrato tan grande como el suyo. Justin Jefferson sigue brillando aunque esta vez fue con el partido prácticamente terminado. La defensa pereció frente a una grandísima actuación de Matt Ryan y un saludable Julio Jones que demostró toda su calidad. Zimmer está en el asiento caliente.

La noticia no es que Philadelphia haya perdido, porque era lógico que Baltimore ganara. La noticia es que este equipo, con la enorme cantidad de bajas que tiene, le metió presión a los Ravens y casi empata el partido sobre el final. Carson Wentz logró rebotar tras un inicio muy complicado (con fumble incluido), y fue clave para que los Eagles volvieran al juego después de estar abajo 17-0 en el descanso. Sin embargo, Miles Sanders se perderá al menos un partido, y Zach Ertz estará afuera de tres a cuatro semanas. Veremos qué puede hacer el equipo de Doug Pederson, que aún espera por un posible (y pronto) regreso de DeSean Jackson y Alshon Jeffery en las próximas fechas.

Una derrota dolorosa porque jugaron un partido muy bueno para seguir inyectando ánimo a una franquicia que había comenzado muy lento, pero además porque empieza a cerrar definitivamente cualquier ambición de tener una aparición de play-off luego de un arranque espectacular de 5-0 de Tennessee, y un récord propio de 1-5 que difícilmente permita competir por el séptimo lugar para acceder al Wildcard. Texans empezó lento, pero una vez que Watson se encendió fueron imparables. Esta franquicia no pudo ejecutar la conversión de dos puntos para cerrar el partido, y luego Henry y Tannehill amargaron una tarde que pintaba bien. Más allá del juego, los de Houston deberán pensar cómo mejorar la calidad del equipo y construir profundidad de cara a la temporada que viene.

Cincinnati terminó el primer cuarto del partido con una ventaja de 21 puntos, blanqueando totalmente a Phillip Rivers y compañía. Ustedes dirán: “Imposible que hayan perdido ese partido. Solo los Falcons serían capaces”. Respuesta incorrecta, los Bengals al parecer también son capaces de desperdiciar semejante ventaja. Burrow bajó mucho su nivel, Mixon no encontró espacios y se lesionó, y la defensa aguantó hasta donde pudo. Aún así, no me bajo de este barco y confío en que los Bengals están bien orientados.

Primera victoria para Atlanta en la temporada, y la primera para el HC interino, Raheem Morris, desde ¡2011! Volvió Julio Jones en todo su esplendor (ocho recepciones, 137 yardas y dos anotaciones), y la ofensiva aérea renació de nuevo, con 371 yardas y cuatro touchdowns por parte de Matt Ryan. La defensa bloqueó por completo al juego terrestre de Minnesota y hasta se dio el lujo de interceptar a Kirk Cousins en tres ocasiones. Este partido se decidió a favor de los Falcons en la primera mitad. Y la semana que viene, Atlanta tendrá la posibilidad de iniciar una racha positiva cuando se enfrente a los Lions.

Los Jaguars ya son oficialmente lo que esperábamos de ellos en la previa de la temporada, un equipo que estará compitiendo por el primer pick del Draft de 2021, aunque tendrá la difícil tarea de vencer a los Jets en ese proceso. Minshew es un QB regular que tiene que trabajar con un equipo totalmente desarmado. La defensa perdió a todas sus armas importantes, y aunque cuenta con buenos rookies, todavía necesitan un tiempo de adaptación. Atrás queda el arranque prometedor, y los fans de la Florida deberán soportar una temporada difícil.

¡Y al fin cayó la primera victoria! Seguro, no fue una de esas victorias convincentes, una paliza. Sin embargo, en esta liga, hay que ganar como sea. El trámite estuvo cerrado durante una buena parte de los 60 minutos. El ataque aéreo nuevamente no estuvo fino, pero esta vez el juego terrestre se las arregló para mantener a flote a los Giants. Y, cuando las papas quemaban, una jugada oportunísima de Kyler Fackrell y Tae Crowder le dio la ventaja clave a los dirigidos de Joe Judge. Estos triunfos son importantes, y aún más cuando se trata de rivales de división. Pues bien, en la próxima fecha se vienen los Eagles. El duelo, dentro del microclima mediocre de la NFC Este, promete ser muy peleado.

A Washington se le escapó por nada su segunda victoria. Kyle Allen logró remontar dos resultados adversos en el partido, pero el equipo terminó naufragando en ese intento fallido de conversión de dos puntos, cuando bien podían haberlo empatado… Allen mostró una mejor imagen que en el partido contra los Rams, así que el balance termina siendo más positivo. El juego terrestre, por su parte, deberá mejorar un poco. Esta derrota contra un rival de división puede tener una importancia crucial en una NFC Este totalmente apretada y mala.

Cuando uno se preguntaba qué tanto peor podía estar esta franquicia, efectivamente encuentran formas de superarse, y esta semana el caso fue no anotar en ofensiva, una pelea entre el coordinador defensivo Gregg Williams y el HC Adam Gase, y cortar al RB Bell sin conseguir nada a cambio tras un paso muy malo en la franquicia. Derrota ante un rival divisional que logró bloquearlos totalmente en ataque, quizás la única buena noticia, si es que puede verse como tal, es que la defensiva sigue generando turnovers, esta vez habiendo interceptado en dos ocasiones a Fitzpatrick. Franquicia sin rumbo y con muchas más preguntas que respuestas.


Iván Lerro

Iván Lerro

Redactor y columnista. De Rosario, Argentina. Miro NFL desde el 2012, heredado por mi viejo. Amante de las ofensivas explosivas. Siendo Cowboy, no paro de renegar pero disfruto muchísimo este deporte. Lo vi en persona, y aseguro que lo disfrutas el doble. Me fascina no solo la liga en sí misma, sino todo lo que la rodea. Al día de hoy sigo tratando de convencer a mis amigos de que miren NFL.


Nicolás Pérez

Nicolás Pérez

Desde hace algunos años me podés encontrar en NFL Argentina en Twitter comentando partidos, y ahora me sumo a No Huddle para aportar mi granito de arena y ayudar a convertirlo en el medio líder en el deporte. Me volví aficionado al fútbol americano por casualidad, cuando me topé con el Super Bowl XLVI mientras hacía zapping una noche de verano. Tras aquel partido, comencé a seguir a los Patriots, a quienes les tuve simpatía porque perdieron en esa oportunidad. Pensé que era una buena opción, hasta que poco después me enteré que eran los más ganadores del momento... terminó siendo una gran decisión.


Alejo Vidal

Alejo Vidal

Economista de carrera, escritor por pasión. A los diez años mi viejo me regaló la 13 de Dan Marino y desde entonces el aqua y naranja corre por mis venas. Después de algunas temporadas de amor/odio, el deporte se convirtió en casi una obsesión. Me encanta analizar los Xs & Os y puedo invertir fácil 20 minutos de mi día mirando una sola jugada.


Cristian Saban

Cristian Saban

Cruzo el charco digitalmente hablando. Español, de Cádiz. Informático y diseñador gráfico autodidacta. De los Bears, no sé aún por qué. Ilusionando y agradecido de pertenecer a la familia de No Huddle.


Tribet