Tribet

Perdedores de la agencia libre en la NFL

24 de Marzo de 2021
Chicago Bears fue uno de los grandes perdedores de esta agencia libre. Foto: chicagobears.com

Cuando uno escucha o lee March Madness, automáticamente lo asocia con el torneo final del basket de la NCAA, denominado así por justamente realizarse en ese mes y por la cantidad de partidos que se juegan previos al Final Four, que proclama al nuevo campeón universitario. Pero no sólo en ese deporte existe la locura de marzo.

En la NFL, a mediados de ese mes se produce la apertura de la agencia libre, la cual ocasiona un frenesí tanto de los equipos que buscan los mejores jugadores disponibles como de los fanáticos, que festejan cada incorporación como si fuese una anotación o sufren con la partida de un miembro a otra franquicia.

El mercado en 2021 ha agregado un reto adicional con la primera caída en el límite del tope salarial en una década, provocado por las ganancias reducidas durante la pandemia del COVID-19. Esto significa que los gerentes generales de cada franquicia deberán hacer todo lo monetariamente posible para contratar atletas sin desperdiciar ni un dólar.

Luego de haber analizado a las franquicias que vimos como ganadoras de la agencia libre, ahora es el turno de decir cuáles, para nosotros, fueron las perdedoras. Para esto, nos basamos en dos fundamentos: la ineficaz incorporación de nombres ya la poca participación durante este período

Chicago Bears

Sin temor a equivocarnos, casi no hay dudas de que éste será el último año de su gerente general, Ryan Pace, y de su entrenador en jefe, Matt Nagy. Si bien estuvieron muy activos durante el mes de marzo, prácticamente no pudieron cerrar ningún movimiento potable y sus problemas en ofensiva seguirán latentes en 2021.

Dejaron ir a Mitchell Trubisky a los Bills y en su reemplazo firmaron al ex Cowboys y Bengals, Andy Dalton. Si bien en los papeles fue un cambio de QB, no creemos que sea la solución ya que el nivel de Dalton es similar o aun peor que el del mismo Trubisky, lo que significa que Allen Robinson II (etiquetado como jugador franquicia para 2021) seguirá recibiendo pases de mariscales muy mediocres desde su llegada a la NFL.

Además, no agregaron ni armas aéreas ni terrestres a su pobre ataque. Si bien hicieron enormes esfuerzos por traer al QB Rusell Wilson y al WR Kenny Golladay, todo quedó en la nada. Para colmo, en defensa dejaron ir a un pilar en el perímetro como lo era el cornerback Kyle Fuller (firmó con los Broncos) y en su reemplazo trajeron a Desmont Trufant, quien si bien es un buen esquinero, no tiene la calidad del que dejó el barco de Chicago.

Baltimore Ravens

El OLB Matt Judon es una enorme pérdida para Ravens. Foto: baltimoreravens.com

El equipo dirigido por John Harbaugh fue otro de los grandes perdedores, dado que vieron irse a dos pass rushers vitales para su defensa como lo eran Matt Judon (hacia Patriots) y Yannick Ngakoue (hacia Raiders) y no trajeron a nadie en su relevo, situación que dejó un hueco importante.

¿La otra gran causa? No incorporaron a ningún WR que pueda ayudar a Lamar Jackson en el juego por aire, la cual era una necesidad primaria que debían resolver cuanto antes y de la que todavía no han encontrado respuestas positivas. Si Baltimore quiere aspirar a ganar el Vince Lombardi, deben mejorar a su cuerpo de receptores. Es más, al día de hoy tienen un grupo acotado y sin ningún claro WR1.

Philadelphia Eagles

¿Howie Roseman, su GM, se habrá olvidado de que vienen de una temporada de apenas cuatro triunfos que los dejó en el sótano de su división? Lo decimos así porque la presencia de Eagles en este período fue prácticamente nula. En 2020 fueron uno de los peores equipos atacando por aire y no adquirieron a nadie para mejorar en ese aspecto. Su defensa contra el ataque terrestre, en tanto, estuvo entre las diez últimas y tampoco firmaron algún nombre que pueda ayudarlos a superarse.

Si bien Philly estaba muy abajo en el espacio salarial, Roseman podría haber sido más creativo para generar espacio y así traerse atletas que, de a poco, puedan marcar una diferencia. Más todavía cuando todos sus rivales han hecho bien las cosas y han mejorado considerablemente su plantilla.

Atlanta Falcons

Mike Davis, el año pasado, corriendo con los Panthers contra su equipo actual, Atlanta Falcons. Foto: panthers.com

En una situación similar a la de Philadelphia, Atlanta viene de sólo cuatro victorias y los movimientos que realizaron durante este tiempo fueron pocos y ninguno que llame fuertemente la atención. Pese a esto, la actitud de Falcons es todavía más inentendible porque tiene facetas del juego que sí o sí necesitaban soluciones inmediatas.

Durante la temporada 2020 fueron el peor equipo de toda liga cubriendo el juego aéreo rival y ya han pasado casi cuatro meses del nuevo año en el que todavía no han agregado a nadie nuevo. Es más, han dejado libre a Desmont Trufant, quien era uno de los pocos CBs correctos de ese perímetro, y al safety Keanu Neal (firmó con Dallas), que cuando estaba sano era una garantía en el fondo.

En ofensiva, su precariedad pasa por el ataque terrestre y en vez de firmar a alguien que te de confianza y plenitud fisica, le pusieron el gancho a Mike Davis, ex Panthers, quien si bien lo hizo de buena manera cuando reemplazó a Christian McCaffrey, con 28 años de edad, su efectividad podría ser un arma de doble filo.

Seattle Seahawks

La actualidad de los Seahawks en cuanto la firma de agentes libres no es buena y los ubicamos entre los peores de toda la NFL por dos cuestiones que se encuentran relacionadas. La primera, porque no adquirieron valor nuevo en su gran déficit, que es darle protección a Russell Wilson. La segunda se relaciona, además de con la anterior, con la división en la que se encuentran: sus rivales divisionales tienen todas líneas temibles que Seattle no va a poder frenar con los activos que tienen al día de hoy. Y encima, a simple vista, esas franquicias han mejorado la calidad de sus rosters mientras los dirigidos por Pete Carroll se distinguen por justamente lo contrario. Difícil, difícil.


Christian Torres

Christian Torres

Miro NFL hace más de 25 años. En No Huddle puedo aportar experiencia tanto fuera como dentro del emparrillado, ya que practiqué el deporte por 15 años. Me encanta hablar y escribir de la actualidad de los equipos y sobre lo que podrían mejorar para que eleven su nivel de juego. En la NFL no gana el jugador más talentoso, sino el más inteligente. Amante de las ofensivas largas y de las defensivas dominantes.


Tribet